miércoles, 18 de agosto de 2010

Encrucijada


Hasta la libertad de elección es falsa.

29 comentarios:

Myriam dijo...

¿Por qué falsa? si queremos visitar al Dr Tadeo, tocamos a su puerta y si queremos tomarnos una cervecita, pués hacia la izquierda está la taberna.

Besos

Myriam dijo...

jajaja Tadeeo, no, digo: Mateo. Vale

Myriam dijo...

(Y si no queremos ni la una ni la otra: un buen vino, un libro y a la cama).

Selma dijo...

El o la moradora de esta casa se cansó de que le preguntaran por un u otro lugar..

Ni el uno, ni el otro..elijo sin duda esta linda puerta azul.

Beso añil, Pedro

XuanRata dijo...

Para mi que hasta el desconchón es de cartón piedra.
Es curioso el fenómeno de Lastres: una ficción ha sido asumida como parte de la realidad a tal velocidad que no ha dado tiempo a colocar carteles como dios manda. Por otro lado no es menos cierto que desaparecerá también con igual velocidad y entonces la provisionalidad de estos carteles será providencial, además de profética.

Asun dijo...

Yo, si tuviera que elegir, preferiría ir a la taberna, pero si luego al llegar me voy a encontrar con que detrás de la puerta no hay nada, me quedo donde estoy, que estoy reventada.

Besos

Edgardo dijo...

Siempre hay quien tiene la última palabra, siempre hay quien dice donde ir, siempre estamos siguiendo señales, flechas, palabras y directrices.

Un sinfín de puertas y líneas, de direcciones y de atropellos, un sinfín de enunciados vacíos y de lugares vaciados.

Si nos aplicamos a percibir lo que hay de esencial en esa diversidad de sentidos, descubrimos que vivimos dentro de una gran coerción. Llenos de necesidades y determinaciones.

Voluntades determinadas, eso es lo que queda al final del día… cuando nos acostamos o abrimos una cerveza (no cualquiera) o nos vamos hasta esa puerta que no deberíamos cruzar, pero cruzamos impulsados por vaya uno a saber que fuerzas.

Excelente reflexión mi amigo… al igual que la foto que invita a romper puertas y portones, calles y ciudades.

Un fuertísimo abrazo.

HologramaBlanco

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

entrar o no entrar, esa es la cuestión

María dijo...

Nos dejamos influenciar por los demás, y si vemos que ese lugar es un lugar abandonado y viejo, pasamos de ir allí, y nos vamos al más actual, donde van todos, hasta en eso nos dejamos llevar...

Un beso.

PD.- Me gusta ampliar las imágenes, porque me encantan las que compartes.

Lola dijo...

Así es, siempre nos vemos condicionados de una forma u otra. Un saludo Pedro

Jan Puerta dijo...

Donde hay una flecha hay un destino. Vamos a la taberna sin olvidarnos de invitar al Doctor.
Que sitios me visitas amigo.
Un abrazo

Neogeminis dijo...

jjejejeje se ve que el pobre que vive en esa casa se cansó que lo molestaran preguntando tanto por la taberna como por el doctor! jajajajaj...así que optó por lo más simple: flechas que orienten hasta los más despitados! jajajaja
Saludos.

Txema dijo...

Genial foto!

saludos

Merche Pallarés dijo...

Esa puerta y el letrero tiene mucha gracia. Besotes sin flechas, M.

Gabrielle Dupré dijo...

La libertad no tiene cortapisas, sino, no sería libertad.

La foto, estupendaaaa!

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

Sobre todo cuando lo elegible te lo dan....

rubo dijo...

Es que la propietaria de la puerta azul estaba harta de que le aporrearan constantemente, por eso propuso las dos alternativas más atractivas para un español: o la taberna (el ocio) o el médico (la constante lamentación de los males propios).
Saludos.

Luis Antonio dijo...

Con semejante anuncio me desaparecen la molestia gástrica y la sed...

Juan Luis G. dijo...

Hum... Quizá el Dr. Mateo tenga mejor cerveza....

Anónimo dijo...

Vaya lio que les has armado a algunos comentaristas, los que no saben que es Doctor Mateo. La foto y el comentario es gracioso. Veo que llevas buen recorrido en tus vacaciones. Pásalo bien. Besos Isabel.

Nieves dijo...

Qué mala estoy... llevarme a un bar.

Sobra el Doc. Besos.

MIMOSA dijo...

Las flechas bien podían estar al revés, digo yo, es más fácil llegar rodando a la casa del Dr.Mateo después de la cañitas, que no subir la cuesta a cuatro patas,je,je,je.
Esto se está convirtiendo en un juego.
Besos con mimo,ya sabes

virgi dijo...

¡Qué bueno, qué bueno...1
Oportuno al máximo tu ojo.
Muchas lecturas tiene, sí señor.

elisa...lichazul dijo...

me recuerda los garitosa o clandestinos que había cunado era nena

en todo caso la flecha es super clara
esta puerta es la casa de Mateo
la taberna seguir la indicación que se marca

besitos profe
tenga un jueves super

Kety dijo...

Eso es reducir costos, en crisis.

dos en uno. ;-)

Un abrazo

Paco Cuesta dijo...

Continuamente estamos obligados a elegir entre varias opciones.

jg riobò dijo...

Encrucijada.
Remedio para el cuerpo en ambos casos.

Aldabra dijo...

dificil elección.
bicos,

BIPOLAR dijo...

Primero a la taberna por si es muy grave y no vuelve a darse la oportunidad.