miércoles, 29 de septiembre de 2010

Lucha obrera

30 comentarios:

BIPOLAR dijo...

talmente como un escaparate

BIPOLAR dijo...

obrera, obrera...
abeja, colmena...
ha perdido con los años campo semántico

Jan Puerta dijo...

Hay días que son realmente complejos y complicados. Este es uno de ellos.
Un abrazo

Myriam dijo...

Una foto muy elocuente...

Señor De la Vega dijo...

¡Huelga General!
¡Indefinida!
¡Salvaje!

Hasta conseguir una:
¡Derogación del Decretazo Ya y equiparación inmediata de los derechos y deberes laborales a países como Bélgica o Noruega!
¡Subsidio indefinido al desempleado!
¡Reducción de la jornada laboral a 5-horas, para compatibilizar la familia, la vida y el trabajo!
¡Aumento de funcionaridado en un 25%, para cubrir asistencia social!
¡Banca Pública Ya!


Eso sí, los piquetes informativos repartirán los pasquines a la masa esclava, desinformada y aborregada, en clave de soneto y madrigal, a ver si se enteran que viven en la Arcadia, balando.

Suyo, Z+-----

María dijo...

Somos marionetas manejadas entre hilos por los más poderosos en un teatro que es la vida.

Un beso.

María dijo...

Estoy de acuerdo con lo que reivindica el Señor de la Vega.

Lola dijo...

Esa que deja tanto que desear en esta España nuestra. Buenas noches

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

la hoz y el martillo... seguro que quieren acabar como los países comunistas ?

un abrazo.

São dijo...

Espero bem que sim, que os trabalhadores tomem consciência de que têm de lutar!!

Besos, Pedro mio.

JESUS y ENCARNA dijo...

Buenos dias Pedro, todo un montaje, la CNT y PC, reaparecen para recordarles a los obrer@s que hay que luchar, al parecer lo que hay ahora, ya no sirve.
Ojala, que las viejas ideas, remuenvan conciencias aletargadas.
Saludos cordiales.
Jesus

Antonio Aguilera dijo...

Derecho a la huelga, no obligación.
No me gustó nada cómo se amenazaba y coaccionaba al que quería trabajar.
Hace falta la refundación de los sindicatos....,el sistema capitalista no tiene remedio.

Los sindicatos, por no quedar en ridículo (falta de asistencia) se propasaron.

javiersanz dijo...

Me da la impresión que las actitudes de los sindicatos se quedaron ancladas en el siglo XIX. Hay cosas que deben cambiar. No sé por qué cda vez que veo a un representante de los sindicatos en televisión, me parece ver algo ajeno a mi generación, ajeno a mi tiempo.
Se debe luchar por los trabajadores, pero creo que primero los trabajadores tienen que confiar en los sindicatos, cosa que creo que cada vez hacen menos.
Mientras tanto, nos quedaremos con las pintadas en los muros.

Un saludo, Pedro.

jg riobò dijo...

De otro tiempo.
Sólo queda abandonar el sistema.

Asun dijo...

Las dos palabras encima de "Lucha obrera" lo dicen todo.

Jmsg dijo...

Hola Pedro. Algo está cambiando. Y para mucho peor. Si Asturias, según los sindicatos, fue la Comunidad que más secundó la huelga, no quiero imaginar lo que sería el resto del país. Había bastantes comercios abiertos en Gijón, ciudad supuestamente obrera.
¡Qué pena!
Efectivamente la huelga es voluntaria. Pero dejarse vencer por el sopor y la pereza de decir ¡No! a ciertas imposiciones que se traducen en pérdida de derechos del trabajador (me da igual los datos macroeconómicos, la ineptitud del Presidente y la crisis), es simplemente muy triste.
Muchas de las personas que conozco se amparan en que "de qué sirve" o, y esto es lo más ingenuo, "¿tú sabes lo que me quitan por un día de trabajo?". Prefieren doblegarse a una pérdida de derechos por el resto de su vida laboral, a perder un mísero día de salario.
Tampoco conviene justificarse con en los sindicatos no representen a nadie, estén obsoletos o estén integrados, en bastantes ocasiones, por verdaderos jetas (también los conozco), porque del mismo modo que alguna vez hemos ido a votar tapándonos la nariz, ayer pudimos quedarnos en casita (seguro que alguno estaría coaccionado a ir a trabajar, pero curiosamente llama más la atención los piquetes), sin necesidad de ir a la manifestación.
La masa obrera se está durmiendo. Tal vez haya que recurrir al Madrid o a los toros para que la gente reaccione.
Una última incongruencia, a mi parecer. Es de suponer que parte de la gente que estaba comprando en comercios que ayer no hicieron huelga, estaba de huelga. Con lo que uno, que deja de ganar su día de salario como pago a sus reivindiaciones, da de comer a otro que no las apoya e indirectamente contribuye a su fracaso mediante su insolidaridad.
Seguramente el primero borrego sea yo, pero soy consciente de ello.
Lo siento por el rollazo.
Saludos.

Paco Cuesta dijo...

Menos "lucha" y más pensar, estamos en el S-XXI. Cambiemos el pergamino por la pantalla táctil.

Señor De la Vega dijo...

Los pitones ganados
por siglos ya de lucha,
intentado no ser solo venados,
nos descargó miseria
y el derecho a maestro,
no nos creamos reyes de la feria,
el dorado es cabestro
que nos guía a la plaza,
ser solidarios, nuestra única baza
para no ser carnaza
o que robe el poderoso nuestra hucha.

Mi abuelo fue ramera en latifundio,
mi abuela fue remera
(nueve remos)
no tiremos las palas por la borda
porque aún estamos tantos en patera,
y la que viene es gorda.

Soñar ser ricos todos, ¡paparrucha!
horizonte aciago educando en eso;
el látigo su infundio
no hay libertad con miedo, ¿lo tenemos?
¿y sin los amos dónde comeremos?
¡sacadnos a orinar!
el móvil de acero y GPS justo al cuello
si aceptamos paseo
movamos la colita a nuestros dueños.

Z+-----

elisa...lichazul dijo...

que buena pintada!!!
precisa, concisa
directa al hueso

besitos profe

elisa...lichazul dijo...

los postergados siempre han sido las clases trabajadoras , los asalariados

pero para los votos te pintan el cielo y te tapan el infierno

la lucha sigue y seguirá por siempre
porque el sistema favorece a quienes tienen mejores herramientas de subsistencia así como los contactos

pero quienes realmente son la sangre del pueblo, no son en nada atesorados, al contrario le chupan la sangre hasta reventarlos

la clase política son unos vampirillos muy bien dotados sin duda

pancho dijo...

Hace falta más rabia en la clase obrera para que una huelga general no se convierta en un fracaso general. Los sindicatos no son lo mismo que en aquella de 1988 que cambió muchas cosas, ni sus vanguardias tampoco.

Cornelivs dijo...

Pensamiento jurásico...

Esto es vomitivo, Pedro.

Un abrazo.

Isabel dijo...

Para Antonio Aguilera: Y el gobierno no se ha propasado? ¿Se han propasado los empresarios que amenazaron a sus trabajadores diciéndoles que si hacían huelga no fueran al día siguiente a trabajar? ¿Cuántos heridos hubo entre la gente que quería ir a trabajar? ¿Y entre los piquetes? Y los sindicatos no quedaron en ridículo, en ridículo quedamos los españoles que no reaccionamos más que por tonterias y cuando hace falta de verdad somos tan sumisos y aborregados que me da vergüenza.

Selma dijo...

En coherencia con mis ideas, mi cabeza y mi corazón, hice huelga y fuí a la Manifestación..

Besos, Pedro.

Montserrat Sala dijo...

en Barcelona las cosoa acabaron como el Rosario de la Aurora. Vamos a peor.
Saludos cordiales.

Aldabra dijo...

el montaje ya ha sido premiado con una subvención.

bicos,

Gabiprog dijo...

Hmmm

Voy corriendo a la web de la RAE, a ver si ha habido cambios en los significados en las palabras que has fotografiado.

Camino a Gaia dijo...

En poco mas de dos años el capitalismo, lejos de refundarse se atasca en un camino sin salida. Hemos pasado de la exigencia de no intervencionismo en la economía por parte de los estados, a una exigencia de intervención para evitar el colapso. Entre el apoyo a la banca y la crisis, los estados de acaban endeudando. Haciendo piruetas ridículas y vergonzosas para conseguir "la confianza de los mercados" pierden toda credibilidad ante sus electores.
En solo dos años, tenemos a los gobiernos de los estados democráticos comiendo en la mano de los que causaron la crisis. Y a los que la han padecido pagando las consecuencias y tratados como culpables de la misma.

Antonio Aguilera dijo...

ISABEL, que el gobierno y los empresarios hagan las cosas mal no debe dar pie para que los sindicatos los emulen. Los sindicatos deben de informar a la ciudadanía y trabajadores de los motivos de la huelga, pero nunca coaccionar. Sufro la crisis como cualquier trabajador, dos me acompañan en mi pequeño negocio, que no hicieron huelga porque los quiero como a mis hijos (bueno, o poco menos).


El capitalismo neocom nos ha llevado a una situación asquerosa, muy difícil de arreglar. Los políticos no me gustan un pelo (el 98%); en los sindicatos siempre he tenido fe...; pero así, no se hacen las cosas: ni lo ha hecho bien el gobierno ni los sindicatos (ni los empresarios, por supuesto, que hacen leña del árbol caído).

Antonio Aguilera dijo...

Isabel: No olvides que cambié la Biblia (fui seminarista) por El Capital de Marx y Engel a los 16 años, pues me pareció que el segundo libro ayudaría más para hacer el mundo más justo y solidario.