lunes, 9 de agosto de 2010

Noticias del Quijote (ya era hora) con una fuente en la que mantean a Sancho.


Espero que no sufrir el mismo castigo de Sancho cuando fue manteado en la venta por mi tardanza en publicar las noticias del Quijote del mes de julio. Las recojo ahora: como son tantas las aportaciones, espero no haberme olvidado de ninguna. Si es así, advertírmelo, por favor.

La imagen corresponde a una fuente de plata que pertenece a Merche Pallarés y que representa el mencionado manteo de Sancho. Me la envía de su parte nuestra querida Euphorbia, a la que tanto echamos de menos. La historia de la fuente y la foto se la dejo a ellas, por si quieren contarla. Sin duda, un objeto de esos que a Jan Puerta le gusta encontrarse y fotografiar en su inestimable labor quijotesca.

Os animo a mandarme imágenes que reflejen la iconografía cervantino-quijotesca o a que las publiquéis en vuestros blogs, para acumular toda la información posible sobre Cervantes y el Quijote. Sobre todo me gustaría publicar imágenes no usuales, aquellas de pequeños lugares.

También os pido que me remitáis autorretratos quijotescos. Recordad que debéis estar con un ejemplar del libro o en actitud quijotesca.

Noticias de nuestro Quijote

Firvulag aclara, en una entrada muy recomendable, qué son de verdad las cabritillas que vio Sancho cuando paseó sobre Clavileño en compañía de don Quijote.

Cornelivs sacó la cabeza un poco antes de que le engulliera el trabajo y publicó su comentario sobre el torneo a lo medieval frustrado del capítulo 56: es muy acertada su apreciación sobre lo desusado del acontecimiento.

Paco Cuesta comentó el capítulo 56 como la victoria del amor frente a la burla de los Duques y el inicio de la despedida. En el capítulo 57 se detiene en la conciencia del escudero y la rápida despedida de la casa de los Duques. El capítulo 58 lo entiende como un nuevo prólogo de acontecimientos que les surgirán a los protagonistas tras su nueva salida al camino. En el capítulo 59 analiza la reacción de don Quijote ante la noticia del falso Quijote. En el 60 analiza cómo el cambio de dirección -de Zaragoza a Barcelona- no es sólo una modificación del camino, sino una forma de trasformar la novela para profundizar en lo que no pudo ver Avellaneda. Para la entrada en Barcelona, analiza cómo don Quijote y Sancho son acogidos y usados por el bando de Roque Guinart.

Pancho analiza, de la mano de Unamuno, la batalla que no se dio porque venció el amor a primera vista para señalar después la intensidad del capítulo con el que Cervantes hace abandonar a los protagonistas la casa de los Duques. Para el capítulo 58 se fija en la forma en la que Cervantes engarza tres aventuras seguidas con habilidad narrativa. También es acertada la forma en la que analiza la entrada de los datos sobre el falso Quijote y la irrupción en la obra de la realidad brutal con la presencia de los bandoleros. Finalmente, a pesar de continuar con obras en casa, Pancho analiza la entrada de don Quijote y Sancho en Barcelona y sus primeras impresiones. Como siempre, las ilustraciones de todas estas entradas, magníficas.

Jan Puerta comenta la suplantación en el duelo con finura y un poso de sabiduría: no se olvida ni de Sancho. Ilustra su entrada con una bandera que reconoceréis, la primera edición ilustrada con fotografías y unos cuantos enlaces útiles. Arrastrando todavía su catarro por el invierno austral, la entrada siguiente la retrasó no sin dejarnos una imagen quijotesca de un vendedor de libros. Para la salida de casa de los Duques comenta la misma dificultad que hay en salir de cualquier sitio en el que hemos estado un tiempo: lo ilustra con otro vendedor de libros -va siendo ya una serie-, un enciclopedia quijotesca, un enlace recomendable y un video en el que la Pavlova se caracteriza de Dulcinea. Después, Jan queda atrapado por el capítulo en el que los protagonistas gozan de su libertad tras la estancia en casa de los Duques. Lo ilustra con unas tallas de madera, una edición italiana y un curioso enlace a un artículo que suma fútbol y Quijote. Sobre el capítulo 59 acierta cuando recomienda la lectura con calma puesto que esconde más de lo que parece. La imagen quijotesca que acompaña esta entrada es sutil y elegante. No os perdáis tampoco las que reproducen ediciones italianas. La irrupción de Roque Guinart le suscita una magnífica entrada con oportunos recuerdos populares: no os perdáis los enlaces ni las imágenes. Finalmente, analiza desde la experiencia como lector y el misterio, el capítulo con la entrada en Barcelona y lo ilustra con sus quijotes y alguno más que ansía.

Merche Pallarés comenta la batalla no dada entre don Quijote y Sancho y la facilidad con la que la muchacha acepta al nuevo pretendiente y celebra con gozo la salida de los protagonistas de la casa de los Duques, a los que tanta manía ha cogido... Después comenta el elogio sobre la libertad y los golpes posteriores para llegar al capítulo, que le ha parecido divertido, en el que Cervantes hace entrar en el argumento el Quijote falso. Al comentar la estancia con Roque Guinart y todo lo que les aconteció con el bandolero, teme que vuelvan las burlas que les esperan, sin duda alguna, en su entrada en Barcelona.

Manuel Tuccitano comenta con acierto las consecuencias del duelo y el hecho de que sea un lacayo el que consiga irritar a los Duques, así como el que alguien de la corte de los Duques, como Altisidora, es capaz de llevar más allá que ellos la broma sólo por darles gusto... Acierta también Manuel en ver todos los aspectos de la nueva salida al camino de los protagonistas. Comenta de una tacada los capítulos 59 y 60 para demostar la diferencia con respecto a la Primera parte. De su comentario de la entrada en Barcelona, me permito reseñar el hallazgo de un cómic que yo no conocía (aunque supongo que será uno que fue muy polémico en su día y que debí hojear muy rápido) y que me voy a apresurar a hallar, porque sólo la imagen que publica avala que su autor (el gallego Miguelanxo Prado) ha leído bien el Quijote. No os lo perdáis.

Asun, que ni en vacaciones se ha podido librar del Quijote puesto que incluso entra en su plan de viaje, así que seguro que se ha llevado un ejemplar en la maleta.

Kety, que me dedicó unos versos que agradeceré siempre, ha seguido con sus comentarios en poemas de las aventuras del Quijote. Es de agradecer este esfuerzo suyo, que merecerían publicarse como volumen. La batalla "no vista" entre don Quijote y Sancho la mira desde la perspectiva de Sancho; de Altisidora deja en evidencia su trama para burlarse de don Quijote. No se le olvida tampoco versificar lo que les ocurre a la pareja protagonista en su camino hacia Zaragoza, el encuentro en la venta con la noticia del falso Quijote, el encuentro con los bandoleros ni la entrada en Barcelona.

Myriam hace un extraordinario análisis sobre la libertad y el cautiverio a partir del elogio de la libertad que don Quijote pronuncia tras salir de la casa de los Duques, que no os podéis peder.

Alatriste redactó una intersante entrada sobre Ricote, el morisco que aparece en esta segunda parte del Quijote, que os aclarará algo de la perspectiva cervantina.

Ele Bergón nos regaló un Cervantes en ruta quijotesca que no os podéis perder.

Antonio Aguilera, que repite imágenes veraniegas, comenta las consecuencias del duelo y uno ve cómo han cambiado los tiempos sobre la sexualidad femenina, para bien, por supuesto. Evidentemente, el motivo de la liga perdida le da juego sustancioso. Para comentar las noticias del falso Quijote echa mano de las palabras de Manuel Fernández Álvarez. Su divertido y acertado comentario sobre el encuentro con los bandoleros, me recuerda que debo entrada sobre este punto. Finalmente, deja a nuestros protagonistas en manos de los muchachos de Barcelona, quizá para que los rescate Merche. Como regalo, nos reproduce un artículo de Muñoz Molina bien quijotesco y que os recomiendo leer.

Abejita de la Vega, que no ha parado en el mes de julio, deja que el duelo lo comente el lacayo Tosilos, víctima de unas flechas del amor muy pop. Comenta luego las ganas de don Quijote de abandonar tanto algodón (y así lo ilustra para hablar de la salida de casa de los Duques) y la alegría con la que acoge la libertad y sus consecuencias en el capítulo siguiente, que aquí se ven. Pasa luego a comentar cómo Sancho ya puede vencer a su amo y los disgustos -de comida y librescos- que recibe don Quijote en la venta en la que tendrán noticia de la falsa continuación de Avellaneda al que no tarda en darle su turno de hablar. Después, parece que se asusta con el capítulo 60 pero luego puede con él sin dejar nada, ni la aparición de los bandoleros ni la historia de amor trágico. Finalemente, comenta por extenso la llegada a Barcelona de nuestros protagonistas. Como siempre, no os podéis perder las ilustraciones que acompañan sus entradas.

El Sanchico -gracias a Ele Bergón- tercia en el asunto para hablar de amor con su experiencia y amedrentarse por cómo las gastan en Barcelona.

Por el medio, Abejita hizo una pausa para comentar la jubilación de un amigo, que recibió como muestra de cariño un regalo bien quijotesco.


Enlace con el índice de nuestra lectura, elaborado por Raúl Urbina : Primera parte y Segunda parte.
Enlace con el blog construido por Manuel Tuccitano expresamente para esta lectura y que puede considerarse un agregador con los enlaces de todos los blogs participantes de forma regular, aquí.
Enlace con el grupo en Facebook, aquí. (Este grupo no sustituye a la lectura en este blog y no estáis obligados a uniros: lo usamos sólo como complemento, para informarnos, preguntar y debatir.)
Enlace con la entrada en la que encontraréis sugerencias si os incorporáis con la lectura ya iniciada, aquí.
Si me he olvidado de alguien, hacédmelo saber y lo subsanaré. Recordad enlazar vuestras entradas con La Acequia, para poder encontrarlas.
Vale.

10 comentarios:

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

! Vaya tela marinera ¡ este trabajo me recuerda al que algún alumno despistado ha de hacer en el septiembre que se acerca....La recuperación ha sido del 10. Tomate algo a mi salud y frequito....como diríamos por aquí: "peaso entrá y que jartá leer" . Un abrazo amigo.

Lola dijo...

Que no te vamos a mantear, si te lo has currado de lo lindo y ¡¡¡en verano!!!. Tienes premio. Un besito Pedro

Abejita de la Vega dijo...

Pedro, me ha gustado tanto tu resumen que acabo de colgar una entrada, con la foto de una auténtica abeja laboriosa que pillé en Palacios de Benaver, con mi cámara.

¡Menudo trabajo te has tomado! Y has contestado a todas mis entradas.

Gracias, un abrazo.

Jan Puerta dijo...

Veo que vienes con todas las vitaminas necesarias para seguir marcando la pauta en esta aventura quijotesca. Me alegro enormemente.
Un abrazo

Myriam dijo...

¿Mantearte? ¿es que acaso no tienes derecho a un buen descanso vacacional?

¡Qué trabajo artesanal el tuyo, digno del mayor elogio! ¡Chapeau!

y Que prolíferos que han sido mis colegas en las vacaciones, ya veo que estaré aquí in seculum seculorum para ponerme al dia con sus aportes.

Muy linda la fuente de la foto.

Un abrazo a ti y saludos al grupo.

Merche Pallarés dijo...

Pues yo te iba a decir lo mismo que mis compis ¡Qué trabajón te has pegado! Gracias querido Pedro. Hoy visitaré los que me faltan.
La bandeja del manteamiento de Sancho no tiene mucha historia. Estuvo en casa de mis padres toda la vida, luego la heredé yo. Supongo que a ellos también les llegaría en forma de herencia. Gracias por publicarla. Muchos besotes sanchotizados, M.

Euphorbia dijo...

La bandeja merecía algo más que una foto de móvil, pero las circunstancias obligan.
Te envío un abrazo, aunque eso del manteamiento, si te aseguran que no te vas a caer al suelo, debe ser divertido.

Abejita de la Vega dijo...

Y gracias por acordarte de mi compañero Jacinto,el de la jubilación, el maestro más quijotesco y ...jardinero.
Un abrazo

Antonio Aguilera dijo...

Como también dicen los tertulianos que me preceden, tu trabajo -de recuperación- ha sido quijotesco: no podía ser menos...tratándose de tí y del Quijote.

Enhorabuena

Un abrazo, maestro y amigo.

BIPOLAR dijo...

Pedro servido en bandeja de plata...