domingo, 30 de noviembre de 2008

Dos visitas, un regalo y una pregunta.


Miguel Vivanco, que, como sabéis, aparece de vez en cuando en La Acequia, me ha hecho dos visitas esta pasada semana. No pude dedicarle mucho tiempo porque ambos días tenía clase poco después de su llegada. En la primera, nos pusimos rápidamente al día y me regaló dos libros de Julio Camba (1882-1962), editados en la vieja y entrañable colección Austral: Sobre casi nada (1947) y Sobre casi todo (1948). Como comentamos los dos, Camba hoy hubiera sido autor de un blog de éxito: por su estilo, la extensión de sus textos, la mirada certera a la sociedad, variedad de temas, etc. Y es uno de los autores españoles que mejor cultivó el humor. Este gallego tan viajado merece volver a ser leído. Una perla, extraída de Sobre la viruela (del primer volumen de los citados), en la que hay tantas cosas contadas como si fuera un chiste:

Parece que en el año 1924 no hubo en Madrid más que un solo caso de viruela. La viruela desaparece en España, y esto, que parece tan grato a primera vista, a mí no deja de producirme una cierta tristeza.

¡Qué quieren ustedes! La viruela ¡era una cosa tan española! Yo nunca olvidaré lo que me ocurrió en Alemania al comienzo de la gran guerra, cuando, en unión de un amigo, fui detenido por una multitud xenófoba que pretendía lincharnos, acusándonos de servios. ¿Cómo demostrar nuestra verdadera nacionalidad? No llevábamos encima documento alguno, y la cosa hubiera tomado muy mal cariz si un caballero, señalando a mi acompañante, no hubiera gritado:

-¡Alto! No cabe duda de que se trata de dos españoles. ¿No ven ustedes las huellas de la viruela en el rostro de este señor?

(...)
No en balde se dice que es en el extranjero donde mejor se aprende el amor de la patria. Yo me di cuenta en Alemania de la importancia de nuestra viruela, que no sólo nos diferencia del resto de mundo, sino que, dentro de España, une en el mismo haz a todos los ciudadanos. ¿Conciben ustedes nada más absurdo que un catalán varioloso hablándonos de su nacionalismo? ¿Que no hay nada de común entre Cataluña y Castilla o entre Castilla y Galicia? Verdaderamente, no habrá muchos ferrocarriles que establezcan un eficaz intercambio entre nuestras distintas regiones; pero, por lo menos, hay estos dos formidables elementos de unión: la viruela y el Arancel. (...)

En su segunda visita, hablamos de exposiciones y arte, a raíz de mi crítica a la exposición de Warhol. Y me lanzó una pregunta que se hace él mismo: ¿por qué La Acequia tiene tantos y tan buenos comentaristas? No supe responderle, quizá como no vemos cómo crecen nuestros propios hijos, porque los vemos día a día. Sé por qué comenzó esta andadura. Ya he expuesto varias veces mis motivos, pero ¿cuáles son los motivos de mis cariñosos comentaristas y de mis visitantes anónimos para seguir viniendo y hacer que el blog crezca con ellos y se enriquezca? Sé que La Acequia no sería lo mismo sin ellos y que su crecimiento en temas, intereses e implicaciones ha sido por su estímulo: sin estos comentaristas, quizá La Acequia hoy sólo sería una carpeta en la que almacenaría mis cosas. Y mi vida se hubiera estrechado notablemente.

56 comentarios:

DianNa_ dijo...

Disfruta tus regalos, te los mereces todos y más.
Yo creo que tu blog eres tu en esencia... enseñas, apoyas y a la vez eres tan humilde que llegas a todos y nos haces sentir GRANDES e importantes, no digas que no... te leo en todos lados y así te veo yo, desde el corazón.

Te has ganado el respeto de todos por tu buen hacer y también el cariño, yo te quiero un huevo ;)

Besos ENORMES que crucen el mar y te lleguen.

Silvia

Cornelivs dijo...

Me adhiero integramente al comentario que te ha hecho Dianna, amigo Pedro.

La sabiduria y la cultura que destila tu blog por los cuatro costados son contagiosos y muy atrayentes. Tu das las gracias a tus comentaristas.

Yo te la doy a ti por tu blog, y por lo que tu blog significa. Significa mucho.

El el mundo del nihilismo y de la oscuridad, una vela encendida, de cultura, de sensatez, de sabiduria (y, por qué no, con toques de fino y sano humor), se me antoja completa y absolutamente imprescindible.

Enhorabuena por tus dos años de blog y por tus premios. Te dije una vez que esta acequia se convertiría en un caudaloso rio, ¿recuerdas? Creo que no me he equivocado.

Un abrazo.

BIPOLAR dijo...

Yo al huevo no le quiero que soy muy recatada... pero el espíritu de la acequia.. es grande y nos cobija..

De todas formas lo nuestro no es devoción sino interés, que se ha puesto muy en auge lo de ser comentarista y se paga bastante bien...

esteban lob dijo...

Hola Pedro:

Llegué acá por curiosidad desde el blog de Ricardo Trebín y no me arrepiento.
Te felicito por la amenidad e interés de tus entradas.Me hizo mucha gracia el caso trascrito sobre cómo la viruela real o supuesta, salvo la vida de 2 españoles en Alemania hace ya tantos años.

Un abrazo desde Chile.

aecagh dijo...

Gracias por traer este texto de Camba (es una buena sugerencia para leer) y por tu dedicación (ese jardinero que riega sus macetas y éstas crecen y multiplican sus colores)

DianNa_ dijo...

Uyssssss!! la del huevo que casta!! la Bip, se creerá que yo comento gratis!!
:))

Din^^

Antón de Muros dijo...

Respecto a la pregunta de los motivos de la visita de lectores y comentaristas a La Acequia, creo que se pueden resumir en dos: lucidez y constancia del autor ;-)

Entiendo que también se puede hablar de un "círculo virtuoso" de retroalimentación.

Un abrazo.

Antón.

LUISA M. dijo...

Yo diría que tu amigo Miguel Vivanco te ha hecho dos visitas, dos regalos (los dos libros) y una buena pregunta.
Mi respuesta es: porque tienes un blog interesante, instructivo, ingenioso, literario, cultural, variado, ameno... en el que recibes con respeto y afecto a los visitantes y comentaristas.
Buen texto el de Julio Camba sobre la viruela, habrá que pensar en leer a este autor.
Besos.

Ariel Luque dijo...

Gracias Pedro por tu comentario en mi blog, sos una gran persona y es un placer el haberte conocido. Espero que vos tambien disfrutes de la alineación de los astros!! Un abrazo grande!!!

Ariel.

Serendipity dijo...

Leo tus entradas con bloc y boligrafo en mano para anotar los titulos y autores que comentas y recomiendas. Me encanta pasear por tu blog porque me inspira...

Por cierto, estoy completamente de acuerdo con Camba al respeto que es en el extranjero donde mejor se aprende el amor de la patria. Y yo siempre la ame muchisimo...

Todo un placer!!! Feliz semana!!!

Magui dijo...

Seu blogue tem bons comentaristas porque seus textos são ótimos.Uma coisa puxa outra.

Merche Pallarés dijo...

Ay, Pedrito de mi vida y de mi corazón, ¿por qué tienes tantos comentaristas? Porque te los mereces mi querido Pedro. Estoy de acuerdo en todo lo que han dicho todos los que me preceden, especialmente DIANNITA. Tu blog es ameno, instructivo y, lo más importante es que contestas a todos siempre muy amablemente y cariñosamente (últimamente ni siquiera ¡te olvidas de mi!). Lo que ha escrito Camba me ha hecho mucha gracia, habrá que leerle. Y, sí, solo en el extranjero es cuando verdaderamente se aprecia la patria. Muchos besotes y ¡sigue adelante por muchos, muchos años!, M.

Gabiprog dijo...

Resulta fácil comentar donde sientes que una de las máximas pretensiones es compartir. Y si ello se viste con talento, como es el caso, el ejercicio de participar en la Acequia resulta siempre gratificante.

Gracias por lo de Julio Camba.
Buen lunes.

XuanRata dijo...

Bueno, Pedro, tampoco te creas todo lo que decimos, eh. La verdad es que no somos más que ratas dentro de un experimento. Nos aplican un estímulo placentero directamente sobre nuestras neuronas y volvemos una y otra vez en busca del estímulo. El estímulo en este caso no tiene siempre la misma intensidad ni afecta a la misma área del cerebro pues, si así fuera, la rutina reduciría la intensidad del estímulo hasta hacer desaparecer la respuesta. Lo dificil aquí es saber quién es la rata y quién el científico, ya que este último tambien recibe su estímulo y ni uno ni otro son del todo conscientes de hasta donde llega el experimento.
El caso es que el experimento se va alargando, pese a que ya hace tiempo que dejó de estar subvencionado. Se acumulan los datos y las cifras acerca de una verdad que se resiste a ser desenmascarada. Y mientras tanto, entre las ratas y el científico se va produciento una rara familiaridad que no es fácil de reflejar en los cuadros estadísticos.

Un abrazo, Pedro.

Pluma estilográfica dijo...

Pedro, motivas, por lo menos a mí, con tus textos y comentarios, en definitiva, con tu blog. Vale, nosotros comentamos, pero tú escribes. Hay una relación mutua. Además, siendo profesor, y de dilatada experiencia, ya sabrás que no hay persona que enseñe más que la que quiere aprender. Y de esto último el blog rezuma docencia y aprendizaje.

Saludos!!!

Esther dijo...

Me alegro que disfrutaras de esa doble visita y que viniera con regalos..Creo que tus comentaristas podemos responder a esa pregunta.La acequia tiene exito porque nos acercas temas culturales,literatura con todo tu cariño y el cariño mueve montañas..

besitos

Goathemala dijo...

Desde luego que es entrañable esa colección de Austral. Resulta curioso, muchas veces me he preguntado qué gran literato disfrutaría de este mundo de las bitácoras. Nunca imaginé a Camba y es cierto, le encaja como un guante. Su ironía y su amenidad irían perfectos por aquí.


--
Saludos, Goathe.

Antonio Aguilera dijo...

Un dìa me encontraba yo buscando el el Google bibliografìa sobre El Quijote, y me encontrè con el blog La Acequia.
Me siento muy afortunado por ello.

Y como harìa un buen individuo "atrapado a una secta o religiòn", ejerzo el proselitismo desmesuradamente. Menos mal que los elegidos de Dios no me atraen jajaja.

Gracias Pedro por tu trabajo, no sè còmo puedes sacar tanto tiempo, para dedicarnoslo.

Merci beaucoup. No sè inglès, que es la moda.

Anónimo dijo...

Te lo he dicho otras veces: eres una gran persona, un gran comunicador y muy inteligente. Un coctel muy fuerte que hace que cuando enciendo el ordenador, lo primero que haga es leerte.unas veces me haces sonreir, otras veces me haces pensar, alguna vez entristecerme y otras te daría un montón de besos si pudiese. En fín que despiertas en mí muchos sentimientos y eso me gusta. Que pases un buen día. Isabel.

Pilar dijo...

Hola, corazón, disculpa mi tardanza en venir por aquí, he de reconocer que echo mucho de menos el poder tener tiempo suficiente para elaborar una entrada y poder hacer también comentarios lo suficientemente reflexionados (no sé si se dice así)como tú te mereces.
Pero no tengo tiempo, últimamente.
-----
Recuerdo en casa que había libros de esta colección, pero fíjate que recuerdo que se iban poniendo amarillas las hojas y cojían un olor extraño, entonces como que no me apetecía leerlos.
Miguel Vivanco, recuerdo que me mandó unas fotos de la zona de Trespaderne, sé que ha expuesto en Burgos y que tú ya has hecho referencia a su persona en este tu blog.
Respecto a su pregunta, yo también estoy de acuerdo, y no sé lo que es, yo me siento querida aquí y muy llena. Yo creo que efectivamente los blog nos ensanchan y nos hacen mirar más allá de nuestros ombligos y sobre todo, yo creo que nos hacen mejores personas.
Y te mando un abrazote porque hace un frío de bigotes, a ver si así entramos en calor.

Capri c'est fini dijo...

Dios mío, la viruela era el pasaporte de los españoles... menos mal que ese tiempo ha pasado.

Anónimo dijo...

Mi madre decía, que con buenos ingredientes nunca podría salir mala una comida,pero que sí a demás se le pone amor y decicación, saldría inigualable.Eso es lo que tiene la ACEQUIA, una buena combinación de todos los elementos, de ahí que guste repetir y no canse.

Besos
CARMEN---

pablo miguel simón dijo...

Sin duda, Pedro, te lo trabajas. Eres un gran hortelano del medio y en este huerto, que ya no es huertecito, germinan hermosísimos frutos. Creo que das lecciones a muchos y da la sensación de que aprendes de todos, en cualquier caso tu blog es la demostración de que este mundo sin distancias físicas crece y crece en posibilidades. Si hubiera un Premio Cervantes a la comunicación en la web yo propondría tu candidatura.

begoyrafa dijo...

Contestando a la pregunta, yo creo que la Acequia es siempre una puerta a la que asomarte y aprender. Logras estimular al lector. Probablemente muchos der los que comentamos aquí, comentamos también en otros espacios, pero quizás aquí encontremos el marco adecuado para las reflexiones.
Un abrazo
Rafa

Juan Luis dijo...

Hicimos bien en cambiar la viruela por La Acequia...

;-)

Saludos.

Blogofago dijo...

No hay ningún otro blog, por lo menos en mi blogoSfera, en que el autor SISTEMATICA y PERSONALMENTE conteste a TODOS lo comentarios.

...¿Que harás Pedro cuando, dentro de muy poco, tengas 500 comentarios por responder?

Permiteme un bárbaro consejo: TAKE IT EASY...que luego pasa lo que pasa ;)

Francisco O. Campillo dijo...

Yo no sé porque vienen y comentan los demás, que aquí cada uno somos de un padre y una madre, pero sí que sé porque lo hago yo cada día: en LA ACEQUÍA es uno de los pocos sitios que conozco en que el término "andadura" se utiliza con propiedad.
;-)

Un abrazote.

P.S. Por cierto "La vieja y entrañable colección Austral"... ni que fuera un incunable ¡Qué afán tienes de sentirte mayor!

lichazul...elisa dijo...

cuando nos llegan presentes sin esperarlos sin duda se gozan y se aprecian más a fondo

por qué hay buenos comentaristas
porque los post o artículos simplemente son Interesantes , Precisos , Lúdicos , y eso conlleva a correr la voz:-)

ENHORABUENA Profe!!!
por su espacio y su Constancia
que sin ella todo haría aguas
pero está muy bien encausada esta acequia que riega por doquier y con justa medida todos los laberintos por donde va.

Un abracito de paz
y las mejores vibras para la semana
acá recién incorporándome a este byte jajaja

J.R.Justo dijo...

Discrepo Pedro, no somos lo que nos hacen, somos lo que queremos y trabajamos por ser y reconoce que tu La Acequia te la curras y a lo mejor si no te molestases en contestarnos a cada uno de nosotros, no nos sentiríamos tan cercanos y faltaríamos de vez en cuando.

Las cosas son asi

São dijo...

Tem bons comentaristas porque é um blog , também ele, muito bom.
Parabéns a ti, querido Pedro!

Jan Puerta dijo...

Cuando uno, tiene un amigo que se presenta en casa con un libro de regalo bajo el brazo siempre he defendido que vamos bien. Si además, se interesa por el trabajo que este realiza y emite un buen juicio de valor sobre el mismo, vamos doblemente bien.
Así que amigo Don Pedro, sigamos recibiendo buenos obsequios y conservando este espacio a modo de café literario donde las plumas que siguen dando trazos a la vida se sienten tan identificados.
.-Camarero, por favor dos cafés. Uno para Don Pedro, y un segundo para quien lo pide.
Un abrazo amigo

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

la ponderación, la cultura y el calor...amigo Pedro...por eso vuelvo...saludos

moderato_Dos_josef dijo...

jajaja Y pensar que la viruela antes salvaba a los esapñoles del linchamiento jajaja. Ahora qué nos salvará ¿la burbuja inmobiliaria? Un saludo!

Mafi dijo...

Qué majete el Vivanco, es toda una institución, a nosotras nos ha hecho varias visitas también con regalos varios, libro, bolsa bibliotecaria y una colección de ratones (de biblioteca) que adornan las pantallas del ordenador... a cambio le dimos un par de besotes, es muy majo si señor. :)

miguel dijo...

Gracias Mafi.

Y Tu muy salada.

Si señora. :) :) :)

SELMA dijo...

Pedro, no nos engañemos, buena comentarista no soy... Pero me encuentro tan bien en la Acequia... en buena compañia y aprendo un montón con un Profesor guapo y cariñoso... más motivos no pueden haber ¿o si?

Un beso Pedro!

María dijo...

Pedro:

Me alegro mucho por esos regalos que has recibido.

En cuanto a lo que comentas después, te diré que por mi parte, en tu blog aprendo, y me enriquezco cada vez que te visito, y que para nada me considero buena comentarista, en cuanto a tu blog lo encuentro complejo y variado en la diversidad de temas, porque tú lo trabajas, se nota que pones mucho esfuerzo y dedicación, y sobre todo, tienes mucha sabiduría, pero no sólo tus temas son complejos, sino que haces el esfuerzo que casi nadie hace, el de responder los comentarios, y todo eso lo valoramos mucho y nos engancha.

Me alegro, aunque no sé cómo descubrí tu blog- de que un día entrara a visitarte, porque desde entonces no he salido de aquí.

Gracias Pedro por tu amabilidad, cortesía y respetuosidad, eres muy gran bloguero.

Un besazo.

Mamen dijo...

Me alegro por esos regalos que recibes, segurísimo que te los mereces todos¡¡¡;)
Personalmente, por lo que he podido leer aquí, haces llegar de forma amena a todo el mundo tu pasión, así que te anímo a que continúes con este maravilloso paseo quijotesco¡¡¡¡:)))))

Un besooooteeeee

javiersanz dijo...

La respuesta es fácil: tu blog no es tuyo, es tuyo y del resto del mundo, como pasa con todos.
El comentario es tan imprescindible como la entrada original. Lo que diferencia el blog de cualquier otra forma de publicación es que no es un billete de ida, sino que es una conversación interminable.
Y contigo da gusto conversar.
Un saludo.

Anónimo dijo...

Hay muchas cosas que hacen atractiva La Acequia; la primera es que digas lo que digas o escribas lo que escribas siempre eres bienvenido. Para mí La Acequia es el blog por excelencia. No sé si existen expertos en blogs, en caso de que no existieran lo más parecido sería, seguro, Pedro Ojeda. No he visto a nadie que maneje como él el ritmo de las entradas, el tempo bloguero y eso que aunque haya perdido un poco el carácter de impredectibilidad que la caracterizaba (ahora está todo más programado y estructurado) lo compensa con creces con unos textos que han crecido en calidad, donde no sobra una palabra, y una claridad expositiva al alcance de muy pocos. No sabría qué serie (así parece que llaman en los blogs las entradas sobre el mismo tema) destacar. Bueno sí sé, destacaría todas: en especial lo que ha hecho con El Quijote. Sólo a él se le puede ocurrir una idea de esta magnitud. Si además metemos en las alforjas el grado de fidelidad e implicación que se ha conseguido en un grupo de gente, la valoración se saldría de los parámetros normales al uso. Yo al menos, no puedo más que estarle agradecido por permitirme descubrir una obra que no deja de sorprender a cada página.

Otro aspecto a destacar, sin lugar a dudas, son las fotografías que encabezan cada entrada, descubriéndonos un fotógrafo muy original, casi al nivel de los textos. No me gustaría terminar sin hacer mención a los enlaces de la derecha, verdaderas joyas del ciberespacio. Ojalá los días tuvieran 100 horas que nos permitieran hacer una visita a todos. Todo esto lo digo como lo pienso. Nada más lejos de mis intenciones que entrar en la sociedad de bombos mutuos. Que tengamos La Acequia para rato es mi último deseo. pancho

Nerea dijo...

Hace poco llegue por un hidalgo caballero, he de decir que me sorprendió sus enseñanzas.
Entre post de libros, sociedad, arte y culura cada día aprendo una cosa más.

Como ves no soy de las personas a las que puedas sacar demasiado jugo, soy sencila como las flores de mi jardín pero me gusta quedarme un ratito leyendo en la orilla de tu acequia.

Te noto cercano apesar de tu sabiduria cultural, y me agrada.

Disfruta de tus regalos.

Besos!! :)

Merche Pallarés dijo...

PANCHO, ¡qué mono eres y qué bien explicas lo que todos sentimos! Me parece que tu análisis es el más certero, como siempre. Besotes, M. (Perdona Pedro que haya acaparado tu espacio como siempre...).

Pedro Carcedo dijo...

¡Gran regalo el que te ha hecho Miguel Vivanco !
En la colección Austral, por el asequible precio de sus libros, leí en mi juventud a Julio Camba, Wenceslao Fernández Flórez, Antonio Díaz Cañabate, Gregorio Marañón, Juan Antonio Zunzunegui, Ramón Menéndez Pidal y muchos más. Creo que un día te comenté que de los cuatro últimos tengo ejemplares dedicados en el año 1956. Los conservo como oro en paño. Otro gran genio del humor, al que conocí personalmente en Madrid, en 1950, fue Enrique Jardiel Poncela. No olvidemos a un paisano de Julio Camba, Alvaro Cunqueiro. También genial.
Hoy, la maldita televisión y este invento de Internet me han robado muchas horas de lectura. Habrá que volver más a los libros.
Un abrazo.

Fuentecillas dijo...

Hola Pedro, lo bien hecho bien parece, y de eso no hay duda.
Sigue trabajando que todos te leemos y estamos por aquí.
Saludos
Fuen

jg riobò dijo...

Yo se el trabajo que se necesita para que ésto marche, un esfuerzo diario de horas que a veces no se tienen.
Por ello la valoración del esfuerzo no es medible, sólo el amor desinteresado que nos da nos colma.

Nome Digas dijo...

Al hilo de la entrada, más alla de las diferencias, aquí nos une las ganas de crecer. Y todo es posible porque tú, Pedro, pones la energía que tira de nosotros. Un abrazo y gracias por ese esfuerzo.

Señor De la Vega dijo...

Por supuesto comparto cada uno de los comentarios, desde el de mi querida DianNa, hasta incluso el mío, que es por ahora el último.
Y se sumarán a nuestra acequia, más comentaristas, porque a usted le gusta serlo y porque en la esencia humana está aquello de compartir cosas buenas y malas para sentirnos (todo) y parte (uno).
En las malas compartiremos seguro crisis y una ligera gripe, (gracias a Dios no la viruela) y en las buenas, pues gozar por ejemplo, en comentarle y aprender siguiendo su estela de verdadera "universitas"
Abrazos caballero, Z+-----

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Hola a TODOS: me siento abrumado. Como alguno de vosotros ha dicho, esto es algo que crece con todos vosotros. El diálogo que se establece en esta red social de los blogs que nos relacionamos, nos hace a todos mejores y nos ayuda a combatir muchas cosas íntimas y públicas. Muchas gracias por vuestras palabras y un gran abrazo.

El Deme dijo...

Querido Pedro: Cómo no vas a recibir textos de calor humano aquí si lo que nos cuentas (el regalo de un amigo de unos viejos libros) no sólo te emociona a ti, sino a todos los que lo leemos. Podría decirse que uno abre su ventana y canta: todos se pararán debajo de la ventana del que mejor cante (o con el que sintonicen mejor).

Aldabra dijo...

el nombre de Julio Camba me suena pero no alcanzo más allá... será cuestión de pasar por la biblioteca pero mi lista de lecturas pendientes se hace tan extensa que no me van a llegar los años que me queden por vivir...

respecto a tu blog y a tus comentaristas... ¿qué decir?... supongo que tienes "angel" y lo transmites en tus palabras.

tu blog siempre(desde la primera visita) me ha parecido riguroso, serio, instructivo, educado, honrado... tienes mucho que ofrecer... me gustan tus fotos... y esos textos en los que te desmelenas un poco más y nos presentas al Pedro más humano y más mundano...

el cóctel es exquisito.

bicos,

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

DEME Y ALDABRA: muchas gracias por vuestras palabras. Un fuerte abrazo.

Incombustible dijo...

Pero ¡Qué barbaridad! Dónde andaría yo, que no comenté esta entrada... bueno, "tarde pero sin sueño":

Dicen los libros de historia, en México, que la viruela fue el más poderoso y hábil de los capitanes de Don Hernán.

Austral es, también para mí, entrañable, porque los libros de esa colección fueron los primeros que me fui comprando con lo que lograba ahorar de mesada (domingo, le decíamos aquí).

Respecto a lo de por qué me gusta La Acequia, además de lo que ya dijeron otros comentaristas, hago mías las palabras de Lin Yutang, para decirte que, vengo a darte la lata por que:

"Quiero algunos buenos amigos que me sean tan familiares como la vida misma, amigos con los que no necesite ser cortés y que me cuenten sus problemas; que sean capaces de citar a Aristóteles y de contar algunos chistes subidos de color, amigos que sean espiritualmente ricos y que puedan hablar de filosofía y usar palabras gruesas con la misma sinceridad, amigos que tengan aficiones claras y una opinión definida sobre la gente y las cosas, que tengan sus creencias particulares y respeten las mías."

Besos y apapachos...y perdón por el retraso.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

INCOMBUSTIBLE: más vale tarde que nunca. Besos y gracias por tus palabras.

Myr dijo...

"El diálogo que se establece en esta red social de los blogs que nos relacionamos, nos hace a todos mejores y nos ayuda a combatir muchas cosas íntimas y públicas"

A un año después de estas palabras tuyas: no lo dudo. Y también se generan lazos de amistad, que sólo nos enriquecen.

Un abrazo

Camba antes de Camba dijo...

El 28 de este febrerillo crecido y loco se cumple medio siglo de la muerte de Julio Camba

de Julio Camba dijo...

El hombre menos alemán del mundo: a propósito de la reedición de Alemania: impresiones de un español (Renacimiento, 2012),

Los alemanes son grandes y yo soy chico, son
rubios y yo soy moreno, son gordos y yo soy
delgado. Los alemanes saben filosofía y
matemáticas y griego y otra porción de cosas,
y yo tengo una ignorancia enciclopédica que
revela un gran españolismo