miércoles, 27 de mayo de 2009

Notas sobre la educación no universitaria en España (II)


Toda reforma, en materia educativa, debe traducirse en dinero. Hace unos años, se hizo famosa una Ley orgánica que no se acompañaba de su correspondiente partida presupuestaria: lo que era igual que condenarla a existir sólo en el papel. Puedo equivocarme, pero pienso que una sociedad desarrollada nunca pondrá dificultades al aumento de los presupuestos de educación siempre y cuando se acompañe de responsabilidad y control en su gestión.

Algunas de las cuestiones que se suscitaron en el excelente debate de ayer, sólo pueden resolverse mediante la inversión suficiente. Así es el caso, por poner un ejemplo, de la atención a determinados sectores (hijos de inmigrantes, alumnos con necesidades específicas por diferentes circunstancias, etc.). No es bueno que estos alumnos se formen en clases o colegios diferentes a los de los demás: ni sería legal, ni ético y sería perjudicial para todos porque se separaría lo que en la sociedad no lo está. Ni siquiera es bueno para los alumnos que, en parámetros tradicionales, se ven perjudicados por su presencia en la misma aula. La solución está prevista, desde hace mucho tiempo, en las diferentes leyes que se han sucedido pero que no se ha llevado a cabo adecuadamente por la cicatería de los presupuestos de educación: gran parte del horario en común y otra parte por grupos según necesidades, con número reducido de alumnos y profesionales específicamente capacitados para estas cuestiones y no improvisados sobre la marcha, más un seguimiento continuo (en el ámbito escolar y fuera de él) de estos alumnos a través de los titulados formados para esta cuestión más allá de la mera formalidad actual.

Todo pasa, repito, por aumentar la inversión en educación sin la ingeniería presupuestaria con la que presumen los ministros y consejeros de turno pero que esconde un artificio que, en gran medida, no es real. Por supuesto que se ha mejorado la situación con respecto a hace unas décadas, pero no lo suficiente, como se ha demostrado con el aumento de la población en edad escolar por la inmigración de años atrás.

El político que se dedica a gestionar la educación debe tener previstos estos asuntos. Cuando la economía española comenzó a crecer en torno al ladrillo y todos sabíamos que significaría la entrada en España de decenas de miles de trabajadores inmigrantes con hijos en edad escolar, se tardó años en reaccionar para dotar al sistema educativo de las soluciones adecuadas. Y no se hizo el esfuerzo suficiente, creando problemas en las aulas de las que salieron beneficiados los colegios concertados y otros privados sin concertar, que adquirieron un carácter elitista no tanto por el nivel educativo alcanzado como por el control ejercido sobre los alumnos y su uniformidad sociológica.

Esto mismo sucedió con el crecimiento de barrios enteros, urbanizaciones del tamaño de pequeñas ciudades o el aumento de población de determinadas localidades que se convertían en ciudades dormitorios de la capital cercana. Primero se construyeron los bloques de viviendas, luego los accesos y una gran superficie comercial y, años después de que se creara el problema, las unidades escolares.

La nueva realidad laboral española, desde hace años, exige un cambio en los horarios que implica la mejora de los comedores escolares y las actividades que se desarrollan en los centros educativos que no son las tradicionales. Aunque se ha hecho mucho, todavía no lo suficiente y siempre muy por detrás del momento en el que comienza a detectarse el problema.

El mismo gestor político que no invertía los recursos suficientes en la educación o no había previsto con la diligencia correspondiente el problema, exige luego un esfuerzo adicional al profesional de la educación para responder a los problemas detectados, ante los que no tenía formación adecuada.

Por otra parte, en España el problema se ha agravado con la transferencia en materia educativa a las Comunidades Autónomas. No sé si esto es entendible fuera de nuestro país. En España, según la región en la que se estudie varía una parte del currículum escolar. A pesar de que se critique esto -porque los argumentos en este aspecto son fáciles de construir-, no es necesariamente malo, porque se ajusta a la realidad histórica de nuestro momento y al tipo de país que nos hemos dado desde la Transición a la democracia. No podemos responsabilizar al sistema educativo de algo que está en la Constitución. Peor es que, según la Comunidad en la que se estudie, el sistema educativo tendrá mayor o menor apoyo por parte de los gobernantes regionales. De esto tenemos la culpa los ciudadanos, que no reflexionamos sobre todo el programa electoral de un partido a la hora de votar y nos dejamos guiar, con facilidad, por las proclamas publicitarias.

Hasta que la inversión económica en educación no se corresponda con nuestras exigencias, no habrá verdadera solución a los problemas detectados. Por supuesto, junto a estas partidas presupuestarias debe darse el control riguroso del gasto, la exigencia de rendimientos, la obligatoriedad de dar cuenta de los resultados, el poder sancionador y disciplinario, etc.

De la política educativa en las últimas décadas, hablaremos la próxima semana.

29 comentarios:

Myr dijo...

Si, se entiende lo de las Comunidades Autónomas. Sólo deseo sinceramente que haya políticos conscientes y responsables en España capaces de leer tus entradas sobre la Educación, entenderlas, asimilarlas y poner en práctica tus palabras.

Cariños

Isabel Huete dijo...

Los políticos saben perfectamente que es un problema presupuestario y de falta de control sobre los resultados, la cuestión no creo que sea de voluntad política ni tampoco presupuestaria, ¿entonces por qué se deja pudrir la situación?
Pasa lo mismo con la Justicia y me vuelvo a preguntar lo mismo.
Todo esto escapa a mi comprensión.
Un besote.

REIKIJAI dijo...

Pedro te sigo atenta... pregunta, todos los docentes tienen tu dedicación ¿??Que difícil… no solo el presupuesto es el tema… Espero que sean escuchados y que este proyecto vea la luz… por los niños y los jóvenes.Besitos.Silvi.

Fernando Portillo dijo...

Amigo Pedro: O has dejado mudos de asombro a tus seguidores, o el tema no interesa a aquellos que no son del gremio o no tienen churumbeles en edad de aprender la lista de los Reyes Godos (o de los consejeros de la Junta, que para el caso, habas). Te espero en mi blog para tomar un carajillo que es lo que va a estas horas.

Merche Pallarés dijo...

Acabo de leer todos los comentarios de tu post anterior y veo que se ha convertido en un debate MUY interesante. Me ha sorprendido lo que, excelentemente expone MYR sobre Suecia. Como sabes, yo me eduqué en Canada como hija de emigrantes que era, y las aulas recuerdo eran la torre de Babel, especialmente había muchos italianos y nórdicos pero nos integramos estupendamente bien. Los niños, generalmente, se entienden muy bien entre ellos si los padres no les han lavado el cerebro con ideas preconcebidas. Perdona me estoy saliendo del tema que expones hoy. Sí, más financiación para la educación y la sanidad en vez de en armamento es lo que necesitamos. Espero que Gabilondo (el nuevo ministro de Educación) lea tus posts. Besotes, M.

Merche Pallarés dijo...

Ah, sobre la educación en las diferentes autonomías, creo que lo mínimo (en las que se hablan otros idiomas) es que se pudiera acceder a escuelas donde se enseñara en castellano. Ésto lo encuentro de justicia. No entiendo como existen colegios ingleses, franceses, alemanes y no ¡en español! Besotes, M.

Esther dijo...

tienes razón , no saben anticiparse a los problemas que se les van a presentar, como el escolar, el aumento de niños hijos de inmigrantes. Luego pasa lo que pasa que no hay plazas, que no consiguen integrarse...Deberían ser mucho más previsores.. besitos

Antònia P. dijo...

Pedro, la falta de presupuesto suficiente dedicado a la educación pública es sangrante y una asignatura pendiente desde hace demasiados años. Naturalmente, como dices y muy bien, con los mecanismos de control adecuados tanto por lo que hace a las construcciones escolares como a los recursos personales y materiales.
Hace unos años visité una escuela que tenía un aulario de informática estupendo pero por el aspecto que presentaba resulta que allí no entraba nadie ni por casualidad. Me indigné tanto que si hubiera dependido de mi a la mañana siguiente se les hubieran retirado los ordenadores, escáners, impresoras, cámaras digitales..etc. etc. Después están los profesionales, los menos pero haberlos haylos, que se acomodan y no acuden a los cursillos de formación pertinentes. Existen escuelas en las que nunca abren el correo electrónico o maestros que nunca han tocado un ordenador.
Se apuntan a formación sólo cuando tienen que justificar unas horas para cobrar un sexenio y éstos cursos pueden ser de lo más surrealista, ejemplo: bailes de salón. La formación del profesorado es esencial.
La atención a la diversidad que tanta polémica genera: niños recién llegados es también algo que tenemos pendiente en nuestras escuelas y no estoy de acuerdo con que se les tenga que aislar en aulas o colegios diferentes. En Cataluña pusieron en marcha, hace un par de cursos, las llamadas aulas de acogida. Estos alumnos pasaban unas horas en estas clases especiales y unas horas en las clases comunes, los resultados eran aceptables hasta que este año se ha suprimido esta iniciativa no se sabe muy bien por qué. Será por falta de presupuesto con lo que el esfuerzo adicional del maestro se incrementa en una proporción geométrica. Después llegan los conflictos: esta clase está por debajo del nivel porque hay mucho inmigrante, con lo que la xenofobia se fomenta porque los padres no se contentan con expresarlo en las reuniones del AMPA, lo comentan delante de sus hijos los cuales crecen con la idea de que todos los problemas del país vienen por la inmigración.
En Lleida que es lo que conozco, en los pueblos rurales no hay problema, hay una escuela única y allí están todos que tampoco son tantos. En la capital ya es otro cantar. Hay escuelas públicas que se han convertido en guetos con lo cual las concertadas y privadas tienen lista de espera. Hay criterios de matriculación en las concertadas y las públicas pero mucha gente hace trampas para que a su hijo no le toque en tal cole o en tal otro. Las escuelas concertadas no se niegan a aceptar inmigrantes, les disuaden con cuotas de actividades extraescolares que los recién llegados no pueden pagar y tampoco es cuestión de que los niños se sientan discriminados al ver que sus compañeros se van de excursión y ellos no. Así que la cuota de niños "nouvinguts" es ridículamente baja.
Otra cuestión: en nuestras escuelas se atiende a los alumnos que por circunstancias diversas no llegan al nivel. Hay aulas de educación especial en donde hay niños que durante la primaria reciben una educación de príncipes, pero ¿qué pasa con los que sobrepasan la media? nadie se ha preocupado por ellos. Es muy difícil detectarles, no son muchos tampoco, y a menudo se comportan como si nada les interesara, sus resultados son malísimos y además ni siquiera se integran socialmente.
Son esos, muy inteligentes, pero "vagos" e insociables. Pues no, algunos tienen un CI muy elevado por lo que se aburren en clase y sus intereses están a años luz de la media. Y también necesitan atención.
Sobre el currículum diferente en las distintas CCAA, es cierto pero como dices es lo que hemos elegido en nuestra Constitución. Claro está que las competencias básicas deberían ser las mismas en todo el Estado pero aquí puede llegarse por caminos distintos. No serían tan importantes los contenidos si en la escuela se aprendiera "a aprender".
En las que como Cataluña tienen una lengua propia y es la vehicular en la escuela hay que añadirle la falta de horas para ofrecer el inglés o el francés (a veces ambos) y el castellano.

Antònia P. dijo...

SIGO

No puedo estar de acuerdo con Merche, las escuelas alemanas, francesas o inglesas son privadas y elitistas pero aquí hablamos de educación pública con lo que no se puede ni se debe segregar por razón de idioma. La solución viene por otros caminos si queremos, de verdad, que nuestra sociedad sea bilingüe o trilingüe. Y pese a la propaganda en contra la inmersión lingüística da muy buen resultado.Y de ningún modo puede tratarse el español como una lengua extranjera, no por razones políticas que no me interesan, sino porque el castellano está en la calle, en la tele, en el cine. Por tanto debe haber una solución para paliar esta carencia o varias soluciones, falta que nuestros políticos quieran aplicarla. Y no quieren, de momento.
Sobre el idioma, conozco a un niño de 8 años que ha vivido un par de cursos en Euskadi: iba a una ikastola. El crío habla castellano, catalán y euskera fluidamente. Y hay familias mixtas, con el padre catalanoparlante y la madre castellanoparlante que siguen esta tónica con sus hijos y no tienen problemas. Y el que tenga oídos para oír que oiga.
Me estoy alargando en exceso pero no quería dejar de comentar que en ocasiones no es tanto la falta de recursos como su optimización.
En mi tierra hay muchas escuelas rurales con diez, siete o quince alumnos. Podéis comprender que un solo maestro tenía que hacerlo todo y era muy difícil atender en estas unitarias a pocos alumnos pero diversos en edad y en cursos. Al principio las cerraban y concentraban en poblaciones más grandes con el gasto del transporte escolar y a veces con el internado de estos alumnos hasta que a un compañero muy querido se le ocurrió una idea brillante: las ZER, zonas escolares rurales. Un concepto novedoso y revolucionario. Una sola escuela en la que los edificios estaban en pueblos distintos pero que podían compartir recursos materiales y humanos: profesor de música, de idioma, de educación física, de educación especial, compartir proyecto educativo. Así en lugar de desplazar a los niños y sacarles de su entorno y de su familia, se desplazan los maestros con lo que el titular tiene también horas sin docencia directa para preparar materiales, clases, etc. Los resultados fueron y son espectaculares. Cuando van al instituto son los que están mejor preparados, con diferencia.
Un abrazo.

Cornelivs dijo...

Sigo con mucho interes esta serie de articulos, amigo Pedro.

Un abrazo.

pablo miguel simón dijo...

Apasionantes estas dos entradas. Pocos temas como la educación para suscitar tantos puntos de vista. Lo valioso es que todos estamos de acuerdo en que la educación es un pilar básico para nuestro desarrollo como colectivo humano, lo triste es que parece faltar intención y recursos para que la colectividad se pueda enorgullecer de la enseñanza que transmite. No se puede demonizar sólo a padres y profesores, creo que es la sociedad entera la que ha cambiado y la que desatiende esa obligación social, cuando no la ataca directamente, como ocurre con la programación televisiva. Los avances tecnológicos del último medio siglo nos han pillado en pañales a quienes poseíamos una cierta cultura adquirida por una formación "de las de antes": hemos perdido las riendas de una forma de educar antigua y la nueva forma de educar es arrastrada por el desbocado carro de la manipulación social. La idea era pasar de una formación basada en los conocimientos a otra basada en los valores, pero al final no tenemos ni lo uno ni lo otro. No es sólo cuestión de dinero, hace falta una concienciación muy sólida y una organización exquisita que dignifiquen el papel de la educación.

Merche Pallarés dijo...

Querida ANTONIA P. yo tambien conozco al jóven poeta ibicenco, Ben Clark que domina el ibicenco, inglés y castellano ya que asistió a un colegio público. El tuvo la suerte de tener unos padres (ingleses ambos) inteligentes que le animaron a que era fantástico aprender los tres idiomas, pero tanto tu como yo sabemos que no todos los padres son así en nuestras comunidades autónomas; al contrario, conozco otro caso donde pasó todo lo contrario que a Ben, el chico no logró escribir bien ni en catalán ni en castellano debido al rechazo (expresado delante de él) de sus padres--cuando los niños son esponjas y aprenden lo que les echen si están motivados.
Cuando dije lo de colegio español, me refería tambien a uno privado lo cual, tengo entendido, no se puede y ésto, francamente, no lo entiendo pero, quizá, esté equivocada ya que ésta cuestión educativa me pilla muy lejos. Besotes, M.

Señor De la Vega dijo...

Muy de acuerdo con su entrada señor Ojeda,
En realidad la financiación yo siempre la he visto muy fácil, para tener una educación gratuita y de calidad en todos los tramos de la vida.

Pero sería necesaria una adaptación social a los nuevos tiempos, con un cambio radical en la cultura de trabajo, económica, de defensa e impositiva, para alcanzar así, muy pronto los objetivos, léase:

- Supresión paulatina del ejército hasta que quede a cero. (Ese presupuesto se transfiere a Educación y Ciencia), si luego nos invaden Perejil, nos condimentaremos con Albahaca, al fin y al cabo nunca dejamos de ser Al-Andalus y en ambas orillas todavía jugamos a los Reyes Moros o Católicos.

- Apertura de una Banca Pública potente, que manejase cuando menos el 80% del mercado financiero, reinversión de beneficios en programas de infraestructuras de comunicaciones, en vivienda, sociales y educativas.
- Apoyo al modelo de empresa Cooperativa, con formación específica para su gestión en los centros de formación profesional.
- Reducción del horario de trabajo a 6 horas máximo, turnos y jornadas compartidas con más trabajadores, hasta conseguir un desempleo casi cero, reducción de sueldos general y proporcionalmente, nueva imposición fiscal a los beneficios empresariales, aumentándola.
- Subida importante de impuestos en tramos de más de 100.000 euros al año de nómina, eliminación completa de IRPF en los más bajos, ya sería suficiente con los impuestos indirectos.
- Maternidad y paternidad con permisos compartidos, justificando cuando no se comparta, el motivo, con sanciones previstas. Reducción a la mitad del impuesto de sociedades, si se mantiene en la plantilla de la empresa de más de 10 trabajadores/as, al menos un 15% de embarazadas o con permiso maternidad o lactancia.
- Adecuación del salario en los cargos políticos, locales, autonómicos, nacionales y europeos al sueldo mínimo, aunque se mantengan las dietas, con control público y diario.
- El funcionario, solo podría ejercer su trabajo en una misma administración por un máximo de cinco años, renovables cada año, tras la obtención del voto positivo en su puesto, emitido por usuarios y receptores anónimos de quienes se encuentren directamente afectados por su trabajo.
- Inhabilitación de por vida y prisión domiciliaria o con pulsera de seguimiento a los corruptos o a los gestores fraudulentos.
- Desaparición del paro, y opción de integración al funcionariado estatal, durante desempleo, pero sin sueldo, aunque el estado se haga cargo de sus gastos básicos monitorizados, por medios electrónicos de pago, (sería la tarjeta solidaria), hasta que se reincorpore a un empleo privado, con seguimiento directo para que eso ocurra y así evitar atascos de por vida.
- Formación continua, en los mismos colegios donde estudian los hijos, mayores y adultos en programas mixtos, (transferencia de saberes de Mayores a Chicos y de Jóvenes a Mayores).
- Obligatoriedad en todo el estado Español de estudiar, además de la lengua extranjera, otra lengua autonómica además de la vehicular obligatoria.
- Profesores evaluados por alumnos y por padres, junto a una comparativa imparcial de fracaso en sus clases, permitiría la selección de profesores motivantes y motivados, y si la evaluación negativa, tras dos traslados se mantiene, a currar en la animación o actividades extra-escolares, mientras dure el reciclaje formativo o se cambie de empleo. En la jovial filosofía, si no educan, al menos que diviertan.

Podría seguir con mi programa hiperbólico, diseñado en un minuto, para ganar eficiencia en el sector educativo, aunque seré sincero, Popular no me veo.
Suyo, Z+-----

Serendipity dijo...

Me gusta tu serie de ladrillos de vidrio que traes a tu pagina... Leere tu reflexion cuando llegue a casa... estoy en el curro...

Feliz tarde!!!

hernando dijo...

Lo de Sr. de la Vega es una hiper-utopía, pero soñar no cuesta dinero.

Antònia P. dijo...

Querida Merche, no tengo ni idea de la cuestión: si se puede o no se puede abrir un colegio privado en español.
Cuando me refería a que oigan los que tengan que oír me refería a los políticos, que al contrario de lo que dice Portillo, yo opino que deberían dejar de "meter mano" en la educación. Cada vez que el gobierno cambia de color tenemos nuevo libro blanco o nueva reforma, basada en criterios políticos y no pedagógicos. Por otra parte, en Cataluña y me imagino que en el resto del estado igual, los delegados de Educación son cargos políticos cuando deberían ser técnicos y punto.
Los legisladores deben legislar, cierto, pero asesorándose bien y escuchando todos los puntos de vista de la comunidad educativa.
En Cataluña el conseller tiene unas ideas muy peculiares y una prepotencia difícil de describir. Así le va con tres huelgas en un curso. Si tuviera un mínimo de...ya hubiera dimitido.
Después están los "iluminados" psicopedagogos llenos de teoría y que nunca han pisado una clase ni de visita. O el President que muy socialista y de izquierda catalanista, pero que a sus trillizos los lleva a una privada alemana, claro que si yo viviera en Barna y según que cole público me correspondiera buscaría, al menos, una concertada.
Sobre las evaluaciones en las escuelas de primaria o secundaria y siempre hablando de mi comunidad tiene tela. Mi hija me lo explicó y nos reímos como locas. Estaban todos muy preocupados y de repente se encuentran con preguntas del tipo:
Crees que los recursos destinados por la Generalitat son los adecuados? Escoge una opción.
Más que suficientes
Excesivos
Están bien.
Así en todas las preguntas. Los resultados serán divinos de la muerte porque claro hay que contrarestar el informe PISA.
Te diré lo que hacía yo ante evaluaciones de este tipo: o pasaba olímpicamente o bien respondía al pito, pito gorgorito. Si quieren medallas que se las compren en Els Encants.
Un beso.

Fernando Portillo dijo...

Echo algo de menos en el proyecto de Estado del Sr. de la Vega: lo de las purgas, ¿dónde está lo de las purgas?

Gabiprog dijo...

La educación aparece repleta de parches y no de buenos cimientos precisamente...
Los presupuestos y su gestión tal vez miran excesivamente a los titulares de prensa que pueden o podrían generar.

Merche Pallarés dijo...

SR. DE LA VEGA yo a vuesa merced le propongo por ¡PRESIDENTE! Ay, si todo lo que dice se cumpliera... Viviríamos en una Arcadia feliz sin necesidad de pacer ovejas ni cabras locas... Besotes, M.

ANTONIA P. Estoy de acuerdo contigo, especialmente en lo de las medallas. Besotes, M.

Señor De la Vega dijo...

:-))
Se refiere mi Señor Don Fernando, a las ' purgas estalinistas '.
¿Es acaso lo suyo una petición de trabajo para ejecutarlas? Mire usted, que por lo que lleva comentado, ya me hace dudar, sobre su deseo de hacerlas, eso sí, con el 'sottofondo' del fragmento de la segunda jornada de «El anillo del nibelungo» "La cabalgata de las walkyrias" .

De mí, quien me conozca, sabe que mi espada corta lo que puede, pero no cabezas, y menos por ejercer el derecho a la palabra, las violencias a De la Vega, le sobran todas.
Por supuesto, Suyo tiernamente, Z+-----

Mª Antonia dijo...

Es un tema éste bastante interesante para quienes todavía nos preocupa la Educación (pilar fundamental en la formación del ser humano a lo largo y ancho de su vida).
Es claro que el sistema educativo-político no se ajusta a la realidad social de EspaÑa y más claro aún, que mientras éso no suceda, no podremos ser del todo, un país desarrollado, intelectual ni culturalmente hablando. Y en consecuencia, si no estamos educados, difícilmente estaremos preparados o capacitados para todas las demás facetas (política, económica, familiar, sentimental, social, etc.,etc.)
Siempre digo lo mismo cuando se trata el tema Educación: La formación educativa en todos los aspectos, empieza en la misma cuna y conforme vamos creciendo, vamos absorbiendo, capa a capa, lo que recibimos del exterior. No se trata de demonizar a los padres, por supuesto, pero tampoco de "descargar" nuestras funciones y/o responsabilidades en la docencia que, por otra parte, no dispone (al hilo de este post) de los medios necesarios para afrontar todo lo que se le ha venido encima.
Un saludo y gracias por la oportunidad de aprender que se nos brinda en este blog.

Selma dijo...

Apasionantes estas dos Entradas Pedro, por tu Exposición, por los comentarios y por alguna que otra polémica.. ¿Porque no dejan entre vuestras manos la remodelación y adaptación del Sistema Educativo? los del "gremio" estaríamos sumamente agradecidos...

Un beso, Pedro...;-) Esta "profe" de Francés aprende mucho aquí..

Abejita de la Vega dijo...

Tu fotografía nos da la clave.Estamos en una vieja estación y desde una ventanita rota contemplamos las vías que nos han de llevar a una educación nueva. Pero estamos en la vieja estación...

Nunca he visto, en los treinta años que llevo en esto, a esos docentes funcionarios atentos sólamente a la caída del trienio y del sexenio. Quijotes he visto unos cuantos, eso sí.Siempre hablo de lo mismo...

Besos

elena clásica dijo...

Una exposición exquisita y sentida. Una visión prudente y pormenorizada de la realidad que se corresponde a la educación. Fundamental la mención hacia el diferente currículum según la Comunidad y por supuesto la necesidad del control de la inversión económica.
Un besazo.

Nome Andrés dijo...

La amplitud del debate y la diversidad de opiniones fundadas, dice mucho acerca de la importancia que se da a la educación. Como también creo que la da el Estado, y los padres, y los profesores... Lo que sucede, como se decía en la entrada de ayer, es que los problemas están antes de la escuela. Este mundo ha cambiado mucho en poco tiempo y en consecuencia nos falta experiencia y andamos un poco perdidos. Frente a una realidad multicultural: interculturalidad?, integración?: cómo se gestiona eso dentro de un aula? Frente a las nuevas tecnologías, qué hacemos con los boligrafos y las libretas? Cómo combinamos la familia actual con la dedicación que requieren los niños? Qué hacemos con los profesores que no saben enseñar de otra forma que la tradicional? Son muchas variables nuevas y de ahí deriva pienso yo la complejidad del problema. Un abrazo

XuanRata dijo...

La educación y cómo se aborda y que relevancia tiene en la vida pública es la clave que define a una sociedad. Y el debate acerca de ella es siempre oportuno y no debería terminar nunca.
Siempre hay falta de medios pues cuantos más medios se tienen mayores son las necesidades que se generan. Pero hablar en nuestra sociedad de falta de medios es algo que puede sonrojar a poco que miremos un poco al sur o un poco más allá hacia el este o más allá hacia el suroeste. Se habla de fracaso escolar pero el fracaso escolar hace tiempo que fue desterrado de nuestro sistema educativo. En el colegio de mi hijo (un cole de lo más normal) hay cursos (más de uno) que muestran con toda naturalidad porcentajes de aprobados en asignaturas como lengua o matemáticas de, atención, el 100%. Y luego, cuando llegan al instituto, los profes no saben ni por donde empezar. Francamente, no es que añore los tiempos del fracaso escolar, pero esto no es serio. Y lo siento por los señores bienintencionados del manifiesto de los colorines, pero yo el 100% no me lo creo.

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

TE deberían leer los políticos para enterarse de lo que sucede. Un abrazo.

BIPOLAR dijo...

Si tienes una necesidad educativa especial, ármate de paciencia para que intervengan esos especialistas que actúan como burócratas de un procedimiento establecido y que al final sólo recogen datos para las maravillosas estadísticas que se publican. Y que dios (aunque seas ateo encomiéndate) te pille confesado.
No creo que los niños con necesidades educativas deban estar juntos. Los padres de estos niños tienen muchos problemas y sufren bastante por sus hijos (y no por cómo los traten los otros niños) sino por la carencia que se encuentran en profesorado y la administración a la hora de hacer efectivos sus derechos. Quizás la integración se deba hacer de otra forma, mediante actividades lúdicas y sociales conjuntas. Una cosa es la educación y otra la integración.

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

La atención a la diversidad ha sido mal entendida, y la forma de integrar a los inmigrantes en los cursos normales de los niveles educativos un error...lo que ha perjudicado los niveles y en definitiva la educación. Per o es que sin dinero poco se puede hacer.

En cuanto a lo que comentas sobre los beneficios que han obtenido los colegios privados ó privados concertados... solo lo dejaría en los privados - privados...conozco centros concertados con un 60 % de niños inmigrantes...en los centros concertados como en los públicos un alumno/ ingresa o no pro razón de una puntuación (renta, número de hermanos, proximidad de la vivienda...etc) otra cosa es que en el caso de los concertados religiosos no sean elegidos por razón de la religión, que hoy por hoy no es el problema.

La transferencia educativa a las comunidades no se si ha sido un acierto o un error, lo que si es cierto es que se ningunean los contenidos, que debieran ser iguales para todos.

Desde luego vivimos en un país en el que todo vale, incluso denostar la educación y ningunearla...

Pd: me encantaron estos artículos, siento haberme incorporado tarde...un saludo