domingo, 18 de mayo de 2008

La vida se deshilacha con una sensación de amarga derrota


Hay temporadas en las que a uno la vida se le deshilacha. Después de recoger la casa, ordenar los libros, planchar las camisas, cuando todo parece en su sitio, regido por lo cotidiano, marcado tenazmente por el reloj monótono de lo previsible. Hoy me he asomado a la terraza de casa, acodado en el pretil: llovía con fuerza, con esa inercia de cuando las cosas pasan con la contundencia que la naturaleza pone en sus cosas inevitables. Quizá por la contemplación de la lluvia, percibí que hoy sí estoy triste, como hace tiempo no lo estaba. Una tristeza que se me fue subiendo a la garganta.
Pasó un tiempo y me di cuenta de que me estaba mojando: no en exceso. Lo suficiente para sentir que, por dentro, algo se me estaba deshilachando, una sensación de derrumbe interior de un dique mal construido: es el vacío de los edificios saqueados por el tiempo, la impresión de una tarde de domingo en la que la tristeza se instala en todos los aposentos de la casa.

42 comentarios:

Mafaldia dijo...

¡jo! no estés triste hombre, la tristeza es tiempo perdido, es el tiempo, la lluvia que si que acongoja un poco, si hiciera bueno y pudieras escuchar el bullicio de la gente en la calle pensarías de otra manera, igual son los domingos lo que llevas mal.
Si no quieres deshilaches pon más atención en los remates.
Ah! y otra cosa, planchar no es nada aconsejable cuando uno está triste, la arruga es bella.

Reggis FraPe dijo...

Hay tanto tiempo sin visitarte y justo me toca este post.....

Este tiempo sin mi blog me senti deshilachada.

mmmmmm(suspiro)
Pero me pone feliz ver que gente que aprecio siga por acá...

Un beso gigante

La Reggis

Anónimo dijo...

Sé muy bien lo que se siente, cuesta hasta respirar, pero igual que viene se va. Tampoco hace falta un motivo, puede llegar en cualquier momento. Lo mejor cuando desaparece y vuelvo a sentirme bien. Un abrazo Pedro. Isabel.

Euphorbia dijo...

Espero que no sea nada, el mal tiempo o las tardes de domingo que son tristes (es cuando salen más trenes de mi estación) y mañana lo veas todo diferente, vuelvas de nuevo con el deseo que sospecho que aún tienes algo más a añadir al tema.

Hay una canción francesa que dice así:

Il pleut
sur le jardin sur le rivage
et si j'ai de l'eau sur les yeux
C'est qui'l me pleut
sur le visage.

http://es.youtube.com/watch?v=Ny11UjEt_Gg

Un beso y a dormir.

blogochentaburgos dijo...

ánimo... sólo e suan circunstancia del Domingo plomizo

Patricia dijo...

La lluvia suele hacer aquello, suele traer consigo cierta nostalgia... logra sacar de su ocultamiento aquellos “sentires” que guardamos o escondemos tras el velo de lo cotidiano, tras la prisa del día a día... En soledad, un día de lluvia, puede resultar inevitable no sentir como se deshace el interior... Sí, a veces uno deshilacha por dentro, algo a momentos también necesario...a veces hace falta espacio para volver a construir...a reconstruir... y quizá no hoy, quizá no mañana...quizá otro domingo, en otra tarde de lluvia... quizá.

Dejo mis saludos y un fortísimo abrazo desde este pequeño rincón del mundo.

PILAR dijo...

Joder, Pedro.
Qué contraste.
Resulta que estaba inmersa leyéndote en tus deseos...porque ya te he escrito que últimamente no encuentro tiempo para leerte y para escribir con la calidad que te mereces.
Pues bien, ¡ZASS! he seguido y he llegado a la de hoy.
Me vuelvo a sentir identificada.
No sé si te sirve de algo.
Esa sensación de tristeza a veces nace en el estómago y llega hasta la nuez y entonces hasta tragar cuesta.
A veces, las prisas, las rutinas, la actividad...y cuando todo está hecho, te paras y de repente sientes un vacío...
Sí, sé lo que es.
Un abrazote, Pedro.
Mañana, un café, un beso y una sonrisa. Ya sabes dónde y cuando.
(esto es para dar envidia a la peña, jejeje)

Aldabra dijo...

Apreciado Pedro: los domingos (tal vez en soledad) no son buenos consejeros, créeme. Mañana con la rutina todo volverá a ser de otro color. Y si así no fuera, no desesperes... aquí en Galicia tenemos un refrán: "nunca choveu que non escampara"... es decir... que llueve, pero siempre acaba por parar de llover... y lo mismo es con la tristeza. No hay que perder la paciencia y dejar que como vino se vaya.

Espero que te haga un buen efecto curativo un abrazo muy muy cariñoso que te envío.

Me duele la tristeza porque sé que es muy descorazonadora.

Bicos,
Aldabra

Francisco O. Campillo dijo...

Si es melancolía... lo entiendo. Para la tristeza, Pedro, lo siento pero nunca hay tiempo.

El Deme dijo...

Mezclar tarde de domingo, lluvia y sesión de plancha es una combinación tan gris que no me estraña que te sientas así, prueba a combinar otros elementos o la variante de uno de ellos y ya verás como todo va mejor.
Tienes una prosa deliciosa.

BIPOLAR dijo...

Pedro me he sentido contigo al lado, en ese petril viendo mi vida pasar paralela a la tuya, quizás a millones de kilómetros de distancia.

Donce dijo...

Hay más días que sardinas en lata, así que no todos pueden ser buenos o regulares...
Venga, que hoy toca hilvanar...
Un beso

Merche Pallarés dijo...

¡Qué bien escribes! pero, querido, un domingo lluvioso, gris y triste, deshilacha a cualquiera. ¡Ánimo! que por ahí estará Irina, observándote con sus ojos de gata... Besotes, M.

JESUS y ENCARNA dijo...

Buenos dias, Pedro.
La Natura, tiene unas energias, que nuestra sensibilidad recoge o siente de muchas maneras.
Sin darnos cuenta a veces, influye en el estado de animo incluso en las ganas de hacer,en estos dias de lluvia, (necesitada lluvia); cuando me acerco a la ventana, del tallercito casero que da a un patio amplio de casas bajas,viendo llover calmosamente y con los deberes hechos, me invade una sensacion de melancolia y agradecimiento. Ese momento me influye para crear, inmediatamente me pongo manos a la obra.....
No se si es la lluvia, la melancolia que relaja o esa sensacion de paz.
Saludos mojaditos con "xirimiri"
para que no te mojes mucho.
Jesus

DESPLAZADOS AL PARAISO dijo...

Buenos días Pedro, espero que no sea nada grave y que tu tristeza sea sólo pasajera. Todos nos hemos sentido así alguna que otra vez pero hay que saber afrontar los malos tragos que nos guarda la vida de la mejor manera posible.
Si necesitas algún tipo de ayuda, ya sabes, puedes contar conmigo, aunque con la distancia que hay entre ambos... Bueno de momento te envío un rayito de este sol que tanto tenemos por el sur a ver si te animas ¿vale?.
Un besazo y ánimo, piensa que tu situación sólo es culpa de ese domingo tan plomizo.

Vampi666 dijo...

Pedro, espero que la lluvia haya cesado y que con ella se haya disipado tu tristeza y melancolía, porque considero que la tristeza está bien, pero en su justa medida, porque sin ella no sabríamos apreciar la alegría como se merece.
No te bañes en tristeza, hazlo en alegría, sus sales huelen mejor.
Un abrazo lleno de alegría para tí.

brujaroja dijo...

No le des mucha importancia. Los domingos por la tarde son tóxicos, seguro que hoy que es lunes por la mañana, te encuentras mucho mejor, con el ritmo de las clases y todo lo demás...
Y la lluvia, sí, es triste, si lo sabré yo que convivo con ella... pero en los últimos tiempos, sobre todo cuando viajo por tierras más secas, no puedo evitar verla como una bendición...
Eso sí te pone de un melancólico terrible...
Muchos besos.

noventera dijo...

No me extraña que te pongas triste. Yo también detesto planchar y ordenar los libros, no se, con otras actividades cotidianas no me pasa, pero cuando realizo estas dos, es como si entrara en un bucle, me parece que siempre estoy planchando y ordenando la biblioteca y nunca se acaba la ropa y sigue habiendo libros por el suelo...desesperante...pero bueno, nada que no se arregle con un rayito de sol, una sonrisa amiga o los ánimos que te mandamos todos desde estos, nuestros balcones con vistas a la Acequia.

Capri c'est fini dijo...

Pues mucho ánimooo, aunque a mí también me pasa que me invade un aire triste y no lo puedo remediar. La lluvia desde luego ayuda a sacar nuestra vena más melancólica, como si estuvieramos en una playa francesa interpretada por un cantautor. Por cierto, te mando mi más sincera enhorabuena por el blog, muy interesante, es todo un afortunado descubrimiento para mí en esta mañana de lunes. Un saludo.

SAUVIGNONA dijo...

mmmmmmmmm bueno si que conozco como es estar desilachandose...yo lo he sentido bastante,,,es mas hsta he tenido que junatr cada desparpajod e hilacha para reacerme y comezar de nuevo..asi que animo pump para arriba....
un besin especial por lo de la desilachada.. ;)

Álvaro Fernández Magdaleno dijo...

Los domingos son propensos a la tristeza, más aún los lluviosos.
Ánimo Pedro.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

Pues yo pienso,admirado Pedro..... que a veces es necesario estar triste. Creo que soy una persona triste por naturaleza aunque no tenga motivos para estarlo....Esos dias grises que nos asaltan desde nuestras ventanas,esas tardes de Domingo nublado con una dosis de nostalgia.... nó nos hacen tanto mal.Creo que es bueno sentir en cada momento lo que se siente y no engañarnos con sentir otras cosas, solo por ser más políticamente correctas(esto ahora se lleva mucho).
Yo, por suerte o desgracia he tenido muchas tardes de Domingo nublado , claro, y quien no?,pero creo que en esos momentos es donde se refejan los sentimientos más simples,los pensamientos más puros,donde se reflejan los sentimientos que enriquecen el alma,porque en esos momentos, no nos inventamos nada, es un fiel reflejo de nuestra vida.
Una persona(que ya no está),me daba un dia clases de VIDA...y me decia: mira nena, esto no lo olvides nunca.....cuando te invada la tristeza,sí ,esa que viene sin llamarla y quizás sin ningún motivo aparente.....y que no es ningún conato de depresión recuerda mis palabras.
Estas palabras son las siguientes:
Mira:
Cuando las cosas andan mal como a veces sucede...no abandones.
Cuando no consigas resultados y se sumen los problemas... no te rindas.
Cuando quieras sonreir y sólo puedas suspirar, no te caigas.
Cuando no encuentres compañeros de lucha, no te apartes...pero no te caigas, no renuncies, no te apartes, no lo dejes..... porque todo pasa y todo queda., y la angustia puede tranformarse en felicidad., pero para que pueda cambiarse.... antes ha tenido que ser TRISTEZA.
Perdón si me he alargado un poco... pero sabes que me pasa?, que como dicen mis niños ( 6 y 7 años)soy una COPIONA... si alguien está triste, yo estoy triste. Si alguien llora, yo lloro.Si alguien rie, rio también....y si en tu post, leo tristeza también me pongo triste.....

Rosa C.

Anónimo dijo...

Puede que nos esté afectando la serie sobre el deseo: pensar en lo que tenemos sin desearlo, en lo que desamos sin tenerlo.
Si nos paramos a pensar veremos claramente como pasa la vida sin tener una pizca de valor para... y es cuando viene el desasosiego.
Yo tengo un excelente barómetro para las bajas presiones: cuando soy incapaz de escuchar a Silvio, malo...
Un besote.
Concha.

jg riobò dijo...

Desde esa oscuridad triste resurge una chispa que ilumina todo. Sin esa tristeza la chispa no hubiera surgido.
Foto, amigo Pedro, excelente.

fernando dijo...

mala combinación: domingo por la tarde y lluvia.

un abrazo.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

MAFALDIA: en efecto, los remaches son las claves, pero di mal las puntadas.

REGGIS: te echaba de menos. Besos.

ISABEL: eso es. La emoción de la tristeza -cuando no es depresión- es tan fugaz como la de la alegría y ambas dejan huella. Un abrazo.

EUPHORBIA: es cuando salen más trenes también en la mía. Bella la canción. Besos.

BLOGOCHENTA: plomizo y lento.

PATRICIA: es una buena forma de verlo. En efecto, a veces la tristeza es necesaria. Un abrazo.

PILAR: ya ves, de un lado a otro, como la vida. Él café, corto. Besos.

ALDABRA: quizá es la rutina lo que me pone triste. En efecto, siempre escampa, pero ya sabes que no llueve al gusto de todos. Besos.

FRANCISCO: cinco minutos de tristeza, amigo. Sólo cinco minutos.

DEME: quizá ha sido la combinación, en efecto. Plancharé otro día... Gracias por tus palabras.

BIPOLAR: sólo a unas pocas decenas.

DONCE: ya cojo la aguja.

MERCHE: pero está siendo muy disputada... Besos.

JESÚS: esa lluvia lenta ayuda a recogerse y crear, en efecto. Saludos, ya escampa.

DESPLAZADOS: recibido el rayo: lo he puesto en lugar destacado de mi salón. Besos.

VAMPI666: en su justa media, sin que desborde el vaso, en efecto. Ya le pongo sales de luz. Un abrazo.

BRUJAROJA: sobre todo cuando te giras y la casa está sola. Besos.

NOVENTERA: abramos las puertas de esos balcones. Gracias.

CAPRI: Bienvenido a La Acequia. Gracias por tus palabras. Espero verte más por aquí.

SAUVIGNONA: recibido el besín, que siempre viene bien.

ÁLVARO: y qué domingo éste. Un abrazo.

ROSA C.: gracias por tu comentario, tan emotivo y sugerente. Procuraré estar feliz para que copies mi alegría. Un abrazo.

CONCHA: ...pues escuchemos a Silvio, es imprescindible. Besos y gracias.

JAVIER: la tristeza ayuda a recogerse y salir fuera.

Un abrazo a todos y gracias por vuestras palabras.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

FERNANDO: muy mala, en efecto.

manzacosas dijo...

Me pregunto por qué nos atrae tanto la melancolía...

Antonio dijo...

A mí la tristeza, más que por melancolía, me suele venir por cuestiones más mundanas como la precariedad laboral. Lo que ocurre es que la tristeza al poco se torna rabia y se hace, si cabe, aún más contraproducente. Cuando me asalta la melancolía suele ser, en cambio, por rememorar hechos pasados que fueron para el disfrute y que quedan en la memoria o en el testimonio gráfico de una imagen, un papel o cualquier otro documento. Dice Manzacosas en el último comentario que veo cuando escribo éste que por qué nos atrae tanto la melancolía... Quizá sea porque es la forma que tenemos de regodearnos en nosotros mismos cuando nos sentimos mal, como una válvula de escape para pensar que en otro momento fuimos más felices. Es algo inútil, pero creo que se trata de una reacción lógica, casi instintiva.

Llevo cuatro años sin descansar sólo cuatro o cinco domingos al año, y a veces me pregunto qué haría si los tuviera libres. Probablemente, la soledad haría que más de uno acabara siendo como éste que cuentas, Pedro, aunque estos arranques no conocen de días de la semana. Un abrazo.

migramundo dijo...

Ese tipo de sentimientos que describes suelo percibirlos los domingos grises y lluviosos, pero no el resto de los días. Quizá porque el domingo hay tiempo para pensar... Quien sabe. Saludos.

XuanRata dijo...

Cuando la tristeza llena las estancias pero dejan sitio todavía a las palabras, esa tristeza puede llegar a ser como el mal whisky que pese a todo cumple su función desinfectante, como aquellos viejos westerns de doctores borrachos.
Un abrazo.

DianNa_ dijo...

Pedro, estamos apañaos, si.
Pues nada , que se te pase, que no sé que decir niño.
Besitos y sol, que eso anima mucho o por lo menos te pone morado.^^
(DIGO MORENO)

manuel-tuccitano dijo...

Si todo esto lo has pensado en domingo....comparto y subrayo tus palabras con rojo....a veces incluso como dicen por ahí más arriba hay que estar triste, sirve ese estado para relexionar....vente "pa cá" que mepezamos la feria.....saludos

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

MANCOSAS: ¿porque estamos tejidos de nostalgias?

ANTONIO: no conocen días de la semana, en efecto: basta, a veces, con sentarse un minuto. Saludos.

MIGRAMUNDO: es una buena forma de verlo. Sobre todo esas lentas e inútiles tardes de los domingos.

XUANRATA: ¿recuerdas esos secundarios que hacían de doctores y cuando iban a operar pedían café y que pusieran a hervir paños? Era un segundo en el que las cosas tenían esperanza. Un abrazo.

DIANNA: pero ya sabes que el sol es también malo... moreno o morado. Besos.

MANUEL: ¡es verdad! Pasadlo bien. Saludos.

DianNa_ dijo...

A que te muerdo??

La Vampira loka^^

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

DIANNA: ¡Hazlo!

DianNa_ dijo...

Hummm,mira que esta noche me cuelo por tu ventana y verás...
Bocaos y mordiscos^^

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

DIANNA: dejo la ventana abierta.

DianNa_ dijo...

No fue un mosquito lo que aplastaste contra la pared, ehhh!! ;)
Que estres!!
Besos^^

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Vaya,ya decía yo que era un poquito grande.

Anónimo dijo...

Pedro, yo creo que es un momento de soledad, de encuentro con una parte de tu yo. Me imagino la escena que describes y por lo menos a mí me gusta la sensación, aunque haya un poco de angustía y te aseguro que no soy nada masoquista. Todo lo que sea sentir emociones es sentir que estás vivo.
Besitos.
Nina.

DianNa_ dijo...

:)))

Hoy toca Quijote, seré buena....
Besazos y pasa buen día^^