sábado, 15 de mayo de 2010

Garzón, titulares manipuladores y clima social en España.


El Consejo General del Poder Judicial ha decidido, por unanimidad, suspender cautelarmente de sus funciones al juez Baltasar Garzón.

Tras el final de la instrucción del juez Luciano Varela, que en su auto del pasado 12 de mayo estimaba que procedía abrir juicio oral por delito de prevaricación, el Consejo tenía pocas posibilidades de dictaminar otra cosa en aplicación de la ley. Por otra parte, el Consejo aplaza hasta la recepción de varios informes la decisión sobre la petición de traslado como asesor de Garzón a la Corte Penal Internacional. Esta última medida ha sido fuertemente contestada en diferentes medios jurídicos puesto que podría haber dado una salida digna a Baltasar Garzón. De haberse tenido en cuenta previamente a la suspensión, hubiera impedido esta medida puesto que no puede suspenderse a un juez que ha causado baja temporal en sus funciones y se podría haber tomado la medida final dentro de unos meses, cuando las cosas hubieran estado más calmadas. y el resto de los procesos abiertos contra el juez más avanzados.

Una vez suspendido cautelarmente en sus funciones, es difícil de explicar administrativamente tanto el aplazamiento de la decisión sobre el traslado vinculándolo a la recepción de informes solicitados a organismos sobre los que el Consejo no tiene ningún poder como su posible aceptación. Aunque cosas más difíciles se han aceptado en todo este proceso, lo normal, por lo tanto, es que el traslado se niegue. Como había otras posibilidades que no frenaban el curso de la apertura del juicio oral, los compañeros de profesión del juez Garzón han optado por la medida más dura.

Según los rumores que han saltado a los medios de comunicación españoles, habría un pacto previo en el Consejo por el cual se le permitiría esta posibilidad de traslado como asesor a la Corte Penal Internacional a Garzón una vez conocido el acto del juez Varela. La lectura entre líneas de todo lo publicado señala a la progresista Margarita Robles, antigua Secretaria de Estado con uno de los gobiernos del PSOE presididos Felipe González, tanto como la que prometió los votos suficientes para dicho pacto como la causante final de que no se diera.

Las medidas tomadas en la instrucción del caso por Luciano Varela, también de ideología progresista y fundador de Jueces para la Democracia, pero conocido rival de Garzón desde hace años, con el que se enfrentaba en su forma de entender la profesión de juez según las noticias, dejaban muy claro, desde el principio, que el juez Varela veía indicios de delito en la instrucción de Garzón en el tema de las represalias del franquismo y las fosas comunes en las que fueron enterrados miles de asesinados cuyo único crimen fue su ideología de izquierdas y su republicanismo.

En cualquier momento de la instrucción, el juez Varela podría haberla detenido, puesto que, según muchos expertos, tantas razones había para proseguir el caso como para archivarlo. El punto más débil de la instrucción es que, mientras la Fiscalía pedía el archivo -de hecho, podría darse el caso que en el juicio oral la Fiscalía, al renunciar a acusar a Garzón, pase de su habitual papel de acusación al de defensa de Garzón-, el juez Varela seguía adelante, a pesar de que no había ninguna persona física personada en la causa como afectado -no puede haberla- gracias a las acusaciones mantenidas por dos organizaciones de ultraderecha: Falange Española -cuya acusación fue desechada finalmente al llegar fuera de plazo a una petición del juez- y Manos Limpias.

Esto es posible, en España, por la peculiar institución de la acusación popular, una tradición jurídica española incomprensible en otros sistemas judiciales y que actualmente causa más perjuicios que ventajas en los juzgados españoles, en especial en los casos de mayor resonancia, como se vio en el ejemplar juicio contra los terroristas causantes de los atentados del 11M en Madrid, en el que alguno de los que sostenían la acusación popular actuaron de tal manera que recibieron la reprimenda del tribunal; también se observa en alguno de los casos más polémicos actualmente, en los que la acusación popular parece más una defensa de los implicados. Como dice un buen amigo mío, quizá el mayor experto en la materia en España, la acusación popular se ha entendido equivocadamente como una institución progresista y democrática cuando se trata en realidad, de una peculiaridad extravagante de la legislación española que debería ser sometida de forma urgente a recortes o a su misma desaparición.

Tenemos, pues, a un juez progesista instruyendo un caso de prevaricación en contra de la opinión de la Fiscalía y sostenido únicamente por una acusación popular cargada ideológicamente en un sentido por una organización que, en otros países democráticos, estaría prohibida por defender la causa de una dictadura fascista. A esta acusación popular, el juez Varela le dio, hace pocas fechas , la posibilidad de rehacer su demanda puesto que tal y como se había presentado era insostenible para la apertura de un juicio oral. Este último fue un paso legal que dio el juez pero que también podía no haber dado con la misma legalidad: una opción del juez Varela que se atenía a las formas pero decidía un camino concreto entre los posibles. Es una peculiar alianza que, siendo irreprochable en las formas jurídicas, ha provocado tanto en los no expertos en los formalismos judiciales como en los que siéndolo saben que podrían haberse dado pasos en otro sentido igualmente irreprochables en las formas unas reacciones de sorpresa y de alarma. Las reacciones internacionales profundizan en esa sopresa y han vinculado la apertura del jucio oral, inevitablemente, con una incoherencia del sistema judicial español que permitiría la apertura de procesos contra Pinochet o los militares argentinos inplicados en los crímenes de la dictadura en aquel país, pero no contra el dictador español Francisco Franco.

Los medios de comunicación han alentado la polémica en un sentido o en otro. Todos ellos han cometido varias manipulaciones en su forma de explicar lo que estaba pasando. En la España de los últimos tiempos no hay pausa para la reflexión: el frentismo está instalado en los partidos políticos y en las empresas periodísticas. La labor diaria de cribar toda la información contaminada de intereses termina recayendo en la sociedad, que no tiene por qué saber de cuestiones formales y recibe la información última en titulares sensacionalistas que en otros países están reservados a la prensa amarilla y rara vez aparecen en la prensa seria, que suele distinguir entre lo que es información y opinión.

En España, hasta los dos últimos periódicos serios -en este sentido-, aunque ideológicamente contrarios, como El País y el Abc, han cometido manipulación en sus titulares. Traigo aquí a colación un titular de hoy de El País, que es el diario que prefiero leer cada mañana, que no es exacto: "Garzón cae por investigar el franquismo". Es una simplificación que no corresponde a la realidad, como se comprueba al leer la misma información que encabeza: Garzón no cae por investigar el franquismo sino por la forma en la que lo ha investigado.

Como dije en su día, contra Garzón se han aliado, ahora, en mi opinión, los defectos formales en su instrucción sobre el caso de las víctimas del franquismo -que no tienen por qué indicar prevaricación aunque el juez Varela vea indicios de ello- y los defectos que los expertos han señalado en otros muchos casos instruidos por él en el pasado; las envidias y/o recelos que ha causado siempre en en la profesión y que, según algunos de los que han opinado en estos momentos, han provocado una reacción que ha sumado las rivalidades con la defensa de una forma de entender la justicia diferente a la de Garzón; y la enemistad política de muchos sectores contrarios a las causas incoadas por el juez en el pasado. Hasta el punto de que da la impresión de que la excusa -el caso de las víctimas del franquismo- es lo de menos.

El problema -y es un grave problema, a la vez que un síntoma social- es que la alianza de motivos se ha venido a cristalizar en un proceso de tanta sensibilidad como el de las víctimas del franquismo. Como me dijo otro amigo jurista, con la cantidad de casos en los que podrían haber parado a Garzón, han venido a frenarlo en el menos defendible ante una sensibilidad democrática y ante la comunidad internacional, puesto que Garzón ha realizado muchos y buenos servicios a ambas: pueden acertar en las formas jurídicas pero fallan y mucho en el significado ideológico del caso escogido sostenido jurídicamente a partir del uso discutible -pero legal- por la ultraderecha de la institución de la acusación popular y cuya demanda en otro momento en el que no se hubieran concitado estas fuerzas contrarias a Garzón se hubiera desestimado.

Aunque sea irreprochable jurídicamente la actuación del juez Varela y el Consejo, se debería comprender que otras salidas también perfectamente jurídicas, en este caso concreto, hubieran permitido un menor deterioro de la imagen de la Justicia española: cuidar esta imagen es también parte de la responsabilidad de los actos de cualquier juez y de todos los organismos de este poder básico de cualquier sistema democrático.

Si tantas irregularidades se veían en las llamadas garzonadas por los juristas expertos, se podría haber elegido cualquier otro caso menos sensible, como los otros dos abiertos contra Garzón y en proceso de instrucción contra la posible prevaricación en favor del Banco Santander y las escuchas decretadas en el caso Gürtel. Ser tan diligente en el caso de las víctimas del franquismo para que éste y no otro sea el motivo de suspensión cautelar del juez Garzón puede ajustarse a derecho pero es poco o nada justificable ante la opinión pública y no puede evitar que la información profundice en el desprestigio de España y en las dudas sobre la realidad democrática del país. Cosa que, tal y como están los mercados bursátiles también pueden incidir en las Bolsas, lo que ya viene a complicar más la situación española actual.

El caso es que si los periódicos que tenían una trayectoria seria tradicionalmente han caído en el sensacionalismo en sus titulares, no menos ha sucedido con los que no han tenido nunca esa trayectoria. Traigo aquí un titular del pasado jueves de La Gaceta de los Negocios, perteneciente al grupo Intereconomía, conocido por su ideología muy conservadora, contrario al Gobierno del PSOE y que a diario titula de forma sensacionalista la práctica totalidad de sus noticias de contenido político, en contra incluso de la información redactada impecablemente por sus periodistas: "El Poder Judicial suspenderá mañana al juez por prevaricador". Es la imagen con la que encabezo esta entrada. Basta la lectura de la información que hay debajo de dicho titular para comprender que éste es falso y manipulador, no sólo simplificador de la realidad, como en el de El País: Garzón no puede ser prevaricador porque aun no hay sentencia y sólo se ha dado el paso para la apertura del juicio oral. El autor del titular confunde su deseo -o el de la empresa y el sector ideológico de los lectores al que se dirige- con la verdad de la información. Y empuja a quien lee el titular a pensar que ya hay sentencia y Garzón ha sido declarado culpable de prevaricación.

España vive de titulares. Poca gente lee el resto de la información. Es más, en todos los medios de comunicación hay secciones dedicadas a relatar los titulares de los periódicos: no se suele pasar de ahí, con lo que el que escucha o lee esta información recibe cosas que no son verdad en la mayoría de los casos, sino que buscan el sensacionalismo, es decir, el efecto emocional fácil de los sectores convencidos y la recepción ingenua por aquel que piensa que si lo dice un periódico por algo será.

El clima social español se está tensionando gravemente. El panorama es alarmante por la costumbre frentista que se ha generado en la política desde los años noventa, con la decadencia al frente del Gobierno de Felipe González y la aparición de José María Aznar con sus modos de hacer oposición; la participación en este clima de los medios de comunicación que son, no lo olvidemos, empresas con intereses en sectores económicos claves y cuya proximidad al Poder no se da sólo por razones ideológicas; la nula aceptación del Partido Popular por la forma en la que perdieron el Gobierno en 2004; la grave crisis económica del país ante la que el Gobierno del PSOE ha tardado en reaccionar eficazmente tras negarla durante demasiado tiempo; la proximidad de los comicios electorales de los dos próximos años, etc.

En medio, la mayor parte de los ciudadanos no son expertos en cuestiones jurídicas, ni en el campo de la comunicación, ni en la economía. Sólo reciben la información que se les facilita a través de los grandes medios de comunicación y mucha gente no pasa - no puede pasar porque no comprende mayores tecnicismos o, en algunos casos, porque su razón está dominada por el sectarismo ideológico- de los titulares. De ahí que debamos pedir sosiego a los grandes periódicos y los informativos de las grandes cadenas de radio y televisión, que deberían saber distinguir, en todo momento, información de opinión: una empresa periodística no debe renunciar a la opinión, pero debe saber separarla de la información. Más aun en situaciones complicadas. Lo contrario es amarillismo puro.

Por el camino, lamentablemente, quedan miles de víctimas del franquismo enterradas en cunetas y fosas comunes cuyos restos nos reclaman hoy, más que nunca, sensatez, justicia y dignidad. Exijamos a nuestros políticos que cumplan su función y promuevan que sean enterrados con el decoro que merecen.

38 comentarios:

Randle dijo...

Mi pronóstico:

Garzón saldrá absuelto por 1) no acusará el Fiscal, 2)In dubio pro reo, no debe de existir una fuerza probatoria, piensa que si no hubiese prevaricado para manos limpias o como coño se llamen lo hubiese hecho para las víctimas del franquismo. 3) Se inhibió en el momento que el M.Fiscal lo interesó, y por tanto 4) Al existir inhibición se está llevando esa casua en diversos juzgados ordinarios en pronvincias a los que "nadie" se ha querellado, curioso si tan ilícito penal era cuando lo llevaba Garzón. Es decir, no es cuestión de lo que se investiga (no hagas caso aquí a la prensa, radio o tele, trabajo en la empresa y sé lo que me digo), sino de los tiempos de desprenderse de la causa y enviarla a la jurisdicción ordinaria (fecha de remisión a informe de Fiscalía, fecha auto remisión inhibitorio, etc:) ahí está la cosa, no en esa investigación de los crímenes del franquisto que siguen haciendo otros a nivel provincial sin querellas.

Pero ya digo, mera opinión ajena al mediatismo.

Marina dijo...

No tengo palabras o quizá no sepa juntarlas para describir esta situación. Dos lágrimas para Garzón, para que corran junto a las suyas haciéndole pequeña compañía.
Un abrazo.

Luis Antonio dijo...

No entiendo de cuestiones de sutileza jurídica, pero mi intución me dice que esto que le pasa a Garzón tiene mucho de revanchismo contra su persona por el papel que ha venido representando y que tanto prestigio le ha dado. Las luces en su trayectoria son muchísimas más que las sombras...Y en este país, ya sabemos qué es eso de la envidia entre colegas.

ana dijo...

Se trata de que no se siga removiendo la mierda franquista,algo que no interesa a la oposición, es tambien una venganza por el tema de los chorizos marca "Gürtel", en fin, arrieros somos.......

Myr dijo...

1- Efectivamente me resulta incomprensible: "Tenemos, pues, a un juez progesista instruyendo un caso de prevaricación en contra de la opinión de la Fiscalía y sostenido únicamente por una acusación popular cargada ideológicamente en un sentido por una organización que en otros países democráticos estaría prohibida por defender la causa de una dictadura fascista ..." e igualmente incomprensible la incoherencia del sistema judicial español que en casa no puede juzgar genocidios y crìmenes de lesa humanidad y afuera si.

2- Medios de Comunicaciòn: deberìan como tan claro lo analizas, diferenciar informaciòn de opiniòn.

La manipulaciòn de los titulos sensacionalistas en un sentido o en otro, me parece ademàs de "desprolijo" una fuente de daño social, puesto que enardece los ànimos de la poblaciòn (que no va màs allà de los titulares) enfrentàndola.

3- Espero que los familiares de las vìctimas del franquismo, puedan de una vez por todas enterrar a sus muertos.

Abrazos

São dijo...

Ay, Pedro mio, que tristeza!

O que eu mais lamento em toda esta situação são as pessoas assassinadas pela ditadura de Franco e que asim continuam totalmente injustiçadas!!

Um abraço.

Cosmo dijo...

El exceso de información es tan nociva como la censura,seguimos recibiéndola sesgada y mediatizada,antes era por un único poder,ahora por varios y de variadas influencias,además no somos expertos en utilizar el camino del medio,o blanco o negro,o de buen talante o talante blando frente a catastrofismos alarmistas de la derecha,que si el país se hunde,que si tal,que si cual...
Ambos nos están fallando,siguen actuando como en el patio de colegio y además encendiendo a la gente,creo que es peligrosa esa actitud en la realidad que estamos viviendo,cuando más unidos deberíamos estar más recelosos se muestran,eso es también una especie de traición a la gente del país.
El tema Garzón va más allá de la persona en sí,del personaje,si los jueces no saben sustraerse a todas esas influencias no hay Justicia que valga.¿Quién se atreverá a hacer lo que él hacía? ¿Arriesgarán su carrera y hasta su vida por otros? Se la tenían jurada desde hace muchos años.

Cosmo dijo...

Nos sigue faltando el sentido común,perdona las faltas de concordancia que he visto en el anterior comentario,ya me hago yo misma un lío.
LLegué tarde a la publicación del capítulo,salí varias veces de casa esta semana y quedé baldadita,me hizo falta el resto de los días para recuperarme.yo,muy responsablemente,no he leído vuestras publicaciones hasta no hacer la mía,mañana pasaré a leer la ruta de nuestro Quijote.

Merche Pallarés dijo...

Cuando un tema me interesa voy más allá de los titulares y sí, a veces los leo muy sesgados y simplistas (los titulares)en comparación con el artículo. Lo de Garzón es una prueba más del cainismo que existe en este país. No sé de leyes, ni conozco el sístema jurídico pero mi intuición me dice que con Garzón se ha cometido una GRAN injusticia y un linchamiento moral fuera de lo normal. Esperemos que cuando llegue el juicio oral salga indemne, gracias a la labor de la fiscalía. Besotes justicieros, M.

Alberto Gamarra dijo...

El clasismo presente en la mayoría de los jueces españoles, especiamente entre aquellos de rancia tradición judicial franquista, siempre les llevó a considerar a Garzón como un advenedizo y un ambicioso, para quienes éste debería haberse quedado en su Andalucia natal sirviendo gasolina junto a su padre...

Un saludo

Asun dijo...

Todos sabemos que en este país (no sé si en los demás será igual) la prensa es sensacionalista, y es eso lo que busca con sus titulares. El tema del Juez Garzón es, para el españolito de a pie, un tema tan complicado de entender a nivel jurídico, con una terminología y unos estamentos que no conocemos muy bien, que no resulta difícil que los medios de comunicación ejerzan una influencia clara con sus titulares.

Desde luego es vergonzoso que en otros países hechos de la misma categoría hayan podido ser investigados y pedidas responsabilidades a quien correspondía, y aquí se sigan escondiendo y protegiendo a sus autores.

Besos

Hernando dijo...

Por lo menos, hemos puesto a España en el Mapamundi, pues oí por la radio que la noticia de la suspensión del Juez Garzón había salido en la prensa de países asiáticos, que jamás sale un noticia referente a España, en la prensa de Australia, y en la de África.
Éstos contrarios, disputas, puñaladas que últimamente se producen (creo que ha sido siempre) en la sociedad española, el cinismo lo patético de por ejemplo ahora, el PP critica las medidas antibancarrota de la economía española cuando antes las pedía a gritos o en su defecto en el primer mandato de la era Aznar las puso en práctica, hacen que cada vez crea menos en este país. Tengo cierta edad y ya en ningún otro país me quieren, pero actualmente me dejaría arrastrar por Calypso que me llevara jumto a ella, a cualquier isla, y allí vivir en libertad.

Camino a Gaia dijo...

Creo que el frentismo de que se habla tiene su origen en una distorsión histórica, tan grabada a fuego que no acabamos de desembarazarnos de ella.
Fueron el golpe militar y la posterior dictadura los que fraguaron el mito de los dos bandos. La democracia vigente en aquellos momentos históricos era lo menos parecido a un bando, siendo como toda democracia que se precie, plural y diversa, tanto en lo ideológico como en lo territorial. Pero si hubo un bando perdedor no fue ni la izquierda ni la derecha, fue la democracia.

Nuestra propia constitución exige la no discriminación por razón de ideología y evidentemente la ley de amnistía es discriminatoria y desde luego anticonstitucional, puesto que impone de hecho una situación asimétrica sobre violaciones de derechos humanos, cuya investigación y enjuiciamiento ya se realizó durante el franquismo, con juicios que no siempre contaron con las debidas garantías. El régimen franquista contó con un poder judicial propio, del que son herederos y representantes parte de los magistrados que han encausado a Garzón. Asimismo, no sé hasta qué punto el secuestro de niños, puede considerarse un crimen político que pudiera acogerse a la ley de Amnistía ¿o también los recién nacidos pertenecían a un bando?. Estoy convencido que detrás de la caza a la desesperada del juez Garzón, se esconden algo mas que envidias. Creo que nuestro poder judicial intenta protegerse de la propia justicia, de la investigación que podría sacar a la luz el entramado de connivencias, corrupción y prevaricación habituales en la forma de "hacer justicia de la dictadura", salpicaría inevitablemente a nuestros "honorables magistrados". Se defenderían acusando de un delito que conocen bien, la prevaricación.

La investigación de los crímenes del franquismo nos lleva a plantearnos ¿qué grado de participación tuvieron algunos de los jueces que hoy juzgan a Garzón?
Conozco por experiencia directa los mecanismos que generaron la impunidad en juicios realizados ya durante la democracia, en concreto el llamado caso Almeria y en el asesinato de Ana Lirola.
No creo en la asepsia jurídica.

Yo también tengo un pronóstico y es muy pesimista. No creo que los jueces del supremo hayan llegado hasta aquí para hacer justicia, sino para evitarla.

Myr dijo...

Querido Pedro y amigos españoles:

Quizàs porque no soy española y veo las cosas desde afuera en un sentido global y por el cariño que le tengo a la Tierra de España, que es la de algunos de mis ancestros...

Quizàs porque España liderò el Derecho Internacional al considerar que los genocidios y crimenes de lesa humanidad no pueden prescribir y los actores deben ser llevados a juicio y condenados....y por cuya acciòn Argentina cambiò su legislaciòn de tal manera que ya no se puede invocar a la oprobiosa ley de "obediencia debida" y de Armistìa ( que pudo si servir a la transiciòn a la democracia, pero nada màs)...

Quizàs porque entienda que un Juez de la Talla de Garzòn es demasiado Juez para España (no me vengan con sus rasgos de personalidad, puès nadie es perfecto) pero quien como èl para investigar a todos sin excepciòn (ej Gal, Gurtel, ETA, Arg, Chile, etc), Eso despierta mucha envidia entre sus pares....

Quizàs porque entienda el deber social que deben tener Los Medios de Comunicaciòn Masiva de informar correctamente a la poblaciòn y por otro lado opinar libremente, pero en el sentido siempre de que se logre la uniòn del pueblo Español y no su enfrentamiento, porque sòlo la uniòn podrà hacer que se pueda salir de la crisis. Hombro a hombro y no enfrentados, polìticos incluidos...y con mayor razòn ellos deberìan apuntar al Bien Comùn...

...Es que me duele lo que està sucediendo hoy en España y todo lo que tu expones y analizas profundamente en esta entrada.

Disculpa el largo de este comentario, pero necesitaba volcar lo que siento. Besos a ti y saludos a todos los comentaristas y visitantes.

Myr dijo...

PD- Dònde dice "Armistìa" lèase "Amnistìa", Vale.

Cornelivs dijo...

Alabo tu analisis, Pedro, serio y riguroso que, obviamente, comparto.

Un abrazo.

Antònia Pons Valldosera dijo...

Técnicamente no ha sido suspendido por querer investigar los crímenes del franquismo. Son otros tecnicismos legales que no entiendo ni quiero entender.
Dicen los medios más afines a los encausadores que todos debemos ser iguales ante la ley, que ha prevaricado, que ha cobrado dinero cuando no le correspondía etc. etc. A lo mejor, ya metidos en faena, hasta le acusan del hundimiento del Titànic.
Unos matices que en otros países hubieran sido considerados como "interpretables" aquí se han convertido en prevaricaciones.
Para mi, que no entiendo mucho de tiquismiquis legalistas, creo que se ha prostituído a la dama de los ojos vendados con la balanza equilibrada en la mano. Y cuando esto ocurre todos estamos siendo víctimas, no sólo Garzón.
Todos estamos siendo juzgados injustamente porque todos salimos perdiendo.
Manos Limpias, falanges y otros de similar pelaje no deberían estar en un estado democrático porque no lo son sus principios.
De los polvos de las transiciones de ayer estos lodos de las injusticias de hoy.
Un abrazo.

jg riobò dijo...

Triste.
Esperado.

virgi dijo...

Después de este éxito de la derecha, demostrando el poder que aún tiene en una democracia llena de costurones, ¿quién le pondrá el cascabel al gato?...

elena clásica dijo...

Sí, es cierto que debemos huir de las consignas fáciles y del maniqueísmo de los titulares informativos.
Por otro lado, el hecho de basarse en un defecto de forma para llegar hasta la acusación de un delito de prevaricación me parece terrible. El defecto de forma invalidaría la investigación de otros crímenes de la dictadura chilena o argentina.
Me parece sibilino y sencillamente intolerable.
Hacer apología del nazismo, por ejemplo, es un delito, existe la figura del "cazanazis", y parece que en este país existiera la figura del que caza al que quiere finalmente sacar los cadáveres de sus fosas comúnes. Me duele en mi alma de ser humana y en mi dignidad, que se aluda a lo doloroso del proceso de desenterrar esqueletos de fosas comunes, ¿quién lo niega? "la verdad aunque duela y sobre todo si duele". Es la única forma, parece que no de ley, pero sí de justicia, de empezar desde cero, pisando un suelo libre de cadáveres y de fantasmas que siguen clamando por sus derechos, llamense familias privadas de sus derechos elementales.

¿No es doloroso transitar por un país cuyo subsuelo anida miles de cadáveres?

Siento que me muerde el dolor de la injusticia.

¿Defectos de forma? Y válame que esto es confundir berzas con caparras.

Besazos, bonita exposición.

Montserrat Sala dijo...

Profesor Ojeda: Hoy ha sudado Vd. la camisa la camiseta i el pañuelo. Y no digo más. Solo me cabe una opinión: En este complicado tema, se veia venir como acabaría. Dejando los tecnicismos a un lado y lo que és estrictamente Ley, y todas las lagunas que tiene y que se pueden interpretar de una u otra forma, estaba cantado que el juez Garzón pagaría por todo el bien que ha hecho en la Judicatura. por ser valiente, por ser mediátido, por ser justo y hasta por ser del Barça.
Estoy completamente de acuerdo en todo lo que expone que he leido 2 veces (uuuff)
Gracias por tan excelente informe y aclaración.

Montserrat Sala dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Antonio Aguilera dijo...

Dices:
"Aunque sea irreprochable jurídicamente la actuación del juez Varela y el Consejo, se debería comprender que otras salidas también perfectamente jurídicas, en este caso concreto, hubieran permitido un menor deterioro de la imagen de la Justicia española".

Acertadísimo, somos el hazmereir del mundo civilizado.
Presiento que este desafortunado hecho no será aislado. Que puede ser el principio de una larga serie de despropósitos y de actos absurdos por parte de la Justicia y de la política.

Estas necedades no suelen venir solas. Hemos perdido el Norte, por lo que, cualquier otra tropelía no deberá extrañarnos.

Malos tiempos se avecinan para el sentido común, la razón, la lógica y, lo que es peor, los valores humanistas y democráticos.

El triunfo de la estulticia y el "santo oficio" se avecinan. Refugiémonos en Erasmo, Moro, Montaigne y compañía.

No entiendo cómo "el pueblo" no se ha movilizado masivamente a favor de Garzón.
Creo que, en última istancia, lo único que nos preocupa es el bolsillo, la money, la pasta gansa.
Somos capaces, incluso, de tolerar una dictadura si a cambio nos prometen el oro y el moro.
El ambiente está muy enrarecido y esto no me gusta nada. La gente se radicaliza, hasta empiezan a no ver con malos ojos el régimen franquista. La crisis le mete al pueblo el miedo en el cuerpo, y ya no le importa que nos gobierne un equipo incluso fascistoide, con tal de agarrar algo.

Ele Bergón dijo...

Pedro, llevas razon en todo tu analisis y es verdad que todo esta manipulado, por eso necesitamos los no entendidos unas buenas explicaciones y saberlas recibir con sosiego y una cierta objetividad, pero el pueblo llano es muy intuitivo y creo que lo que al final nos queda es que un juez que investiga los crimenes del franquismo va a ser juzgado por tener la valentia de hacerlo y sus y sus acusadores son los propios franquistas. Eso no hay quien lo trague.

Estoy indignada

Un abrazo

Luz

Aldabra dijo...

no sé lo que pasará con Garzón al final, ni entiendo lo suficientemente este galimatías como para emitir una opinión pero lo que sí tengo claro que todo este asunto está politizado: la gente manifestándose en las calles que si sí, que si no, lo que tu comentas de los periódicos... un cacao maravillao, vamos.

biquiños,

el piano huérfano dijo...

De sobra se sabe que no hay ningun codigo penal donde agarrar en ese caso; por lo tanto la fiscalía lo ha archivado, esta claro que hay una mano que mueve las cosas (de esas "manos negras").
El juez Valera decidido a poner un dedo en la histroria de la jurisprodencia española.
Le vinó de maravilla este papel al juez Valera.
Admiro al juez Garzón que supo volar alto desde su pueblo en Jaen y de padres humildes.
Sacrifico su libertad personal, siempre escoltado por escoltas y amenazas defendiendo el dehrecho y nuestra seguridad en el país.
Sin olvidarnns que fue ministro de justicia en España en la época de Gonzalez y ahora le quieren poner en el banquillos de los acusados....Eso si que no me entra en la cebeza ¿a quien hay que demaandar? ¿Dónde esta el interes publico?
Gracias Pedro por un perfecto artículo.

aniki dijo...

Magnífico post. Si Garzón continuase investigando los crímenes del franquismo, además de fosas, se destaparían otros muchos "crímenes". De algún modo, le han querido parar los pies, y yo me pregunto, ¿quiénes y por qué? ¿Qué encierra esta causa que pone nerviosos a Jueces y asociaciones?.
Besossss.

Juan Luis G. dijo...

La verdad nos importa un pimiento y medio. Preferimos la carnaza.

Mª Antonia dijo...

Querido Pedro:
Muy, pero que muy interesante la información que nos ofreces... y que cada cual saque sus conclusiones.
Admiro a Garzón y lo primero que se me viene a la mente cuando pienso en todo lo que se le ha echado encima a este hombre, es la envidia y lo destructiva que resulta cuando se pone en práctica. ¡Pobre víctima!

Un saludo.

elisa...lichazul dijo...

siempre se obtendrán chivos expiatorios para ocultar grandes fraudes y crímenes, se levantarán cualquier pequeño subterfugio para hacerlo foco de atención y desviar el objetivo real....acá ocurrió con todo lo de pinochet, nunca más se supo de los chques, las cuentas, los detenidos, etc
así todo queda en la nebulosa del pasado...pero NO DEL OLVIDO
de eso hay que estar siempre vacunados,porque un PUEBLO SIN MEMORIA ES UN PUEBLO SIN HISTORIA

un beso profe, excelente artículo nos ha dejado
tenga una semana genial:=)

Cosmo dijo...

Los comentarios son muy interesantes y en todos ellos percibo la sensación de tristeza,de pérdida,hay una página en internet para firmar a favor de Garzón,aquí está la de facebook
http://www.facebook.com/pages/Un-MILLON-de-FIRMAS-para-APOYO-al-GRAN-JUEZ-BALTASAR-GARZON/497408220272?v=wall
y para firmar esta otra

http://www.avaaz.org/en/stand_with_garzon/?cl=545991629&v=5945l

Cosmo dijo...

A 239.176 personas les gusta esto.

ESO es la causa de Garzón,hoy que es el día de Internet,algunos comprenderán que no se le pueden poner puertas al campo y ya no sólo opinan ellos,asi que ¡ A por el millón de firmas o más !

Abrazos

Casía dijo...

para mí simplemente estorba, se lo quitan de en medio y tienen la desfachatez de seguir hablando de democracia

Señor De la Vega dijo...

En realidad, Mi Señor Don Pedro, todo lo que usted escribe lo suscribo, pero después de hacerlo, tengo la sensación que algo nos falta.

Es como leer un libro donde los personajes son demasiado tontos y no hay ni listos ni verdaderos villanos sino porros mediocres.

Me siento por ello demasiado €uropeo pensando en una España con olor a ajo y una pandilla de jueces idiotizados, que no son capaces de mirar por encima de su toga o periodistas que se automanienculan con titulares amarillos, por ser tontos del Duro... ¡No mencionar a políticos enanos, ni a la curia sotánica, ni las dos Españas de colorados y azuletes o a los extremistas escoria que dan color a nuestra leyenda negra, con sus manos siempre limpias!.

Pues, sí, si debo, los asumiré a todos como animales de compañía, pero para llegar a ello requeriría analizar lo que sucede desde el intelecto y no desde el estómago, y así leído a bote tonto, es como comer un puchero frío con demasiada grasa, tocino y un trozaco de hueso (con 749 páginas ;-).

A mí, como lo sucedido, entre tanta crisis y cenizas me revuelve el estómago, prefiero estos días, algo más fresco y más ligero, como una picante trama de mala calidad pero a lo Dan Brown, con buenos listos o feos y con malos poderosos o guapos, como las claves sugeridas en el micro-post de chispeante ironía de José A. Perez, "El paseíllo de Garzón" en su blog de 'mi mesa cojea', que por supuesto suscribo.
Y así, con el picante cojo y su potaje de legumbres, prepararía De la Vega, una de burritos con chiles y teoría conspirativa, acompañada por las 'Veinte Familias de España', donde si no está aún incluida, añadiría la Real, para que fuesen 'Veintiuna'.
Clanes de poder que se reparten la tarta de merengue hispánica, batiendo nuestros huevos a las claras.

Buenos con cara de inocentes, como el protagonista Garzón o multitud de sicarios muy malos, en el poder político, judicial y mass-media, una historia de miedo, con fosas y venganzas, imagen y dinero, le daría todo el sabor del mejor Best Seller.

Ya imagino con mi imaginación ahora caliente, alguna voz prepotente de las que siempre nos mandaron, llamando al juez Varela, y que se podría narrar como El Padrino: Luciano sentimi, "le voy a hacer una oferta que no podrá rechazar".
Suyo, Z+-----

Antonio López-Peláez dijo...

Personalmente, no creo en absoluto que Garzón haya prevaricado. Pero ello no obsta para que las instituciones del estado, tribunal supremo incluido, me merezcan el máximo respeto. Aun cuando no comparta sus decisiones. Especialmente si no comparto sus decisiones.
http://antoniolopezpelaez.com

Paco Cuesta dijo...

Totalmente de acuerdo en lo de pedir sosiego a la prensa -y en otras muchas cosas-, pero hay una cosa que no entiendo:
Un juez puede ser progresista, agnostico, católico o coleccionista de mariposas, pero un juez debe impartir y acatar la justicia, al margen de otras consideraciones.
Nunca entenderé la clasificación en ciertas profesiones.

Antonio López-Peláez dijo...

Yo tampoco entiendo eso del etiquetaje ideológico. Ni en la justicia ni en ninguna otra profesión.

http://antoniolopezpelaez.com

BIPOLAR dijo...

Es el sentimiento de haber perdido algo importante e irrecuperable que no es tangible.

Todos ellos tenían sus intereses en el conciábulo.