martes, 21 de julio de 2009

Lazo indisoluble


- Escribió un cuento sobre esto, si no recuerdo mal, Rosa. Lo leí en un libro suyo, Icada, Nevda, Diada. Me lo regaló José María Luelmo cuando yo era un adolescente. Recuerdo que era un texto en el que trabajaba muy bien la depuración de emociones y el ritmo narrativo.

- Sí, Lazo indisoluble.

-Mal título: correspondería mejor a una novela popular.

-Eso me dijo el editor, pero una ya no hacía caso a los editores: además, yo parodiaba el género. Y eso que aun no estaba muerta, fíjate ahora si me importará lo que digan mis editores. Sobre todo los que quieren vender libros. Me sucedió lo mismo con Memorias de Leticia Valle. El relato del que hablas procede de Ofrenda a una virgen loca. Dos amantes, Aurora y Arturo, deciden que no quieren vivir la decadencia de su amor: esa etapa en la que uno se encuentra sin saber cómo ha llegado a ella, pero que se ha instalado en la convivencia y se nutre de quejas y críticas y amargura. Cuando creen alcanzada la cima de su sentimiento, se arrojan a un río atados y abrazados. Pero en los minutos que tardan en morir condensan años de desamor: luchan para salvarse, pero el nudo de la cuerda no cede. Él comprende que debe librarse del cuerpo de ella para alcanzar la orilla; ella se aferra a él para que la salve y lo hunde más.

-Recuerdo una de las imágenes finales, cuando ya no pueden más, tras caer por una cascada, y penetra el agua fría en sus pulmones y dejan de luchar y se serenan. Supongo que en ese momento se dan cuenta de que no han podido vencer la fase de decadencia del amor que tanto temían, sólo la han condensado. El suicidio, en este sentido, ha sido inútil: no por una cuestión moral, sino porque no ha servido para lo que lo proyectaron. ¿Es siempre así, el amor inevitablemente ha de ir perdiéndose a jirones hasta ese punto en el que ya ni se reconoce?

-Hijo, las respuestas ha de buscarlas uno mismo. Acércame la rebeca, que se ha levantado algo de fresco.

29 comentarios:

Merche Pallarés dijo...

Ya sabes que soy MUY curiosa... ¿De quién es ese busto? ¿Otro exiliado republicano en París que, seguro, frecuentaba el restaurante de la rue de La Tremoille?
Referente al agotamiento del amor--yo diría más bien de la pasión--a lo largo de años de convivencia, es cierto. Por eso es mejor cortar de raíz antes de llegar a esos años penibles y seguir nuestra andadura vivencial solos porque, al fin y al cabo, solos nacimos y solos moriremos.
Antes de tener los habituales disgustos de que un marido que has aguantado durante 40 años te deje por una más jóven. Yo, ESO, no lo podría soportar. Me hundiría en la miseria afectiva total. Pero, no me ha pasado ni me pasará. ¡Estoy feliz! Besotes, M.

Anónimo dijo...

Buenos días, profesor Ojeda:

En el AMOR no "se aguanta". En la pareja, se quiere y se es querido. Sin ataduras, que fastidien a alguna de las dos partes.
Cuando uno de los componentes siente atracción "irresistible" por alguien que no es su pareja, y es correspondido, creo que lo mejor es cortar. Y que cada uno siga su camino, felizmente.
Terrible desperdiciar la vida propia o hacérsela desperdiciar a la pareja entre los que un día hubo ¿AMOR?.

Saludos. Gelu

SAUVIGNONA dijo...

INEVITABLEMENTE EL AMOR SIEMPRE SE VA PERDIENDO...PORQUE HEMOS DE PENSAR ASI?....CUANDO A VECES NO LO PENSAMOS...DE ESA FORMA....

MI PEDR...ME RESULTA TRISTE HOY ESTAS PALABRAS....NO SE PORQUE LAS SIENTO TAN HUMEDAS....Y CON UN POCO DE VIETO FRESCO Y ROCIO....NADA QUIZAS SON SOLO TONTERIAS MIAS...

BESINES Y NO OLVIDES SONREIR AUNQUE SEA UNA MEDIA SONRISILLA...
COMO ESA QUE TIENES AHOR5A VISTE?

:)SAU

jordim dijo...

Si en el amor no se aguanta, la monogamia no existe...

DESPLAZADOS AL PARAISO dijo...

El amor "se rompe", como dijo Rocío Jurado, de tanto usarlo; y más que el amor, se rompen la pasión, el deseo, el diálogo, la confianza en el ser querido... Una pena Pedro.
Besitos.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

MERCHE: el busto corresponde a la autora del relato que comento en la entrada, Rosa Chacel. Una escritora muy interesante que ya no se lee. No me extrañaría nada que hubiera estado por el restaurante: ella sola o con su marido, Timoteo Pérez Rubio, pintor y que se encargó del traslado de las obras del Prado para protegerlas del bombardeo en una aventura épica que merece ser más conocida de lo que fue. De hecho, estuvieron exiliados en Francia un tiempo hasta que se trasladaron a América.
Me alegro de lo que comentas. Besos.

GELU: a veces el amor se degrada sin necesidad de que haya un tercero. Es lo que plantea el relato de Rosa Chácel: llega entonces una etapa desgraciada pero habitual. Saludos.

SAUVIGNONA: Ya sonrío. Besos.

JORDIM: o sí, pero llega el día a día más triste...

DESPLAZADOS: una pena, en efecto. Besos.

Gracias por vuestros comentarios. Un abrazo.

blogochentaburgos dijo...

En el amor, si en verdad se le reconoce un lado puramente químico, es más la pasión de los impulsos físicos la que se exterioriza en una relación que los sentimientos posteriores. Pasada ésta, queda el afecto, el cariño, quiza una monotonía acostumbrada que lleva a la pareja a la unión por toda la vida acompañados del tedio las más de las veces.

Anónimo dijo...

En el amor de pareja, como en todas relaciones, se pasa por etapas, que no quiere decir que se quiera más o menos, o mejor o peor, simplemente son diferentes formas de sentir. Es lo mísmo que pasa con los hijos, no se les trata ni se les hace lo mísmo de recien nacidos a adolescentes o cuando ya se han independizado. Pero no quiere decir que se les quiera menos con el paso del tiempo. Pues lo mísmo pasa con la pareja. Besos Isabel.

Selma dijo...

A mi modo de ver.. El Amor es como las estrellas de cine.. si mueren en la etapa de esplendor.. así quedan recordadas para siempre...
Me ha encogido el corazón este Post, Pedro..
Por cierto:¿ No estara nuestra
Rosa Chacel sentada en un banco de la Plaza del Poniente de Valladolid?.

Besos, cálidos, reconfortantes... y cariñosos, Pedro.

Merche Pallarés dijo...

¿¿Es Rosa Chacél?? No tuve tiempo de ir a tu link antes, por lo tanto no sabía a que "Rosa" te referías. (Parece un hombre...). Coincidí con ella varias veces en la Residencia de Estudiantes en Madrid en los '80 cuando ella y yo eramos asíduas. Recuerdo que me miraba mucho y muy fijamente dándome a entender ligeras tendencias lésbicas. Nunca hablamos. Ella siempre estaba rodeada de su "entourage".
Como estuvo exiliada en Francia, fijo que fue cliente del restaurante... Muchos besotes, M.

Silvi (reikijai) dijo...

Después de 28 años de casada, puedo decir que el matrimonio es un equipo… que el amor en pareja tiene sus altibajos… muta. “Más valen dos que uno. . . . Si caen, el uno levanta al otro. ¡Ay del que cae y no tiene quien lo levante!”(Eclesiastés)… es saber poner paños fríos… es mirarse a los ojos y saber que le pasa al otro, es un mirar de frente y andar juntos, de la mano; los sinuosos caminos de la vida… después de ese gran amor, queda el cariño. Y sino jamás hubo química, menos amor. Por lo tanto, cada cual su camino… Creo en el amor, creo en la pareja, creo en el matrimonio. Besitos. Silvi.

Merche Pallarés dijo...

Ahora he ido al link y he visto la escultura completa, sentada en un banco. ¡Ahora sí que se ve que es Rosa Chacel! Besotes de nuevo, M.

Myr dijo...

ARTURO:

"Cómo se trenza y cómo nos acoge
el nervio, la cintura de la cuerda,
tan íntima de sal,
y con esta firmeza temblando de aventura
bien hilada en el puerto. Está la fibra
del esparto muy dura y muy templada,
algo oxidada. Hay marea baja.
Bonanza. Y el yodo en cada hebra,
donde el sudor de manos,
entre el olor de las escamas, ciñe
el rumbo, y el silencio del salitre
en cada nudo".


AURORA:

" Como si nunca hubiera sido mía
dad al aire mi voz y que en el aire
sea de todos y la sepan todos
igual que una mañana o una tarde.
Ni a la rama tan sólo abril acude
ni el agua espera sólo el estiaje.

¿Quién podría decir que es suyo el viento,
suya la luz, el canto de las aves
en el esplende la estación, más cuando
llega la noche y en los chopos arde
tan peligrosamente retenida?"

Isabel Romana dijo...

Hay una inutilidad latente en cada huída. Pero claro, no lo puedes saber con certeza hasta que huyes. Maravillosa Rosa. Saludos cordiales.

Angus dijo...

Me gusta.

Anónimo dijo...

Toca muy dentro el relato, Pedro. Es literal a más no poder.
Esto del amor lo veo como un diamante cubierto de una gruesa pátina. Constantemente nos afanamos en ir sacando lascas para encontrar la pureza absoluta, pero en cada lasca se queda un trocito pequeño pero valioso. Si no andamos con cuidado nos encontramos con un montón de lascas y nada en las manos.
Un abrazo.
Concha.

Ele Bergón dijo...

La atracción, el enamoramiento y el amor. Son tres fases por las que se puede pasar, cuando a una persona la conviertes en especial.

La atracción, puede durar poco o mucho tiempo, depende, el enamoramiento parece que le dan como mucho dos años, pero si se llega al amor, entonces es fantástico por eso hay que cuidarlo, mimarlo, sorprender al otro, seguir alimentando la llama porque es verdad que la rutina lo estropea, pero creo que con sus altibajos se puede continuar. No obstante, si se acaba, pues se acabó. Siempre se puede volver al ciclo.

El amor, el amor. Me gustar estar siempre siempre enamorada.

Un abrazo

Luz

Maritornes dijo...

Soy admiradora de Rosa Chacel(paisana mía) desde hace tiempo. Y también lectora de alguna novela, ensayos y sobre todo su biografía bastante interesante, como exiliada, como mujer y sobre todo como escritora. Tienes razón que ya no se la lee.
En sus últimos años cuando regresó a España, la vi en algunas entrevistas que la hacían en la tele: lucidez y claridad rotunda a pesar de sus años.
y además el aspecto de una abuela encantadora

gracias por sacarla a la luz,con esta entrada, recordando una obra suya.

Saludos.

María dijo...

Me quedo leyendo el post, Pedro, me gustó el busto.

Saludos.

mojadopapel dijo...

Desde siempre he luchado contra la rutina y el tedio en el amor, no lo soportaria en una relación, el secreto para ello, es el "factor sorpresa", alguien que te sorprende... te cautiva ( es un esfuerzo continuado) pero merece la pena.

Fernando Portillo dijo...

Hablas hoy de un problema tremendo que tú, no sé si sabiamente, has sabido resolver. Yo seguiré dándole vueltas, adelante y atrás, como a una ecuación de infinitas variables que se rebela hasta que halle la solución, o hasta que suene el timbre anunciando que ha terminado el tiempo y que hay que entregar el examen. Pero nunca sabré si he aprobado o suspendido, nunca.

Myr dijo...

Lo digo asi:

La resolución de la historia de Rosa, es trágica y los involucrados, no deberían llegar a un final destructivo hasta este punto.

Siempre existe para una relación desgastada, la opción del divorcio o la separación de cuerpos en los paises que condenan "al amor eterno".

Creo que querer liberarse de una relación enferma o simplemente desgastada es lo más sano que hay.

El amor verdadero, maduro, no es egoista y es libre o debería estar libre de ataduras. No podemos obligar al otro a querernos, ni a la inversa. Cuanto menos apego hay y más entrega por parte de ambos, mas chances existen de que perdure a lo largo del tiempo.

Regular el deseo, el amor, el compromiso, la rutina, el tedio y la necesidad de crecimiento, renovación y cambio que dos personas tienen en una relación de pareja a los largo del tiempo, es todo un arte.

Hay unas pocas parejas que descubrieron el secreto, el resto aprendimos a porrazos.

Loc@ dijo...

¡Qué patata más caliente has puesto en la mesa!
Como leerás, en alguna manera todos vienen/venimos a decir lo mismo.
Cuestión compleja es seguir juntos adelante, los escollos son múltiples, el barco naufraga más de una, más de dos y más de tres veces; intentar, pese a todas las mareas, seguir adelante es harto duro, compruebas que las cosas que te hirieron ayer son prácticamente las mismas que te siguen hiriendo hoy ¡y han pasado 30 años!
Puede que hayas tirado más de una vez la toalla, La Vida te dio la oportunidad de volver a recogerla y con todo sigues en el rodaje, no acabas de aprender nunca, o mejor aún, aún no has aprendido, que suena más alentador.
Un placer que hayas planteado el dilema por los comentarios suscitados, interesantes todos ellos.
Besos a tod@s. PAQUITA

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

BLOGOCHENTA: si, al menos, queda eso uno puede darse por contento.

ISABEL: lo que sucede es que hay gente que sólo sabe vivirlo en una de esas fases. Besos.

SELMA: está allí, esperando que la gente se siente a su lado, a charlar. Me alegro de que reconocieras la estatua. Besos.

MERCHE: Lo es. Me alegro de que coincidieras con ella allí, aunque eran sus últimos años de vida y su situación no era muy buena. No constan tendencias lésbicas. Besos.

SILVI: un equipo que debe trabajar a diario, sin duda. Es bueno creer en el amor. Besos.

MERCHE: y allí está, esperándote. Besos.

MYR: ¡¡Gracias por Claudio Rodríguez!! Qué gran regalo. Besos.

ISABEL ROMANA: qué cierto. De vez en cuando es bueno vivir una huida para saberlo. Saludos.

ANGUS: gracias.

CONCHA: un trocito, además, con los perfiles irregulares y que cortan. Un abrazo.

ELE: es bueno estarlo. Me alegro. Un abrazo.

MARITORNES: es una lectura que debería recuperarse. Sorprendería a muchos que la desconocen. Saludos.

MARÍA: gracias.

MOJADOPAPEL: soprendamos, pues.

FERNANDO: eso es lo malo, que nunca sabemos...

MYR: Un buen análisis del texto. Y es cierto, a porrazos vamos.

LOC@: y nunca hay que renunciar a las nuevas oportunidades de la vida. Gracias por participar en el debate. Besos.

Aldabra dijo...

que imagen tan tremenda la de esos amantes que ya no se aman siendo engullidos por el fondo del mar... tremendo.

respecto a Rosa Chacel, no recuerdo si llegué a leer Barrio de maravillas o si es que solamente me suena el título.

biquiños,

São dijo...

Sin tiempo, te regalo un abrazo.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

ALDABRA: Pues ya tienes tarea para este verano... Besos.

SAO: lo recojo y te mando otro.

BIPOLAR dijo...

Después de leer todo, creo que realmente este hombre y esta mujer no se despreciaban sino que se amaban realmente, porque un suicidio en pareja sólo se puede entender desde esa perspectiva. No tiene sentido la obra de otra forma...

impersonem dijo...

Esta entrada y la fotografía de Rosa me han hecho recordar el susto que me llevé con esa estatua, que "descansa" en un banco de la plaza del Poniente, en Valladolid, una fría mañana de invierno, muy temprano, al ir yo ensimismado en mis ruidos mentales y alzar la vista...

El texto de esta entrada me ha encantado Pedro...mucho.

Abrazos.