viernes, 5 de diciembre de 2008

Tercera entrega de Cuadernos para una gótica.




No hay esperanza para nuestro amor: siempre nos mata de la peor manera.

Después de su muerte, sentía la necesidad de destruirlo todo. Aún la amo, como te amo a ti. Esta cadena de amor es también de dolor, pero nos ata los unos a los otros tan sólo para unirnos durante un breve tiempo en el que todo tiene sentido. No tengas prisa para comprenderlo porque la certeza llegará a tu cerebro en su momento, cuando todo sea ya consumado y el tiempo cobre para ti un nuevo significado.

Aún tenía su olor en mi piel y el sabor de su dulce sangre en mi boca. Apenas pude abrazarla unos minutos, mientras sus ojos apasionados iban cobrando vida para la muerte. No podemos llorar pero ella, en aquel momento, derramó una lágrima, sólo una lágrima, que fue resbalando por su mejilla con lentitud, mientras nos mirábamos a la profundidad de nuestras pupilas, como un horizonte de abismos en el que todo el cuerpo se precipita. Vi en sus ojos el reflejo de su reflejo en los míos y besé su último aliento: sus labios morían, al fin, en aquel beso, con una última frase:

-Me veo en ti.

Cuando me incorporé, ella ya había muerto.

Salí a la calle de aquella ciudad, en medio de la niebla húmeda y nocturna. No sé cuánto tiempo duró aquella etapa, una noche de noches en las que no quería aprender para no olvidarla, por el temor a perder su recuerdo para siempre. Todo me empujó a buscarla en decenas o cientos de cuerpos, a los que perseguía toscamente, abrazaba de foma salvaje e inexperta y destrozaba sus cuellos muy lejos del refinamiento que habéis dibujado en vuestra literatura sobre nosotros.

No podía llorar, pero me sentía ahogado. No hay recuerdos: sólo imágenes fugaces y desordenadas. Quizá formara parte del duelo o quizá sólo yo haya pasado por aquel dolor que me enajenó. Nunca podré saberlo y te lo relato desesperadamente por si la memoria pudiera salvarnos algún día.

Cómo la amo aún. Cómo te amo.
©Pedro Ojeda Escudero. Cuadernos para una gótica (2008).
Todos los derechos reservados

35 comentarios:

DianNa_ dijo...

Trágico, gótico, crudo pero hermoso, tú relato, niño.
Te felicito, has logrado en tan pocas lineas, expresar un cúmulo impresionante de sentimientos... desde el sufrimiento más insoportable, a la pasión más pura y el amor... buscando reencontrarse al precio que sea.

Estas entregas son cada vez más apasionantes y apasionadas, espero que sigan, vampiro :) lo haces genial, me has dejado impresionada.

Besos y mordiscos...

Isabel Huete dijo...

Lo peor de los vampiros (al margen de su condición zoológica) es que son espectros, muertos vivientes que van debilitando a sus víctimas lentamente, no de una vez como nos muestran las pelis. Para colmo, su saliva tiene un componente anticoagulante que impide que la herida deje de manar sangre... No sé si un vampiro sería capaz de desear y amar otra cosa que no fuera aquello que alimenta su poder sobre el otro. En todo caso, este cuaderno gótico me parece muy bueno.
Es muy bello hablar sobre un muerto con esa ternura. Me recuerda a algo.
Un beso gordísimo.

Ariel Luque dijo...

Este relato me fascina Pedro. Los sentimientos se sienten y se entienden a flor de piel, al margen de la fachada fantástica que tiene la historia. Realmente bello y oscuro! Un abrazo grande!

Ariel.

Gabiprog dijo...

Ama amar, pero también ama a muchos cuellos...

Buen fin de semana.

Fernando Portillo dijo...

Lamenté infinitamente no poder hacer ayer el oportuno comentario al capitulo XXX del Quijote, pero otros gigantes que al final resultaron ser molinos mal engrasados retuvieron mi atención hasta muy altas horas de la madrugada. No quisiera sin embargo dejar la cosa sin comentar la encantada sorpresa que a Merche Pallarés le produjo el bonitísimo término "horcajadura" para designar la entrepierna. Así es: en rigor, la zona noble femenina se compone de dos partes: el "empeine", o "Monte de Venus", y la "horcajadura" o entrepierna propiamente dicha. Está última proviene del latín "furca" que designaba a un palo bi-furcado en su extremo donde se colgaba a los ahorcados. De él se derivan términos como horca, bifurcación u horcajadas, que es la manera como los hombres (y ahora también las mujeres) montan a caballo o en un asno vil. Me gustaría añadir unos dibujos explicativos pero no veo cómo, aparte de que creo que ha quedado sobradamente claro (Fuente: Diccionario etimológico Corominas).

Merche Pallarés dijo...

Gracias a FERNANDO PORTILLO por la explicación de "horcajadura". Sabía que era la entrepierna porque tengo la versión de Francisco Rico y el lo explica a pie de página. Me encantan las palabras y las frases que usa Cervantes.
Ahora a comentar tu excelente capítulo. Muy triste pero excelente. Me ha saltado una lágrima furtiva... Besotes, M.

Anónimo dijo...

Qué historia tan bien trabada. Cada frase parece una sentencia: se podría hacer un comentario de cada una de ellas, por su profundidad, sin artificio alguno; descarnadas y certeras como un andamiaje de ortodoncia. Qué bien juntas en el crisol cosas tan cercanas como Sabina y tan conocidas como el monstruo del doctor Frankenstein. Gracias por el adelanto. pancho

Goathemala dijo...

Un amor llevado a sus últimas consecuencias, conducido a un trágico final. Admirable el esfuerzo literario de ponerse en otra piel.

Saludos.

Antonio Aguilera dijo...

EA! Ahora descubro que esta historia va ya por la tercera entrega.
Me la llevo, la leo, la rumio, y veremos a ver què saco en claro.

Felices, tranquilas, y nutritivas fiestas.

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

Me recordaste dos obras vampíricas diferentesal o que se suele construir...tu relato está a caballo entre "Entrevista con el vampiro" goticismo puro y "Drácula de Stocker" romanticismo vampírico... saludos.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

DIANNA: quizá, algún día, sólo me dedique a esto. Besos.

ISABEL HUETE: conozco demasiada gente que se alimenta de los otros, es verdad. Recordar a los muertos es hacerles presentes. Un beso.

ARIEL: gracias por tus palabras. Un abrazo.

GABIPROG: ¿hay otra forma de hacerlo? Buen fin de semana.

FERNANDO PORTILLO: gracias por tu explicación. Sé que a ti también te gusta paladear el uso de la lengua. En cuanto a todo lo que sugiere la definición...

MERCHE: detenerse en cada palabra y frase cervantina es una forma espléndida de leerlo. Una lágrima furtiva... Besos.

PANCHO: este mío es un vampiro postmoderno, así que mezcla sin ningún pudor, como has detectado. Un abrazo.

GOATHEMALA: al único final posible de un amor así. Saludos.

ANTONIO AGUILERA. ya contarás, entonces. Un abrazo.

MANUEL: en efecto, como conté en el propósito de este relato, hay mucho de todo dentro, de forma consciente. Pero también hay novedades en la concepción del vampiro, porque es parte de su construcción. Saludos.

Gracias a todos por vuestros comentarios. Un abrazo.

Fernando Portillo dijo...

Post-post por si alguien lo lee a estas alturas.
Para Goathemala. Cuando un amor tiene un trágico final nunca hay sangre, ni sollozos, ni siquiera tristeza: sólo hay bostezos.

Jan Puerta dijo...

El amor siempre esta lleno de pequeñas contradicciones. Son esos estímulos que sin querer olvidamos por sentirnos vivos.
Tercera entrega… in crescendo!
UN abrazo

Anónimo dijo...

Esto es pasión al límite...mucho amor con mucho dolor....placer y sufrimiento. Muy emocionante. Besos Isabel.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

FERNANDO PORTILLO: ya sabes que aquí se lee hasta el último aliento. En lo de los bostezos tienes razón, por eso, hay que acabar con el amor antes de los primeros síntomas: es más elegante y dramático.

JAN: por lo menos, para sentir que aun no hemos muerto. Un abrazo.

ISABEL: al límite. Así vive este vampiro mío. Besos.

noecrof dijo...

holaaaaaaaaaaaa
que tal va el puente??'

si se aburren ay les dejo algunas cosas para ver y leer.
besos y cuidaddo al poner el arbol de Navidad!!!!

http://doblevitta.blogspot.com/2008/12/conexion-castilla-y-la-mancha.html

http://fotolog.miarroba.com/noecrof/

Caer esta permitido, levantarse es una obligación. By Noecrof

Ricardo Tribin dijo...

Estimado Pedro.

Doloroso y sensible relato, escrito desde el fondo de tu corazon.

Un gran abrazo

Antón de Muros dijo...

Cuando una vivencia es tan fuerte, el protagonista no quiere que el universo siga girando para mantener vívido el recuerdo.

Ya no es el mismo. Es una sombra. Vivir es durar...

Un abrazo.

Antón.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

RICARDO TIBRIN: me alegra que te guste. Un abrazo.

ANTÓN: Vivir quizá sea siempre guardar esa sombra. Un abrazo.

SELMA dijo...

Logras hasta hacerme empatizar con el asesino... Este amor pasión que siente, teñido de romanticismo...

Soberbio texto, Pedro..
Un beso.

São dijo...

Já pensaste em publicar ?
Pois pensa, Pedro!
Besos .


ENHORABUENA PELA LIBERTAD!!!!

Aldabra dijo...

Sólo te puedo decir que me gustaría morir así con ese sentimiento en mi mirada, y en su mirada.

Fantástico, casi lloro, te lo juro.

bicos Pedro.

DianNa_ dijo...

A mi lo que me ha entrado es "sed" :)=

Ele Bergón dijo...

Como escribió Neruda
Es tan corto el amor y tan largo el olvido...

Muy buen relato.

Un abrazo.

XuanRata dijo...

Esa foto arrugada es una prueba del crimen pero tiene tantas huellas, ha pasado por tantas manos, que ya no hay forma de identificar a un culpable.

María dijo...

Pedro:

A mí estas entregas de cuadernos para una gótica me encantan y además me tienen enganchada, me parece realmente extraordinarias.

El amor apasionado que es tan fuerte como un huracán y que así como viene también se va pero que puede provocar a la persona que no controla llegar a cierta locura y llegar a cometer de todo.

Un beso.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

SELMA: no sé si mi pobre vampiro es un asesino: es su naturaleza. Y ama, que siempre salva. Besos.

SAO: lo pienso. Besos. Gracias: 30 años de Constitución.

ALDABRA: te cuento, en secreto, que yo sé qué sé siente con esa mirada. Besos.

DIANNA: bebamos.

ELE: y qué razón tenía el poeta. Un abrazo.

XUANRATA: por eso arrugo todas mis fotografías metódicamente.

MARÍA: me alegro de que te gusten. Gracias por tus palabras. Un beso.

sedemiuqse dijo...

El amor, amor, amor....
el amor no duele, creo que duelen nuestro pensamientos.Todo en su momento llega.
Si recordaramos... este juego, obra, espectáculo, terminaria.

besos y amor.
je

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

SEDEMIUQSE: el amor duele y no duele. Pero cuando duele, duele mucho. Besos.

Esther dijo...

En ese momento el del mordisco se llevó una parte de la vida de ella, que permanecerá en el para poder seguir amandola.. besitos

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

ESHTER: y, con ello, su maldición. Besos.

sedemiuqse dijo...

jajjaajaja. Sigo creyendo que el Amor no duele, duelen otras emociones procedentes de otras fuentes, no son las del amor.
Besos y con mucho respeto.
je

sedemiuqse dijo...

Ah!! puedes recortar el nombre Sede.
je

jg riobò dijo...

Lo que me atrae de los vampiros es la posibilidad de dominio sobre el tiempo y la velocidad.
En la foto, sólo es un momento entrevisto, una trepidación.
En la serie Héroes juegan continuamente con ello, aunque no hay vampiros.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

SEDE: espero que no lo compruebes por ti misma... saludos y gracias por acortarme tu nombre.

JAVIER: hay vampiros de muchas clases y no todos tan románticos como el mío, ya sabes.