domingo, 16 de noviembre de 2008

Lo que no controlas


Nos olvidamos, con harta frecuencia, de nuestra fragilidad. Nos creemos arrogantes e inmortales, pero vivimos siempre en el filo de la vida: nuestro cuerpo no es nada y la edad y la enfermedad hacen su labor de zapa. En nosotros y en quien nos rodea.

Y, entonces, lo diario se detiene y nadie se ocupa de arrancar las hojas del taco del calendario, como si se viviera en una pausa o en el temor de que alguien desestabilice (¡basta un leve soplo!) ese orden cómodo que le hemos puesto a cada una de nuestras jornadas.

Mi padre ha estado mal estos días, aunque parece que se recupera bien, poco a poco. Y aun no sabemos lo que ha tenido: nos esperan días de médicos y pruebas que irán descartando cosas y sugiriendo otras. Desde hace unos años, miro en mis padres el efecto lento pero implacable de los años como miro el mío en el espejo cada mañana. Pero mis padres siguien siendo aquellos que sacaron adelante, con sueldo escaso, aquella familia nacida en las afueras de la ciudad, como yo, ante sus ojos, soy aun el muchacho que comenzaba su propio camino. Sin embargo, cada día cuesta más abrocharse los cordones de los zapatos.

Quiero agradeceros las muestras de cariño que habéis dejado en La Acequia, en mi correo electrónico y en mi teléfono estos días. La normalidad vuelve, con cierto temor y cogida con alfileres y me pongo, a lo largo de las próximas horas, a contestar vuestros comentarios en las entradas atrasadas y, si puedo, visitar vuestras casas para saludaros. Os he tenido muy presentes estos días, porque sabía de vuestros buenos deseos y abrazos, que he recibido.

59 comentarios:

Cecilia Alameda Sol dijo...

Suma mi adhesión y mi preocupación a las de otros amigos. Espero que la situación se encauce sin consecuencias y que tu padre vuelva a su vida con tranquilidad.

javiersanz dijo...

Ya sabes que si necesitas algo, nos tienes aquí para lo que sea.
Que se mejore pronto.
Un abrazo.

lichazul...elisa dijo...

PEDRO
las mejores vibras y muchas energías para tu papá y para toda la familia

desde acá un abrazo solidario y todos los ánimos

es cierto somos levedad nada más!!!

muaksimakis

Kety dijo...

Me alegro que hayas superado ese primer susto que es el ingreso y la incertidumbre de no saber en qué deparará.
Como te dije en la entrada anterior, hace una semana me encontraba en tu misma circunstancia con mi madre.
Que se mejore.
Un abrazo

Fuentecillas dijo...

Pedro, totalmente de acuerdo con tus palabra, es una etapa muy complicada para todos los hijos , cuando tenemos que asumir, el paso del tiempo para nuestros padres. Es duro, sin lugar a dudas. Es una prueba más en nuestras vidas. Espero que la serenidad,y el cariño te ayude a superarlo .
Te entiendo mejor que lo que te imaginas, pero hay que pasarlo.
Un abrazo y poco a poco.
Fuen

Nerea dijo...

Pedro me alegro que todo vuelva a la normalidad y que tu padre este mejor.

Hace poco mi madre nos dio otro susto, te digo otro por ha estado ya no me acuerdo las veces ingresada en el hospital.

Quizás eso me haya hecho valorar los pequeños momentos de esta vida y lo importante que es vivilos con la gente que más queremos.

Mis mejores deseos y energias para ti Pedro y tu familia.

Besos y abrazos!!!

El Rincón del Relax *Beatriz* dijo...

Hola Pedro. Me alegra leer que tu padre está mejor y se va recuperando. La vida es así, como tu muy bien dices basta un soplo... Hace 19 años me dijeron: " es ley de vida".. Yo personalmente creo que se muere a cada instante de la misma manera que se renace a cada segundo. Desde el momento de nacer ya estamos de vuelta...

En estos días que tu padre se someta a pruebas médicas etc.. mucha luz, mucha "fe" en los profesionales medicos y sobre todo mucha paz para sobrellevar todo el proceso, sea lento o largo.

Te dejo un abrazo grande!

El Deme dijo...

Pedro, estas cosas que nos pasan nos vienen a decir que el paso del tiempo es evidente aunque dentro de nuestros corazones no nos demos cuenta. Por eso creo que es bueno aprovechar y transmitir los sentimientos cuanto antes, mejor.

Antón de Muros dijo...

Pedro:

Me alegra leerte después de la tormenta.

Quien no sepa de la fragilidad de nuestra existencia, creo que es un necio.

Un fuerte abrazo.

Antón.

manuel de la rosa dijo...

ciertamente no somos nadie al lado del enmigo tiempo...todo pasa...pero a la vez queda en nuestro corazón....se lo que has snetido y sientes en estos momentos...pasé por un trance similar hace casi un año...y gracias..se recuperó. Ellos nos trajeron. nos cuidaron...ahora es nuestro turno...hemos de saber corresponder...por humanidad, por amor...por dignidad... un afectuoso abrazo

Euphorbia dijo...

Es duro ver como los años hacen estragos en nuestros padres, aquellos que un día creíamos que estarían siempre ahí, siguiendo nuestros pasos.
Mi padre murió el año pasado y con mi madre es un viacrucis de pruebas, análisis y visitas a toda clase de especialistas.

Los hospitales son lugares cada vez más tristes a medida que los malos recuerdos se nos acumulan.

Espero que los médicos acierten rápido con tu padre y no sea un no parar de pruebas que no llevan a ninguna parte. Os deseo lo mejor.

Merche Pallarés dijo...

¡Cómo me alegro de que tu padre esté mejor, mi querido Pedro! Pero, los años son los años y el fin siempre está más cerca. Hay que estar preparado para afrontarlo lo mejor posible. Seguro que tanto tu padre como tu madre han trabajado duramente toda sus vidas para poder darte una educación a la que ellos no tuvieron acceso. Eso les hace GRANDES a mis ojos. Gente maravillosa que con sus sacrificios y penurias, han conseguido que sus hijos hayan superado los obstáculos de los cuales ellos estuvieron vetados. Tu padre puede estar orgulloso. Yo lo estaría. Muchos besotes, M.

Francisco O. Campillo dijo...

Pedro
Un abrazo

Anónimo dijo...

El amor de los padres a los hijos es el amor más desinteresado que hay. Me alegro un montón que no sea nada grave lo de tu padre. Un beso Isabel.

Nome Digas dijo...

Ánimo. A pesar de nuestra debilidad seguro que hay en ti la fuerza necesaria para abordar el problema de salud de tu padre. Un abrazo. Que todo os sea favorable,

María dijo...

Pedro me alegro de que todo vuelva a la normalidad en tu vida, aunque sea con alfileres, lo importante es que tu padre sigue estando entre vosotros, y ya verás como todo saldrá bien, no hagas lo que yo, preocuparte antes de tiempo, porque sino sufrirás dos veces, es mejor, preocuparte, cuando lo debas de hacer, no ahora, lo más importante es que tu padre sigue con vida, está con vosotros, y después ya se verá, pero no te adelantes a los acontecimientos.

Tienes todo nuestro apoyo, toda nuestra energía que te la enviamos a través de nuestras palabras, estamos contigo, y sé que tú también estás con nosotros, porque lo acabas de demostrar con este escrito, gracias, muchas gracias por tu generosidad Pedro.

Muchos besos y mucha energía positiva te envío para tu padre, y muchos besos y ánimos para tí.

Abejita de la Vega dijo...

La abejita también se alegra.
Un besote

Courbet dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Gabiprog dijo...

Me he sentido identificado cuando comentas ese paso lento de los años en nuestros padres. No puedo evitar ver en gris cuando pienso en ello. El tiempo y las vivencias, todo nos moldea y a veces nos abofetea... Qué hacer... Desde luego no dejar escapar momentos de complicidad.
Un abrazo.

Nacho Carreras dijo...

¡Joder! (Perdón) con la maldita "ley de vida"

Ya sabes dónde estoy,

Un abrazo,

SELMA dijo...

Me reítero aquí, Pedro... y con todo cariño.
Un abrazo muy muy fuerte.

Esther dijo...

Pedro me alegro mucho que esté mejor.. Siento si no he estado tanto ahi por mi ausencia pero no sabía nada..al menos he llegado para ver la noticia de que mejora..

besos y estoy para lo que necesites

Lobita Esteparia dijo...

Pedro, cuando llegamos a una edad en la que los padres son mayores es lo que nos queda, verlos envejecer, yo estoy pasando lo mismo con mis padres entiendo tu incertidumbre, y temor de verlos cada día más vulnerables, menos independientes, es triste la vejez. Pero llegar a ella también es maravilloso, porque la vida es hermosa...Un saludo y que todo salga bien.

BIPOLAR dijo...

¡Qué sensación de escalofrío!
Todo se resuelve en un segundo, para bien o para mal. ¡Qué frágiles y ridículos somos!

Un beso

Miguel A. Lama dijo...

Me alegra leerte de nuevo después de la bolsa de ropa. ¡Qué familiar y cercano me ha resultado todo!
Un fuerte abrazo.

DianNa_ dijo...

Dios, tengo ganas de llorar y creo que es de alivio por ti.

Me alegro, Pedro y espero que no sea nada, la ley de vida no me gusta nada.

No te preocupes por contestarme a mi, vale? y descansa un poco.

Muchos besos, niño

Ele Bergón dijo...

Me alegro que poco a poco vuelvas a la normalidad, eso significa que también tu padre irá volviendo a ella.

Un abrazo.

Metis dijo...

mas bien creo que somos muy conscientes de nuestra fragilidad pero no de la de nuestros seres queridos, aquellos que creemos heroes y son sin embargo tan necesitados de cariño y cuidados como nosotros.

mis mejores deseos de mejoria.

un beso pedro.

Fernando Portillo dijo...

No es lo jodido mirarse en el espejo, sino darte cuenta de que en realidad ellos eran tu espejo y de que ahora te toca a tí. Mañana tengo médico. Una vez más.

blogochentaburgos dijo...

Mucho mucho ánimo

Pedro Carcedo dijo...

De todo corazón, mis deseos de mejoría para tu padre.

El Ente dijo...

Mis mejores y mayores deseos para que todo vuelva a la normalidad querido Pedro. Mi energía os la envío en un fuerte abrazo para ti y todoa tu familia.

UN FUERTE ABRAZO.

XuanRata dijo...

Se hacen viejos un poco cada día, pero nos damos cuenta en momentos puntuales, por pequeños detalles o por esos sustos que nos dejan el miedo en el cuerpo. ¿Y qué piensan ellos? ¿qué necesitan? ¿cómo atreverse a preguntárselo? Tal vez nada distinto de lo que uno mismo necesita. Un poco de conversación. Un mano suya dentro de la tuya.

Un abrazo, Pedro, para ti y para los tuyos.

LUISA M. dijo...

Deseo que tu padre se recupere muy pronto de ese contratiempo de salud.
Es verdad, los años pasan y ahora son ellos, que hicieron tanto por nosotros, los que nos necesitan. Seguro que les ayuda a sentirse mejor saber que cuentan con nuestro cariño, nuestra compañía, nuestro apoyo.
Un abrazo.

fiorella dijo...

Que todo vaya bien.Un beso

h.i. dijo...

...

Mafi dijo...

Ánimo! y paz.

Anónimo dijo...

El ser incondicional con nuestros padres e hijos es la deuda mas entrañable. Me alegro que esté bien, y que tú estés tranquilo. Puede que necesites un buen paseo otoñal por la Fuente del Lobo.
Un abrazote muy grande.
Concha.

Raúl Urbina dijo...

La vida tiene ese tono incontrolable. En cualquier caso, me llena de alegría que se haya pasado bien el primer envite. Quedan muchos, sin duda. Seguiremos doblándonos para atar los cordones de los zapatos. Cueste lo que cueste.
Un abrazo.

la inkilina dijo...

Pedro..espero que se recupere del too tu padre..y que solo quede en eso en un susto ..un fuerte abrazo y aquí estaremos..esperando

Un beso..;)

SAUVIGNONA dijo...

ahora entiendo "la bolsa de ropa"

espero de todo corazon que tu oadre se recupere pronto!
un gran saludo pedro.
:)

Cornelivs dijo...

Feliz y contento de que tu padre se recupere poco a poco, y deseando que su recuperación llegue a ser completa, te mando un abrazo, Pedro.

aecagh dijo...

Nos vemos en ellos, como ya habéis dicho. Por eso conocemos el camino que nos queda.
Y, mientras, nos mueven a la ternura y nos conmueven aquellos signos de fragilidad que solo nosotros, como hijos, somos capaces de apreciar.

Ariel Luque dijo...

Todo mis mejores deseos para vos y para tu familia Pedro, es bueno saber que de a poco va mejorando todo aunque el tiempo cause lo contrario. Un abrazo grande!!!

Ariel.

fernando dijo...

Espero que recibas buenas noticias sobre la salud de tu padre en estos días. animo, amigo. Un fuerte abrazo.

Dargor dijo...

"No hay enfermedad que pueda con una sonrisa"

R.S. Martin

Goathemala dijo...

El tiempo y sus estragos pero también el tiempo y el dulce néctar de la nostalgia y el recuerdo de cuando éramos jóvenes y la lozanía insuflaba fuerzas a las piernas y arrojo a los pensamientos.

Operaron a mi madre hace una semana. Todo muy bien pero te entendí y me sentí identificado.

Debiera estar penado perderse un blog como el tuyo.

En principio venía a felicitarte por la feliz iniciativa del Quijote pero ya sabes...


Un saludo.

begoyrafa dijo...

Mucho ánimo Pedro.
Yo creo que el cuerpo humano, en concreto nuestra mente es un organismo muy complejo, pero muy perfecto. Estos momentos que estás viviendo ahora seguro que te hacen replantearte muchas cosas, pponer en orden prioridades y relativizar muchas preocupaciones. Lo que pasa es que dentro de nada, sin darnos cuenta volveremos a preocuparnos por cualqueir cosa absurda que nos rodea. Y este mecanismo, en el fondo creo que nos hace bien.
Un abraoz para ti y otro para toda tu familia.
Rafa

pablo miguel simón dijo...

Dijo un poeta ruso que la vida es un arco iris que incluye el negro. Espero que el resto de colores te sonrían las más de las veces.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Os agradezco todas estas palabras, este río de afecto, que tanto ayuda. No sabéis cómo animan tantas palabras. Gracias y mil abrazos.

Jan Puerta dijo...

Apreciado Pedro...
La vida es una sucesión de momentos. Algunos amargos, pero cuando la esperanza aflora hay que agarrarse a ella.

Un fuerte abrazo

Donce dijo...

Jo Pedro, no sabía nada. Me alegra leer que todo mejora, aunque sea lento. Mucha fuerza y muchos besos.

PILAR dijo...

Pedro, corazón, me alegro que poco a poco todo esté bien.
El hecho de que nuestros padres envejezcan y enfermen nos afecta inevitablemente. Poco a poco nos vamos soltando de ese cordón umbilical, y aunque no estemos con ellos todos los días, el saber que existen, que están ahí, nos hace mantenernos más jóvenes (tal vez, no lo sé)Pero su fragilidad es nuestra fragilidad.
A todos nos espera (y otros ya lo han vivido)ver envejecer y enfermar a nuestros padres, y yo a veces pienso que no sé si estoy preparada. Me da miedo, Pedro.
Te mando un fuerte abrazo.

amelche dijo...

Espero que vaya todo bien. Un abrazo.

Aldabra dijo...

y las aguas del río vuelven a su cauce después de la riada, tal vez un poco turbulentas...

me alegra mucho saber de la mejoría de tu padre,

os deseo todo lo mejor, tanto a tí como a tu familia.

biquiños, hoy si cabe más reconfortantes que de costumbre.

jg riobò dijo...

La disolución alcanza a tus padres y sientes la horfandad.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Gracias a todos por vuestro apoyo.

Tareixa dijo...

Yo también he notado un bajón en mis viejecillos de un tiempo a esta parte. Sinceramente, cada vez los visito menos porque sus temas de conversación se limitan a médicos y dolores varios, y yo intento huir de esa realidad. No soy muy buena hija en ese aspecto, el tiempo corre demasiado rápido y temo el momento en que no se valgan por si mismos y dependan de mi, porque no sé si estaré a la altura. Hoy por hoy no me veo capaz y trato de no pensar en ello. ¡Que cobarde soy!

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

TAREIXA: es muy difícil hacer frente a estas situaciones.