lunes, 16 de junio de 2008

Márgenes


Nuestra sociedad tiene márgenes. Son esos espacios en los que dejan de regir las normas con las que pactamos nuestra convivencia, a sabiendas de que muchas no son más que amasijo de incoherencias. Somos conscientes de su existencia porque, en ocasiones, asoman entre las grietas del hormigón, como esas plantas que colonizan el minúsculo defecto de una pared lisa y pueden llegar a amenazar su equilibrio. Nos dan miedo esos espacios. También nos atraen. El miedo nos protege, dicen: nos muestra, desde niños, cuáles son los caminos que debemos andar y cuáles no. Pero la atracción por lo que está en el límite es parte de nuestra sustancia humana. Cruzar esas líneas imperceptibles que nos hacen estar a un lado o a otro de la corrección no es siempre una acción voluntaria: no es todo tan fácil como en la visión romántica del que está fuera de la ley y se nos presenta bello en sus acciones.

Una vez que nuestro mismo empuje o el azar o la debilidad nos lleva a ver el mundo desde las esquinas no es nada fácil volver porque allí rigen normas inversas pero efectivas. Es hora ya de que el paseante busque en esos rincones. Quizá allí se encuentre con su propio monstruo. Por ahora, mira la escalera que acaba de descender y no sabe explicarse bien si con temor a no poder volver a subir sus escalones o con la decisión del que no tiene nada que perder. Al final, qué importan ya los motivos.

38 comentarios:

Anónimo dijo...

Y ¿quién marca el límite de lo seguro, lo peligroso, lo moral o lo legal? Las lineas pueden ser muy diferentes para unos y para otros. Y ahí es cuando surgen los problemas. Isabel.

Aldabra dijo...

expresas muy bien esos deseos tan complicados que tenemos a veces los humanos y que nos hacen apartarnos del camino preconcebido con anterioridad a la última decisión. Yo ya he traspasado un margen, ya he visto lo que hay al otro lado y, ¿sabes qué?, jamás me he arrepentido, ni un sólo segundo.

bicos,
Aldabra

BIPOLAR dijo...

Amasijo de incoherencias

XuanRata dijo...

No es posible bajar unas escaleras impunemente. O tropezamos al bajar o nos cansamos al subir.

María dijo...

Yo también tengo algún texto escrito en relación con el miedo, yo creo que todas las personas sentimos miedo a algo, especialmente a los miedos que son naturales como pueden ser: la muerte, la enfermedad, luego existen otra clases de miedos como pueden ser: la novedad, el temor al ridículo, al qué dirán los demás, éstos últimos miedos los solemos tener las personas tímidas e inseguras.

De todas formas el miedo es una manera de protegerse frente a uno mismo.

Este tema da para mucho comentar, pero ahora dejo paso al siguiente.

Un beso.

Merche Pallarés dijo...

Los que viven en las esquinas, en los márgenes son los grandes héroes hoy en dia... Besotes, M.

Maritza dijo...

Son decisiones, lo importante es que no moleste a otros
Un abrazote

Vampi666 dijo...

Quizá lo que te hace madurar en la vida y ver las cosas desde otro prisma es traspasar esos márgenes.Creo que lo realmente valorable es traspasarlos , tener el valor suficiente de volver al camino y aplicar todo lo aprendido en ese "otro lado" para hacer ese camino más llevadero para uno mismo y para los que te rodean.
Un besito desde mi mundo.

DESPLAZADOS AL PARAISO dijo...

Pese a tener siempre las ideas bastante claras y hacer lo que me ha apetecido, nunca me ha gustado salirme de la normalidad, siempre he intentado hacer las cosas dentro de lo políticamente correcto, aunque a veces la tentación ha estado ahí.
Aunque como bien dices ¿quién ó qué nos indica lo que está bien ó mal?
No se sabe...
Un beso.

begoyrafa dijo...

Hay una imagen que yo siempre relaciono con esa lucha entre el temor y la atracción que nos suscitan esos márgenes de los que hablas. La imagen me lleva a la infancia y a mí mismo tapándome los ojos ante una película de mi miedo. Me tapo los ojos con la mano, pero dejo los dedos entreabiertos para seguir mirando.
Un abrazo
Rafa

Esther dijo...

Hola Pedro es verdad lo que dices,es más a veces creo que necesitamos salir de la sujección de esas normas y traspasar ese límite por un momento como para sentirnos libres, y después volver otra vez a esas normas, porque sin ellas tampoco se puede vivir.. Besos.

Juan Luis dijo...

Basta que digan que no se pueden sobrepasar, para que deseemos fervientemente estar al otro lado. ¿Les ocurrirá lo mismo a los del "otro lado"?

Saludos

brujaroja dijo...

La mayor parte de las veces estamos tan ocupados con otras cosas que no tenemos ni la más mínima consciencia de estar traspasando límites, porque es el fin lo que nos justifica. Cuando podemos planteárnoslo de manera consciente, la cosa se complica. Y en esas ocasiones, me temo que no merece la pena.

JESUS y ENCARNA dijo...

los limites nos los ponemos nosotros mismos, seguramente causados por la educación, sociedad y por lo vivido, pero traspasar algunos límites nos podrían destruir, pero algunos tambien nos podrían enriquecer.
Solo hay que analizar bien donde nos vamos a arriesgar.
Petonets
Encarna

Anónimo dijo...

Buenos días Pedro.
Por qué será que nos atraen tanto esos rincones? quizá porque la vida no es ni blanco ni negro. En el fondo todos deseamos conocer lo que no tenemos en nuestra vida controlada.
En algún momento todos hemos de traspasar esa línea a lo desconocido y nos damos cuenta que también nos gusta, que en todos los sitios hay cosas de las que podemos aprender, y que nos enseñan aspectos de nosotros mismos que teníamos escondidos. Lo malo no siempre es tan malo, ni lo bueno es siempre tan bueno. Saludos.
Antonia

Anónimo dijo...

Miedos? Sólo comprendo los miedos naturales, como a la muerte, o a la soledad... El resto no creo que sean miedos, sí cobardías.
Miguel

São dijo...

Que engraçado...
Um dos artigos que pupliquei durante a minha larga colaboração na imprensa local , focava este tema.
Pedro meu, boa semana.

SAUVIGNONA dijo...

jop!!pero que cierto....
lo que si te dire que de vez en cuando es bueno salirse de los marcos... estos en los que vivimos aprisionados....
y como para porner relacion a esto...a veces me siento como una pared blanca recien pintada...que necesita ser garabateada........
Don hermoso le dejo un beso pauste!!

Reggis FraPe dijo...

Si pero cuando ya hay los limites impuestos? y estás en proceso de rebasarlos, por que al fín como vas creciendo te das cuenta de que hay limites infantiles, pero también los hay peligrosos.

Nos gusta arriesgar , pero sin consecuencias.

Un beso Profe

Sandra García Gómez dijo...

Siempre importan los motivos, aunque a veces no sepamos por qué.

d´Agolada dijo...

De vez en cuando, es bueno alejarnos un poco de nuestro mundo y meternos en esos rincones. Un saludo

Anónimo dijo...

La línea entre la marginalidad y la normalidad es fina y frágil; en cualquier momento puede quebrar y dejar al otro lado a toda esa gente que no puede aguantar la presión que impone el ritmo frenético de esta sociedad tan competitiva. Lo peor de todo es que una vez cruzada esa línea, rara vez se da el retorno. Estoy pensando en la docena de personas que todos los días veo, a cien metros de mi casa, como aletargados por el efecto del alcohol, sin otra ocupación aparente que ver cómo llega la noche y buscar acomodo entre unos cartones, al abrigo de unos abetos tupidos, esperando cómo se presenta el nuevo día . pancho

Euphorbia dijo...

Yo siempre he procurado no acercarme a los márgenes por miedo a caerme porque una que es covarde de natural. Te aseguro que me he arrepentido muchas veces de tanta covardía.

Patricia dijo...

Como siempre, un placer pasear por
tu hogar y perderme en tus
escritos... un placer leerte.

Dejo mis saludos.

Un fortísimo abrazo.

fernando dijo...

Lo que no se puede ni debe es estar al margen de la Ley. Un abrazo.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

ISABEL: en efecto. A veces, quien está fuera es quien cree estar dentro.

ALDABRA: quizá es porque eras consciente de tus actos. Eso es bueno. Besos.

BIPOLAR: un buen listado de incoherencias, sin duda.

XUANRATA: es lo malo. No estamos hechos para las escaleras, pero nos arrastran.

MARÍA: el miedo puede paralizarnos o salvarnos la vida. Besos.

MERCHE: hay esquinas y esquinas, querida Merche. Algunas son pozos negros en las que nos arrojan. Besos.

MARITZA: Te comprendo, pero nuestras acciones siempre afectan a otros, aunque no queramos. Un abrazo.

VAMPI666: algunas de esas fronteras deben ser vulneradas, en efecto. Besos.

DEPLAZADOS: hacer las cosas siempre desde lo políticamente correcto a veces es hacer el juego a intereses que nos guían. Un beso.

RAFA: eso es: la atracción y el miedo. Un abrazo.

ESTHER: lo malo es que hay caminos con difícil retorno. Besos.

JUAN LUIS: somos eternos insatisfechos.

BRUJAROJA: es una buena reflexión. Hay que pisar los caminos a los que nos lleven nuestros pies, sin darle demasiadas vueltas.

ENCARNA: hay que arriesgar, entonces. Un abrazo.

ANTONIA: en la escala de grises está la vida, tienes toda la razón. Saludos.

MIGUEL: falta de riesgo, miedos inducidos... en efecto.

SAO: ¡qué coincidencia, querida amiga!

SAUVIGNONA: escribamos encima, escribamos. Un beso.

REGGIS: la vida misma es riesgo constante. Besos.

SANDRA: a veces ya ni te acuerdas de qué motivos te llevaron a bajar esa escalera.

D'AGOLADA: porque si no no conoceríamos toda la realidad que nos rodea.

PANCHO: en efecto, en efecto. Qué frágiles son estas fronteras.

EUPHORBIA: a veces la prudencia nos pesa demasiado.

PATRICIA: un placer contar contigo. Un abrazo.

FERNANDO: ¿y cuando todo te ha empujado ya allí?

Un abrazo a todos y gracias por vuestras palabras.

jg riobò dijo...

Yo presumo de pasear por el margen, intentando no caerme demasiado.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

JAVIER: Te sigo, no sé bien desde qué lado.

DianNa_ dijo...

El que no se arriesga no gana, aunque hay que hacerlo desde la prudencia... dicen :)

Soy imprudente y tropiezo y vuelvo a tropezar, casi que le he cogido el gusto, pero algo avanzo, peor es quedarme sentada esperando que las cosas avancen "para" mi.

Besos, niño^^

Isabel Huete dijo...

Interesante reflexión.
Ambos lados forman parte de la vida, y yo creo que hay que vivirla conociendo los dos, lo que no implica necesariamente que con ello se perjudique a nadie, si a caso uno mismo, pero eso es lo de menos. Ser siempre correcto conforme a los límites que la sociedad nos impone, y la educación, y la familia, y el municipio, y la madre que los parió, es vivir semiparalizado. Hay que subvertir muchos límites, hay que indagar, hay que experimentar. Es la única manera de saber en qué lugar cada uno quiere estar, cómo quiere vivir y para qué.
Un lado nunca existiría sin el otro, por lo tanto forman un todo que nos pertenece.
Un besazo

isla_errante dijo...

acotamos lo que tememos por que el cambio nos asusta

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

DIANNA: dicen. Debemos tropezar, tantas veces... Besos.

ISABEL: y del que no podemos desconocer una de las vertientes... Un beso.

ISLA: a veces no es que nos asusta, es que ni lo vemos.

DianNa_ dijo...

Pues que asco, niño, tengo los zapatos hechos un cisco.

Besitos sin tropezón :)^^

Anónimo dijo...

Las acotaciones que nos imponemos son nuestros propios prejuicios. Más de una vez me he arrepentido de no haberlas traspasado, otras veces me alegro de no haberlo hecho.
Besos.
Nina.

Metis dijo...

quien dice que los margenes, esos limites, nos dan miedo? no, siempre nos han atraido, quizas para andar por fuera de lo establecido o quizas buscando donde no lo hace el resto de la gente.. vete tú a saber.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

DIANNA: eso es que les has dado mucha vida. Besos.

NINA: es curioso cómo vivimos, a veces, estos riesgos. Besos.

METIS: nos atraen, sobre todo, por la necesidad de experimentar y de libertad que tenemos. En efecto, vete a saber.

manuel-tuccitano dijo...

Cuando marcamos los límites acotamos la libertad...la libertad mal entendida puede ser tu prisión.Un abrazo

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

MANUEL: cuando acotamos la libertad nos restamos vida y comprensión del mundo. Un abrazo.