lunes, 16 de febrero de 2009

Ramón y el microrrelato, con disolución de vanguardia


Ramón Gómez de la Serna es uno de esos autores que se han ido sin irse, que ya no están presentes en las lecturas habituales, de los que nadie compra en las librerías y de los que los jóvenes apenas conocen más que su nombre e ignoran la extensión y diversidad de su producción. A pesar de eso y de que aun hay cierto pudor a confesar que a uno le gusta su obra y la aprecia, Ramón ha ejercido una gran influencia en la literatura en español.

¿Estamos en condiciones de recuperar a Ramón? Recuperar es palabra que, en este caso, sobra. Sus textos están disponibles en papel, en ediciones críticas y populares, en Internet. No hace falta recuperar a Ramón sobre todo porque hay un tipo de autores que han entrado a saco en él desde siempre y en él se han inspirado, aunque no lo digan: Ramón es actual sobre todo en la obra de muchos que, sabiéndolo o no, lo imitan. Francisco Umbral, por ejemplo, lo reconocía, pero no otros, que prefieren adjudicar a autores ingleses o franceses lo que ven en Gómez de la Serna. Es un mal muy español éste, sobre todo si no nos quitamos los anteojos de mirar a los autores por su leyenda.

¿Podemos echar en cara a Ramón que no comprometiera su obra? Si lo hacemos (y tendríamos que matizar algunas cosas al respecto), que cada uno es libre de preferir un tipo de literatura u otra, que sea sin privarnos de la profundidad rebelde de su trabajo sobre la lengua poética.

El caso es que hoy, en clase, tocaba Ramón. Y les he avisado a mis alumnos de que quizá una sola greguería, su máxima creación pero no la única, podría explicar la esencia de la vanguardia como arte puro y deshumanizado: abstracción, juego, depuración, humor y metáfora.

Y luego me he detenido en varias, porque las hay de diferentes tipos. Algunas no pasan del chiste -Ramón hoy sería un humorista brillante en el monólogo- (Aquel tipo tenía un tic, pero le faltaba un tac: por eso no era reloj); otras son esencia lírica y nos dan, en una línea, más poesía que en libros completos de otros autores (El beso es hambre de inmortalidad) o condensación inteligente de una reflexión poética (Los haikai son telegramas poéticos); las hay que juegan con la fonética (Roncar es tomar ruidosamente sopa de sueño), con la etimología falsa y soñada de la palabra, descoyuntada y trasformada en otra cosa (Tragaldabas: parece un tragón de aldabones); en ocasiones, el guiño se establece con la forma de una letra (La B es el ama de cría del alfabeto) o proviene de la sinestesia (Las flores que no huelen son flores mudas) o la imagen plástica, porque también sería un bloguero excelente (La morcilla es un chorizo lúgubre).

Pero quizá sea bueno recordar, ahora que tan de moda están los microrrelatos, que la reinvención del género (que no su invención, que viene de mucho antes) se encuentra en varios autores contemporáneos y, en especial, en dos: Juan Ramón Jiménez y Gómez de la Serna, pero que éste superó, con creces, al primero e influyó decisivamente en la formulación definitiva en el ámbito hispánico de la modalidad en Bioy Casares y Borges. Veamos dos, que podrían figurar en las mejores antologías:


Me comenzó a coser botones grandes para ojales chicos. Tuve que echarla.

--

Se miraron de ventanilla a ventanilla en dos trenes que iban en dirección contraria, pero la fuerza del amor es tanta que de pronto los dos trenes comenzaron a correr en el mismo sentido.


De vez en cuando es bueno recordar que no hemos inventado la pólvora.

51 comentarios:

XuanRata dijo...

Gracias por invitar a Gómez de la Serna. Ya nos gustaría parecernos un poco a él y ser brillantes oradores de pocas palabras.

begoyrafa dijo...

Aún recuerdo un Taller Literario en la Universidad Popular de Gijón en la que tratamos las greguerías de Ramón. Recuerdo una en especial de Héctro, uno de los alumnos: Los domingos por la tarde ya son lunes por la mañana.
Un abrazo
Rafa

Mamen dijo...

Cuánta razón tienes Pedro, todo se pone de moda, pero no nos damos cuenta de que, mucho antes, otros ya lo inventaron con gracia y mucha imaginación¡¡;)

UN BESOOO ENORMEE GUAPOOOO¡¡¡

Hernando dijo...

El mundo son dos huevos fritos.
Genial. (Gómez de la Serma) cuando estudiaba geografía universal siempre pensé que eran dos huevos fritos, años más tarde fué Gómez de la Serna en cuarto de bachiller cuando me lo descubrió, por los años 70 si se estudiaba a Gómez de la Serna. Siempre me ha gustado el título"Eloísa está debajo de los almendros" da para imaginarse muchas cosas. Al mismo tiempo quiero revindicar a Alvaro de La Iglesia que éste si que está completamente olvidado un libro " Una larga y cálida meada en el desierto"

Anónimo dijo...

Rectifico, es culpa del directo, "Eloísa está debajo de un almendro" es de Jardiel Poncela autor que también está muy olvidado.

Hernando dijo...

Hoy no doy una a derechas la rectificación del anónimo quería decir Hernando

Selma dijo...

Un clase literaria nocturna muy provechosa, Gracias Pedro, una vez más y gracias a tus Enlaces, tres greguerias más, de otras muchas:

«Lo más importante de la vida es no haber muerto».
«La luna es el ojo de buey del barco de la noche».
«La Zeta es un siete que oye misa»...

Lo de los trenes me ha dejado soñando...
Un beso... Pedro...

María dijo...

Buena lección la que nos has dejado hoy en este post de literatura, y aunque no somos tus alumnos, así me siento porque aprendo de ti cuando te leo.

Un beso.

carmensabes dijo...

Excelente...que bién sabe recordar un talento como Ramón G. de la Serna...

Una de mis favoritas:

"Si te conoces demasiado a ti mismo, dejarás de saludarte."

Nome Andrés dijo...

Yo identificaba a Gómez de la Serna con un profesor que estaba todo el día con las greguerías; y los veía muy raros a los dos. Ahora me he dado cuenta de lo que pasaba: yo estaba alejadísimo de las vanguardias.
Un saludo

impersonem dijo...

Pedro, gracias por enseñarme un poco más y hacer un poco más pequeña mi ignorancia que, sobre este Autor, es mucha.

Reitero las gracias. Saludos.

DianNa_ dijo...

Ya sabes, todo lo que se salga de la norma es rechazado por los de la escoba en el culo jajajaaja (perdón, se me escapó)
Bueno, ya me gusta Cervantes, me encanta Gómez y su genialidad "greguerística" (¡¿?!) ¿qué vendrá después? uhmmm...

Voy a entrenarme al scrabble, me conviene :P

Mordiscos^^

Jan Puerta dijo...

Descubramos nuestras testas.
Ante esta entrada amigo Pedro, descubro mi testa aun a riesgo de coger un catarro. Tus palabras merecen ese honor y alguno más que yo, humildemente no puedo darte.
Por eso, incito a dejar los sombreros en el perchero del alma y os rindo mi benévola y modesta pleitesía.
Un abrazo

DianNa_ dijo...

Ah!! una duda, es que ahora no puedo ponerme con los enlaces, ya te contaré.
Esto :

"Me comenzó a coser botones grandes para ojales chicos. Tuve que echarla."

¿Esto es un micro entero? ¿sólo esto?

¡¡Cuanta ignorancia cabe en mi, señor!!

Besoss, profe :)

DianNa_ dijo...

Otra cosa, la foto me encanta.
Me voy a dormir!!

Cornelivs dijo...

Gracias por hablarnos de este escritor, Pedro.

No obstante, he de reconocer, humildemente, que no he leido nada de él.

Y el caso es que, con tu post, me ha dado ganas de leerlo, ya lo creo.

Un abrazo.

BIPOLAR dijo...

¿Y por qué negar que aprecias el talento de un escritor tan imaginativo y talentoso que estruja con tanta habilidad la semántica y fonética de las palabras? (¿No será pelusilla?)

Me ha venido a la memoria una secadora a la que por la parte superior se le introducía la ropa empapada y por la inferior se colocaba un balde -que fruto del centrifugado-, recolectaba hasta el borde todo el agua de la colada. No quedaba ni gota.

Isabel Huete dijo...

Llevas razón: es uno de los grandes olvidados.
Tengo un libro estupendo que se titula "La mano de la hormiga. Los cuentos más breves del mundo y de las literaturas hispánicas", de Antonio Fernández Ferrer (Fugaz. Ediciones Universitarias, 1990), en donde aparecen una veintena de microrrelatos de Don. Ramón.

Te "presto" tres que me parecen geniales y que supongo conocerás:

"El silencio se convertía en aquella casa de campo en dulce carne de membrillo".

"Dejó de fumar, pero reincidió, porque le seguían por la casa los ceniceros hambrientos".

"Aquel que olía todos los días en la tienda de loza el recochado de los cacharros se fue conviertiendo en botijo, su mujer en sopera y la niña en jarrita.
Tan de loza eran que todos murieron de caídas.
Todos se rompieron el día menos pensado".

Y dos de regalo:

"Estaban tan acostumbrados a vivir juntos, a mirarse de cerca, que si se veían en la calle se turbaban" (Bioy Casares)

"Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí".
(Augusto Monterroso)

Desgraciadamente, ahora los microrrelatos se han puesto de moda más como un juego para jóvenes que como el arte de escribir (bien) en escasas líneas todo un universo.

Has tocado un tema que me encanta. Gracias.

Un microbesazo. :)

Fernando Portillo dijo...

Qué curioso: precisamente acabo de leer "El caballero del hongo gris" y he de decir que no me ha impresionado especialmente. Veo sin embargo la bibliografía que muestra el enlace de tu entrada y me siento como un niño ante el escaparate de una pastelería. De cualquier manera, cuando se menciona el ingenio de las greguerías y las metáforas de Ramón siento rabia y coraje por Jardiel que, aunque quizás menos prolífico, tuvo el ingenio más extraordinario de la literatura española contemporánea. Lo siento, pero yo soy jardielista hasta la última gota de la tinta roja que circula por mis venas.

Merche Pallarés dijo...

Nunca leí nada de Gómez de la Serna pero sí he leído mucho sobre él. Muy, muy, interesante tu post. A mi, como a SELMITA, me ha encantado el de los trenes... Gracias por tu lección de hoy. Muchos besotes, M.
P.D. Creo que le conocí a la salida de un teatro en los '60, Fernando me presentó a un Gómez de la Serna--eso me acuerdo perfectamente--pero no sé si sería Ramón.

Vampi666 dijo...

Interesante autor.Todavía no he leído nada de él, pero tal y como lo pintas ya tengo ganas. Voy a darme un paseo a ver lo que encuentro. Un Beso Pedro.

Esther dijo...

A mi el género del microrelato me encanta porque se dice mucho en pocas letras..Tiene mucho mérito.

besos

Óscar E. dijo...

Me encanta esta entrada. Yo creo que muchos autores actuales callan el nombre de Ramón entre sus influencias porque no lo han leído o (peor aún) porque no les suena "moderno", pero la literatura de Gómez de la Serna (fragmentaria, omnívora, brillante, ocurrente, hedonista) se parece mucho a lo que hacen muchos escritores ahora (en general, con menos gracia, claro, porque Ramón era un genio, alguien capaz de hacer literatura con cualquier cosa).

Gabiprog dijo...

Como he disfrutado leyendote!!!

Indudablemente en cualquier arte podemos encontrar personajes que han sido imprescindibles con su obra y que han influido en la evolución de su genero, pero ello no ha derivado en una aplastante popularidad.

Anónimo dijo...

Interesante y curioso, cómo los que entendéis de literatura, porque la hacéis, de vez en cuando reivindicáis autores malditos. El otro día lo hiciste con D. Alonso. pancho

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

XUANRATA: hacía filigranas con las palabras.

RAFA: y qué divertido es jugar a hacerlas, en efecto. Un abrazo.

MAMEN: somos injustos con el pasado. Un beso.

HERNANDO: es fácil confundir a Jardiell con Gómez de la Serna: le debe mucho. No te preocupes, todos nos confundimos.

SELMA: a mí me atraen las greguerías en las que Gómez de la Serna hace juegos con el amor. Un beso en tren.

MARÍA: pues muchas gracias. Un beso.

CARMENSABES: qué buena ésta que citas. Y qué cierta.

NOME ANDRÉS: lo malo es que las vanguardias, al final, resultan ciertas... y tenemos que retratactarnos. Un saludo.

IMPERSONEM: siempre hay tiempo para poner remedio. Saludos.

DIANNA: en efecto, tan tiesos ellos. Yo no puedo entrenar, no abuses. Besos.

JAN: qué comentario más ramoniano te ha salido. Un abrazo.

DIANNA: en efecto, eso es un micorreltato, nanorrelato o como quieras llamarlo. Besos.

CORNELIVS: pues a poner remedio. Un abrazo.

BIPOLAR: ya sabes cómo son algunos... Misterios de la secadora.

ISABEL: son muy buenos todos, que conocía. El caso es que cuando se pone demasidada fuerza en que el microrrelato nace en Buenos Aires en los años 50-60 (Boiy, Borges), se olvidan de que Gómez de la Serna vivía y publicaba allí...
Qué bien les haría a los jóvenes escritores leer más.

FERNANDO: escribió mucho, colaboró en la prensa de forma activa, hizo guiones de radio, dio conferencias... No son excluyentes: Jardiel es un discípulo aventajado de Ramón.

MERCHE: pudo ser, en alguno de los viajes que hizo a España, pero no sé si en los 60: murió en Buenos Aires en el 63, después de una larga enfermedad. Coteja fechas con Fernando.

VAMPI666: Pues a la librería, rápido. Un beso.

ESTHER: y él lo cultivó muy bien. Besos.

ÓSCAR: tienes razón, muchos lo desprecian por ignorancia o porque se sienten incómodos ante su genialidad.

GABIPROG: el caso es que Ramón tiene todas las condiciones para ser popular.

PANCHO: Ramón es uno de los autores más injustamente olvidados de nuestra literatura.

Goathemala dijo...

Yo lo considero mucho. Hace unos meses pensaba qué escritor moderno sería un brillante bloguero. Y me vino a la cabeza D. Ramón, ahora me gusta ver que lo corroboras.

No inventamos la pólvora, no. Es cierto, parece que hay un tipo de intelectualidad que reniega de la influencia de Gómez de la Serna. Lo triste es que lo hacen por el viraje político que tuvo, no por la calidad de su obra. La política, triste lo que te digo porque estudié Ciencias Políticas, acaba enturbiando todo.

Abrazos.

Kety dijo...

Ahora que tengo abandonados los clubs de lectura por cuestiones familiares, acudir a tu espacio me compensa. Es un placer leerte
Un abrazo

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

GPATHEMALA: tienes toda la razón en cada una de las frases de tu comentario. Abrazos.

KETY: me alegro mucho de lo que me dices. Un abrazo.

§♫*€lisa*♫§ dijo...

profe pedro
que alegría el retornar a su acequia siempre fresca

retomando el pulso de la lectura concuerdo en eso de que nadie a inventado nada nuevo
todo fluye en espirales temporales e históricos
serna recargado , sería un excelente estímulo a retomar
y como él cuántos más hay que pasan sin la oportunidad de ser leídos , simplemente por falta de marketing y editores altruístas.

muakisitos de luz

marga dijo...

"Entre los railes de la via del tren crecen las flores suicidas" RGS.
!Anda que en una frasecita de ná, no dice cosas ni nada!! la irremediable atracción del riesgo...

Vicky dijo...

Lo bueno jamas se pierde... siempre se tiene en cuenta... y con personas como tu, menos, revivir lo bueno es emocionante...
Caricias para tu alma.

Anónimo dijo...

Buenos días, profesor:

Excelente la entrada. Los comentarios muy interesantes, pues con la personal visión de quienes los hacen, nos hacen ver detalles que no se nos habrían ocurrido.

La idea de intercalar los autorretratos de los lectores del Quijote, estupenda. Es la forma real de poner rostro, a los que imaginamos detrás de cada escrito. Y suelen coincidir.

Saludos. Gelu

Merche Pallarés dijo...

No, definitivamente no era él porque en el 63 yo estaba en Paris, y ahora que recuerdo este Gómez de la Serna (¿un hermano?) era diplomático. Besotes, M.

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

Tengo que confesarte, que de Don Ramón solo leí algunas greguerías, en la época en la que estudiaba literatura estaba más de moda Juan Ramon Jimenez... de todas formas es bueno que como especialista en la meteria nos remuevas de vez en cuando la conciencia y miremos la diversidad de la creación literaria española...¡que no solo de Quijote se alimenta!

REIKIJAI dijo...

Ramón Gómez de la Serna y sus palabras a Gardel. "Era el valor del tango, en contraste con la mujer del tango, el hombre probo, dolorido, que sabe masticar sus desengaños. En el tango hay unas últimas burbujas del ahogado, un poco de voz de agonía. La voz de GARDEL era una herida en su rostro y nos acordaremos siempre de su expresión llagada."Como hija de buen tanguero.Te dejo Un Beso. Silvi.

Merche Pallarés dijo...

Por cierto, Pedro, si has hecho un comentario en mi último post no ha salido... Besotes, M.

Cecilia dijo...

La gracia, la inteligencia de este Don Ramón es inconmesurable. Pero parece que le colgaron el cartelito de castizo y no se le conoce lo suficiente fuera del ámbito en el que se movió.
A los estudiantes les gustará Gómez de la Serna. Yo creo que conecta bastante con la mentalidad rápida de los chicos, su ironía, las imágenes que suscitan sus palabras son muy del agrado de la gente joven.
En cuanto a los microrrelatos, yo creo que se tildan como tal frases que pueden ser muy ocurrentes pero que no contienen el mínimo atisbo de argumento.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

ELISA: me alegro de tu vuelta. Besos.

MARGA: greguería magnífica, toda una novela.

VICKY: gracias. Caricias también para ti.

GELU: me alegro de que te guste la Acequia. Saludos.

MERCHE: sin duda te refieres a Gaspar Gómez de la Serna, que fue diplomático y escritor, en efecto. Besos. (Todavía no he tenido tiempo de visitaros)

MANUEL: pues a por don Ramón.

REIKIJAI: no en vano, vivió en Buenos Aires muchos años. Un beso.

CECILIA: en efecto, Ramón está cerca de los jóvenes. Él mismo no envejeció nunca. Quién sabe lo que puede definirse como microrrelato, no hay normas exactas.

Nacho Carreras dijo...

¡Ah! Don Ramón, Don Ramón... Casualidad, hoy en uno de mis largos tiempos de coche le he estado recordando... También a G. Orwell y a 1984...
Un abrazo.

fernando dijo...

Qué grande, Ramón Goméz de La Serna. me encantó cuando le estudie. Un abrazo.

Ele Bergón dijo...

Gracias Pedro por traer por aquí a Don Ramón.Me lo imagino escribiendo en su torre muy cerca del Retiro y haciendo el amor a Colombine. Después su historia no acabó bien, pero mientras duró tuvo que ser muy interesante.

Es verdad lo que dices, con frecuencia nos olvidamos de lo importante que fue este autor para las vanguardias y lo que vino después. Lo último que leí de él fue su libro "Senos" que lo encontré por casualidad en La cuesta de Moyano. Jose Manuel de Prada se inspiró en este libro para sacar el suyo de "Coños".

Me encantan su grueterías.

Un abrazo.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

NACHO: curiosas mezclas en tu viaje... Un abrazo.

FERNANDO: inolvidable. Un abrazo.

ELE: Juan Manuel de Prada se ha inspirado demaaiado en algunos autores. Un abrazo.

Mafi dijo...

La descripción de la morcilla me ha llegado al alma, es francamente bueno... me va a gustar Ramón. :)

Merche Pallarés dijo...

Entonces Gaspar ¿era hermano de Ramón? Besotes, M.

Antonio Aguilera dijo...

Pedro:
Cuando has mencionado a Borges y a Bioy, me he acordado de una anècdota sobre esta pareja de genios:
Cuando la mujer de Bioy, Silvina Ocampos, escuchaba desde detràs de la puerta a Borges y a su marido dando grandes risotadas decìa, " pero de què se reiràn tanto estos dos idiotas??".
No podìa comprender, la pobre Silvina, que ambos, tenìan destellos de imaginaciòn cuando creaban juntos y claro, se reìan a mandìbula batiente.....

A pequeña escala, mi mujer nos a escuchado a Ojito Y a mì rièndonos de lo lindo cuando creamos imàgenes, y tambien piensa: "pero de què se rìen estos dos idiotas".

La diferencia con la pareja de argentinos es que nosotros sì que sseremos idiotas jajajaja.

Buenas noches Pedro y paseantes

migul dijo...

mm tendré que prestarle más atención, que para "ganarle" en algo a Juanra...

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

MAFI: ay, lo pensaré la próxima vez que me coma una...

MERCHE: perdona por no contestarte antes. Sí, son hermanos. No dejas de sorprenderme con la cantidad de gente que has conocido, Merche. Besos.

ANTONIO: qué buena anécdota, qué buena.

MIGUL: es difícil, es difícil...

pablo miguel simón dijo...

Llego, como el conejo de Carroll, tarde a este magnífico festín de literatura. Grande, el reconocimiento a Ramón, tan grande en su estatura: estatua de la palabra inquieta. Soy de los suyos, admirador constante e irreverente comensal de su obra. Magnífico.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

PABLO: nunca se llega tarde para hablar así de Gómez de la Serna.

SoL LuNaR dijo...

luz