sábado, 9 de mayo de 2009

Acuse de recibo: Todos crecen menos Peter. La creación del mito de Peter Pan por J.M. Barrie


Todos tenemos el recuerdo de un niño que no quería crecer. Con los cuentos infantiles sucede, con harta frecuencia, que cada uno ha oído una versión diferente y, al poner en común los relatos, aparecen contradicciones e incluso aparecen personajes y fragmentos de la historia que no concuerdan. Por eso, la mejor forma de comprender cualquier relato es reducirlo a su esquema básico, porque el resto es argumental.

Algo así sucede con la historia de Peter Pan, el niño que no quería crecer. Pan es un preadolescente que, como tal, presenta comportamientos de niño, de adolescente y de adulto, que puede jugar con los roles tradicionales para olvidarlos de forma inmediata, que hace promesas solemnes que no cumplirá porque no tiene memoria para la responsabilidad, vanidoso, valiente y desamparado, que ha fabulado su propia historia como si fuera un personaje de cuento, que sabe volar pero no puede comprender la frontera entre la ficción y la realidad, que es tremendamente atractivo para una joven adolescente pero también insoportable por su escasa seriedad en lo cotidiano. Para él la vida es un presente lleno de aventuras: descubre el mundo como si éste fuera su oficio, pero no quiere colonizarlo porque eso significaría hacerse mayor. Todos tenemos unos confusos recuerdos de su historia, en los que se mezclan las adaptaciones infantiles y versiones que vimos de adultos. Curiosamente, según el momento en el que cayera en nuestras manos su historia y el formato (relato corto, novela, obra de teatro, danza, película de dibujos animados o con actores), recordaremos diferentes niveles: desde la sencilla ingenuidad de un niño que vuela y vive aventuras dignas de ser envidiadas, hasta situaciones con sexualidad latente y la oscura tristeza de Wendy cuando, ya mayor, recibe de nuevo la visita de un Peter que no ha crecido, que no recuerda casi nada de sus aventuras, y al que ya no puede acompañar.

El personaje fue creado por la extraña personalidad del escritor escocés J.M. Barrie, un autor muy popular en su tiempo del que sólo ha permanecido la historia de Peter Pan. En ocasiones ocurre que un autor con decenas de obras sólo traspase el tiempo por una de ellas gracias a que ésta contiene claves que son atemporales. Es lo que sucede con Peter Pan, que construye extraordinariamente el momento biográfico en el que toda persona se enfrenta a la transición hacia la edad adulta.

Hacía falta en español un libro que explicara la creación de Peter Pan, su construcción como personaje y las claves psicológicas que lo convierten en un mito. Silvia Herreros de Tejada ha escrito un magnífico ensayo sobre el tema en Todos crecen menos Peter. La creación del mito de Peter Pan por J.M. Barrie (Madrid, Lengua de Trapo, 2009). Recibió el VII Premio de Ensayo Caja Madrid fallado por un jurado compuesto por Joaquín Estefanía, Fernando Savater y Víctor Pérez Díaz. El libro está dividido en un Prólogo (La vida como juego de roles) y cuatro partes: Peter Pan. Náufrago; Peter Pan preadolescente; Peter Pan. El doble; Peter Pan. El mito.

Herreros de Tejada explica las claves de este mito. En primer lugar, su minuciosa gestación a lo largo de varias obras de Barrie. Luego, la condición de perdido del protagonista, náufrago entre muchas situaciones vitales; su ambigüedad psicológica como preadolescente, en especial en la relación con los personajes femeninos de la obra; la personalidad compleja que supone y el definitivo asentamiento como mito que se reproducirá inevitablemente dentro y fuera de la obra.

Un libro necesario, bien escrito, que ayudará al lector en español a comprender la complejidad de un personaje que va mucho más allá del cuento infantil y que contiene aristas no siempre agradables. Herreros de Tejada ha escrito un excelente ensayo. Debería continuarse en otro, necesario y aun no escrito en español: la recepción del mito a lo largo de las generaciones, cómo en algunas ocasiones ha predominado en ella la simplificación facilona y edulcorada y en otras se recuperan los aspectos menos amables. Explicaría muchas cosas porque un mito es no sólo su principio constitutivo sino su actualización posterior.

27 comentarios:

Cecilia Alameda Sol dijo...

Hace poco leía un artículo en el que se trataba del síndrome de Peter Pan y se me pusieron los pelos de punta al darme cuenta de que había mucha gente a mi alrededor que, sin saberlo, estaba teniendo síntomas de ese síndrome. Que no querían crecer, no querían hacerse viejos, no querían dejar de ser los jóvenes que se creían... No sé si habría que ir al psicólogo, pero yo creo que muchos, muchísimos tenemos el síndrome de Peter Pan.

Gabiprog dijo...

Todo esos hilos de conexión entre el personaje y su creador.
Algo habrá por ahí tambien escrito, de Carroll y su Alicia!

elena clásica dijo...

Maravillosa y mágica historia que requiere la explicación del mito. Mil gracias por aportar el comentario sobre el ensayo de Silvia Herreros de Tejada, más que interesante se vislumbra.
Saluditos.

aecagh dijo...

Gracias por la noticia. La gran literatura infantil está llena de personajes y situaciones que desbordan la época en que fueron creados. Esta literatura tiene merecida la atención que le dediquen los estudiosos.

Fernando Portillo dijo...

Hablando de los autores que traspasan el tiempo por una sola obra, siempre he hallado un singular paralelismo entre Barrie y su Peter Pan y Nabokov y su Lolita. Infortunadamente nadie se ha atrevido hasta la fecha a meterle mano a Lolita —valga la expresión— ni mucho menos al desdichado Humbert Humbert que todos llevamos dentro (con el seguro puesto, pero potencialmente capaz de estallar) máxime en estos tiempos en que tan alarmada anda la sociedad con el sexo de los ángeles. (Si sabes de algún ensayo al respecto, te agradecería muchísimo la referencia)

begoyrafa dijo...

Qué ganas me han entrado de acercarme a un alibrería a buscar el libro del que hablas Pedro.
Sin duda Peter Pan es un personaje complejo que ha trascendido incluso a la categoría de Complejo como indica Cecilia. Lo curioso es que casi todos los cua¡entos infantiles que han perdurado (quizá, por eso) tienen múltiples lecturas e interpretaciones y algo en común como es un poso de amargura que en ocasiones es evidente y en otras hay que rascar un poco para llegar. Supongo que como el territorio mismo de la infancia.
Un abrazo
Rafa

Camille Stein dijo...

citando la película de Allen... 'Deconstructing Peter'

como todos los mitos, particularmente aquellos que nos acompañan desde la niñez, las lecturas son variadas y progresivamente complejas

reconozco que mi visión del libro ha variado de forma sustancial desde aquella primera vez que lo leí

brillante acercamiento a esta obra de Barrie

saludos

Myr dijo...

Apuntado. Mi lista sigue creciendo, espero que la vida me alcance para todo lo que quiero leer.... y hacer...

Si bien me considero una persona comprensiva, nunca entendí a las personas que se aburren en la vida!
Hay tanto aún por descubrir...

Sobre Peter Pan, recuerdo una anécdota estando en un seminario de Post Grado, la conductora desparramó en el piso cartas con figuras y dijo que eligiéramos intuitivamente una que nos representara. Estando de pie fuí directo a la de Peter Pan, que no vi que era él hasta que la tuve en mis manos y hasta yo me sorprendí.
Cuando hice el comentario, la conductora creyó que le estaba tomando el pelo....

Para mí significó la elección un símbolo de la niñez que me fué robada y que yo recupero en mi adultez a través de la actitud lúdica y del humor, sin por eso perder profundidad en mi visión del mundo y del ser humano.

En suma , me encantará leer el libro.

Besos

BIPOLAR dijo...

Wendy también tiene un papelón puestos a analizar. Madre, hermana, amante, demasiada responsabilidad para una niña (que por otro lado no deja de ser una realidad en muchas partes del mundo)

Antonio Aguilera dijo...

Muy interesante este ensayo sobre Peter Pan.
El "complejo" de Peter Pan lo arrastro desde hace mas de 35 años, pero desgraciadamente cuando me miro al espejo y veo la papada que cuelga ante mi cuello, la pista de aterrizaje en que se ha convertido mi calvorota.....y que incluso ya cuando orino lo hago sobre el zapato.......he perdido toda esperanza de poder detener el tiempo.

Con la intervenciòn del gran niño grande Fernando Savater en el jurado, la obra seguro que merece la pena. No me ruboriza considerar a Savater un gran santo profano digno de mi màs ferviente admiraciòn. Y toda una autoridad en literatura juvenil: lean la "Infancia recuperada".

Espero piblicar mañana tarde mi comentario a 52 cap. del Quijote; voy mal estos dìas.

Saludos abrazos y besos

Selma dijo...

Algo de conexión habrá seguro entre los autores y sus protagonistas,todos infantiles :

Barrie y Peter Pan
Carroll y Alice
Saint-Exupéry y Le Petit Prince y más, muchos más...

Gracias Pedro por esta reseña.. Un beso desde mi planeta...;-)

☼El Rincón del Relax☼ *Beatriz* dijo...

Hola pedro, que tal? Tomando nota de tu apunte. Me paso al enlace.

Gracias por aportar y compartir. Voy a buscar el libro de Tejada.

Siempre un placer leerte y enriquecerme con tus conocimientos.

Te dejo un relajante y cálido abrazo!

Beatriz

Señor De la Vega dijo...

Estimado Señor Ojeda, nunca me gusto el personaje de Peter Pan, ni siquiera de pequeño.
Me parecía y me sigue pareciendo monstruoso, algo en lo que no querría verme representado, ni siquiera un poco. (Tampoco me gustaría volver a los 13 años, aunque me pensaría quizás los 23, si me lo propusieran, y me llevase al pasado mi memoria histórica).

El síndrome de Peter-Pan, no es querer ser eternamente niño, algo loable, sino, ser eternamente egoísta e irresponsable con los demás. (Hay niños así, hoy más que antes, nos copian, porque siempre hubo más adultos).

He de reconocer que nunca he sido capaz de leerme el cuento original influido por lo poco que me gustaba en las diferentes versiones animadas y cinematográficas, etc.
Y pienso, que eso no es justo, pues posiblemente la lectura del clásico de Barrie, para teatro, musical o novelado, sea otra cosa, aunque como le sucede a muchos otros personajes que mejor conozco, nació de adaptaciones múltiples, incluso del propio escocés, y más tarde llegaría su universal versión mediática de la Disney en los años 50, y sería difícil ser ortodoxo con Peter, porque es uno de los personajes que, yo al menos, considero de ida y vuelta, entre el gusto de sus seguidores y la adaptación de sus nuevos recreadores.

Sin excusas, me queda pendiente leer algo de James Matthew Barrie para conocer su estilo, porque si es tan interesante devorar como a sus amigos de universidad, Arthur Conan Doyle y Robert Louis Stevenson, lo disfrutaré, seguro.

De las muchas aristas que presenta el Peter que yo manejo en mi memoria, incluso, las que parecen positivas tienen un origen o propósito egoísta y negativo.
Sería Peter para mí, una de las escenificaciones machistas más odiosas y de la cual intento alejarme en lo que puedo, incluso en su carácter de héroe; pues resulta Peter, excesivo, cruel y despiadado, como un piloto cazabombarderos orgulloso y arrogante con medallas entre los suyos, por haber lanzado 890.000 bombas sobre la ciudad de Bremen.
Yo creo que los defectos que podamos tener, no son virtudes en los que regocijarnos y Peter parece que lo hace. Peter ama a Peter, del resto se olvida.

La mujeres de su cuento, juegan su rol femenino y tradicional en una sociedad burguesa de buenas intenciones y rezos al pie de la cama, que no esconden un estereotipo del que deberíamos hacer intentar huir a nuestras hijas, si queremos seguir avanzando, por muy 'darling' que parezcan o muy responsables, como madres o hermanas, porque responsabilidad para la mujer, es mantener en el cuento, los valores tradicionales y rehuir incluso de sus propios deseos de hembra, por el salvamento de la familia y statu-quo de su época.
Además la únicas opciones como hombre que les ofrece el cuento, es en cada prototipo presente, uno peor que el otro.
No es de extrañar, que la única salida que le quede a la pobre Wendy sea conformarse con Peter, no como marido, sino como futuro amante de usar y tirar, por el hueco de la ventana cada noche.

Quizás con todo, si Peter Pan, fuese responsable y bueno, el cuento sería insufrible y se habría olvidado, pero decir eso suena también a estereotipo, porque años más tarde pusimos a volar a Superman, y ahí quedó... todavía volando, siempre joven y supergüeno y superamericano.

Suyo, un héroe que no vuela, sino que tropieza en cada letra, Z+-----

Anónimo dijo...

Me pasa como a Señor de la Vega, que no me ha gustado Peter Pan nunca, ni de niña. Es curioso como se llega a manipular y suavizar los cuentos infantiles, de como fueron escritos a como se terminan contando. Tuve un profesor de Literatura que decía que los cuentos había que contarlos tal cual habían sido escritos, aunque fueran muy duros y agresivos (Caperucita Roja, Los siete Cabritillos etc) porque a los niños no había que engañarlos, la vida es así de dura. Y tú ¿crees que tenía razón? Besos Isabel.

REIKIJAI dijo...

Pedro...Gracias... En cuanto este en casa subo...los comentarios de todas tus entradas.. hice los deberes...fueron muchas horas y todos me hicieron compañía. Besitos.Sivi.

Cornelivs dijo...

Me salgo un poco del tema pero a mi...el personaje de Peter Pan...siempre me ha inspirado mucha tristeza, Pedro. Desde siempre.

Aun no sé por qué.

Un abrazo.

Aldabra dijo...

pues tomo nota y ya veremos si llega a mis manos.
bicos,

moderato_Dos_josef dijo...

Interesante no estaba enterado de nada. Ni siquiera de que Peter Pan existe... Somos todos, o... fuimos todos? Tendré que comprar ese libro. Saludos!

fernando dijo...

Me apunto tu recomendación. Un abrazo.

Juan Luis G. dijo...

Hola Pedro.

Interesantísimo tema. Los cuentos infantiles tienen muchísima más profundidad de la que en principio le damos. Me he leído el artículo de Barrie en la wikipedia y la verdad que no tiene desperdicio. Sin duda que merecerá la pena saber más.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Buenos días, profesor Ojeda:

No había leido el libro de Peter Pan. Nunca me gustó el personaje que leí en los cuentos, ni el que ví en el cine en la película de Walt Disney.
Me han parecido interesantísimos los datos de la biografía de James Mattew Barrie, que aporta en su entrada. Comenzaré por saber más del autor y de su obra.

Saludos. Gelu

SAUVIGNONA dijo...

ammm bueno ya veo que estan desmenuzando a peter pan...bueno ..supongo que yo soy una eterna peter pan....y me doy cuentas a estas alturas nuca he dejado de volar y mucho menos de volar...

pedro te dejo besines!!!!!!!
sigues hermoso eh?

:)sau

Antonio Aguilera dijo...

Pedro, ya he montado sin ayuda de ojito el comentario al 52,1'tramo.
El muy villano faltò esta tarde a sus obligaciones quijotescas.
Puede que èl monte mañana la foto; es guapa: don quijote en Pozoblanco, Valle de Los Pedroches, tierra de sabroso jamòn de iberico en montanera.

Suyo afectìsimo revulsivo

§♫*€lisa*♫§ dijo...

me creerías que nunca me gustó ese tal peter pan jajaja ni siquiera cuando mis papis nos invitaron a ver la versión de disney en cinerama jajaja, simplemente no es mi tipo jajaja
en todo complejo peter pan es muy referenciado en las consultas psicológicas así como los edipos y las electras , cosa que en las sociedades más y más competitivas están haciendo mella en nuestros sucesores y futuros lideres.
Todo esto siempre trae un trasfondo sin duda, y que se gatilla en muchas conductas que en partes justificamos socialmente.

Un abracito de sol profe

Virginia dijo...

Hola, Pedro, cómo estás? Me alegra que te haya gustado el libro :)
Un abrazo. Virginia.

Jan Puerta dijo...

Yo a pesar de la edad, tampoco quiero crecer, pero el entorno no me permite ciertas licencias como poder volver a repetir los cursos de enseñanza básica.
Como bien describes… “un libro necesario”
Un abrazo

JESUS y ENCARNA dijo...

Buenas tardes Pedro, personalmente creo que los cuentos y otras novelas o narraciones, en su mayor parte son luchas entre el bien y el mal.
Logicamente el bien ha de prevalecer, aunque sin el mal no habria tal superacion.
Peter Pan, lo reconozco como un cuento donde las cosas suceden en el mundo de la fantasia, se va y se biene de el, con la sensacion de haber logrado que la fantasia prevalezca, otra cosa es el americanismo que existe en su historia.
Estoy de acuerdo con el Sr. de La Vega, tambien es preciso que si se considera que hay sindromes "X", en cualesquiera de las influencias que los cuentos y el cine nos traen... pues se escriba sobre ellos, al final...., con datos y conscientes de lo que nos rodea, podremos dilucidar algo, siempre con el animo de saber.
Abrazos cordiales.
Jesus