viernes, 18 de septiembre de 2009

Piedra y palabra


La escritura del tiempo permite conocer nuestras dimensiones: ni la piedra sirve para fijar nuestras palabras.

28 comentarios:

Cornelivs dijo...

Todo pasa.

Las palabras van y los hechos se quedan, que gran verdad es esa.

Un abrazo.

Mafi dijo...

Son las muescas de nuestros logros... vanidad de vanidades... ;)

pancho dijo...

Calendario de tiempo labrado en piedra. Sustento sólido de las raíces que nos empozan y atrapan en los sitios de origen.

Selma dijo...

Esta noche de viernes ni una piedra de Rosetta, me permitiría descifrar y luego escribir algo coherente.. :(

Te dejo una muesca en forma de beso, Pedro..

pocomancha dijo...

Incluso el tiempo y la meteorología se llevan las palabras. Saludos.

Gabiprog dijo...

Al final las palabras son la herramienta... mientras perdure lo que crean.

BIPOLAR dijo...

zarpazos...

(lo veo al revés que Mafi que es ++)

María dijo...

Y es que las palabras se las puede llevar el viento...

Saludos, Pedro.

Fernando Portillo dijo...

Una vuelta por la sección de libros de cualquier centro comercial me hace pensar que quizás nuestras palabras no merezcan ser estampadas en soporte alguno, y que su solo intento es pura vanidad, como la que constituye el vernos acicalados en un espejo.
Desde que era joven me gustó hacer de vez en cuando para mí el juego de elegir los libros que me llevaría a una isla desierta. Hubo tiempos en que mi lista era larguísima y me relamía con la idea de leer obras que yo juzgaba vitales en un entorno plácido. Hace ya algunos años, sin embargo, que mi lista está vacía,como la piedra de tu fotografía, salvo por algún manual de supervivencia que tal vez, llegado al sitio de la realidad solo sirva para encender una hoguera con sus páginas.
¿Grabar las palabras? Nunca. Improvisemos cada día, como los buenos músicos de Jazz y dejemos que se las lleve el viento.

Merche Pallarés dijo...

Si las palabras no se imprimieran (en papel, en piedra ya es otra cosa)¡no tendríamos El Quijote! Besotes, M.

Camille Stein dijo...

ni el papel
ni la piedra

la palabra se disgrega en este instante que transcurre


saludos

Hernando dijo...

La piedra es eterna y eternas son las palabras fijadas en piedra, las habladas aunque en un primer momento desaparecen, también quedan fijadas en algún lugar de nuestra mente. La piedra (litos) sirve para fijar palabras e imágenes eternas y por ellas conocemos nuestras dimensiones.

Silvia_D dijo...

Esa ambición de que todo sea eterno... como si el "legado" nos atara un poco a la vida... hasta el viento borra las huellas en la piedra.

Besos, besossssss y feliz fin de semana :)

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

el tiempo desgasta todo...vida, piedras....todo lo limpia hasta la suciedad de mente..un saludo

Juan Navarro dijo...

¿Roca o piel? Tal vez cemento, la pata artificial de un aguerrido puente de autopista. La huella que el tiempo deja, en cualquier caso, para la memoria, para no olvidar nunca.
Un saludo.

Anónimo dijo...

Hay muchas falsas creencias de lo que se escribió en otros tiempos. Pocas cosas merecen de verdad la pena, otras son auténticos tesoros. Besos Isabel.

Silvi (reikijai) dijo...

Pedro....Se me cruzaron mil cosas; una leyenda...hasta senti angustia Las palabras,pueden llegar a pulverizan la piedra más resistente;y no hay vuelta atrás… lo dicho,dicho esta. … Besitos. Silvi.

elisa...lichazul dijo...

la piedra es la base para la construcción, así la tormenta por más que arrecie , no borrará la existencia:=)

besitos roseta ;)
buen fin de semanita profe

Isabel Huete dijo...

Lo mejor es no hablar y besarse mucho durante mucho tiempo.
Besotes, filósofo de la vida.

Antonio Aguilera dijo...

Algunos edificaron toda una "iglesia" sobre una Piedra.

Kety dijo...

Tanto la piedra como el ser humano se resquebraja con el tiempo.
A mi parecer, nada que ver con la palabra, el instrumento más necesario para entendernos.

Kety

mojadopapel dijo...

No hay nada más real que nuestra palabra que nos permite conocer nuestras dimensiones a traves del tiempo...lo irreal,a veces, es lo que hacemos de nuestra propia vida.

Nome Andrés dijo...

Dicen que las palabras no son de nadie. Quiza el único dueño de las palabras sea el tiempo. Como de casi todo. Un abrazo, andres

Adu dijo...

Las palabras dichas se las lleva el viento pero lo escrito queda aquí o ahí o allí o acullá... aunque nos empeñemos en lo contario.
Un abrazo.

jg riobò dijo...

La escritura y sus dos dimensiones en el espacio del papel. La piedra y la escritura en tres dimensiones.

Loc@ dijo...

Las piedras fueron antes que nosotros y nos sobrevivirán.
Tocar las piedras es tocar La Tierra.
Pero, es sólo a través de Las Palabras, como se podrá conocer el entretanto.
Besos. PAQUITA

impersonem dijo...

¿Excepto a Moisés?...no obstante, mientras duran, la piedra habrá sido útil a quien decide escribir en ella.

Abrazos.

Lu dijo...

Tan breve como cierto Pedro.
Saludos argentinos.