miércoles, 29 de abril de 2009

La prensa ya no es el cuarto poder


A fnales del siglo XVIII, se consolidó la idea de que la prensa escrita era uno más de los poderes de cualquier estado constitucional (junto al legislativo, el ejecutivo y el judicial): se la conoce, desde entonces, como el cuarto poder. La base de esta expresión hacía de la prensa libre -y de su receptor, la opinión pública, entendida como la sociedad informada, opinante y activa como sujeto activo social- un poder distinto a los otros tres y que servía como controlador de sus acciones a partir de la información libre y la voz crítica de los pensadores, que aportaban la luz suficiente a las cuestiones sociales para que la opinión pública pudiera tomar conciencia de las cosas y obrara en consecuencia. Todo aquel camino, ya lo sabemos, culminó en la construcción de la figura del intelectual en el famoso artículo Yo acuso, de Zola, sobre el affaire Dreyfus.

En la mentalidad colectiva, por lo tanto, se fijó la idea de que la prensa era garantía de libertad: era plural, independiente y participaba en el debate social con la información y la opinión de los mejores pensadores de cada época.

La consolidación de las empresas periodísticas tradicionales como parte de entidades mayores dedicadas a la comunicación en general, la necesidad de generar beneficios de una rentabilidad superior a las antiguas empresas que sólo se dedicaban al periódico en papel y su crecimiento como estructuras muy relacionadas con actividades no relacionadas con la información, siempre ha sido un peligro. En la historia del periodismo hay casos en los que determinados empresarios compraban periódicos para defender sus causas financieras, industriales o de cualquier otro tipo. Si conseguían éxito en la conquista de un espacio informativo, podían ejercer una presión en los partidos políticos. Este tira y afloja entre poderes no es necesariamente malo, a no ser que se haga mediante pactos soterrados y no públicos en los que la prensa pierde la independencia de la que presume en la cabecera y los políticos quedan atados a los grandes grupos de comunicación. Es curioso cómo muchos gobernantes manifiestan su ansiedad por tener grupos de comunicación afines y muchos empresarios del sector de la comunicación están deseosos por ser recibidos por los gobernantes de forma preferente.

Esta tendencia, presente desde el inicio de la prensa libre, ha ido aumentando con los años. La fuerza de las grandes empresas de comunicación actuales y sus vinculaciones con otros sectores económicos, es inmensa y llega a más sitios de los que un ciudadano medio puede imaginar.

En el fondo, la prensa, engullida por las empresas de comunicación, ha dejado de ser un cuarto poder porque es difícil ya establecer los límites de su frontera con el primero.

33 comentarios:

REIKIJAI dijo...

Pedro;Quizas para ponernos en autos,tendriamos que ver la pelicula'La sombra del poder". En lo particular,creo que jamas podran con ella.Besitos.

Anónimo dijo...

A éstas alturas, queda claro que cada uno compra la prensa que cuente las noticias como le gusta que sean contadas, que la mayoría de las veces es de forma imparcial y manipulada, sea el periódico que sea. Es una pena, pero es así. Isabel.

§♫*€lisa*♫§ dijo...

pedro

es cierto ya no es lo que era , pero aún quedan independientes que como quijotes luchan contra molinos

por esos soñadores y verdaderos avatares vale la pena seguir adelante, pero sobre todo por sacar a la luz tanta maraña y tanta falsa verdad que nos tragamos.

muakis de sol

elena clásica dijo...

De terror, lo más grande, las ideas más preclaras de las historia han encontrado en todo momento la perversión en su uso.Es la historia.
Un saludito.

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

Mas que cuarto poder o cualquier otro ...es el poder manipulador... cada cual le rie a su comprador las gracias....es una pena, pero es tanto o más que la radio o la tv. Me asquea comprar prensa

moderato_Dos_josef dijo...

Creo que por eso cada vez me cuesta más leer el periodico, lo encuentro mediatizado, incluso el que prefiero. Saludos!

MAMEN... dijo...

Nos intentan manipular a toda costa, y no me gusta nadaaa¡¡¡¡uuufffff;)

UN BESOOO NOCTURNOOO GUAPOOO¡¡¡

El Ente dijo...

Lo malo es que nunca se sabe quien miente más o quien dice más verdades a medias, solo hay que ojear una misma noticia en todos los periodicos... alucinante.

Un abrazo querido Pedro

Cornelivs dijo...

Aterrador panorama...

Un abrazo.

Nome Andrés dijo...

Ayer escribías con mucho sentido que veías la tele que menos te incomodaba. Casi se puede decir lo mismo de la prensa. Y de cualquier medio de comunicación. Viven de la publicidad, tanto privada como pública, y ésa es una tarea mercantilista, interesada y alejada de la neutralidad informativa. Y así resultan paradojas como que admiten infinidad de anuncios de dudosa dignidad y luego se presentan denunciando mafias. Hay un trasfondo bastante confuso en todo lo relacionado con la prensa.

Juanjo Ruiz dijo...

Yo me alineo con los pesimistas: la prensa (TV, etc.) es ya el primer poder; los otros tres le bailan el agua. Y, encima, es un poder sin control alguno.
A riesgo de ser pesado: ¿cuándo los gobernantes controladores de los medios de comunicación han perdido las elecciones?:
1.- Con el 23-F
2.- Con los GAL, corrrupción, etc.
3.- Guerra de Irak + Prestige
4.- Atentados terroristas del metro de Madrid.
Es decir: para votar contra el detentador del poder mediático, tiene que darse algo excepcional. Si no, la TV manda
Salud.

Fernando Portillo dijo...

Leo tu entrada de hoy y me quedo con la sensación de que solo es la entradilla, valga la redundancia pero el término periodístico es así, de un artículo mucho más completo que ha de venir a continuación sobre el tema; o una serie de artículos, como hiciste con la Universidad. Este es un tema tan tremendo y tan complejo, que no se puede resumir en una entrada de blog. A pesar de ello, voy a alinearme por esta vez con los optimistas. Yo sí creo que es posible una prensa independendiente aunque trabaje casi en el terreno uinderground; y, sobre todo, creo que son posibles (y creo que estamos en el camino de ello) una radio y una televisión publicas informativamente independientes y con contenidos de gran calidad al servicio de la formación, la información y la Cultura.

Hernando dijo...

La persiana echada lo veo como una censura, pues detrás de esa persiana se nos ofrecen dos hermosos culos vestidos por los mejores modistos de hoy en día, ésta ha sido la gran noticia de los tres últimos días, por supuesto que la prensa ya no es el cuarto poder. El tema de debate en la prensa de éstos días, es quién tiene el más prieto, el mejor moldeado culo de las dos señoras que todo el mundo sabe quiénes son. Triste destino el de la prensa escrita.

marga dijo...

Puf, difícil tema!! Términos como: poder Político, poder económico, grupos de comunicación, formación de opinión, etc.. se han ido acercando, terminando por soldarse y ahora es difícil diseccionarlos.
Enfrente encontramos al perplejo ciudadano cuya opinión todos quieren "formar"
Irremediablemente nos vemos abocados a informarnos a través de los medios cuya interpretación nos es más afín: ellos a cambio cual padre protector nos “ayudan” a comprender el mundo.
¿Cómo hace uno para zafarse de este yugo? Ni idea... ¿Debemos dejar de informarnos? por supuesto que no. ¿Debemos contrastar los mensajes recibidos? imposible, carecemos de tiempo, entonces ¿qué podemos hacer?
Lo mejor de todo esto es que también han logrado convencernos de que nosotros, concretamente nosotros, somos relativamente críticos y entendemos razonablemente la realidad ¡Qué ilusos somos, pobriños!

Gabiprog dijo...

Igual ahora lo podriamos llamar 'herramienta de poder'...

;-)

Antònia P. dijo...

Pedro, tengo una hija que estudió Ciencias de la Comunicación en la UAB de Barcelona y que, ahora está estudiando en la UOC Comunicación audiovisual.
A veces hablamos de estos temas y seguramente ella comentaría infinitamente mejor que yo este post tan interesante.
La prensa de hoy se ha convertido en un negocio, lo primero. Pero sigo creyendo que sí son generadores y creadores de opinión al servicio de intereses de determinados grupos políticos. Y ahora no sé porque me viene a la memoria Urdaci o la infame portada, el montaje, de Carod-Rovira al lado de unos encapuchados de ETA, o algunos tabloides que diariamente salen a la calle. No voy a decir nombres, no quiero problemas.
La gente normal suele matar al mensajero, el sufrido periodista anónimo que tiene horarios imposibles y al que le es difícil conciliar vida privada con la vida laboral. Se olvidan de quien manda, manda y de los libros de estilo.
Siempre he pensado que la objetividad absoluta no existe pero que los profesionales de la información deben aspirar a ella.
Sin embargo hay que comer, pagar las facturas y la hipoteca. Mientras tanto los dueños de los grandes grupos de comunicación siguen haciendo de las suyas.
PJ admitió su participación activa en la campaña de acoso y derribo de F. G. desde su periódico y desveló otros envueltos en la misma tarea, en un programa de Televisión.
Yo suelo ver TV3 y muchas veces el canal 33 y leer el País aunque me estoy planteando pasarme a la Vanguardia. No me gustan nada los sensacionalismos ni las estrategias para incrementar audiencias.
Un abrazo

Blogofago dijo...

Oigan...¡ Y entonces quien o quienes creen ustedes que son ahora ese cuarto poder ??? yo lo tengo cada vez mas claro

SAUVIGNONA dijo...

hola mi pedro hermoso...mira desde que era muy chica mi padre no se le sale de la boca el " la prensa es el cuarto poder"..toda una vida diciendo lo mismo....y asi fue hasta que pogre entender masomenos como venia la cosa
besines y buen fin de semana!
te me cuidas!
:) sau

Selma dijo...

No solamente al servicio de intereses de determinados grupos políticos, sino y a lo mejor y es más grave en manos de Lobbies de todo tipo que anuncian sus productos pagando un alto precio e impiden la denuncia en este mismo diario de como, donde, quienes y con que se fabrican...

Un beso, Pedro.

Como auguran esta magnífica Entrada es un preludio.

Jan Puerta dijo...

Para aquellos que leen y se dejan influenciar (embaucar) fácilmente por los vendedores de humo, la prensa es el segundo poder después de la televisión.
Si una información errónea aparece en la prensa diaria, ya no hace tanto daño como si la misma aparece en televisión.
No hace muchos años, un semanario español, llamado “El Caso” se convirtió en la prensa de las porteras, verdaderos artífices de la España mas actual que hoy en día tiene su ventana en programas televisivos que se llaman del corazón o los que simplemente compiten por la audiencia a media mañana o tarde, con informaciones indignas de ser comentadas por alguien que ha estudiado cinco años una carrera universitaria. Pero esto seria entrar en otro interesante debate, para poner sobre la mesa el papel periodístico de hoy en día. Quizás… debería de haber un cupo de profesionales de la información?
“El caso” era una sección fija del diario Madrid. Se convirtió tímidamente en semanario con ciertas premisas del gobierno. La principal fue no publicar más de un caso de crimen cometido en España a la semana. Salió al mercado con unos ridículos doce mil ejemplares. Llegó a vender en cierta ocasión cuatrocientos mil ejemplares. Una revista que se leía en voz alta. Ahí estaba el poder.
Un abrazo

Myr dijo...

Bueno aqui llego yo a comentar y justo iba a decir lo opuesto a Fernando P. con respecto a que puede haber una prensa libre. Me gustaría saber cómo!.

Hoy, la prensa como cualquier otro medio de comunicación masiva, está en manos de companías multinacionales, hay intereses económico-políticos creados y los capitales que se mueven son inmensos y en muchas ocasiones estas companías se escudan bajo la figura jurídica del anonimato social.

Estoy de acuerdo en que hablar de la prensa como el Cuarto Poder, hoy, es una falacia.

Por tanto creo, que es de suma importancia que hagamos uso de nuestra capacidad para pensar de forma crítica y asi poder evaluar la calidad de la veracidad/relavancia; imparcialidad/neutralidad de las noticias (o info en gral) que llegan a nosotros, en vistas de construir una realidad un poco mas acorde con la realidad del mundo en que vivimos,para poder mejorlarlo, si acaso. Un mundo del cual hoy por hoy, sólo se muestra lo que conviene a quien detenta la batuta y además, se manipula con total descaro.

Creo que, para evitar la espiral del silencio y sentirnos completamente perdidos en esta maraña mediática ruidosa, debemos volver a las formas más puras y directas de comunicación, tal como fuera el sueño de Habermas, entre otros.

Creo en la necesidad de la toma de conciencia y la creación de espacios alternativos por fuera de las estructuras de poder, que nos permitan estudiar y reflexionar sobre todo ésto.

Este tema da para mucho, gracias por generar este espacio en La Acequia, te sigo.

Un abrazo

Mafi dijo...

Ahora está todo más difuminado pero desde luego la información nos llega bien manoseada y orientada.

Anónimo dijo...

Buenas tardes, profesor:

Pienso que el primer poder es el DINERO. Los medios, tanto televisión-sobre todo-, como prensa, son las herramientas que tienen los realmente poderosos para manejar a las masas, que son utilizadas para darles el poder, y así la rueda una y otra vez.
La única cosa que podría romper el círculo, sería que entrara la cultura y la ética en la sociedad, pero al paso que vamos, y viendo lo que se ve, y lo que se admira y valora en el momento actual, -por la gran influencia de estos medios-, soy muy pesimista.

Saludos. Gelu

PIER BIONNIVELLS dijo...

Por ello ya hace algún tiempo que deje de leer la prensa.. muchas veces he sentido una manipulación injusta en las noticias importantes que acaparan las primeras portadas.
Que tengas un gran finde..
puente de mayo aqui estamos..
abrazos.

vazquez74 dijo...

La prensa, como la televisión, es un tentáculo del poder de turno. Su función es crear opinión y transmitirnos aquello que en cada momento se considera oportuno transmitir.
No existe independencia real, ni siquiera en el boletín de una asociación.

XuanRata dijo...

Hace un poco escuché atónito en un programa de radio como un estudiante de periodismo afirmaba que la primera obligación de todo periodista es hacer que su empresa gane dinero. Si esto lo dice un estudiante creo que sobran más comentarios.

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

Tienes toda la razón y te lo dice un periodista que trabaja en la prensa. Un abrazo.

Fernando Portillo dijo...

Precisamente porque cada vez más gente es consciente de la falacia de la prensa como instrumento al servicio de lobbies políticos o financieros, esa prensa, como la religión, va perdiendo cada día más credibilidad, y la gente se va volviendo a acostumbrar a sacar la verdad leyendo entre líneas como hacíamos en los tiempos de Franco. Ello hace que una prensa realmente independiente, por pura demanda de mercado, sea cada vez más posible. No deja se der significativo el hecho de que los informativos de RNE y TVE están batiendo absolutamente todos los récords de audiencia a nivel nacional, signo inequívoco de que el público se va volcando hacia los medios que, al menos en apariencia y la gente no es tan boba como parece, ofrecen una mayor asepsia en la información.
Otra cosa y otro mundo es el de los medios de comunicación a nivel autonómico y local. Ahí, como en la política, nos encontramos que cuanto más reducido es el ámbito, más intenso es el olor a pies, más cutre y descarada es la manera de hacer las cosas, y más asfixiada se ve la libertad de expresión. De tesis doctoral multidisciplinar es el caso de Burgos y su grotesca relación de amor sadomasoquista con su periódico centenario que no tiene parangón en el mundo.
Por lo demás, y sin que os hayaís dado cuenta, resulta que la red de blogs que conforman en nuestro caso la Burgosfera están constituyendo un "medio de comunicación" novísimo plurifocal y absolutamente independiente que le está echando la pata al todopoderoso Diario de Burgos cuando este quiere silenciar o desinformar sobre muchos asuntos que interesan a los ciudadanos según los intereses de su editor que vienen coincidir con los del Ayuntamiento o la Junta.
Pero eso da para otra entrada y para otros comentarios. Anímate Pedro.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Hola a todos:
En efecto, esto ya es parte de una serie. Pinchad en la etiqueta "PRENSA", puesto que ya van algunas entradas publicadas.
Hay varias cosas de vuestros comentarios que son muy interesantes: el hecho de que haya una demanda de otro tipo de información y opinión, la posibilidad de que esa información y opinión ya se esté realizando en lugares a los que no llegan los intereses empresariales y la cuestión de la prensa local. Me apunto estos temas para próximas entradas.
Saludos a todos y gracias por vuestras palabras.

pablo miguel simón dijo...

A los mejores debates siempre llego tarde. Espero con ansiedad tus próximas entradas sobre el tema, también pienso que el concepto de prensa como cuarto poder se ha diluido en la rentabilidad de la prensa como instrumento de manejo social. Yo prefiero pensar en que el cuarto poder no está en la prensa, sino en la comunicación, pues hoy tiene instrumentos mucho más personalizados y universales que cuando surgió el concepto de "cuarto poder". En ese sentido, creo que quienes participamos de esta aldea global digital, estableciendo canales libres de comunicación que no dependen del dinero de los poderosos, somos el germen de un poder más defendido frente a la manipulación. Estoy con Portillo y con Blogofago, no debemos perder el optimismo porque acabaremos sometidos, hay que reivindicar cada día más ese poder que es la suma de las conciencias individuales y que permite como nunca el diálogo y el contraste de ideas.

Bea dijo...

Gran parte de la prensa está mediatizada. Yo quiero seguir pensando en que aún queda, no sé aún dónde, algún medio de comunicación libre e imparcial.

impersonem dijo...

Sólo es un instrumento más del único poder. Un instrumento más desinformador que informador. ¿Qué habría que hacer pues?...

Abrazos.

jg riobò dijo...

La prensa es mi alimento del día, por la mañana.