viernes, 19 de septiembre de 2008

Teatro de calle.


He de reconocer que, a veces, me ha parecido el teatro de calle la modalidad más pura del arte escénico y el único reducto que podría salvarse en momentos de crisis. El artista se la juega ante la cercanía del público y la sinceridad o falsedad del espectáculo se esconden menos que en un local cerrado.

Se ha puesto de moda el teatro de calle. Desde hace unos años, todas las ciudades tienen su encuentro o festival con espectáculos de este género: muchas veces es mera emulación de la localidad vecina sin sentido propio. La calle da para mucho y los políticos han descubiero que les gusta que se llene de gente pasándoselo bien: se tiende, ahora, a convertirla en parque temático de tantas cosas, que uno piensa, en ocasiones, que los gobernantes quieren ocultárnosla con trampantojos. Sin duda, la función más directa del artista de calle es entretener a su público. A fin de cuentas, vive de eso. Sin embargo, el teatro en la calle siempre ha tenido algo de subversivo y peligroso para la autoridad y esto corre el riesgo de perderse cuando todo está reglado y subvencionado.

La mejor de las utilizaciones de la calle es el espectáculo callejero: ése que va desde una estatua humana hasta el más complicado técnicamente. De todos ellos, prefiero los más cercanos y sencillos, me parecen más auténticos, aunque duren sólo unos pocos minutos. Esos que pueden ver apenas unas decenas de personas, haciendo círculo ante el cómico que, al terminar, levanta sus cuatro elementos escénicos y marcha unos cientos de metros más allá. O a otra ciudad.

El teatro de calle se define, sobre todo, por el espacio y su ocupación por parte de los que actúan y del público y de esa interrelación entre espacio, actor y público pueden surgir muchas variantes, sorpresas y toda una práctica teatral con hondo significado.

Cuando veáis un espectáculo de estos en vuestras calles, pensad que asistís a uno de los ritos más antiguos del mundo, que más necesitamos y que más significados tiene. Paraos un momento y no huyáis cuando pidan vuestra aportación económica. Sed todo lo generosos que permita vuestro bolsillo.

Este fin de semana se celebra uno de estos encuentros en Burgos, EnClave de calle, ya consolidado y siempre interesante.

31 comentarios:

Edgardo dijo...

El teatro (del griego Theatrón, "lugar para contemplar") es la rama del arte escénico relacionada con la actuación, que representa historias frente a una audiencia usando una combinación de discurso, gestos, escenografía, música, sonido y espectáculo. Es también el género literario que comprende las obras concebidas en un escenario, ante un público.

El teatro callejero, ese que viaja de barrio en barrio, de ciudad en ciudad, de plaza en plaza, de calle en calle, levantan telones imagianarios en escenarios casi siempre improvisados o apenas construidos y arreglados para expresar cosas que solo en la calle se pueden apreciar correctamente. Y hacen sus espectáculos frente a audiencias que casi siempre rodena al actor y la proximidad es casi total, lo que hace que todo el conjunto se aprecia vivamente.

El teatro callejero es una actividad con una artística y un lenguaje específico, es algo distinto y por lo tanto un arte único que debe ser apreciado (como todo arte), pero como tan bien aclaras vos, casi siempre estos actores buscan una opción estética-profesional orientada al abordaje de problemáticas sociales. Cosa que me parece fantástica. Es raro por lo tanto que sean subvencionadas por el gobierno, esto les quita algo de libertad y fuerza a la hora de representar su acto.

Me ha encantado esta entrada, perfectamente desarrollada y escrita.

Sobre que querías enlazarme para tenerme siempre cerca, me parece un honor y un placer el que lo hagas, yo haré exactamente lo mismo en mi espacio (si te parece mal me lo haces saber y lo quito rápidamente).

Un placer estar por aquí, te dejo un fuerte abrazo.

HologramaBlanco

Merche Pallarés dijo...

Mi primo, el actor que vive en Suecia, empezó haciendo teatro callejero en Estocolmo en los años 70. No llegué a verle (me hubiera encantado) en la calle sino en un teatro en Copenhagen, creo que te acordarás, escribí un post sobre el tema. Era fantástico. Qué suerte teneis en la península que teneis ese teatro, aquí en Ibiza, nada de nada. Besotes, M.

São dijo...

Também me agrada muito o teatro de rua, mas concordo contigo quando dizes que os subsídios acabam por o domar.
E como admiro as estátuas humanas!!
Besos, Pedro.

SELMA dijo...

No me pierdo ninguno de los espectáculos con los cuales me topo paseando por la ciudad donde vivo, Girona. Me emociona esta espontaneidad,este actuar generosamente a sabiendas que más de uno ( lamentablemente) de los que han disfrutado, mirando, se irá sin dejar nada en el pañuelo, en el sombrero...
Y sobre todo, sobre todo que siga ni reglado ni subvencionado... Ya sé que es egoísta de mi parte decirlo, pero ya no sería lo mismo...

Un abrazo Pedro.

PD: No soy de las que se van antes... ;-)

manuel-tuccitano dijo...

Me encanta el teatro en la calle, hace unos años en Sanlúcar en plena muestra de productos andalusies, un grupo de teatro de calle amenizaban la Feria, creo que la iniciativa fue genial... muchas de estas actividades son las que guatan al personal de calle. Saludos y buen fin de semana

Cecilia Alameda Sol dijo...

Espectáculos ocurrentes, lúdicos, divertidos, actores entregados... Sí que merece la pena detenerse a contemplarlos

Juan Luis dijo...

Hola Pedro.

A mí también me encantan este tipo de espectáculos por la espontaneidad, cercanía y complicidad con quien asiste a la representación. Hace un montón de años participé en un taller de teatro e hicimos algunos montajes callejeros. La verdad es que era muy divertido ver las reacciones de la gente.

Razón tienes en que este tipo de espectáculos debieran desvincularse de ser institucionalizados a cambio de perder independencia.

Un saludo.

CORNELIVS dijo...

Ese tipo de teatro siempre lo he visto más espontaneo, mas fresco, más directo, más auténtico.

Me gusta.

Un abrazo.

begoyrafa dijo...

En Gijón por el verano tenemos dos variantes: el infantil con a ver la ballena y el de adultos con arte en la calle. Pero tienes razón, el teatro de calle tiene que tener un punto de irreverencia del que carecen estos espectáculos. El teatro tiene que ser crítico por definición.
Un abrazo
Rafa

Martín Villegas dijo...

La muestra que hay en Valladolid parece cada vez más importante.

beetle dijo...

El teatro en la calle
un sitio idóneo para disfrutar al aire libre de todo el talento de los no conocidos, pero no por ello grandes actores

Yo espero con ansiedad las fiestas de mi localidad para poder disfrutar con alguna obra, como cada año
espero impaciente
Que disfrutes!!!

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

EDGARDO: magnífica aportación la tuya. Por aquí se tiende a la domesticación, sobre todo en los que tienen una cierta dimensión económica.
Un placer que me visites.

MERCHE: recuerdo esa entrada. ¿No hay teatro de calle en la isla? Raro, raro. Besos.

SAO: la subvención y la norma acaba con la creatividad en demasiadas ocasiones. Besos.

SELMA: me alegro de que no te vayas... y de que compartas mi opinión. Un abrazo.

MANUEL: ¿no continuó? Será una de las pocas localidades grandes que no cuenten con su muestra de teatro de calle... Buen fin de semana.

CECILIA: con calma y los ojos y los oídos bien abiertos.

JUAN LUIS: es un buen lugar de aprendizaje para el actor, en efecto. Un saludo.

CORNELIVS: me alegra de compartir la afición contigo. Un abrazo.

RAFA: crítico y sagrado... hablaremos de eso. Un abrazo.

MARTÍN VILLEGAS: ha crecido notablemente y se ha convertido en un punto de referencia para las compañías y los actores que participan en ella, en efecto. No suelo perdérmela, aunque tiene aspectos que debe mejorar para dar un salto de calidad internacional, como merece.

BEETLE: me alegro de que también participes de esta afición.

Un abrazo a todos y gracias por vuestros comentarios.

Mafaldia dijo...

Es estupendo cuando no hace frío ni viento y mejor aún cuando en tu ciudad no es el único teatro al que puedes asistir porque hay otros teatros en condiciones que permitan que vengan compañías buenas a las que pueda acudir mucho público...trampantojos!

Fabio dijo...

Siempre me ha parecido maravilloso que se puedan crear y recrear situaciones argumentales totalmente carentes de elementos escenográficos, utilería y otros que permiten un buen soporte técnico... no es tarea fácil.
Hay veces que un espectáculo callejero nos depara grandes sorpresas, los artistas están muy expuestos.
un saludo

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

MAFALDIA: es todo un acierto lo que dices. Poco podemos hacer sobre el frío y el viento en Burgos (ya sabes que a éste siempre se le llama aire por aquí), pero sí se debería hacer algo con lo otro que apuntas. Ya he hablado, aquí, de que Burgos necesita un teatro en condiciones, capaz para albergar espectáculos de muy diferente tipo y con capacidad para que la gente que quiere ir no se quede sin entradas por el escaso número de entradas que quedan a disposición del público. Todo un acierto tu apunte en este tema.

FABIO: es en donde más cerca estamo de eso que siempre se ha llamado "la magia del teatro". Saludos.

PIER BIONNIVELLS dijo...

Me encanta el teatro en la calle, esa originalidad y la manera de expresarse me llama la atención.
Buena foto.
un abrazo.

El Rincón del Relax *Beatriz* dijo...

Hola Pedro, que tal?. Con más detenimiento volveré a leer ya que tengo aun problemas con la conexión y se me "cuelgan" las páginas. Espero pronto se me solucione. Pasaba a desearte buen fin de semana

Un abrazo

lichazul...elisa dijo...

teatro callejero
es volver a las raíces
ojalá se expandiera como un virus positivo sobretodo en lugares donde este arte es sólo para privilegiados:-)

Merche Pallarés dijo...

Pues por raro que parezca yo nunca he visto a un grupo de teatro callejero en Ibiza. Sí que montan (las discotecas) muchos saraos por el puerto en verano pero es más que nada para promocionar sus fiestas. Besotes, M.

DianNa_ dijo...

Yo estoy como Merche, tampoco, aparte de en las fiestas de el pueblo he visto nada de eso :)

"Baleares is diferent"

Llevo este capítulo del Quijote colgando Pedro :( se me acumula todo, a ver como "salgo" jajaaja.

Besos y buen fin de semana

Haideé Iglesias dijo...

Los políticos ya tienen asesores de marketing, por lo que mucho me temo que de política ya sólo le queda el nombre.
Me encantan estas actividades espontáneas en las calles, me gusta hablar con ellos. Personas libres y por lo general alegres que como buenos viajeros tienen mucha más libertad, quizá porque es como tú dices, una interacción libre...se queda a mirar aquel que realmente es captado por lo que dicen o representan, el alma...
Hubo uno que me enamoró. Un marioneta enamorada. Un hombrecillo de madera, tocando una flauta...un pozo, una silla, y en enrejado... deliciosa historia, delicado manejo, y una música bella, si, enamorada de la representación, del autor, de la historia y de la música, todo en un cuarto de hora :)Magnifico,si.
Me alegro de que puedas disfrutar este fin de semana en Burgos de ello.
Un abrazo

CARMEN--- dijo...

Nada pasa de moda, todo vuelve.Tovadores de antaño, artistas de hoy.
En mi ciudad, sí , que los hay, para celebrar efemérides y determinados acontecimientos, es una forma de llevar la información al ciudadano y que éste se impregne de todo aquello que le rodea y a veces no ve.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

CARMEN: el día que perdamos la calle, dejaremos de ser humanos.

Blogofago dijo...

Pues yo me fui a ver el teatro de calle..
http://brgs.es/burgos/20/festival-enclave-de-calle-2008/

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

BLOGÓFAGO: no lo dudé ni un momento. Allá voy.

BIPOLAR dijo...

Es gracioso el quiosco ambulante, tres músicos con un toldo, cuando finaliza su espectáculo se van "con la música a otra parte".

Esto de divertir a las fieras para que no piensen... pero bueno, no hay que hacer ascos que en esto de la cultura se invierte poco.

¿Puedo saludar?
COMA CON BIPOLAR
SI NO LE DUELE EL MOLAR

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

BIPOLAR: y tan poco. Después del saludo, deberías pasar el platillo.

Aldabra dijo...

¿sabes qué? que casi siempre tienes razón y aún por encima tan ciemtadas tus afirmaciones que... ¿cómo pensar otra cosa?

es una entrada muy reflexiva y muy muy acertada.

bicos,

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

ALDABRA: gracias y me alegro de compartir contigo mi opinión. Besos.

Antònia P. dijo...

Hace pocos días terminó el festival de teatre al carrer de Tárrega. Es todo un evento a nivel nacional e internacional.
Aún recuerdo aquellas caravanas de zíngaros que bailaban y tocaban la pandereta. llevaban un oso al que también hacían bailar. No quería acordarme de aquellos pobres animales prisioneros.
También recuerdo la tradición catalana de salir a cantar "les caramelles" por Pascua florida. Al terminar pasaban la cesta. Y la gente contribuía en todo lo que podía.
Un abrazo.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

ANTÒNIA: la calle nunca debería dejar de ser de la gente, como en los casos que citas. Un abrazo.