viernes, 14 de noviembre de 2008

La bolsa de ropa


De pronto sucede que te avisan para que acudas a la sala seis y te dicen que se quedará en observación porque no saben muy bien qué tiene. Y te dan una bolsa de plástico, con su ropa y sus objetos personales y una etiqueta con su nombre.

66 comentarios:

Francisco O. Campillo dijo...

Parece de una serie de médicos americana.
¡Cuánto nos estamos deshumanizando!

DianNa_ dijo...

Qué pasa??
Ha pasado algo? estás bien? es un post así porque sí o me preocupo?

Bueno, ya estoy preocupada.

vaya :)

Besos, deseo que no sea nada, si puede ser, me sacas de dudas, vale?

manuel de la rosa dijo...

se volvió a repetir esa situación, la primera vez fue cuando esperaba el parto de mi esposa... me dieron todo envuelto...esa es la sensación que tuve esta mañana cuando acompañé al hospital a mi mujer...es la deshumanización...hasta para ponerte enfermo has de tener suerte....saludos y salud

Cecilia Alameda Sol dijo...

Espero que sólo sea una especulación. O que sea una dolencia ligera, si es real.

Isabel Huete dijo...

¡Joder! Sin perdón. Es un comentario preocupante...
Como dice Dianna, acláralo por fa.
Besos.

Anónimo dijo...

Sospechaba que algo pasaba por la tardanza en tu intervención en los comentarios del Quijote (mal que nos has acostumbrado), pero nunca imaginas que pudiera ser cosa de hospitales. Con esos asuntos sólo queda paciencia y esperar pronta mejoría y recuperación. pancho

XuanRata dijo...

y entras en una espiral donde la persona se convierte en un número de habitación. Ojalá encuentres en ese hospital una sonrisa amable y que todo se quede en una foto incómoda.

Un saludo, Pedro.

María dijo...

¡Buf! me has asustado con lo miedica que soy, espero que todo sea ficción lo que has dicho aquí y no se trate de nada cierto ni real, que sólo sea un post, pero para mí lo que has escrito me produce una aceleración total a mi corazón, estaré impaciente para leer tu respuesta Pedro y quedarme tranquila.

Un beso.

Raúl Urbina dijo...

Viví eso decenas de veces con mi padre. Y hasta hace bien poquito, la bolsa que contenía todos los elementos personales era una gran bolsa de basura. Una metáfora.

___________________ dijo...

Joder, y el alma se te cae a los pies :s

Antón de Muros dijo...

Espero que esté todo bien.

Un abrazo.

Antón.

DianNa_ dijo...

Espero que tu padre se reponga pronto y todo quede en un susto.

Besos, niño, esperamos noticias

Pilar dijo...

La ropa es nuestra identidad muchas veces. Sobre todo en determinados lugares la desnudez es la máxima desprotección, y más aún cuando esa ropa se sustituye por una bata atada al cuello y abierta en la espalda. Y sobre todo cuando la ropa no ha ido a parar a un armario o a una maleta que sería su lugar...
Espero que no sea nada grave.
He vivido ese estado en los dos lados, y en cualquiera de los dos es, sencillamente, triste y humillante.
un abrazo, Pedro

aecagh dijo...

Recibe un abrazo. Estás presente en nuestras vidas.

Anónimo dijo...

Al igual que para entrar en la universidad hace una serie de requisitos, en el hospital, también hay que cumplir normas,,, pero tranquilo, hay muy buenos profesionales, lo importante es no ir con miedo.Espero que todo sea leve,,, buenos deseos para el enfermo y los familiares.

Besos
CARMEN---

Jan Puerta dijo...

Solo una anécdota gráfica y literaria. Ojala solo sea eso.
Un fuerte abrazo.
En estos casos uno (yo) no sabe que decir pero me gustaría poder hacer algo mas que unas simples palabras.

Nerea dijo...

Espero que no sea nada y se reponga pronto.

Besos!!!!

Gabiprog dijo...

Que sabor tan raro tienen esos instantes en el micromundo de un hospital...
Espero que no sea grave.

Fernando Portillo dijo...

Me suena demasiado familiar; angustiantemente familiar en cada uno de los detalles. Pero cada vez que me veo en una de estas me alegro infinitamente de vivir en España y de que Franco tuviera el detalle de inventar el mejor sistema de asistencia sanitaria del mundo. Te diré una frase, Pedro, que alguien me dijo hace muchos años en una sala como la de tu fotografía y que me ha ayudado siempre a a afrontar los peores momentos de mi vida: "Es peor pensarlo que pasarlo". Esa persona era Tina Barriuso.
Suerte, amigo.

Merche Pallarés dijo...

Ay, Pedro, yo tambien me he quedado muy preocupada con tu post. Como dicen todos, espero que no sea nada grave. Un abrazo y muchos besotes, M.

JESUS y ENCARNA dijo...

Como los demás me quedo con un regusto de preocupación, espero y deseo que, si es real sea leve y pase pronto, muy pronto, me dio un vuelco el corazón con el tema de la bolsa de plástico que conozco tan bien...
Un abrazo grande
Jesús y Encarna

R. A. Riveiro dijo...

Bueno, solo espero que sea un poco de truco lo de esta entrada, ya que no se sabe de quien era la ropa, espero que no pase nada raro ni malo.
Saludos.

Abejita de la Vega dijo...

Me surgieron dudas, a mí también con esa entrada.
Esa bolsa y esa sala de espera desangelada nos es familiar a todos.Demasiado realismo, pensé.
Que todo vaya bien, Pedro.
Un abrazo.

luis felipe comendador dijo...

¿Va todo bien, hermano?

Ele Bergón dijo...

Al leer la entrada en ningún momento he pensado que se trataba de tu realidad. ES más, me ha parecido un microrrelato muy, muy bueno, pero al leer los comentarios me ha surgido la duda.

Deseo que todo sea ficción aunque alguna vez hayamos estado la mayoría en esa situación.

Un abrazo

DianNa_ dijo...

Pedro, mi primer pensamiento para ti y tu padre , esta mañana.

Besos a los dos, niño

Cuspedepita dijo...

También sé lo que se siente, si, se cae el alma a los pies y, aún así, hay que sacar fuerzas para animar al enfermo.
Espero que pronto esa ropa vuelva a casa sobre la persona que la llevaba al entrar y que la noticias sean buenas.
De todas formas, a la frialdad de esa entrada seguro que se podrá oponer la calidez, la sonrisa y la sensibilidad de muchos profesionales que trabajan (y mucho) en los hospitales.

Anónimo dijo...

Cuando pasé por esa situación, mientras esperábamos en la sala de espera, y con las cosas de mi padre en una bolsa, me dí cuenta por primera vez lo fácil que se puede pasar de la vida a la muerte. Es una delgada línea que se atraviesa con demasiada facilidad. También me dí cuenta de lo importante que era mi padre para mí y lo mucho que lo quería. Me prometí a mí mísma no volver a darle ni un disgusto más, ni un mal rato. Bueno no quiero seguir que ya estoy llorando.
No sé de quien sería tu bolsa, ni tan siquiera s solo ha sido una entrada imaginaria, pero se si es lo primero, espero de verdad que no sea nada grave. Un beso Isabel.

javiersanz dijo...

Cuando puedas acláranos lo que ocurre, para no estar demasiado preocupados.
Un saludo.

Isabel Huete dijo...

Cariño, si es tu madre, no sabes lo cerca que me siento de ti. Espero que sólo sea un susto.
Cuídala y mímala mucho.
Un beso muy grande.

lichazul...elisa dijo...

y paseas esa bolsa cada cuantos días
sobre todo cuando la cambian de sala ...o cuando te dicen
traiga sus cosas para que la vista y se despida

es algo muy muy desgarrador
(lo viví un día viernes a las tres de la madrugada)

un abracito de paz
y espero que esta vez salga todo todo bien

SELMA dijo...

Comprendo tu Post Pedro, lo viví por 2 veces en Agosto y anteayer noche... Y lo podemos explicar... Y siempre de noche...
Pero las bolsas se quedan prendidas de la camilla y tu al lado durante interminables horas...

Un beso Pedro.

Euphorbia dijo...

Y esas horas en las salas de espera o en los pasillos sin que nadie te explique nada...
Todos sabemos de qué va.
Esperamos noticias y ánimo.

Aldabra dijo...

venga pedro, esperemos que no sea nada ¿vale?... ánimo y paciencia que es lo que más se necesita en casos como éste.

biquiños,

Cornelivs dijo...

Espero sinceramente, Pedro, que esta narración sea una ficción y que ni tu ni nadie de los tuyos se encuentre enfermo.

Si fuera lo contrario: os deseo una pronta y feliz recuperación.

Un abrazo.

El Ente dijo...

Pedro, sea lo que sea, porque he podido leer que parece que es algo que le ha ocurrido a tu padre, sea lo que sea repito, estamos aqui para apoyarte...

Un abrazo muy fuerte y mi energía total para que todo se restablezca pronto.

J.R.Justo dijo...

Has confundido al personal. Como Wells con la Guerra de los Mundos, no sabemos si es real o ficción.

Deberías aclararlo cuanto antes, son muchos los que te quieren y otros tantos los que te admiran

Un saludo

moderato_Dos_josef dijo...

Es como una historia de ciencia ficción. pregunto lo mismo que uno dice por aquí. ¿Es realidad o ficción? De ser lo segundo me temo que no podrás aclararlo je. Saludos!

Kety dijo...

Hace pocos días, pasé por esa situación con mi madre.

Pedro, espero que si lo has pasado tu, se haya solucionado favorablemente.
Prefiero pensar que es una reflexión nada más.
Un abrazo

SELMA dijo...

Te deseo lo mismo que todos inch'allah sea ficción... o en todo caso un mal rato felizmente superado...Sacános de dudas...

Un abrazo cariñoso.

María dijo...

Al leer los comentarios, veo los que ha puesto Dianna, y parece ser que se trata de tu padre, espero y es mi deseo que no sea nada grave, que todo vaya bien y os dejo un abrazo muy grande y toda mi energía positiva, para los dos, para que tengáis todas las fuerzas positivas y no sea nada.

Isaac González Toribio dijo...

Estoy muy preocupado. Dinos algo pronto. Un fuerte abrazo

DianNa_ dijo...

Que no es ninguna historia, que su padre está ingresado y no puede escribir ahora.

Bueno, espero que no le moleste a Pedro que lo escriba aquí.

SELMA dijo...

Gracias Diana por decirlo....Un beso para tí.
Ahora si y desde el fondo de mi corazón Pedro, un abrazo muy muy cariñoso.

Abejita de la Vega dijo...

Gracias Dianna por decírnoslo.
Como ya ha dicho alguien que esa ropa vuelva a casa puesta.
Un beso para Pedro y su padre.

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

espero que pronto tengas buenas noticias. Se pasa mal esperando. Un abrazo

El Rincón del Relax *Beatriz* dijo...

Hola Pedro. Expresado así de excueto, sinceramente se lee puramente trágico. Deseo sea un fragmento literario y de ficción, aunque en la vida real ocurre todos los días, no deseando que tenga que ver contigo. Te dejo un abrazoo grande!

Antonio Aguilera dijo...

Hola Pedro, ya veo que llego bastante tarde a comentar el cap. XXVII del Quijote, de todas formas espero que no estèn las puertas cerradas del todo:

D. QUIJOTE CAP. XXVII

Capìtulo èste, el 27, el doble de largo que el anterior, y el doble de aburrido. Bueno, el XXVI no fue nada aburrido. Mayormente se pone cansino, o a mi me lo parece, cuando el cura y el barbero se encuentran con Cardenio, y Cardenio continùa relatándoles sus poco afortunadas “batallitas sentimentales”.
Leyendo en la cama me encontraba, y el Quijote rodando por el suelo a cada instante. Èste fenómeno no me pasò en el cap. anterior.
Empieza el cap. con el cura y el barbero disfrazándose de doncella menesterosa y escudero de ella respectivamente. Pero el cura ha de dejar a la ventera, que le presta las ropas para transmutarse, su sotana que era “nueva”, en prenda o garantía del préstamo. De aquí, con el tiempo, surgirían los famosos Montes de Piedad donde la gente empeñaba joyas sobre todo.
La ventera se las arreglò con la sotana “nueva”.
Enumera a continuación, el autor, toda una serie de prendas de abrigo y adorno con las que se vistieron nuestros personajes, y da que pensar si Cervantes no estuviera titulado en Corte y Confecciòn por poseer tales conocimientos textiles. Prendas hechas en tiempos del rey Bamba. Aprovecho para preguntarte Pedro, que quien fue este rey, o què significa la expresión, pues el amigo académico Francisco Rico, no puso nota a pie de página para aclararlo.
Ya en camino, Sancho, el cura y el barbero se adentran en la sierra “negra”, y escuchan una voz que recita “ dulce y regaladamente” unos versos que no podrían ser de rùsticos ganaderos sino de discretos cortesanos. He aquí de nuevo que Cervantes no necesita “abuela” que le alabe sus dotes para con la poesía. Pues el mismo dice que los susodichos versos son de “discretos cortesanos”, y no de “rùsticos ganaderos”. Para ello, nos coloca un poema largo, y un soneto de aceptable factura. Al final de los poemas dice Cide Hamete: “ el canto se acabò con un profundo suspiro..”. Expresiòn èsta, de los profundos suspiros, acostumbrada de los caballeros enamorados, pues nuestro señor D. Quijote la pone en pràctica en varias ocasiones. Señal de estar enamorado hasta las “trancas”.
A partir de aquí comienza el relato que Cardenio comparte con los tres senderistas de Sierra Morena: Sancho, el barbero y el cura. A los pocos minutos, mi Quijote edición del cuarto centenario a instancias de las RAE y Cia, made in Alfaguara, se ve rodando violentamente por los suelos; tendrá algo que ver también los 1250 gramos de masa arborícola, entre unas cansadas manos de triste autónomo.
Una frase en la pàg. 270, me llamò la atención por incluir a tres de los cinco elementos, que eran los que en la antigüedad pensaban que conformaban en mundo: Aire, agua y fuego .” negándome el aire aliento para mis suspiros, y el agua humor para mis ojos; sòlo el fuego se acrecentò”. Y ahora me disculpo, porque no vi antes los dos elementos restantes, tierra y cielo, que se encuentran justo en la frase anterior. Transcribo ahora dicha frase: “ …desamparado, a mi parecer, de todo el cielo, hecho enemigo de la tierra que me sustentaba…”. Ea! Pues en tres renglones tenemos los cinco elementos, y en este orden: cielo, tierra, aire, agua y fuego.

Si por algo, este libro es el que es.
Buenas tardes

El Deme dijo...

Pedro, es difícil vivir en las salas de espera, pero eso te hace reflexionar siempre sobre lo vulnerables que somos y qué rápido pasamos de la felicidad al desconcierto. Ánimo.

Antonio Aguilera dijo...

Pedro, ahora me doy cuenta, cuando he visto este post y leìdo los comentarios de lo dema`s contertulios, de que puedes tener algùn familiar enfermo.
Espero estar equivocado y que todo marche bien de salud.

Saludos

Nacho Carreras dijo...

Un abrazo.
Saludos.

blogochentaburgos dijo...

Espero que tú y tu entorno esteis bien

Fuentecillas dijo...

Chiquillo, , esta entrada nos preocupa a todos los que te seguimos.
Espero que sea leve.
Referente a el post, es bastante frío , lamentablemente nuestra familia ha pasado esa sensación muchas veces. Pero ya paso.
Un saludo
Fuen

la inkilina dijo...

Lo impredecible..suele pasar cuando menos te lo esperas..espero que no fuera nada serio..suerte..

un café??

Capazorros dijo...

Un saludo.

Nome Digas dijo...

De pronto descubres que esa parte de la de la vida, es la vida entera. Yo he visto muchas veces que esa bolsa la ponen debajo de la camilla; y también he visto en algun hospital lejano que, de vez en cuando, por esa sala de espera sacaban en un atril con una caja de metal gris. Un saludo

El Rincón del Relax *Beatriz* dijo...

Hola Pedro. Vaya! por lo que leo y si mal no he entendido (ojalá si) es tu padre. Pues lo siento mucho, espero no sea nada grave, yo ya pasé por eso y es un sentimiento indescriptiblemente doloroso... Te mando toda mi energía y apoyo. Abrazos.

María dijo...

Pedro:

Espero que todo vaya bien, no te preocupes sino puedes escribir, yo personalmente, sigo entrando igual que antes a tu blog, lo único que deseo es que tu padre se recupere lo antes posible, y que estás entre todos nosotros, ójala la mala racha se vaya de entre todas nuestras vidas, el camino de la vida, es a veces (con perdón) una auténtica putada), yo mucha veces me enfado con la vida, aunque no consiga nada, pero me rebelo con mis palabras.

Un beso muy grande, y ánimo Pedro.

pablo miguel simón dijo...

Un abrazo, Pedro. Espero que en algo te conforte la impresionante demostración de afecto que te brindan tus lectores, tus amigos del blog. Me sumo a ellos.

DianNa_ dijo...

Un beso, Pedro

elshowdefusa dijo...

Vaya, Pedro, espero que todo salga bien.
Un abrazo.

Esther dijo...

Pedro por lo que leo es algo de tu padre.. espero que esté mejor..Perdón por tardar en entrar a tu blog pero he andado liada.. Mis mejores deseos para los dos y muchos besos

BIPOLAR dijo...

Qué deshumanizado es
que sensación de fragilidad, de desnudez, de trivialidad
una bolsa para meter los zapatos y la ropa
a eso se reduce todo...

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

No sabéis cómo me ha ayudado saber que estáis ahí y que os preocupáis por mí. Como aclaro en la siguiente entrada y aquí había dicho Dianna -¡gracias, Dianna!-, mi padre está mal estos días. Siento no haber tenido tiempo de visitaros.
Gracias por vuestro cariño. Un abrazo.

Tareixa dijo...

Que situación más angustiosa. Aborrezco los hospitales; soy una nulidad en estas situaciones, cuando se me necesita, es superior a mi.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Comprendo ese sentimiento, TAREIXA.