martes, 3 de noviembre de 2009

Han muerto José Luis López Vázquez, Francisco Ayala y Claude Lévi-Strauss

Qué día más triste.

Hoy todos los periódicos deberían imprimirse, como se hacía antes, con orla de luto.

Ayer murió en Madrid José Luis López Vázquez. Su rostro me ha acompañado desde que era un niño. Gran actor: de los mejores que ha tenido la historia de España. Cada vez que veo de nuevo sus trabajos para el cine o la televisión, incluso los que tenían como finalidad única ganar dinero para comer en los malos tiempos, comprendo todo lo que nos ha regalado. Aun recuerdo cómo me impresionó, de niño, su interpretación en La cabina, una obra imprescindible que nunca envejece y adquiere nuevos significados, pero también tantas escenas de comedia en las que todo estaba a un paso de lo histriónico o lo dramático.

Hoy ha muerto en Madrid Francisco Ayala, el último que quedaba de los grandes escritores de una España forjada en la maravillosa continuación cultural que interrumpió la Guerra civil y el régimen de Franco. Exiliado durante aquellos años grises, su obra llegó mal a España, pero alcanzó todos los reconocimientos a su regreso definitivo. Basta leer La cabeza del cordero o Muertes de perro para darnos cuenta de su altura como escritor. Ahora que andamos con la lectura virtual y colectiva del Quijote el mejor homenaje que podemos hacerle es leer su lúcido ensayo La invención el Quijote, en la que está mucho de su forma de concebir la narrativa.

Hoy se nos ha informado de la muerte, en la madrugada del pasado domingo, de Claude Lévi-Strauss, nombre clave para comprender la antropología y el pensamiento del siglo XX. Nos enseñó a mirarnos y comprendernos mejor como especie y como individuos. Recuerdo mi primera lectura de una obra suya, Mito y significado y cómo me llevó a sus otros textos.

Los tres han muerto con la obra realizada, después de una larga vida. Nuestra mejor forma de recordarlos es continuar su obra, revisitándola y ampliándola. Gran parte de lo que somos se lo debemos.

Que la tierra les sea leve.

41 comentarios:

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

Sin duda tres pérdidas de verdad...insustituibles... me impresionó no hace mucho la entereza de Ayala...descansen en paz.

Saludos

DESPLAZADOS AL PARAISO dijo...

Que descansen en Paz...

María dijo...

Ayer, por la noche, cuando me enteré de la muerte de José Luis López Vázquez, la verdad es que me entristecí, a pesar de que sabía que ya era muy mayor, pero no sabía que se encontrara tan mal.

Ha sido uno de mis actores preferidos, siempre me reí mucho con sus películas, y recuerdo con cariño la película de "La gran familia" tan entrañable y que tantas veces ví de niña. Precisamente, hace unos días, le hablé a mi hija de la película "La cabina", y que tanto miedo me hizo pasar.

José Luis López, Vázquez, Francisco Ayala, y Claude Lévi-Struss, siempre permanecerán sus memorias entre todos porque los mitos nunca pueden morir.

Descansen todos en paz.

carmensabes dijo...

Así es Pedro, tres personas clave en nuestro sendero.

Mi tristeza se acentúa con la muerte de Francisco Ayala, tan grande él, tan humilde, tan genial.

Un abrazo.

mojadopapel dijo...

Cada vez que muere alguien que, de una forma u otra, nos impresionó, sentimos un arañazo en la huella que dejarón en nosotros.

Cuspedepita dijo...

Comenzamos mal este noviembre que siempre se me hace tan largo, con la tristeza por estos tres fallecimientos, pero también con nuestro reconocimiento por la obra que nos dejan y con la serenidad de saber que han vivido una larga y fructífera vida.

elena clásica dijo...

Negro, negro panorama, desolación terrible.
Tres genios que nos dejan así, uno detrás del otro.

Descansen en paz.

Ciertamente que ondeen los crespones negros, pues forman parte de nuestra vida.

Con respecto a José Luis López vázquez también me viene inmediatamente "La cabina" a la cabeza, recuerdo imborrable. Grandísimo actor. Dolor infinito en su pérdida.

Lévi-Strauss, el pensador, tan influyente en la filosofía actual. Terrible su pérdida.

Francisco Ayala, el cervantino, el narrador incansable, el sarcástico, quien tan bien conocía las flaquezas humanas, su lado más oscuro y el más tierno, el más terrible y el más generoso.

Cuando conocí literariamente a Ayala, no pude dejar de leerlo, "Muertes de perro", "El fondo del vaso": novelas de dictador, qué sarcasmo, qué debilidades humanas, qué pasión por la narración que toman los propios personajes en sus manos.
"Historia de macacos": relatos del alma oscura.
"La cabeza del cordero": una de las obras fundamentales de y sobre la posguerra española, ah el cainismo comprendido y su contemplación horrorizada. El narrador de las flaquezas y del remordimiento, del dolor, de la superación a la que tiende el hombre...
Qué dolor infinito en su pérdida.

¡Que la tierra les sea leve!

Gracias por este precioso homenaje, al que me sumo.

BIPOLAR dijo...

La cabina fue una de esas películas que no se olvidan por su mensaje desolador. Su protagonista, un hombre trabajador, versátil, polifacético y alejado de la imagen de galán atractivo americano. Es que el nombre de JLV es asociarlo al teatro, a la interpretación y, recuerdo con nostalgia cuando La2 retransmitía el teatro de nuestros grandes actores españoles. Con mayúsuculas. Jo.

Lévi-Strauss es una ironía con semejante apellido, sólo los incultos como yo, pensarán en unos vaqueros.

Y de Ayala se puede envidiar todo, hasta su edad.

Anónimo dijo...

Buenas noches:

Descansen en paz.
En sus vidas, envidiablemente largas y brillantes, nos dejaron la prueba de su talento y de su trabajo.
Saludos. Gelu

P.D.: No quiero imaginarme, en un funeral de parecidas características a las citadas, y encontrarme con Bipolar cerca de mí.

Marina dijo...

Pues sí, Pedro: "Qué día tan triste"

Un abrazo que nos una a todos.

Silvi (reikijai) dijo...

Pedro, prepare los dos primeros para subirlos a mi blog… pero al enterarme el fallecimiento del gran actor comico J.L.López Vázquez… decidí dejarlo aquí. Besitos. Silvi.
Francisco Ayala, el 16 de marzo último, día de su natalicio dijo… "Estoy harto de Francisco Ayala". A descansar, Señor Ayala, que se lo ha ganado. "El patriarca de las Letras del siglo XX"; uno de los grandes humanistas de nuestro tiempo… "Doy las gracias al mundo por haberme consentido seguir adelante y cumplir durante todos estos años lo que creía que era mi obligación de hombre y de ciudadano”… Su exilio lo vivio en Buenos Aires, dicto clases de Sociología en la Universidad de La Plata de 1939 a 1950, y fundó la revista literaria Realidad. Estuvo ligado a la Universidad y la docencia hasta 1977, fecha en la que se jubilaría de la carrera académica. Luego se trasladó a Puerto Rico, donde fundó la conocida revista La Torre. Nueva York y Chicago serían sus destinos en EE.UU, para regresar a España definitivamente en 1980 (Q.P.D)
http://www.youtube.com/watch?v=iOrNVvH8nLI

Levi-Strauss un genial observador del ser humano. … sus "tres amantes", como él las definía, fueron la geología, el marxismo y el psicoanálisis. Todas comparten una premisa: las cosas constan de estructuras y estas estructuras pueden ser descubiertas y analizadas en detalle. En las formaciones geológicas a través de el estudio de los estratos y el análisis mineralógico, en el marxismo a través del estudio de las relaciones de clase y en el psicoanálisis a través de la terapia y la relación médico - paciente. Cuestionando la supremacía de la cultura occidental y explicando "científicamente" las reglas de la cultura, Levi-Strauss construyó una imagen del ser humano pesimista: un ser que se encuentra solo, abocado a la guerra y a la destrucción del planeta por su rapacidad y para el que no hay esperanza ni siquiera en el humanismo (vivió la Segunda Guerra Mundial y el Holocausto y que produjo su obra en el contexto de la Guerra Fría). Profundo y original; su obra encierra las esperanzas, los horrores, el vacío y la angustia de una época tras la cual el ser humano ha perdido definitivamente la inocencia. (Q.P.D)
José Luis López Vázquez. “He hecho mucho humor porque es lo que me gusta. Pero nunca me he sentido encasillado, aunque estarlo no me parece un defecto. Encasillado estaba Chaplin, los hermanos Marx, Woody Allen…”. Salio de gira … (Q.P.D)

Merche Pallarés dijo...

Noviembre, mes de muertos. Es un mes que no me gusta nada. Han desaparecido tres grandes pero despues de haber vivido unas vidas longevas,llenas de sabiduría y vivencias. Descansen en paz. Besotes apesadumbrados, M.

Gabiprog dijo...

Y esperemos que su obra no quede en el olvido...

Hernando dijo...

Gracias a los tres por los buenos momentos que me han proporciona,López Vázquez con el cine y Ayala y Lévy-Strauss, con la palabra.De "La cabina" aún me rio de la buena pata en todas sus partes que dieron al gobierno del momento, esa gran metáfora de un pueblo axfisiado, ahogado,nada creativo y con pocas esperanzas de salir de esa anacronía.

Myr dijo...

Primero decirte que me maravillo d ela y bien llevada longevidad de Ayala y Levy-Strauss.

Segundo, que no conocía a José luis Vasquez y te agradezco me ho hayas presentado y, que por su actuación en esta vida, sea recordado. NO dudo de que haya sido una muy buena companía en tu niñez.

Tercero, que Claude Levy Strauss, del que también he leido sus obras, en especial y con mucho deteneimiento Su Antropología Estructural, también lo lloro.
NO sólo valoro todo su legado intelectual, que forma parte de mi formación, sino que también su vida ha sido, una novela.

Franz Boaz, otro grande de la Antropología, murió en sus brazos.

Que los 3 descancen en paz, y bendita sea su memoria.

Myr dijo...

PD-Ah y me olvidaba en el apuro:

La Academnia Española es "una institución ejemplar en la que conviven personas de las más variadas ideologías en un clima de respeto y de sencilla cordialidad que supera las naturales disensiones"

Recordemos siempre, siempre estas sabias palabras de F. Ayala, y aprendamos de todo su legado.

Juan Navarro dijo...

La memoria y su obra los eleva.
Un saludo.

Anónimo dijo...

Sus obras siempre quedarán ahí para disfrute de todos. Es lo que tiene ser muy bueno en algo, destacando en ello y además tener una vida tan larga que les ha permitido dejar muchas obras. Que la tierra les sea leve. Isabel.

JESUS y ENCARNA dijo...

un dia realmente triste, y, lo peor, vamos perdiendo nuestros referentes...
Petonets
Encarna

elisa...lichazul dijo...

es triste para los que quedan...el ciclo natural se cierra
es un paso , el último paso que se da

un abracito de luz profe

Cornelivs dijo...

Dia triste para el mundo de la cultura, sin duda. Un abrazo.

Jan Puerta dijo...

Tristes pérdidas amigo. Menuda ausencia y vacio irreemplazable nos dejan sin querer.
Un abrazo

La tumba me aguarda dijo...

Y cuando me toque a mí, Que me direis?

Quiero saberlo ahora.. PLEASE!!

Euphorbia dijo...

Tristes pérdidas...
Pensemos que en algún lugar estará naciendo algún futuro genio, pero eso, lógicamente, nunca puede ser noticia.

Merche Pallarés dijo...

Por si a caso pensais que LA TUMBA QUE ME AGUARDA soy yo, NO lo soy. Besotes necrológicos, M.

jg riobò dijo...

Comienza la cosecha del otoño y del invierno.

El Deme dijo...

Cuando asistimos por la tele a la emisión de La cabina, no dábamos crédito a lo que se nos estaba contando: un hombre encerrado sin posibilidad de salvación, conducido a una muerte inevitable. Maravillosa metáfora del tardofranquismo sobre la libertad de vivir. Ahora ya no hay ni cabinas. Lopéz Vázquez, un actor que tuvo la suerte de hacernos reir y de probar también papeles dramáticos donde salió muy bien parado. Una carrera excelente.

CORREDOR PEREZOSO dijo...

Cuando muere alguien grande no muere solo.

Elvi54 dijo...

Triste es la despedida, sí, pero ¡qué tres vidas vividas! Eso es envidiable y aleccionador para mí. Muy bello su responso MV: "que la tierra les sea leve"; y muy clásico.

Elvi54 dijo...

Hace casi un año habló usted de Julio Camba, autor que adoro casi tanto como a Alvaro Cunqueiro. ¿No le hubiera encantado tomar un cafelito con él, digamos unas dos horas o así?

Nacho Carreras dijo...

Vidas vividas con un legado en el que reflejar la nuestra.
Saludos.

LUISA M. dijo...

Me uno a tu reconocimiento y sentido homenaje a estas tres grandes figuras que nos han dejado, querido Pedro, después de una larga y fructífera trayectoria de vida y obras.
Sin duda, el mundo de la cultura está hoy un poco más huérfano.
De José Luis López Vázquez recuerdo un montón de películas y algunas interpretaciones geniales.
La personalidad de Francisco Ayala era tan admirable como sus creaciones literarias. Anoche vi en televisión dos reportajes muy interesantes con entrevistas a Ayala realizados cuando tenía 96 y cuando cumplió los 100 años (en Canal Sur 2 y en La 2, respectivamente). Seguía mostrando gran lucidez y sentido del humor.
Como tú dices, lo mejor que podemos hacer es seguir conociendo y dando a conocer sus obras.
Un abrazo.

Caminante dijo...

Puestos a sentirlo, lo siento sobre todo por Ayala, por lo que ha significado de nobleza y honestidad y por el antropólogo, sus estudios ayudan a la comprensión, invitan a la reflexión.
Buena noche. PAQUITA

Filoabpuerto dijo...

Nos pasamos la vida despidiendo pero también recibiendo.Debe de ser gratificante "irse" habiendo aportado algo a los que quedan y a los que vendrán.Ellos nos han dejado una obra, una huella de su paso no estéril.

Saluditos

Merce

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

No puede ser un día más nefasto. Descansen en paz.

Fuentecillas dijo...

Hola Pedro.
Sus legados quedan aquí.
Longevos los tres, su etapa por este mundo acabo, después quien sabe.........quien sabe.
Que nos esperen muchos años.
Fuen

Antònia Pons Valldosera dijo...

Un día triste, sin duda. Que descansen en paz.
Un abrazo.

Aldabra dijo...

Lo confieso: nunca leí nada de Ayala y ni siquiera sabía que existía Lévi-Strauss, tendré que poner remedio lo más pronto posible.

De López Vázquez he visto grandes películas que marcaron toda una época.

La cultura es inabarcable.

biquiños y gracias.

Blogochentaburgos dijo...

SE FUERON PERO QUEDA SU OBRA IMPERECEDERA.

Fernando Portillo dijo...

Es una generación entera la que se está yendo, como una serpiente que muda la piel.

Fernando Portillo dijo...

Por cierto: mi relato favorito de Francisco Ayala, publicado en aquella magnífica colección que fue Alianza Cien, es "El Hechizado", la idiota crónica de un Indiano en la que relata sus vicisitudes para llegar a presencia del Rey Carlos II "El Hechizado". Una pequeña obra maestra de un humor sutilísimo que recomiendo a todos.