sábado, 26 de septiembre de 2009

El muro del Atlántico. Fotografías de Juan Medina


Siempre me ha sorprendido una faceta del debate sobre los movimientos migratorios sostenido en las últimas décadas: la falta de memoria que nos lleva a mantener una apropiación del territorio como si nuestra sangre fuera la más antigua y pura de todas. Si alguna familia tiene raíz desde hace varias generaciones en el mismo lugar en el que vive, seguro que muchos de sus miembros se dispersaron por el mundo. Pero, ¿cuántos pueden contar varias generaciones de antepasados en el mismo lugar? ¿Y de qué sirve contarlas? Es cierto que todos somos emigrantes. Por eso me sorprende que se haya pretendido construir las fronteras como muros impermeables: no pueden serlo, nunca lo han sido, nunca lo serán. A lo largo de la Historia de la Humanidad, las grandes migraciones son un hecho: por cuestiones políticas, por necesidad económica, por huir de la enfermedad o de la guerra o de la sequía o el hambre. Dentro de unas pocas décadas, el cambio climático provocará el movimiento de millones de seres humanos. La ficción de estabilidad en la que Occidente ha vivido desde el siglo XX se derrumba.

Me soprende la hipocresía del llamado Primer Mundo, que intenta regular estos movimientos según sus necesidades. Acepta al emigrante sólo cuando lo necesita para engrasar la maquinaria del desarrollo económico, lo desprecia cuando una crisis frena el crecimiento. Se asombra con la emigración ilegal, causada por la voracidad con la que se ha destruido el mundo con el llamado neoimperialismo, causante de países entregados a Gobiernos corruptos, fácilmente manipulables. La política internacional es una farsa en la que las víctimas son gente como nosotros. Y cuando llegan a la puerta de nuestras casas les pedimos, sin más, que no hablen sus lenguas, que olviden sus creencias y que no se vistan como lo hacían sus padres. Y que si no lo hacen, sean invisibles.

Hay países que construyen muros para que no entren los otros, pero con las puertas suficientes para poder salir a dominarlos. Nunca se acepta que los otros seamos nosotros. Pero no quiero hablar hoy de las guerras.

No hay muros ni verjas lo suficientemente altos y permanentes para contener al otro lado a aquel que no viene a invadirnos sino a tener una oportunidad en la vida de alcanzar el bienestar de que gozan los países desarrollados. Siempre encontrarán la grieta: a veces, se la muestran los que quieren comerciar con su vida.

Desde hace unos años, la inmigración ilegal en Europa ha tomado el traicionero atajo del Estrecho de Gibraltar o la búsqueda de las Islas Canarias como promesa de un mundo mejor. No sabemos cuántos no lo han logrado: no hay estadísticas fiables que cuenten los cadáveres que han quedado flotando en el Océano Atlántico. Y estos muertos no tienen voz.

Pero cada año, unos cuantos miles de personas lo logran. Sus rostros, sus miradas, sus manos, nos hablan de un camino lleno de dolor y esperanza. El fotógrafo Juan Medina (Buenos Aires, 1963), de la Agencia Reuters, ha tomado algunas de las imágenes más conocidas de estos rostros, publicadas en periódicos y revistas de todo el mundo. Ahora las muestra en esta oportuna exposición: El Muro del Atlántico.

Las fotografías son de una calidad magnífica: técnica y mirada. Pero sobre todo, testimonio. Testimonio de algo que muchos quisieran ocultar bajo las mullidas alfombras de sus despachos.

31 comentarios:

Manolo dijo...

Si, olvidamos con demasiada frecuencia que durante siglos, hemos sido nosotros los que buscábamos un sitio mejor. Hasta no hace tanto años ese mundo mejor eran los países del centro de Europa. Ahora queremos negar nuestros privilegios a los que nos traen savia nueva.

miguel dijo...

Es curioso, uno de los encuentros que hice en Buenos Aires fué con uno de los descendientes Vivanco que son originarios del mismo pueblo que el de mis padres. Y podrás no creerlo,pero dices Vivanco y sabes que es oriundo de la zona.
El origen del Apellido Vivanco, se remonta a los primeros años de la Reconquista de España, y por la escasez de datos de la epoca es dificil determinar el origen exacto.
El apellido Vivanco en España esta muy extendido por Burgos y Vizcaya, en otras provincias es minoritario, encontrandose preferentemente distribuido en las zonas rurales.
De alli se extendio a America

Antonio Aguilera dijo...

Y si nos agarramos a los siglos apalancados en una zona, los musulmanes estuvieron ocho siglos en las tierras de Casildea de Vandalia.
Algunos ponen pegamento a sus zapatos.

Hernando dijo...

El que no piense que esto no tiene fin y que con el correr de los años se va a una diversidad y una mezcla de razas, tradiciones, cultura etc, es que tiene una venda en los ojos y no quiere ver más allá de sus propias narices. El apareamiento con otras razas, con una cultura diferente, llevará consigo nuevas formas de ver la vida, nuevas culturas limpias, diferentes, esto hará que el ser humano salga enriquecido.

Otra cosa son los políticos, nacionalistas, localistas o regionalistas que por un puñado de votos son capaces de vender a su propia madre y crear un clima enrarecido que no es bueno para una sociedad democrática que se precie. Desgraciadamente en "la piel de toro" hay mucho de esto.

Merche Pallarés dijo...

Si yo viviera en Canarias o en Andalucia donde llegan estos inmigrantes, estaría al pie del cañón ayudándoles porque sé lo que es. Tener que dejar tu tierra, tus seres queridos para empezar una nueva vida. Créedme es MUY duro. Luego tener que escuchar a que te digan "vuélvete a tu país" como lo tuve que hacer yo en mi infancia canadiense cuando lo que yo quería ERA volver a mi país. En fin, ser emigrante, y más HIJOS de emigrantes, es una experiencia que no se la deseo a nadie. El dolor, la "saudade" o mal de país son pesares indescriptibles. Seamos generosos con ellos. Besotes, M.

Anónimo dijo...

Es triste que la gente tenga que dejar sus paises para poder cubrir sus necesidades mínimas. La globalización de la que hablábamos el otro día, tenía que estar enfocada en ésa dirección, que todos los países del mundo tuviesen los medios suficientes para que sus gentes pudieran cubrir sus necesidades. Besos Isabel.

sedemiuqse dijo...

Yo creo que mientras veamos "a los otros" como "lejanos" no habra cambio, sigo pensando que todo radica en las creencias. Nos creemos dueños de un trozo de tierra. No hay emigrantes porque todo es de todos y hay de todo para todos. Pero creemos que todo escasea. YO que se! ya no se ni lo que digo! o yo que se, no se que como transmitir....
besos y amor
je

Verónica Rodríguez Orellana dijo...

Juan tiene a mi criterio uno de los mejores trabajos testimoniales sobre inmigración ,además de ser un amigo, sabe poner la mirada y la palabra justo ahi para que luego nadie pueda decir: Yo no lo sabía .
Pedro, es perfecto lo que planteas.
Me da miedo la impunidad con la que Europa construye estos muros y como se intenta criminalizar al inmigrante en situación administrativa irregular y ni hablemos de la aprobación de la nueva reforma de la Ley de Extranjería que es de escándolo. . Esta semana llegué de Buenos Aires y conversando entre amigos nadie entendía el concepto de Centro de Internamiento para Extranjeros , nadie se imagina en Buenos Aires que puedan existir estos lugares donde se encierra al extranjero y se los tortura en algunos casos
Quiero agregar también que emigrar es un Derecho que está instaurado desde el Código Romano .En fin lo que da cierto alivio es leerte . Un beso

Cornelivs dijo...

Recien llegado de viaje, y sin tiempo, Pedro; solo me paso para desearte un feliz fin de semana.

Un abrazo.

pancho dijo...

En general los patronos y los trabajadores cualificados no tienen ningún problema con la inmigración. Están encantados con ellos, tienen que pagar sueldos más bajos al haber más oferta de mano de obra. Los que no pueden ver la inmigración son las capas más desfavorecidas, las que sólo tienen las manos para ganarse el pan. Trabajo con estos últimos y de unos años para acá, bien escasos son los que he visto a favor de los inmigrantes. La gran mayoría son de un radicalismo que asusta. Este asunto va a traer problemas serios de aquí a pocos años, cuando la segunda generación se asiente y empiece a reivindicar sus derechos.

Es necesario un esfuerzo por parte de todos, sobre todo en educación y formación, si queremos evitar los disturbios de otros lugares europeos.

Antònia Pons Valldosera dijo...

Queremos que hagan el trabajo pero nos negamos a concederles los más elementales derechos. Abominamos de sus costumbres, de sus lenguas, de sus creencias...
La mayoría de las veces es porque nos falta tolerancia y conocimiento.
Y sí, comparto plenamente lo que dice Merche. Debe ser muy duro sentirte siempre extranjero.
Un abrazo y feliz fin de semana.

Selma dijo...

Muy seguramente la foto que encabeza esta Entrada
http://selma-desdemijaima.blogspot.com/2008/08/hola-kisley-osabofo.html
era de Juan Medina..
Esa EMPATIA que tanto les cuesta experimentar a esos que nos gobiernan...
y que por más que querramos es imposible que lleguemos realmente a imaginar por cuantos sufrimientos llegan a pasar...Los que llegan con vida..
Una foto es realmente clarificadora..este contraste entre estas orondas bañistas indiferentes ante este Hombre que llega a rastras en la playa.. Es TERRIBLE!

Este Post es magnífico Pedro, para guardarlo, cosa que haré.. este tema me toca muy muy hondo.. ha sido un tema que traté reiteradas veces, pero no con tu maestría...

un beso solidario y admirativo , Pedro.

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

cualquiera tiene derecho a vivir donde le de la gana, no solo por necesiades sino por apetencias...saludos

jg riobò dijo...

Tragedia real.
No hay actores y sí muchos directores.

Alma Mateos Taborda dijo...

Yo tampoco entiendo la regulación migratoria, porque vivo en un país hospitalario y porque además no se trata de mercancías para regular el mercado económico, sino de personas. La globalización con fronteras, tampoco me suena claro. Muy bueno tu blog e inmejorable post, con gran sentido común que es el menos común de los sentidos. Un abrazo fraterno.

erobleto dijo...

Muy de acuerdo con tu planteamiento. Mas bien los responsables son los políticos que no contribuyen a establecer políticas de desarrollo en sus países para ayudar a vencer la extrema pobreza, mientras la brecha de la inequidad aumenta.

Los empresarios y todos los actores que participan en el crecimiento económico también son responsables por omisión.

Las consecuencias de estas omisiones, son el desmedido populismo como el que estamos viviendo en algunos paises de latinoamérica ahora, donde los dirigentes siguen enriqueciéndose en nombre de los pobres, mientras a sus narices esos verdaderos pobres lo que quieren es emigrar...

En busca del sueño que nunca llega. En los países donde se generan estas migraciones hay mucho que hacer y trabajar para paliar las causas de fondo...

Gracias al artista Medina y a LA ACEQUIA por poner el dedo en la llaga sin tapujos.

KUBAN dijo...

Lamentablemente la humanidad se a repartido el planeta desde que llegó a él. No hemos sabido organizarnos de otra forma y dividirnos a sido siempre una premisa. Pero tienes toda la razón, las fronteras no existen fuera de la mente humana y algún día lo decubriremos, quizás demasiado tarde. Un abrazo. volveré.

Silvi (reikijai) dijo...

Es un tema,complejo.Duele recordar a los nuestros;añorando su tierra,que nos hicieron amar.Jamás volvieron.Besitos. Silvi.

A su abuela española canta Baldomero Fernández Moreno, en "Inicial de oro"
Nací,hermanos, en esta dulce tierra argentina,pero el primer recuerdo nítido de mi infancia
es éste: una mañana de oro y de neblina,un camino muy blanco Y una calesa rancia.
Luego un portal oscuro de caduca arrogancia y una abuelita toda temblona y pueblerina,que me deja en la cara una agreste fragancia me dice: -¡El mi nieto, qué caruca más fina!
Y me llenó las manos de castañas y nueces,el alma de leyendas, el corazón de preces,y los labios risueños de un divino parlar.

Un parlar montañés de viejecita bruja que narra una conseja mientras mueve la aguja.
El mismo que ennoblece, hermanos, mi cantar.
Luis León evoca un exilio de siglos: "Un pueblo entero partido en muchos pueblos, soltado como palomas en alta mar, ante la incertidumbre de hallar una isla donde detenerse. / Así el pueblo sefaradí se hizo varios y a la vez continuó siendo uno. Misterio ejemplificador el de los judíos españoles: Holanda por acá, regiones otomanas por allá, Marruecos por el otro lado. Muchos pueblos con una sola lengua...permanecieron un solo pueblo. /Largo deambular y una agonía que quizá, duraría más de quinientos años, o a lo mejor sólo las pocas horas que tardaron en renovar la ilusión de revivir en otra tierra, hacer suyos los nuevos vecinos, conocer palabras de los otros, para regar la propia lengua".

Euphorbia dijo...

Realmente, la falta de memoria de algunos es espectacular. He sido muchas veces testimonio de ello.
Besos

Merche Pallarés dijo...

SILVI, siempre me ha dejado admiradísima nuestros queridos sefardies que aunque fueron expulsados--menos, y tomad nota, en Ibiza que ni fueron expulsados ni obligados a convertirse, el único lugar de España-- siguieran manteniendo las llaves de sus casas y, lo que es más importante, ¡la lengua! Dignos de admiración, sí señor. Me ha encantado ese poema. Besotes, M.

KUBAN dijo...

Gracias por visitarme y dejar tu huella. Estaremos en contacto. Un abrazo.

Myr dijo...

Si estudiàramos ja historia d elas migraciones, tendrìamos màs claro y a la vista como la fisonomìa del mundo ha ido cambiando.

Cuàn cierta la Frase " En la Naturaleza nada permanece estàtico, todo se transforma"

SI bien cada cultura, incluidda la nuestra, por supuesto, tiene cosas buenas y malas, siempre en la interacciòn con otras culturas crecemos.

Saludos

Silvi (reikijai) dijo...

Merche...Gracias.Fue mi manera de recordar a los mios;en este día tan especial.Pedro,Gracias.A todos JATIMÁ TOVA.¡!! (buena firma) SHALOM...Silvi.

Alimontero dijo...

Hola Pedro, mi querido amigo y maestro...;-)
El leer sobre este tema me ha producido dolor y desencanto en un comienzo...No tengo la experiencia, sin embargo tengo los recuerdo de muchos de mis compatriotas que tuvieron que huir y ser recibidos en otros países... y "ser sudaca" es doloroso y no sólo se usa de él, sino que se "abusa" con él.
Ya muchos han expuesto y con mucho argumento... demás están las palabras... me quedo con la canción de John Lennon "imagine"

"Imagina que no hay países,
No es difícil hacerlo,
Nada por lo que matar o morir,
Ni religiones tampoco,
Imagina a toda la gente
Viviendo la pida en paz

Imagina que no hay posesiones,
Me pregunto si puedes,
Ninguna necesidad de codicia o hambre,
Una hermandad del hombre,
Imagina a toda la gente
Compartiendo todo el mundo...

Tu puedes decir que soy un soñador,
Pero no soy el único,
Espero que algún día te nos unas,
Y el mundo vivirá como uno solo."

Junto con mis respetos y cariño, van mi deseo de una buena semana para tí profe...;-)

Ali

Gabiprog dijo...

Alguien hace mucho tiempo dijo algo sobre que la patria era el refugio del miserable...

María dijo...

Es triste la hipocresía que existe en el mundo desarrollado: sólo se acepta al emigrante cuando lo necesita, estamos envueltos, no sólo, en hipocresía, sino en auténtico egoismo.

Gracias, Pedro, por tu post, nos construyes, no sólo, con tu riqueza literaria, sino con tu mundo interior.

Un beso, y feliz comienzo de semana.

Silvia_D dijo...

Cabemos todos y sobra sitio...

Besos y feliz semana :D

elisa...lichazul dijo...

nomades obligados
parte de la historia del hombre
que se repite desde siglos
bueno , malo , para quienes les toca vivirlo y enfrentarlo, pero para quienes les reciben es una oportunidad de intercambio cultural maravilloso, lástima que muchos lo vena como un lastre y lo dispongan como perdida en sus arcas gubernamentales.

BIPOLAR dijo...

Atapuerca y otros asentamientos se nutrieron de emigrantes

Fernando Portillo dijo...

Me ponen de un pésimo humor estas entradas tuyas y eso que, de hecho, es una única entrada que tengo runrúneandome constantemente en el cerebro. Cuando era adolescente, sólo pensaba en follar y me cabreaba porque no follaba; ahora sólo pienso en la situación del mundo, en la mía y en la de mis semejantes, en la de los que les sobra de todo y en la de los que se estrellan contra el muro, y me sigo cabreando porque sigo siendo impotente, que viene a ser lo mismo.

BIPOLAR dijo...

ah... perdón, de "pobladores"