miércoles, 17 de diciembre de 2008

Tanto la he mirado que veo borroso


Hoy, al entrar en la Facultad, a las ocho de la mañana, charlé un rato con los alumnos que se han encerrado en ella para protestar contra Bolonia. Me gustan estos jóvenes: dan muestras de estar vivos.

Con varios de ellos he hablado estos días por extenso y les he comentado mi opinión, que expongo desde hace unas semanas en La Acequia, casi siempre los miércoles. Seguiré haciéndolo, porque hasta ahora he analizado el pasado y presente de la Universidad española y me falta el futuro, precisamente lo que tanto les inquieta.

Los estudiantes que en toda España se movilizan contra el nuevo sistema universitario tienen razón en muchas de sus reclamaciones y no la tienen en otras, a mi juicio. Bolonia no es sólo lo que ellos ven como negativo, sino muchas otras cosas positivas y necesarias, que ya he señalado en varios lugares.

Es más, algunas de las cuestiones que ellos critican no son parte esencial de Bolonia, sino de la aplicación de las administraciones políticas y universitarias de cada país, que han decidido no pagar toda la factura generada por el mantenimiento del sistema universitario. Es aquí en donde hay que estar vigilantes, porque si no se planifican con tiempo unos niveles correctores del nuevo sistema que contribuyan a facilitar el acceso a la Universidad a cualquier estudiante, sea cual sea su nivel económico, como sucede hoy en la Universidad española, y una conciencia de la necesidad de determinados estudios no rentables económicamente pero sí social y académicamente, la aplicación del Espacio Europeo de Educación Superior, fracasará en este país. Como el sistema ya ha sido ensayado en otros lugares, es fácil encontrar estas medidas correctoras, que existen, son posibles y suficientes: si hay interés.

La Universidad española actual, como ya he expresado, es una institución con demasiadas carencias y lastres, desajustes graves que la hacen inadecuada, en general, para nuestro mundo y necesita una modificación radical en la línea de la esencia de lo expresado en el documento de Bolonia, porque, entre otras cosas, España ha optado por ser parte de Europa desde la firma de entrada en el Mercado Común. Otra cosa es que el Gobierno nacional, las administraciones autonómicas, el tejido social del entorno de cada Universidad y los regidores académicos de éstas, sepan nivelar determinadas cuestiones que se nos vienen encima y que son la esencia de las demandas más acertadas de nuestros estudiantes. Los problemas serán numerosos en la fase de adaptación porque, mientras que los cambios se han visto desde hace tiempo, las soluciones a los problemas de la transición no se han querido abordar suficientemente ni por las instituciones afectadas ni por los profesionales universitarios ni por la sociedad. Parece que nadie creía que se fueran a cumplir los planes, acostumbrados a retrasos, parches y vías indirectas. O que a nadie le ha importado nada hasta que ya es inevitable, porque la sociedad ha dejado de pensar en la necesidad de una Universidad sólida.

Ojala estos jóvenes sean el anticipo de una sociedad española más preocupada por su Universidad, más atenta a sus necesidades y más exigente con su control. La Universidad necesita el aliento de la sociedad pero también su mirada vigilante. Por eso apoyo sus movilizaciones, aunque no suscriba todos los puntos de sus documentos.

Después, he dedicado toda la mañana a mis clases (he saltado de Los pazos de Ulloa a La tierra de Alvargonzález para recalar finalmente en los romances sobre el conde Fernán González), recibir a mis alumnos en tutorías, resolver los trámites administrativos de última hora -todo el mundo se ha dado cuenta esta semana de que llega la Navidad y quieren resolver las cuestiones de forma urgente- y a mirar, melancólico, mi situación personal actual. Tanto la he mirado, que la he comenzado a ver borrosa: quizá yo mismo también esté en tramitación apresurada y urgente.

29 comentarios:

la inkilina dijo...

Creo en la juventud
son el futuro
Jóvenes llenos de vida, de ilusión por el cambio

El cambio esta cerca, se nota en el aire.

Un café??

Nome Andrés dijo...

Yo creo que al final va todo en la línea del pragmatismo: resultados y eficacia. Esa es la ley que se impone y que afecta hasta en lo personal, a unos y a otros.

SELMA dijo...

He leído muy atentamente los argumentos que expones sobre la situación universitaria... pero lo que me llama la atención como Amiga y me preocupa son estas palabras finles en tu Entrada"...y a mirar, melancólico, mi situación personal actual. Tanto la he mirado, que la he comenzado a ver borrosa: quizá yo mismo también esté en tramitación apresurada y urgente..."

Venga Pedro, esta puñetera Gripe está haciendo estragos en los ánimos de todos... Pero en tí, NO PUEDE! No!

Un abrazo y un beso cariñoso, Pedro... Dos días y...

Incombustible dijo...

Estoy de acuerdo contigo,la sociedad entera debería estar atenta ante cualquier medida que afecte (positiva o negativamente) a nuestras universidades. No sólo por lo que representa en términos de pago de impuestos, son también porque la mejora en nuestros espacios culturales y científicos son, a fin de cuentas, la carta de presentación de nuestros países.

Respecto a las tramitaciones personales, de fin de año o no, que sirvan para deshacerse de lo que ya no necesitamos. Un poquito (solo un poco ¿eh?, sin exagerar jeje) de melancolía aumenta nuestra sensibilidad creativa. De cualquier manera, acá somos muchos los que deseamos te repongas de la gripe y que se lleve con ella la migraña espiritual.
Y como los mexicanos somos así de sinvergüenzas, querido profe, esta vez le envío dible ración de besos y apapachos (achuchones , creo les dicen por allá) ;)

Merche Pallarés dijo...

A ver si la situación universitaria española sale del embrollo en la que parece ser se encuentra en estos momentos. Me gusta que los jóvenes se rebelen, tendrían que hacerlo con más cosas no solo por el "Bolonia" porque, al fin y al cabo, el futuro es de ellos.
Pedrito ¡arriba ese animo! (si no, vas a enfermar mas...). Besotes mimosos, M.

XuanRata dijo...

El invierno es una estación propicia a los encierros, sobre todo si están bien provistos de calefacción y máquina de café. Supongo que si fuera primavera o verano los únicos encierros en los que veríamos a los jóvenes serían los de San Fermín. Perdón, ha sido un comentario malvado. Lo que quiero decir es que hay que salir más a la calle para que la sociedad entera y no solo la universitaria sea consciente de lo que se está jugando.
En cuanto a ti, Pedro, no sé que decirte porque la calle estos días se está poniendo de un tonto navideño que lo mejor va a ser tirarse al monte en cuanto escampe un poco.

DianNa_ dijo...

Espero y deseo una juventud "protestona", es lo deseable, el problema es, que lo han tenido todo tan fácil que les cuesta creer en que ellos son los que ahora tienen que pelear... los padres hemos sido demasiado protectores, eso pienso yo.

En cuanto a ti... no sé ya qué hacer contigo!! :D, creo que iré a buscarte y darte cuatro bocaos, a ver si te pones ya las pilas, sí, será lo que haga, verás!! (sí, es una amenaza cruel, lo sé).

Besos y mimitos, pequeño jajajaja

Mafi dijo...

Como en todas las reclamaciones siempre hay algo de razón...
En cuanto a tu borrosa situación... aprovecha lo bueno de ella y "aclara" lo que merezca la pena. Francis. :D

São dijo...

Aí ainda se inquietam , mas aqui não!
Pelo menos que eu saiba...
E se a juventude já se acomoda agora, que podemos esperar?!
Besos, Pedro.

Gabiprog dijo...

Bregar con lo borroso también es signo de estar vivo.
Lo del enfoque automático es una salida demasiado fácil...

begoyrafa dijo...

A veces cuando miramos algo desde muy cerca se nos presenta borroso, unos pasos atrás y todo solucionado.
Un abrazo
Rafa

Juan Luis dijo...

Humm... creo que no deberías mirarlo tanto... Ya será lo que sea... Seguro que todo irá bien.

Un abrazo.

El callejón de los negros dijo...

Muchas personas pasan por la Universidad, pero esta ¿por cuantos pasa realmente?

La Universidad necesita cambiar o morirá como institución diferente pasando a convertirse en academias... no precisamente griegas.

Creo que algo se mueve,

saludos
Antonio

Mamen dijo...

"¡¡Juventud divíno tesoro¡¡¡";))..
A lo mejor un cambio no viene nada mal:)

Besoooosssss

jg riobò dijo...

Leo que existe una fractura entre los delegados y los de la huelga, entre los representantes y los del botellón.

pablo miguel simón dijo...

Caramba, Pedro, se nota que necesitas ánimos y a fe que deseo te lleguen como una inundación que te arrastre fuera de latosos males. De momento vayan los ánimos míos, sinceros e intensos.
Buena la reflexión sobre Bolonia; los agujeros del plan me hacen ser escéptico de sus provechos sociales, creo que más que unificar en un ansiado derecho a la educación cada vez más libre y gratuita puede propiciar diferencias de bulto en las posibilidades de acceder a la enseñanza universitaria según la zona donde toque vivir. Y lo que dices: hay que estar vigilantes.
Un saludo.

esteban lob dijo...

Tu reflexión, estimado Pedro, me parece muy sincera y coherente, con bosquejos de las luces y sombras del problema. Nos ilustras acerca de qué se trata, a aquellos que desde miles de kilómetros de distancia no estamos inmersos en el mismo. Es valiente tu posición en calidad, en cierto modo, de juez y parte. Son situaciones que no me parecen tan ajenas, porque las inquietudes de la juventud suelen desembocar en muchas latitudes en desencuentros similares. Por tanto sigo con interés el debate.

mimo dijo...

Hola Pedro, te dejo un link con una invitación para participar en FOROERASE
SALUDOS
FOROERASE

Ariel Luque dijo...

Querido y apreciado Pedro, se que no tiene que ver con ela tema que expones. Pero te quería desear una feliz navidad y un buen fin de año para vos y tu familia. Todos mis mejores deseos para este 2009. Un abrazo gigante!!!

Ariel.

fernando dijo...

Vaya profe más enrollado eres! Me hubiese gustado tenerte como profesor durante mi carrera.

un abrazo.

LUISA M. dijo...

Hola, Pedro:
Paso por aquí después de varios días de ausencia, leo tus dos o tres entradas últimas y me detengo más en esta porque me llama la atención lo de verlo borroso y porque me interesa el tema de la universidad que comentas.
Estoy de acuerdo contigo en que estos jóvenes universitarios que participan activamente en estos movimientos y se preocupan por el futuro, quizá puedan hacer ver a las administraciones cuál debe ser el camino.
Al llegar al final de tu exposición me preocupa cuando dices que miras "melancólico, tu situación personal actual" (veo que coincido con Selma). ¿Qué te ocurre, amigo? Tú sueles ser muy positivo. Quizá un pequeño descanso te permita verlo todo más claro...
Un abrazo y mucho ánimo (si lo necesitas).

Fernando Portillo dijo...

Dice el viejo adagio que "casa con dos puertas mala es de guardar". Hay varias maneras de entender las formas en que una casa puede tener dos puertas y cómo abordar el problema.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

INKILINA: son lo mejor que tenemos.

NOME ANDRÉS: es la sociedad que estamos montando. Equivocada, sin duda.

SELMA: voy tirando. Besos. Ya estamos...

INCOMBUSTIBLE: me quedo con esa doble ración, que necesito.

MERCHE: sólo saldrá bien con la voluntad de todos. Besos y gracais por los mimos.

XUANRATA: en efecto, la sociedad entera debería concienzarse sobre lo que está pasando, pero está adormecida en el estado del binestar y sus sobresaltos.
Tirémonos al monte, aunque no escampe.

DIANNA: abrirán los ojos, no les queda más remedio. Recibo los bocados con gusto. Besos.

MAFI: aclaremos, querida Francis.

SAO: me temo que la juventud, en general, se nos ha hecho pasiva. Por eso me gustan estos jóvenes. Besos.

GABRIPROG: pues entonces, estoy muy vivo...

RAFA: o adelante, hasta fundirse... Un abrazo.

JUAN LUIS: esperemos que así sea. Un abrazo.

EL CALLEJÓN: ésa es una de las claves. Hay demasiados que se limitan a estar en las sillas de las aulas, sin ver lo que pasa a su alrededor. Esperemos que se mueva. Saludos.

MAMEN: no, no viene mal. Besos.

JAVIER: algo de eso hay. Sólo los más concienzados están en esto.

PABLO: en Bolonia hay cosas positivas y cosas peligrosas, de las que la sociedad no es consciente. Seguiremos hablando de esto. Un saludo.

ESTEBAN: no entiendo otra forma de actuar que partir de la autocrítica y de la mirada serena a los otros. Gracias por seguirlo.

MIMO: espero que la próxima vez comentes algo de la entrada.

ARIEL: Feliz Navidad también para ti, Ariel. Un abrazo.

FERNANDO: siempre estás a tiempo...

LUISA M.: confiemos en estos jóvenes. Necesito descanso, quizá sea eso. Gracias por preocuparte.

FERNANDO: y hay, cuando hay más de dos...

Gracias a todos por vuestros comentarios. Un abrazo.

Aldabra dijo...

poner pasión en algo aún cuando estemos equivocados (¿quién lo sabe de principio?) es la chispa de la vida... sin pasión nada tiene sentido.

bicos,

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

ALDABRA: cuánta razón tienes. Besos.

BIPOLAR dijo...

Me alegra el perezoso pero significativo movimiento de la juventud que parecía aletargada. Necesitamos su opinión, la compartamos o no, pero se tienen que poner las pilas y moverse

INQUIETUD. OPINIÓN. IDEAS. RENOVACIÓN. ALGO.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

BIPOLAR: confiemos en ellos. Qué triste, si no.

isla_errante dijo...

Lo triste de la universidad es que es muy cara, lo triste es que ya sin el plan bolonia las administraciones autonómicas no les de el dinero prometido , si no se subvencionan las facultades solo estarán a alcance de un@s poc@s , es el futuro y lo estamos dejando a el alcance de quien lo pueda pagar , l@s hij@s de la clase obrera cada vez optan menos a esas plazas yo tuve que optar por un FP superior que me costo siglos sacarlo por que trabajaba y se me complico con una enfermedad .
Y con todo eso no trabajo de lo que estudie soy una operaria de fabrica .
Ahí esta el futuro , estudiar algo que te gusta y no poder trabajar en ello.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

ISLA: es uno de los problemas de los estudios universitarios y profesionales de alto nivle de los últimos años: se ha generado una gran esperanza en que uno podría trabajar en los estudios que elegía. Y no es así. El choque, a la entrada en el mundo laboral, ha sido muy fuerte para generaciones como la tuya.
Cada vez será peor y más caro: los estudios universitarios serán, en realidad, más largos que ahora.