martes, 24 de febrero de 2009

Paisaje


Hace unos días estuve en Soria por motivos profesionales. Al bajar del autocar y mirar la chapa del vehículo, comprendí por qué hay gente que, cuando llega al destino de su viaje, se sacude con desesperación la ropa y se acicala el aspecto. En pequeñas láminas, todo el paisaje se había adherido, de tal forma que, con un poco de delicadeza, uno podía desprender los negativos de las calles, los ríos y los árboles, los campos cultivados y las viñas, las nubes y los cielos que anuncian la primavera. Los que quieren llegar sin el polvo del camino suelen ser también aquellos que cierran las cortinas para mirar una película, casi siempre ya vista; personas que no quieren viajar, en realidad, porque sólo van al destino. Aquellos para los que los quilómetros son mero trámite para continuar con su misma vida.

43 comentarios:

DESPLAZADOS AL PARAISO dijo...

Pues sí, hay gente que no quiere saber nada de lo que pasa a su alrededor, se esconden en su concha como las tortugas ó los caracoles, peor para ellos. Lo bonito de la vida es vivirla minuto a minuto para después contar todo lo que nos sucede ¿no crees?
Un besote, muacksss.

Aldabra dijo...

Me gusta lo que dices en este texto.
Es bonito dejar huellas en el camino y que el camino se quede impregnado en nosotros.

bicos,

Ele Bergón dijo...

Cuando viajo y me gusta mucho, nunca puedo ver una película, y aunque haga calor tampoco puedo correr las cortinas de la ventanilla. Necesito ver, contemplar y sentir.

Soria, Machado. Caminante no hay camino...Te imagino disfrutando del paisaje.

Un abrazo.

Rosa dijo...

Los que sólo quieren llegar a un destino... se pierden lo que hay en el camino, "LA VIDA", viven sin vivir.
Yo prefiero tener polvo de vida.,

Un abrazo

Te-Pito-0-Te-Henua (Sill Scaroni) dijo...

Tu post está muy hermoso y tiene una percepción muy sensible en relación a las personas que no quieren comprometerse con nada. En verdad no están preocupadas en sentir por algún motivo pero debe ser por miedo de vivir con intensidad.


* Pedro, no sé que pasó con el gadget de los seguidores pero de mucha gente han "evaporado" varios amigos como fue en mi caso y ahora miré en tus seguidores y también yo no estaba. Asi que ahora estoy de nuevo, como siempre he hecho.
Un beso.
Sill

Myr dijo...

Pues te dire, que me encanta transitar por la vida con paisajes adheridos. Llevo muchas particulas o laminas, algunas de ellas, han calado tan hondo que forman parte de mi personalidad.

Tanto la primavera como el otonio,
ambas, me gustan por la multiplicidad de sus colores en la Naturaleza.

Un abrazo

carmensabes dijo...

Si las nuebes hablaran...si los árboles gritaran...si los caminos exclamaran...si el paisaje se quejara...
Que diría?

Antón de Muros dijo...

Esta entrada bien podría tener la etiqueta "Kavafis" ;-)

Un abrazo.

Antón.

Selma dijo...

Haciendo un viaje de ida y vuelta tomo la precaución de cambiar de lado para no perderme detalle...
Te entiendo perfectamente, Pedro... No es el destino lo importante sino el camino para llegar a él...

Un beso de ida... Y de vuelta?

Mafi dijo...

me gusta el viaje, el camino y el destino, me gusta exprimir la vida y no dejar una gota... esto es muy divertido. ;)

MAMEN... dijo...

En la vida todo son huellas, unas las dejamos nosotros y otras se quedan grabadas a fuego en nuestro corazón¡¡;)

UN BESOOOOOO GRANDE, GRANDEEEEE¡¡MUUUACCCCC¡¡¡

Cecilia Alameda Sol dijo...

Disfrutar del camino cuando se viaja por gusto, por enriquecimiento, es tan importante como la visita al lugar al que llegas.

Cuspedepita dijo...

Supongo que son gente práctica que no se deja distraer de su objetivo por nada ni por nadie. No sé si los que acumulamos capas de polvo de todos los caminos podremos con todas ellas en algún momento...
Lo sé. Hoy estoy pesimista :-)
Besos

REIKIJAI dijo...

...Cuando viajo y manejo me siento libre;lo que menos me preocupa, es mi ropa o mi aspecto.Y llegada a destino,busco un lugar donde tomar un café.Disfruto manejar y estar cómoda,es fundamental.La vorágine de la ciudad,el estar prolija, maquillaje,ropa y demás, quedan.Y si voy por negocios, las primeras horas me las dedico…son para mi.Pedro,Te dejo Un Beso. Silvi.

moderato_Dos_josef dijo...

Que triste es eso que dices Pedro.Pero realidad: viajar sin ilusión. Mucha gente se ve obligada a viajar para trabajar muy lejos todos o casi todos los dias. en un viaje al sur en autobús conocía aun hombre que iba a trabajar a León y vivía en Alicante!!! Por lo cual viajaba a su casa solo los fines de semana y estaba harto me dijo, pero no tenía nada mejor parece ser...Un abrazo!

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

dejando huella, eso es lo que yo digo... y no quedarnos encerrados en si..apartados de todo...salgamos...un saludo

Cornelivs dijo...

Cuando veamos que un torero no tiene ninguna cicatriz en su cuerpo...podemos concluir, sin miedo a equivocarnos, que no habrá lidiado muchos toros...e incluso dudaremos de si es un torero de verdad o no.

Que seria de nosotros si las huellas de nuestro pasado no se nos incrustaran muy dentro...

Un abrazo.

María dijo...

Lo bonito de todo ello, y no sólo aplicable en el camino de la carretera, sino también en el camino de la vida, es saborear y disfrutar de los momentos del camino, no pensar, únicamente, en llegar a la meta.

Un beso.

Incombustible dijo...

El paisaje adherido, en pequeñas láminas fotográficas...¡Qué bonito Pedro!

La ventaja de acumularlas es que, si por alguna razón hemos de permanecer quietos, podemos proyectarlas (con la ventana abierta, que conste) y vivirlas nuevamente.

Un beso (y qué lujo leerte dos veces hoy...alguna ventaja tenía que encontrar en las travesuras de mis duendes cibernéticos)

Myr dijo...

PD -Reconozco que aun cuando disfruto el transitar, hay veces que acelero el paso..... como cuando me dijeste con El Q que fuera mas despacio....y como lo estoy saboreando!

marga dijo...

Lamentablemente, casi siempre los quilómetros sólo nos conducen a nosotros mismos... si así no fuera, la huida sería facilisima, pero no lo es...el viaje suele conducirnos a nuestro lugar de partida

pablo miguel simón dijo...

Estás muy machadiano últimamente. Soria y el viajero son dos referentes de lo más simbólico, Pedro Antonio.

Fernando Portillo dijo...

No sé qué decirte, Pedro. Somos tan distintos... Yo solo disfruto del viaje si lo administro y manejo yo mismo hasta el último centímetro; o sea, si conduzco. Sólo viajo a aquellos lugares a los que puedo ir en coche. Odio el avión, el tren me aburre hasta el marasmo y hace más de veinte años que juré no volver a viajar en autobús en mi vida. Me gustaría ir en coche a Turquía, a China incluso. Algunos de los momentos más felices de mi vida se han producido en lugares a los que he ido en coche y a los que muy difícilmente hubiera podido llegar de cualquier otra manera. Siempre he disfrutado enormemente al volante; pero ahora que la enfermedad me ha convertido poco menos que en un minusválido, el coche ha cobrado para mí una importancia inusitada: es como una prolongación de mí mismo que me da alas y libertad de movimientos; sin él, mi vida cotidiana tendría una calidad bajo mínimos. No sé Pedro: Respeto tu decisión de no tener carnet de conducir, pero no sabes qué limitaciones tan tremendas te impones...

Merche Pallarés dijo...

¡Qué te voy a decir yo sobre el polvo y las láminas del camino! Estoy completamente cubierta... Besotes, M.

Gabiprog dijo...

La retina del viajero se impregna siempre de vivencias. Si le resultan conocidas pronto llegará al detalle...
El destino empieza en el primer paso.

Hernando dijo...

Cuántos paisajes habrán quedado adheridos a la chapa de los autocares, cuántos paisajes se han incrustado en los vagones de los trenes, cuántos paisajes se pueden incrustar en la retina de nuestros ojos, como finas láminas. Siempre prgadito a las ventanas de los autocares y de los trenes, siempre observádolo todo, un árbol con una determinada forma, una paloma yendo de un árbol a otro, una ave rapaz con su majestuoso vuelo dominando cuál reina el horizonte, en fin odio las películas que ponen en trenes, y autocares, las sugerencias , el entretenimiento el hacer que fluya el tiempo está en el paisaje que va pasando velozmente por la velocidad de los medios de transporte.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

DESPLAZADOS: vivirla para contarla, en efecto. Besos.

ALDABRA: ambas cosas y casi mejor lo segundo. Besos.

ELE: lo disfruté. Y más, si me hubiera dejado el sonido de la película de guerra que pusieron... Un abrazo.

ROSA: y dejar que se meta dentro de la piel. Un abrazo.

SILL: no te preocupes, a veces hay misterios electrónicos que uno no puede comprender. Un beso.

MYR: y no te las quites, porque son parte ya de ti misma. Un abrazo.

CARMENSABES: nos afearía nuestras costumbres, no lo dudes.

ANTÓN: qué sabio Kavafis. Tienes razón. Un abrazo.

SELMA: siempre. El destino es el accidente. Un beso de ida y vuelta.

MAFI: Viva y divertida. Así me gusta.

MAMEN: si no, es como si no hubiéramos vivido. Un beso.

CECILIA: así es, así es.

CUSPEDEPITA: la gente práctica sólo va a lo suyo... Besos.

REIKIJAI: buenas costumbres. Un beso.

MODERATO: hay demasiada gente que sólo se trasporta. Un abrazo.

MANUEL: salgamos. Disfrutemos. Un saludo.

CORNELIVS: llevemos todas las cicatrices encima. Un abrazo.

MARÍA: la vida siempre es el camino, en efecto. Un beso.

INCOMBUSTIBLE: revivir el viaje es volver a hacerlo. Unb eso.

MYR: es la mejor forma de leerlo.

MARGA: que los quilómetros nos lleven siempre a los otros y al paisaje.

MIGUEL: me cambiaría el nombre para parecerme a él.

FERNANDO: no creo que seamos distintos en esto. Cada uno se adapta a las circunstancias. No creo que el conducir te prive de la contemplación del paisaje. Comprendo tus necesidades, pero no creo tener tantas limitaciones por mi decisión.

MERCHE: y qué bien te sienta. Besos.

GABIPROG: sólo esos pasos son el destino, en efecto.

HERNANDO: que fluya el paisaje dentro de nosotros. Demasiado veloces vamos ahora.

Gracias a todos por vuestros comentarios. Un abrazo.

Nome Andrés dijo...

Para zambullirse en la vida y meterse dentro de ella primero hay que salir fuera. Pero esa mudanza produce miedo y desestabiliza. Aferrados a los barrotes de nuestra seguridad hemos perdido la capacidad de asombro, sólo nos interesan nuestro propios negativos. Un abrazo.

Goathemala dijo...

No hay mejor forma de viajar que aquella en el el paisaje se nos adhiere. Muy bello texto.

--
Saludos, Goathe.

cuentosbrujos dijo...

ostrs tu cuanto material¡¡¡ ademas las imagenes me ha parecido de lo mas sugerente (capacidad de sugerir)no con la connotacion pseudo erotica del termino

Jan Puerta dijo...

Pedro, hace un tiempo escribí unas notas que me sirven para comentar tu entrada…
“Solemos viajar con los sueños encima de nuestras inquietudes. Y cuando la realidad nos sacude el alma, nuestras quimeras quedan olvidadas en cualquier rincón. Suspendidas en el aire, asidas en una pared porosa, reflejadas en un espejo, enzarzadas entre unos arbustos o simplemente vagando sobre nuestra sombra”
Un abrazo

Anónimo dijo...

Jan Pueta, hermoso texto y aunque breve muy denso, desde hoy lo hago mío. Gracias

São dijo...

Meu querido Pedro, poderia ter escrito eu própria este teu texto.
E o pior é quando nos querem obrigar a fazer o mesmo. Como, por exemplo, uma criatura que me disse para dormir!!

Besos.

fernando dijo...

si no me equivoco la foto está tomada desde la estación de autobuses de Soria. Conozco muy bien Soria pues mi familia es de allí. Un abrazo.

XuanRata dijo...

Esa imagen vacía como un viaje acabado. Suerte que aun queda la vuelta.

azpeitia dijo...

Al final todo es falta de sensibilidad, no saben beberse la vida, con los cinco sentidos...emborracharse de todo lo que nos rodea...un abrazo de azpeitia

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

NOME ANDRÉS: vivimos demasiado engreídos, en efecto. Un abrazo.

GOATHEMALA: la única que conozco. Saludos.

CUENTOSBRUJOS: el pasiaaje siempre lo es.

JAN: es lo que nos hace humanos. Un abrazo.

ANÓNIMO: Jan da siempre en la diana.

SAO: cuánta razón tienes. Besos.

FERNANDO: en efecto, es la estación de autobuses de Soria. Veo que es un paisaje conocido. Un abrazo.

XUANRATA: y se irán pegando más láminas. Luego hay que recolectarlas con sumo cuidado.

AZPEITIA: esa embriaguez nos da la via. Un abrazo.

jg riobò dijo...

Magnífica la mirada, querido Pedro.
De lo mejor. Habrá que planear un viaje.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

JAVIER: se impone. Lo antes posible.

impersonem dijo...

Esta bien eso de disfrutar y permeabilizarse con lo que nos rodea, pero hay veces, en nuestro tránsito, que los "paisajes interiores de la mente" no nos permiten percatarnos de las maravillas de los externos. Ah, y si conduces no te distraigas...

Saludos.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

IMPERSONEM: por eso mismo no tengo carnet de conducir. Brillante reflexión. saludos.

BIPOLAR dijo...

Hay gente que hace turismo de esta misma forma. Sólo les interesa ir al monumento, al museo, al edificio, a la iglesia,... etc y recolectar la entrada como una prueba. Realmente no ven nada de lo que se muestra ante sus ojos. Sólo están esperando que llegue la hora de la comida y regresar a casa.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

BIPOLAR: y luego, contarlo a los amigos, como si se hubieran enterado de algo...