martes, 14 de abril de 2009

Horizonte


Tracemos el horizonte con una línea recta, como meta de todas las esperanzas que perdimos. Y reposemos nuestras derrotas un tiempo, con un poco de queso y vino áspero. Caminemos, después, hacia otra.

42 comentarios:

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

Me recuerdas a mi paisano Antonio Machado (casualmente preparamos el día del libro y se lo dedicamos a él- se lo merece)...lo que no se es a lo que te refieres...caminamos a otra recta o hacia otra derrota....si es a lo segundo...te veo con unos ánimos por los suelos...saludos amigo

Goathemala dijo...

Sabias palabras. Se necesita un remanso de paz y esperanza.

Abrazos.

HUMO dijo...

bonitas palabras!

=) HUMO

marga dijo...

Afortunadamente la linea del horizonte nos pilla aún en la mitad y nos permite ver el vaso a medias.

J.R.Justo dijo...

Las derrotas me las meriendo en privado pero al queso y vino me apunto en compañía, para que andemos el camino

REIKIJAI dijo...

“Aquí traigo una cebolla y un poco de queso y no sé cuántos mendrugos de pan”,no se porque lo relacione, con el Qujote.Pedro;quizas tu mencion a caminar,el tiempo,la vida.Me da tristeza.Te dejo un Beso Silvi.

Edgardo dijo...

Tracemos, un horizonte, una línea, tracemos un camino, no todo lo que encontremos al final será bueno, tan solo nos queda lo que anduvimos. El horizonte divide, tiende, seduce, el horizonte no es más (ni menos) que esa línea que vemos a lo lejos, que nos despierta la curiosidad y nos hace ir un poco más allá.

No hay horizonte que contenga tantas esperanzas perdidas. Fueron tantas y tan triste la desilusión de lo que perdimos.

Claro amigo, reposemos las derrotas un tiempo, ya hace bastante que peleamos sin victorias, es necesario frenar un poco.

Caminaremos por supuesto después, hacia el abismo, donde se enterraran otros horizontes, con otras tantas esperanzas. Pero no estas solo, ni estoy solo, y no hay peor derrota que la que no se libro nunca. Pelearemos pues por cambiar las cosas, aunque terminemos muriendo detrás de tanto vidrio, de tanto espejo, de tanto horizonte partido.

Un saludo.

HologramaBlanco

elena clásica dijo...

¿Pues qué sería de nuestras almas sin la derrota? ¿Qué color tienen las esperanzas rotas? ¿El bravo castaño de unos ojos?
Exquisito.

Selma dijo...

Ninguna derrota.. la meta es la Esperanza, Pedro...

Te dejo un beso de Jazmín...

Metis dijo...

yo solo veo un horizonte montañoso.

un saludo pedro.

MAMEN... dijo...

Qué belleza de horizonte Pedro, yo siempre pongo mis esperanzas en horizontes igual de hermosos¡¡¡;)

UN BESOOO GUAPOOOOO¡¡¡

Cornelivs dijo...

Completamente de acuerdo.

Un abrazo.

Camille Stein dijo...

de todas formas, el infinito es horizontal, a pesar de la verticalidad punzante de la derrota

caminemos, pues

un abrazo

lys dijo...

Y qué otro camino hay? sólo caminar con la vista fija en el horizonte, con el placer del descanso entre línea y línea.

Muac.

María dijo...

Líne recta intentemos que así sea siempre, y si se tuerce intentar volver de nuevo a esa línea recta, pero siempre caminando, sin dejarnos caer.

Un beso.

Gabiprog dijo...

Entonces es cierto, lo más importante es el viaje y no el destino...

impersonem dijo...

Y después de reposar y meditar nuestras derrotas, con paso decidido hacia adelante.

Saludos.

Isabel Huete dijo...

Lo del queso y vino áspero es lo que más me gusta, pero sobre todo para no marcar ningún horizonte. La mirada debe ir mucho más allá.
Besos grandes.

Antón de Muros dijo...

Gracias a las derrotas hay esperanzas, si todo lo tuviéramos no esperaríamos nada ;-)
¡Arriba el ánimo!

Un abrazo otoñal.

Antón.

Myr dijo...

Primero la foto, es preciosa ( la anterior tambien) aunque esta tiene colores mas intensos.

Queso y vino! me anoto a la sombra de ese arbol, un largo tiempo, donde tambien podamos ver amaneceres.

La pma derrota?.... la muerte, que en si no es mas que el final de la comedia.

Besos

§♫*€lisa*♫§ dijo...

me quedó la duda de caminar después hacia otra...línea , esperanza , derrota , meta , sueño ,rutina , etc

muakis de sol pa'usted profe y que tengas un hermoso día

Merche Pallarés dijo...

¡Otra foto que me ha gustado mucho! La verdad es que me encantan los paisajes y si son melancólicos, bucólicos, mucho mas.
No me gusta eso de trazar líneas el camino se hace al andar (Machado dixit) y eso es lo que hay que hacer, mi querido Pedro. ¡Levanta ese ánimo que te leo "down"! Muchos besotes, M.

POETIZA dijo...

Bella imagen. Caminar hacia otra, seria bueno y no quedarnos estancados en la derrota. Besos, cuidate.

Anónimo dijo...

Esta foto transmite paz. Cuidado con el vino áspero no vayamos a ver dobles metas y horizontes. Un beso Isabel.

vermella dijo...

foto que inspira al caminante hacia un horizonte nuevo...
saúdos.

Fuentecillas dijo...

Hola chiquillo:
Poco a poco, no tiene emoción si descubrimos todo y no hay sorpresas.
Saludos
Fuen

Silvia_D dijo...

Y volver a empezar y siempre y una y otra vez... a veces cansa...

Preciosas fotos, Pedro.

Besos y pasa buen día ;)

Aldabra dijo...

hace tiempo que no miro al horizonte como meta, demasiado lejana... hace tiempo que no pongo metas, en general para evitar la decepción... hace tiempo que viajo ligera de equipaje, lista para cambiar de camino dejándome llevar por el devenir de los días.

una fota preciosa, todavía más que la de Tierra de Campos y mira que esa me gustó...

biquiños,

Mafi dijo...

Para reponer fuerzas no hay nada mejor que el quesito de castilla y su vino tinto... qué placer!!!! y si ya es en el campo ni te cuento. :)

aecagh dijo...

No sé qué produce más esclerosis, si la derrota o una actitud derrotada

azpeitia dijo...

Un vino de reyes como el de Toro, un queso de Cabrales lleno de gusanos saltarines, y un pan candeal blanco como la nieve de corteza dorada y prieta...te acompaño en el ágape, así se cristalizan las amistades y se olvidan las penas....españa es un puzzle perverso, de odios y de rencores incomprensibles pero que están ahí...un abrazo muy fuerte desde vascongadas donde me encuentro en estos momentos....azpeitia

Pilar dijo...

Horizonte,
cómo suena...
Me encanta la foto,
me es familiar
es mi paisaje
es mi tierra
es mi vida
Me gusta
Caminar hacia esa línea recta
El color de las nubes, con el cielo y el verdor que luego amarilleará.
Esta es mi tierra
Ese mi horizonte
El camino al caminar
El horizonte mirar
Hacia delante siempre
ese es mi horizonte

SAUVIGNONA dijo...

hola mi pedro
te dire que estas palabras hoy me insiuaron un stop..un pare de cotntar...un signo de que hay que parar un poco pensar..dejar que pae el agua por debajo del puente..
a tomar un pequeño receso ..
besines pedro hermoso
:)sau

migul dijo...

Realmente no sirve de nada desesperarse

Hernando dijo...

Me apunto a esa tertulia, de queso seco puro de oveja como el que existe en La Ribera que al final pica un poco y se picor se quita con un buen trago de ese vino áspero y añejo también de La Ribera y de postre uvas con queso al final no trazaremos horizontes pero seguro que dibujaremos utopías.

begoyrafa dijo...

Caminar hacia la derrota desde la consciencia es terrible y valeroso también.
Un abrazo
Rafa

JESUS y ENCARNA dijo...

Caminemos...
Abrazos x 2, y a campo abierto.
Jesus

Ele Bergón dijo...

El camino hace al camino y de vez en cuando es muy grato pasear por la planicie.

Un abrazo

ALBERTO NAVERO dijo...

Estimado Pedro, siempre es grato visitarte y dejar un saludo afectuoso a la distancia. Esta vez aprovecho de perderme en aquél verde horizonte y vale la pena hacerlo con queso y vino àspero. Total, al otro lado, la vida sigue y en una de esas aparece la silueta del gran quijote.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Quiero aclararos que esta foto también es de Tierra de Campos. La tomé en el mismo lugar que la anterior: Bolaños de Campos.
Esa línea recta del horizonte castellano de la planicie siempre me ha invitado a seguir adelante, a pesar de saber que allá también se esconde otra derrota.
Gracias a todos por vuestros comentarios.

jg riobò dijo...

Magnifico las ramas del árbol que se prolongan en la nube.
Eso también es tierra de campos, además del horizonte eterno.

BIPOLAR dijo...

Una imagen preciosa