lunes, 17 de mayo de 2010

Sancho es Sancho y noticias de nuestro Quijote.


Una de las cosas que aprende Sancho tras sus primeras horas como gobernador en la ínsula es que debe ser él mismo para poder salir adelante. Y a ello se aplica: abandona la imitación del tono de hablar elevado que había adoptado y renuncia a comer como un gobernador -a no comer, para ser precisos-. Estas idas y venidas gracias a lo que se vive es una parte sustancial de la concepción moderna del personaje en Cervantes.

Está bien medida por Cervantes la transición: el hambre que le provoca la actuación del médico y la explosión de cólera posterior le hacen ver que ese no debe ser su camino. Sancho es un hombre sosegado y práctico y reconduce su situación para sobrevivir: come como quien es y sale a cumplir como gobernador en la ronda nocturna con el estómago satisfecho. La solución de los tres casos que se le presentan son parte también de esta evolución y mejoran la actuación que tuvo en el tribunal, atada a lo aprendido en la tradición folcrórica.

El último caso es un ejemplo de lo que decimos. No está Sancho para zarandajas caballerescas o sentimentales como las que vio en su anterior salida con don Quijote. De ahí sus palabras:

-Por cierto, señores, que ésta ha sido una gran rapacería, y para contar esta necedad y atrevimiento no eran menester tantas largas, ni tantas lágrimas y suspiros; que con decir: «Somos fulano y fulana, que nos salimos a espaciar de casa de nuestros padres con esta invención, sólo por curiosidad, sin otro designio alguno», se acabara el cuento, y no gemidicos, y lloramicos, y darle.

La resolución del caso también ata a Sancho a la realidad de su época, sin sueños de ningún tipo. Es inteligente la forma de actuar de Cervantes: en el comportamiento de Sancho vemos una contravisión del sueño quijotesco, simplificado por el sentido común del escudero-gobernador. Una parodia de la parodia caballeresca que ata la novela a lo que podia suceder en cualquier aldea de la España del momento. Recordemos que, curiosamente, es el único de los casos que no le ha sido preparado.

Os animo a mandarme imágenes que reflejen la iconografía cervantino-quijotesca o a que las publiquéis en vuestros blogs, para acumular toda la información posible sobre Cervantes y el Quijote. Sobre todo me gustaría publicar imágenes no usuales, aquellas de pequeños lugares.

También os pido que me remitáis autorretratos quijotescos. Recordad que debéis estar con un ejemplar del libro o en actitud quijotesca.
Noticias de nuestro Quijote


Firvulag ha terminado ya la Primera parte. Sin duda, se incorporará pronto al capítulo semanal. Por ahora, hace un balance que os recomiendo leer.

Paco Cuesta analiza pormenorizadamante la actuación de Sancho en el capítulo de la semana. Y lo hace a la luz de una frase de Ortega que viene muy al caso.

Jan Puerta comenta el capítulo de la semana incidiendo en el tercer asunto que se le presenta a Sancho y el interés del maestresala. Nos ilustra con su lugar de trabajo -café incluido y escenario quijotesco- y un grabado decimonónico del Quijote.

Asun reseña el sentido común con el que Sancho actúa en su ronda nocturna... eso sí, después de poder comer como quien es, claro. No dejéis de ver sus ilustraciones.

Merche Pallarés, inciso indignado incluido en el que reclama la vuelta de Cervantes, analiza el capítulo y, en especial, la escena de los dos hermanos travestís, como ella dice. Y no le falta razón.

Cornelivs analiza el capítulo a la luz de ese buen natural que Cervantes se encarga de señalar en Sancho: aunque no pueda lograr la boda de Sanchica.

Pancho comenta la ronda nocturna de Sancho sin dejarse nada en el tintero: como bien señala, se trabaja a destajo en ese gobierno.... No os perdáis sus ilustraciones.

Manuel Tuccitano comenta de una tacada el capítulo 48 y el 49 y se extiende en un tema del que ya hemos hablado, pero lo hace magistralmente y os pido que lo leáis con calma. En efecto, como él dice, la comida en el Quijote es esencial para esta novela. Entre otras cosas, da realismo -en contra de la literatura caballeresca- y caracteriza a los personajes. En el capítulo de esta semana, a Sancho.

Antonio Aguilera ve una debilidad en el programa de gobierno de Sancho: la yernocracia. Su divertido y acertado comentario lo remata con algo que no os podéis perder, la opinión de Niceto Alcalá Zamora.

Cosmo resalta lo práctico que se ha vuelto Sancho para poder gobernar siendo él mismo y poder cumplir tan bien con los casos que se le presentan en la ronda nocturna por su ínsola.

Abejita de la Vega juega y se bate para comentar el capítulo, aunque la voz es del conocido mayordomo, que ya sabemos que ha tenido que reconocer la bondad de Sancho... Después publica la opinión del Sanchico, gracias a Ele Bergón, que está bien orgulloso de su padre pero como lo tiene tan lejos, parece que no ha estudiado mucho.

Enlace con el índice de nuestra lectura, elaborado por Raúl Urbina : Primera parte y Segunda parte.
Enlace con el blog construido por Manuel Tuccitano expresamente para esta lectura y que puede considerarse un agregador con los enlaces de todos los blogs participantes de forma regular, aquí.
Enlace con el grupo en Facebook, aquí. (Este grupo no sustituye a la lectura en este blog y no estáis obligados a uniros: lo usamos sólo como complemento, para informarnos, preguntar y debatir.)
Enlace con la entrada en la que encontraréis sugerencias si os incorporáis con la lectura ya iniciada, aquí.
Si me he olvidado de alguien, hacédmelo saber y lo subsanaré. Recordad enlazar vuestras entradas con La Acequia, para poder encontrarlas.
Vale.

13 comentarios:

Asun dijo...

Sancho es muy inteligente y se da cuenta de que actuar en contra de su forma de ser no le reporta ningún beneficio. Él es un hombre llano, de a pie, de los que llaman al pan pan y al vino vino y es ahí donde se encuentra a gusto.

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

dejémosle actuar a libre albedrío .. que luego llegará el llanto y crujir de dientes.....de todas formas va creciendo poco a poco...

Myr dijo...

Me gusta la actuaciòn de Sancho ene ste capìtulo que ya la quisiera yo para los gobernantes de Argentina.

Visitè algunos de los blos amigos, pero no alcanzo a ver a todos. Lo siento.

Besos

Merche Pallarés dijo...

Sancho es adorable, y NO es hipócrita. Si se tiene que enfadar se enfada y una vez que ya tiene su estomago saciado, se comporta como un verdadero gobernador.

MYR, una pregunta. ¿Tienes problemas en acceder a mi blog? Es que me sorprende que en mi último post (hoy sale otro) solamente haya tenido UN comentario. También te lo pregunto a ti Pedro porque no lo entiendo a eso de que ya esteis todos aburridos con los relatos de mi tia. Si es así, decídmelo y cambio de chip (aunque ya tengo varios grabados). Besotes un poco tristes, M.

Myr dijo...

Querida Merche: ni por broma digas que puedo estar aburrida con los relatos de tu tìa. "Par Dios" Mujer... que los espero "como agua de mayo". Sòlo he andado un poco ocupada. Ya mismo voy para tu blog.

Pedro, gracias y besos.

SAUVIGNONA dijo...

hola pedr, paso a saludarte y a desearte una linda semana sigue adelante con y me alegro que todo valla muy bien con "las noticias del quijote"


besines desde argentina
:=)
SAUVIGNONA

Kety dijo...

Al final nos enternece Sancho.

Un abrazo

pancho dijo...

Sancho vuelve a su nivel coloquial de lenguaje pleno de refranes y expresiones populares. Con él se desenvuelve con más aplomo y resulta más auténtico que con la expresión impostada del que imita algo que no domina.

Cervantes ya va fabricando excusas para que el abandono del mando por parte de Sancho no sea tan traumático: tanto trabajo no puede desembocar en nada bueno.

Uno de los activos de la novela es el constante esfuerzo que realiza el autor para que exista un equilibrio entre los sucesos disparatados que le suelen ocurrir a DQ y S quijotizado y los que le pueden ocurrir a cualquiera que pise la calle en la realidad del momento, como bien señalas.

Seguimos aprendiendo en estos lunes magistrales que se extienden a los martes.

Un abrazo y gracias por la referencia del cuento.

São dijo...

Sancho é, realmente, muito inteligente: nada melhor do que sermos genuínos!

Besos, querido amigo.

Abejita de la Vega dijo...

Jugué y me batí pero se salió con la suya este mayordomo, poco amigo de Sancho. Como tú dices, reconoce la bondad de su "gobernador", al fin. Ahora Sancho es Sancho. Sigamos, estoy con una nueva secundaria. ¿Adivinas quién es? Ica, ica.
Un abrazo de esta abejita picateclas.

Alma Mateos Taborda dijo...

Muy buen post, me encanta la postura de Sancho que acomoda su comportamiento. Muy bueno! Acá aprendo mucho. Un abrazo.

elena clásica dijo...

En el último caso la genialidad del juego narrativo: el sentido común dentro de la parodia, que el caso no esté preparado remite a dar más realidad al episodio burlesco, creo yo, como la aparición de los personajes de las digresiones, después de que otros personajes nos hubieran hablado de ellos.
Cuán tangible se va perfilando la existencia de Sancho.
Besazos.

Paco Cuesta dijo...

El Quijote tiene dos partes:
El ingenioso hidalgo y...
El ingenioso escudero