jueves, 27 de marzo de 2008

Viaje al frío


Hoy no hay entrada de La Acequia: he viajado al frío. Vuelvo a casa sin nada que decir, sin otra cosa que ganas de estar junto a quien amo, abrazando su cuerpo toda la noche, oyendo su respiración. Ante la realidad más dura, las palabras enmudecen.

19 comentarios:

Magui dijo...

Aproveite bem porque não se pode perder o tempo quando se ama.

Merche Pallarés dijo...

¡Qué noche más maravillosa! Disfrútala a tope, querido Pedro. Besotes, M.

Anónimo dijo...

Änimo Pedro. La vida sigue, igual que el cauce de éste rio, aunque hay veces que los rios se desbordan, después todo vuelve a su sitio. Un abrazo Isabel.

Pilar dijo...

Hoy sí hay entrada en la Acequia, Pedro.
En poco a mí me has dicho mucho.
Viajar al frío y volver al calor.
Volver a casa siempre que alguien nos espera...
Estar al lado del ser a quien se ama. Sólo estando.
Espero que haya sido una noche eterna...
Y sí, es cierto, a veces el silencio es ensordecedor, y otras es tan suficiente que hablar es, sobrar, directamente.

CalidaSirena dijo...

Eso es una preciosa manera de regresar, teniendo a quien amas a tu lado y acurrucandote junto a ella.
Un beso cálido

J.R.Justo dijo...

Querido amigo: leído lo leído, te deseo de corazón muchos viajes al frío, muchas vueltas a casa sin nada que decir y que tu remedio no lo veas como tal sino como bendición.

Un saludo

Isabel Huete dijo...

Es lo mejor que puedes hacer. Disfruta. Besos

DianNa_ dijo...

Pues descansa y recupera ese calor...saludos^^

blogochentaburgos dijo...

bendita realidad. A veces ua respiración cercana dice o nos reconforta más que las palabras

manzacosas dijo...

Bueno. Pues te esperamos. Faltaría más. Un saludo

jg riobò dijo...

Contra el frío, calor.
Del frío se sacan visiones y miradas como desde el otro lado.

São dijo...

Querido amigo, desejo-te sinceramente que essa noite se repita todas as noites da tua vida e que cada vez que chegares do frio e da dor tenha à tua espera a ternura aconchegante de quem te ama.
Abrazos, Pedro!!

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

Así volverás encantado. Disfruta muchísimo. Un abrazo.

Anónimo dijo...

Pues tu no-entrada es preciosa. Ojalá te haya sentado bien.
Desde aquí recibe un abrazo de los fuertes.

Donce

Anónimo dijo...

Cuando alguien cercano, dejando las cosas a medio hacer, se nos va, es como si un frío seco se nos metiera hasta lo más hondo, dejándonos ateridos y vacíos sin capacidad de reacción. Sólo la mañana traerá la calma al desasosiego y seremos capaces de ver las cosas con más optimismo. Como este río que parece estar aletargado, pero que lenta e inexorablemente avanza hasta entregar su carga allí donde los cauces se cruzan. pancho

BIPOLAR dijo...

Un nudo en la garganta amigo

Mafaldia dijo...

Respeto el silencio

Dargor dijo...

A veces la ausencia de palabras
es el mayor síntoma de inteligencia,
o incluso de amor.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios y por respetar mi silencio. Permitidme que hoy no os comente uno a uno.
Un abrazo.