domingo, 29 de marzo de 2009

Locura y creación


Gustavo Adolfo Bécquer expresó una parte del proceso de creación, desde la perspectiva del poeta, como una fiebre que le hacía caminar entre la multitud indiferente con una silenciosa tempestad dentro de la cabeza. Expresión metafórica pero, quizá, experiencia de ansiedad: la creación artística de algunos autores se ha relacionado siempre con algunos trastornos mentales, posiblemente Bécquer también era un melancólico.

Decíamos el sábado que el Quijote se ha estudiado como análisis de una enfermedad mental y, a la vez, su lectura, se ha propuesto como terapia. En algunos estados depresivos, la única forma de calmar un tiempo los fantasmas y de comunicar lo que se lleva dentro es la creación: pintar, escribir, componer música. Si, además, se es un gran artista, el resultado suele ser excelente por su profundidad, su rareza y su originalidad. El poeta ha sido visto siempre como un loco que anticipa mundos.

Pero en la biografía de los artistas que tanto nos atraen por su locura, que tanto han profundizado en el arte que han descubierto fronteras de las que les ha sido difícil o imposible regresar, deberían escribirse dos líneas: en una de ellas, la descripción de cómo la exaltación les consumió de tal manera que lo mismo por lo que les admiramos acabó con ellos; en otra, la duda razonable por la que podríamos expresar si su misma enfermedad no les impidió escribir más obra.

De todo hay. Algunos nos legaron obras geniales y renovadoras precisamente porque sus trastornos mentales les hicieron no cumplir con los convencionalismos artísticos de su tiempo; otros, en cambio, no produjeron tanto como llevaban dentro porque su enfermedad les lastraba más de lo deseable.

Es posible que, dentro de pocos años, todo el funcionamiento de nuestro cerebro sea controlable con facilidad y que, a consecuencia de los fármacos podamos perder o ganar algunos artistas. Quizá, en ese mismo momento, una de las mayores expresiones de radical libertad del individuo sea negarse a impedir el aturdimiento de la fiebre, aun a riesgo de la locura. No sé si las leyes civiles podrían ampararlo.

48 comentarios:

DESPLAZADOS AL PARAISO dijo...

Amigo Pedro, los genios fueron,son y serán genios ya estén locos ó cuerdos.
Un besito.

Nome Andrés dijo...

Y entonces cuando se logre controlar la situación de esa línea, entonces es cuando todos acabaremos definitivamente locos o cuerdos. Será muy aburrido y se habrá perdido la emoción y la posibilidad de aosmbro. Un abrazo. Qué bien este tema.

Mafi dijo...

¡ojalá! y espero que se den prisa... :)

fernando dijo...

la genialidad puede ser derivada de una cierta locura, pero no siempre. Un abrazo

Loc@ dijo...

Has tocado un tema que me afecta directamente.... la locura, que no la creación. Te lo he copiado y, si no tienes inconveniente, se publicará -cosas de la programación- el martes 7 de abril. Un abrazo. Hacía algún tiempo que no pasaba a verte. PAQUITA

Verónica Rodríguez Orellana dijo...

KITASOjalá que no nos dejemos atrapar nunca por los chalecos químicos ni los locos ni los cuerdos ni los artístas ni los funcionarios , un beso

BIPOLAR dijo...

Espero que eso jamás se produzca, pues sería alienar la mente y promover y utilizar el pensamiento único. Es terrorífico porque lo que se investigará para sanar se utilizará para controlar.

Para mí existe un tercer punto de vista por el que estas personas, aparte de su genialidad, son así. (Amén de los que estén realmente enfermos, en el mundo de los mortales y de los otros)

carmensabes dijo...

Bendita locura, la que llena de obras de arte las bibliotecas y los museos...así sea.

impersonem dijo...

¿Locura o abandono de convencionalismos?...

Espero que el control del funcionamiento de nuestro cerebro sea únicamente una cuestión de habilidad personal.

Saludos.

Myr dijo...

Me anoto en la lista de los que se niegan a impedir....

Y corro ya mismo al enlace de Becquer, a ver si puedo volver a reencontarme con sus rimas....

Asi de memoria recuerdo : " Me apoye contra un muro y un instante
perdi la nocion de donde estaba.
Cayo sobre mi espiritu la noche
en ira y en piedad se annego el alma...." etc

Esto de la biblioteca virtual, es una genialidad! Graaaaaaaaciiiiiias! Y Besos!

María dijo...

Divina locura cuando lo que crean y expresan es arte.

Un beso.

Gabiprog dijo...

Genialidad y problemas mentales, quién condimenta a quién. Supongo que no hay reglas para ello, afortunadamente.
Impresionante tema!!!

§♫*€lisa*♫§ dijo...

no siempre genio y locura van de la mano

el talento y la expresión sí
no importando si es un ser "cuerdo" ya que de aquí a cien años más esa definición quizá cambie jajaja
porque en resumen el ser cuerdo o no es una definición netamente arbitraria:)

Que tenga un excelente comienzo de semana

Salondesol dijo...

De locuras, tipos y grados estamos todos llenos (según se mire...).

Bikos.

Señor De la Vega dijo...

Muy de acuerdo con mi señora y poetisa Elisa,

Por otro lado y subiendo el tono:
¡¡¡¿Quién diantres se atreve a acusar a nuestro Don Quijote de loco?!!! ¡¡¡Qué lo diga!!!
¡¡¡Enseñe su cordura el que ose a criticarlo, o mejor que escape ahora que puede, con rabo entre las piernas de este manicomio blogosfera, porque le correré a espadazos!!!

¡¡¡¿Bécquer melancólico?!!! Enfermo sí, quizás romántico, pero de otros males menos poéticos que la melancolía y bastantes cuernos que no cuentan... ¿pero qué me importa?, si aún se la tengo guardada a ese rimoso, pues sobre el Quijote y en la misma Venta encantada donde estamos, se alegraba de que el Señor de la Vega, no continuase en sus intentos quijotescos, y en dedicatoria ironizaba sobre mi mala Ventura en escribirlo.

Pues dicho esto, ruego mirar como referencia de iluminación a los poetas, pues no hay visión más racional del mundo que la suya, y de tan clara que espanta o vuelve loco a quienes no nacimos con el cristalino de sus ojos.
Suyo como siempre, Z+-----

Merche Pallarés dijo...

Me han venido a la mente tantos artistas geniales... Dalí, Van Gogh, Gauguin, Gould (pianista canadiense). La locura es maravillosa si se la encauza hacia una labor artística. No estoy nada de acuerdo en que se la limite con fármacos que aturden y alienan, además como dice BIPO se presta a un mayor control por parte del GRAN HERMANO... Horror.

Me he reido mucho con el comentario de nuestro querido "loco" SR. DE LA VEGA... Besotes, M.

PIZY dijo...

¿legislación cerebral? Noooo!!

Hernando dijo...

No estoy muy de acuerdo que para ser un genio haya que estar loco, o el tema tan manido que haya que echar mano a los alucinógenos, siempre está el envidioso o el que no acepta que una obra es magnífica, diciendo ue está escrito en un momento de éxtasis, siempre hay genios que se adelantan a su tiempo, en el caso de Dalí que se ha mencionado era pura máscara para ser más reconocido, en cuánto al romanticismo de Bécquer poco hay en su obra y dentro de la literatura española fué un periodo literario que pasó con más pena que gloria el único acto romántico fué el pistoletazo de Larra y la teoría literaria romántica de Blanco-White.

begoyrafa dijo...

Probablemente lo que les pasa a los genios es que viven eunos grados por encima; en ese umbral de lucidez que te otorgan unas décimas de fiebre.
Cómo si no alguien podría describir un dolor así: cuando me lo contaron, sentí el frío de una hoja de acero en las entrañas.
(justo antes de la parte que enlaza Myr?
Un abrazo
Rafa

Merche Pallarés dijo...

HERNANDO, excelente su comentario pero discrepo en lo de Dalí, sí que cuando tuvo su éxito comercial explotó ese lado de su locura, pero lo era bastante desde su más tierna adolescencia. Creo que el hecho de haber nacido para suplantar al hermano muerto debió de afectarle mucho a nivel mental. Besotes, M.

Señor De la Vega dijo...

Señor Hernando, gracias a su comentario ya empecé a ver la vida del golondrino Bécquer con diferente ojeada, reconozco me adelanté a mi tiempo al llamarle: "quizás romántico", porque de tanto estar navegando entre sentimentales y poéticos balcones, mis ojos se vuelven a veces ovalados y empalagosos corazones.
Pediré disculpas y como desdecirse es cervántico, dejo esta gRima que demuestra que Bécquer era de tó menos romántico.

gRimaZ -IV-
No digáis que agotado su tesoro,
De asuntos falta, enmudeció la lira:
Podrá no haber poetas; pero siempre
¡Soñaré pesetas!.

Mientras Pocajontas de la Disney
nos cante sus milongas;
Mientras la luna de ulular audible
al broker le responda;

Mientras los de cien el anverso lleven
grabado con mi efigie,
Mientras alguno añore mis marrones,
¡Habrá ladrones tristes!

Mientras la ciencia a descubrir no alcance
La tendencia en la bolsa,
Y en el mar o en el cielo haya un abismo
Que al cálculo resista;

Mientras la humanidad siempre avanzando
No sepa a dó camina;
Mientras haya especulación del hombre,
¡Habrá cruel engañifa!

...y continuará la crisis y la marcha...

Aprovecho para besar a Merche y su entrañable risa, porque yo, sí soy romántico aunque a Bécquer le pese.

A quienes no le convenza mi desdicho, les invito a leer el original rimado y comprobar lo dicho.

Suyo y consonántico quedo, Z+-----

Tormenta. dijo...

Por qué será que la mayoria de genios, los consideran locos.. o se volvieron locos..?.. genial post Pedro.

Besos!.

Ele Bergón dijo...

Hola Pedro.

Estoy de acuerdo contigo en tu referencia a utilizar el arte como terapia para algunos enfermos y no sólo en estados depresivos, también puede ser útil para otro tipo de enfermedades mentales. De hecho existe lo que se llama Terapia Ocupacional que la utilizan en algunos hospitales, aunque pienso está sustentado sobre postulados psicodinámicos y no siempre tienen los efectos que se desean, pero puede servir. Al fin y al cabo es una forma de canalizar la energía que suponen el arte y la enfermedad.

Por otra parte también es verdad que la locura es una enfermedad y que no siempre es tan bonita ni romántica como a veces la puede representar el arte. El paciente sufre y mucho, por ello, la mayoría de las veces sus facultades están muy mermadas. Así que la mayoría de estos artistas son incapaces de crear o al menos no tan bien como si estuvieran en otro estado de mayor lucidez. ¿El artista crea su mayor obra en un estado de máxima locura? No lo sé y tengo mis dudas.

En cuanto a lo que en un futuro próximo se pueda controlar todo el funcionamiento de nuestro cerebro soy más escéptica, pues a pesar de los avances, el cerebro sigue siendo el gran desconocido y también tiene sus fallos tanto a nivel estructural como funcional ¿Se podrán corregir esos fallos con los fármacos adecuados? El tiempo lo dirá. Quizá encontremos la fórmula para producirnos a nosotros mismos esos fármacos que necesitamos. De hecho ya se conocen el funcionamiento de algunos neurotransmisores que se obtiene por estos medios.

En cuanto a Don Quijote y su locura, me parece muy interesante el tema y desde mis conocimientos en Psicología te diré que yo lo diagnosticaría como un paciente con psicosis paranoide un tanto particular. Puede que haga una entrada en mi blog sobre este tema.

Un abrazo.

Cornelivs dijo...

Todos tus post son excelentes, amigo Pedro; pero he de confesarte que éste me ha impactado especialmente, tanto que lo he imprimido y guardado en mi colección de posts extraordinarios.

Hablas del genio del creador, del artista: para mi...algo cuasi-divino.

Muy bueno.

Un abrazo.

Selma dijo...

¡Qué hubiera sido de un Arthur Rimbaud, de un Toulouse Lautrec, de un Van Gogh y tantos otros con todas sus facultades...!

No lo sé... pero estoy por tu primera hipótesis...

Un beso, cuerdo... ¿o no? ;-)

DianNa_ dijo...

Dicen de "ellos" que hay más fuera que dentro y la locura o genialidad, a veces parece cosa de la "moda".

Se abusa de la medicación para todo y los primeros en solicitarla son los pacientes... dicen los médicos :)

Besitos brujos, Pedro ;)

Hernando dijo...

Merche Pallarés, tal vez estaríamos hablando de una nueva categoría, el genio-fantasma, de muy difícil curación. Que conste que el Dalí-dibujante es uno de los mayores genios, y su obra mayor aunque emplea colores muy básicos disfruto contemplándola.
De las biografías muchas veces se trata de contar pequeñas aventurillas de los biografiados.
Como estamos con Bécquer y no quiero salirme del tema te dejo para tí unos versos,

¿Qué es poesia? Dices
cuando clavas tus pupilas
en mi pupila azul.
¿Qué es poesía?
Y tú me lo preguntas?
Poesía. Eres tú.
(más o menos pues lo estoy escribiendo de memoria)

Hernando dijo...

Merche, quería decir;
cuando clavas en mi pupila,
tu pupila azul.

Abejita de la Vega dijo...

Maravilloso Bécquer aunque no haya pupilas azules, todas son negras. El iris sí puede ser azul, o verde, o marrón...Pero es igual, es una obra de arte y se le permite todo.
Hablando de locura, a mí me gusta aquello que dice a las olas "Llevadme a donde el vértigo con la razón me arranque la memoria...¡Tengo miedo de quedarme con mi dolor a solas!"

Un abrazo romántico

REIKIJAI dijo...

Bécquer;atento a las novedades de su época,inquieto por las lenguas y las civilizaciones -se interesó por el sánscrito-,ensimismado y sensible a los matices y sensaciones de su propia alma. Dicen que algunas de las mentes más creativas… estaban afectadas por el trastorno bipolar… Los Grandes Genios… Locos.Científicos de la Universidad de Toronto han descubierto que las personas creativas poseen poca o ninguna"inhibición latente",la capacidad inconsciente para rechazar estímulos sin importancia o irrelevantes. Desde la Universidad de Toronto,la profesora de psicología Jordania Peterson dice,"Esto significa que los individuos creativos permanecen en contacto con el extra de información en constante flujo desde el medio ambiente. La persona normal clasifica un objeto y, a continuación, se olvida de este, a pesar de que el objeto es mucho más complejo e interesante que lo que él o ella piensan. La persona creativa, por el contrario está siempre abierta a nuevas posibilidades (Universidad de Toronto)” Besitos.Silvi.

Merche Pallarés dijo...

HERNANDO gracias por el bello poema de
Bécquer pero no creo que Dalí fuera un "genio fantasma", ERA un genio; no solo por sus cuadros surrealistas sino tambien por su maravilloso diseño de joyas. Sin embargo sus dibujos no me gustan tanto, además no son todos de él.

REIKIJAI me ha gustado mucho que menciones a mi vieja "alma mater"-- la Universidad de Toronto. ¡Gracias!

SR. DE LA VEGA vuesa merced es un amor... Besotes a los tres, M.
(Perdona Pedro que me haya entrometido de esta manera... pero ya sabes como soy...)

pablo miguel simón dijo...

Interesante camino, el de esta entrada, que tiene muchas veredas adheridas. Si es verdad que el hecho artístico se produce por la creación de la necesaria distancia, la enfermedad mental propicia no pocas veces ese distanciamiento. Sin embargo, aquí se entra en lo que en nuestra imperfecta concepción del hombre consideramos normal o no, distanciado o no, con la norma. ¿Quién está loco y quién no lo está? ¿Cómo se mide la locura? Recomiendo, aunque son muy ásperos, los escritos de Antonin Artaud en Heliogábalo y Los Tarahumara, así como la observación surrealista del hecho artístico y la persecución de la paranoia por gente tan interesante como el propio Dalí, que se llevó a la tumba la verdadera dimensión de su máscara. Queda también por hablar sobre el uso de sustancias psicotrópicas para procurar la inspiración: sin láudano o ácido lisérgico no hubiera evolucionado el arte de la mismma manera.

Señor De la Vega dijo...

¡Zeus y Poseidón! que rayos sucedió ¡¡¡¿acaso no me leen? ¿o no temen sucumbir bajo mi acero?!!!!
Ele Bergón, se atreve a calificar de ¿"psicótico paranoico" a Don Quijote? ¡¡¡maldición qué despelote!!! Aquí todos parecen ver a House y diagnosticar en mi cogote. ¡Y no se atrevan!
Para que sufriese de psicosis paranoide, que no la sufre, los síntomas que él tiene, sus creencias y alucinaciones, solo debería verlas él y no tener seguidores por todo el mundo que las vean, incluso alguno que otro, mucho más claro. ¿O somos todos paranoicos en la acequia?
Pero si no le queda claro, ¿Dónde se ha leído literatura clínica de un caso de psicótico paranoico, curado ipso facto tras una promesa, y que regrese a su pasada normalidad, con recuperado juicio y con memoria de aquello que le pasa y ha pasado?
Por otro lado, El Quijote no es una obsesión de un loco, Don Alonso DECIDE, un día, influenciado por lo que lee, (otros lo hacemos por las ilusiones que tenemos, por deseo de mejora social y económica o bien por las milongas que nos cuentan), cambiar de vida y su personaje es un proceso que construye, no lo alucina, alucina solo el que no le comprende (como alucinamos al ver a un punki o a un costalero de Semana Santa, visto por primera vez), pero él, desde un principio le explica a su interlocutor y a quién lo lee, su manual interpretativo, que son los libros de caballerías e ideales que eleva a su nueva doctrina, (¿quiere qué le relacione sectas y creencias más increíbles que todos conocemos y muchos siguen o seguimos?), la diferencia es que a finales del siglo XVI, él está solo y quizás, tal vez quizás, nunca existieron caballeros como los descritos en esos libros, ¿existió acaso Buda o Jesús y sus apóstoles, con fidelidad a los escritos conservados? Sabemos que no, y sin embargo muchos literalmente aceptan y aceptaron lo leído, con milagros mayores que las hazanas de los supuestos caballeros.
A partir de sus nuevos códigos, Don Quijote interpreta el mundo con nuevas pautas que lleva aprendidas en su cabeza, y que a veces cuestiona, aunque se lo permita poco, a pesar de Sancho.
A lo que Don Quijote tiene, se le llama en nuestra cultura 'fe' no locura.
Don Quijote es consciente que son molinos para cualquiera, pero él ha decidido interpretarlo de otro modo a pesar de lo que vean sus ojos. ¿Acaso no hacemos eso todos? Unos queremos ver en una casa hogar y futuro, otros negocio y otros su ruina. (¿Le pongo ejemplos religiosos?).
Don Quijote solo alucina o eso dice, cuando sueña (a veces despierto), como lo hacemos todos, ¿es eso estar loco?.
Cuando algo extraño pasa, busca las razones en sus genios, nigromantes, ejércitos, gigantes y folloncillos, ha decidido hacerlo para comprender el mundo y así salvarlo, no permita que enumere, donde buscaban las razones de tantos hechos en el siglo XV-XVI , porque por comparación se distanciaban poco, o desea que le relacione por escrito todo lo que querían salvar y en su lugar aniquilaron en la época en América.
¿Mató a alguien Alonso?...Quizás su aburrimiento del mundo en que vivía.
Más cuerdo que a Don Quijote, yo no conozco a tantos.

Bueno de momento es suficiente, señora Bergón.
Pero si quiere más, no dude en provocarme, ¡Qué Diantres!
Suyo, con respeto quedo, Z+-----

Fernando Portillo dijo...

En el sagrado nombre de la seguridad y de la salud de todos convertirán potenciales artistas en borregos mansos y borregos en razonables delincuentes en pandilla. Todo por la seguridad. Ya lo verás.

Merche Pallarés dijo...

Mi querido y admirado jovenzuelo, SR. DE LA VEGA. Estoy COMPLETAMENTE de acuerdo con su análisis de nuestro entrañable DON QUIJO. Ha dado en la diana. Yo tampoco creo que estuviera loco. Muchos besotes, M.

Señor De la Vega dijo...

¿Sabe usted mi Señora Merche?

Por un momento, llegué a pensar que alguien se atrevería a decir, que tener 'fe' es una locura delirante.

Pero observo que aquí, en la profunda 'acequia' todos, cuanto menos, somos creyentes devotos del Quijote.

Muy suyo quedo, Z+-----

j . dijo...

Llamamos locos a los raros. Benditos los raros que no sufren y no hacen mal.

Merche Pallarés dijo...

Mi querido Zorrito DE LA VEGA, creo que la "fé" es más locura que cualquier otra, porque la "fé" (especialmente si es ciega...) no da lugar a la duda y eso siempre demuestra una intransigencia y un fanatismo que, básicamente, es locura pura y dura. A sus pies, M.

Merche Pallarés dijo...

Pero en el caso de nuestro QUIJO es diferente... A sus pies, de nuevo, M.

Merche Pallarés dijo...

Por cierto, desde que nuestro querido y admirado PEDRO está desaparecido... Campamos por su blog a nuestras anchas... (espero que no le importe...). Sabemos que son tiempos de evaluaciones, exámenes y demás retahilas universitarias que le tienen MUY super-ocupado. Pedrito, ¡te queremos! Ya volverás cuando puedas. Besotes, M.

Aldabra dijo...

es un tema muy complejo y nunca sabremos si sería mejor una cosa u otra, es decir, si el creador sería el mísmo sin sufrir cierta enfermedad... lo que me aventuro a pensar es que los creadores, más cuánto más grandes artistas sean, tienen una sensibilidad más desarrollada de lo habitual para percibir lo que otros somos incapacer de ver.

bicos,

Señor De la Vega dijo...

Merche, tenga cuidado y no la vayan a enjaular ¡no por loca!, que no lo es, sino por blasfema al cuestionar la 'fe'.

Don Quijote tenía 'fe', ciega como todas, inconstante como todas y finiquitable como todas si nos dan el suficiente tiempo, las necesarias razones y un par de revolcones.

Don Pedro, no nos abandona, para mí, siempre está presente 'leyendo contento y reflexivo' tengo 'fe' ciega en ello.

Suyo mi encantadora Merche, Z+-----

Señor De la Vega dijo...

Se me olvidada rasgar con mi espada, que lo que me parece que propone Cervantes en su final humano y por supuesto quijotesco, es la pregunta cerrada:
¿Merece la pena vivir, sin tener 'fe' ciega en nada?
Y es cerrada, porque da su respuesta:
No, para Don Quijote, no para Don Alonso de Quijano y ¡plaf! acaban muertos.

Me salté muchos capítulos, menos mal que no estamos en la entrada de la lectura del Q.
Suyo, Z+-----

Nota: Merche, se puede tener 'fe' ciega, por ejemplo en la razón y pensar que algún día utilizando razonamientos científicos, daremos respuesta a todas las preguntas sobre el universo.
Se puede tener 'fe' (socrática o cartesiana) en el uso de la duda y pensar que dudando, resolveremos las mismas dudas que se nos plantean pensando...
Y no menciono a Fez, magnifica ciudad magrebí, ni a Marifé de Triana, (De Felisa) una cantaora excelsa y Reina de la Copla...

Merche Pallarés dijo...

Mi querido jovenzuelo, SR. DE LA VEGA ¿tener fe en el uso de la duda y pensar que dudando, resolveremos las mismas dudas que se nos plantean pensando...? Hijo, me quedo con Fez, y Marifé de Triana... Besotes quijotescos y a sus pies como siempre, M.

Erebus dijo...

Creo que te dejaste algo en esta entrada, Pedro. Lo que hay detrás de la enfermedad y que es en verdad el padre de grandes obras de arte: el dolor. El dolor está detrás de la locura y de la melancolía, y también detrás de muchos tipos de experiencias traumáticas que no tienen porque volver loco.
Se puede muchas veces ver el arte como un producto de la sublimación del dolor. De esta forma, metemos en el estudio del arte no sólo a los que volaron del nido del cuco, sino también a todos aquellos que las pasaron canutas y que, sin esas experiencias límite quizás no habrían producido una obra tan buena. Pero esto sólo son conjeturas de un literato a tiempo parcial... tú dirás que te parece.

jg riobò dijo...

Qué mejor logro que disolverse en la obra de arte.
Tus fotos son excepcionales. Has conseguido tu mirada.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Hola a todos: A veces uno tira, como náufrago, un mensaje al mar y lo recogen decenas de personas que comparten emociones.
Cómo he disfrutado leyendo vuestros comentarios a esta entrada. Mi abandono, como bien dice el Sr. de la Vega, es sólo de escritura, no de lectura. (Por cierto, Bécquer melancólico, sí, porque como melancolía se conocían algunos estados de la mente propios de la depresión, la ansiedad y la bipolaridad: personas con dificultades para convivir, extraños entre la gente y que tendían a temporadas de aislamiento...)
En lo del Quijote, allá vamos, ya sabéis que yo me inclino por una locura buscada, que es más locura, pero voluntaria, así que puedo conjugarlo con las apreciaciones del Sr. de la Vega.
Y recojo el guante de Erebus. Falta el dolor, en efecto. Lo apunto.
Saludos a todos y gracias por perdonarme las ausencias. Eso sí, estoy encantando de que os habléis aquí. Es vuestra mi acequia.

Merche Pallarés dijo...

Tu acequia es mi casa... Besotes, M.