sábado, 8 de marzo de 2008

Retrato del paseante en día ventoso, en siete movimientos y texto








Hoy es un día ventoso y frío. Debiera ser de nervios y esperanzas. Pero lo es de viento, y el paseante ha salido a que le dé el aire y mirar a la gente y sus quehaceres. Triste pero decidido. Las cosas han sido sacudidas por el viento, como cuando se golpeaban las alfombras en las ventanas, pero se han agarrado a su consistencia. Más que nunca.

22 comentarios:

amalia dijo...

Pienso que si yo me fuera a dar una vuelta "sola" en un día de "frío y viento" tampoco volvería muy contenta... a las cosas hay que agarrarse poco de la vida es lo menos consistente. ;)

Tareixa dijo...

Mas que nunca....Nunca más.....

Merche Pallarés dijo...

El miercoles aquí en Ibiza nos hizo un tiempo de vendaval alucinante. El viento casi me llevaba a volandas hasta Burgos... como digo, alucinante... Besotes, M.

Anónimo dijo...

"Que sea como un viento que arranque los matojos, surgiendo la verdad, y limpie los caminos, de siglos de destrozos, contra la libertad".

jg riobò dijo...

Dentro de esta disolución hay una foto nítida. El paseante esta recuperado y empieza a ser él.

manuel-tuccitano dijo...

si pedro lo de ayer me ha supuesto un sabaneo de lo lindo...incomprensible lo que ocurre...en fin ya está todo dicho y mucho por hacer....saludos

blogochentaburgos dijo...

triste???¿¿¿¿???. Supongo que por la misma razón que el exabrupto de blogógafo, o la rabia que sentimos todos.

Merche Pallarés dijo...

Querido Pedro, es domingo... El otro dia aquí hizo un viento espantoso que tambien sacudía todas las cosas pero, como dices, se agarraban a su consistencia. Besotes, M.

Anónimo dijo...

ODIO, LUEGO EXISTO

A estas horas del día y, fíjate, no soy capaz de pensar con claridad en el voto.
La jornada de reflexión se me ha ido por otros derroteros.
Me temo que la sangre es mala consejera para nada.
En nuestra condición humana, maravillosa y terriblemente imperfecta, cualquier tragedia es buena para convertirnos en esos seres que tan bien describías hace unos días...monstruos llenos de odio con el sentido común encerrado bajo siete llaves, seres aberrantes viendo toneladas de vigas en los ojos ajenos de nuestros vecinos.
Ahora mismo cualquier homínido será mas sapiens que el género humano.
Con toda nuestra prepotencia intelectual, somos incapaces de primar nuestra propia supervivencia como lo hace el resto de seres vivos.
Incapaces de esperar que pase la rabia para dejar que la Historia haga un análisis algo mas objetivo.
Un trite e irracional saludo.
Concha.

XuanRata dijo...

Es curioso. En las tres primeras diapositivas a medida que se difumina el sujeto se va limpiando el cielo de interferencias. Supongo que esto se prestaría a diferentes interpretaciones, pero el viento sigue soplando. Uno quisiera creer que el viento limpia las calles. En realidad solo cambia de sitio las basuras. Pero hay que ser optimista y pensar que con viento o sin él seguiremos abriendo las ventanas.

manzacosas dijo...

Hola. Se nota tu tristeza y se adivina el motivo. La comparto. Un saludo

Isaac González Toribio dijo...

Muchas veces las turbulencias, interiores y exteriores, nos hacen ver lo más consistente de nosotros mismos. Un abrazo

Anónimo dijo...

Un aire solano, frío y enfermo que ha arrebatado a la persona en su espléndida madurez, quedan vástagos bien enraizados que continuarán la labor truncada por el odio.
¿Cuántos más habrán de caer antes de que el gélido cierzo asesino desaparezca definitivamente? pancho

Azul dijo...

El Viento!!
Me gustan los dias de viento.
el viento lo remuebe todo, esperemos que remueba la conciencia de algunos y los empuje hacia las hurnas!!

Un Besazul..Votante

PILAR dijo...

En los temporales,
en las tempestades,
en los vendavales,
lo que queda...
lo que permanece...
lo que se agarra...
es lo que vale, es lo fuerte.
Tras el viento,
tras la fuerza devastadora...
queda el silencio,
queda la paz,
queda lo auténtico
y lo que sobrevive,
el espíritu y la energía.

Paco dijo...

Día de nervios, pues si, y tanto que fijate que desde Málaga me traslade ayer sábado yo solito a LA ALPUJARRA, almeriense a por naranjas a una pequeñisima finca familiar... una forma de matar el tiempo, a la vez que buscar paisajes desolados donde poder hacer fotos... 350 kilometros de ida y vuelta y según me dicen algunos vecinos "un poco caras te han salido las naranjas"... a veces estar solo no tiene precio, lo demaás solo son escusas y buen zumo.

La serie de fotos como la vida misma, el viento nunca sopla a favor, generalmente en contra... y a veces traicionero.

un abrazo.

Merche Pallarés dijo...

PILAR eres una gran poetisa.

PANCHO: Tu comentario tambien es muy poético y precioso.

PEDRO: Perdona que me intrometa en tu blog para hacer comentarios a otros pero sé que no te importa porque eres un cielo... Besotes, M.

Azul dijo...

Hoy estoy castigada??

Jo, por??

Un Besazul...:(

Azul dijo...

yo también puedo componer una poesía para ti!!

Un día te sorprenderé!!

Un Besazul..solo para ti

Dargor dijo...

A los Asturianos el frío no nos da miedo, sino que nos fortalece.

Eso solía decir mi abuelo

Pilar dijo...

Pues Pedro, que se me sube el ego, desde aquí gracias a Merche.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

AMALIA: tienes razón, pero a veces hay que exponerse al viento frío. Aunque nos ponga tristes.

TAREIXA: Más que nunca, amiga.

MERCHE: Te tendrías que haber dejado traer para acá. Besos.

ANÓNIMO: que los limpie para hacernos más libres.

JAVIER: Comenzamos el camino de retorno, querido Javier.

MANUEL: queda mucho por hacer. A remangarse entre todos. Saludos.

BLOGOCHENTA: En efecto, en efecto. Triste con rabia.

MERCHE: es esa realidad la que no salva. Besos.

CONCHA: En efecto, la sangre es pésima consejera. Qué bien lo has descrito en tu comentario. Un saludo desde lo más natural de este artificial ser humano que somos.

XUANRATA: El cielo limpio y abierto. Hay que abrir las ventanas. Y ventilar a diario.

MANZACOSAS: La compartimos. Un abrazo.

ISSAC: en efecto, nos obligan a aclararnos. Un abrazo.

PANCHO. Con el viento solano, se titulaba un bello libro duro de realidad. ¿Cuántos más, querido amigo, cuántos más?

AZUL: Que las remueva. En las urnas nos vimos. Un beso.

PILAR: qué bellas palabras, querida Pilar. Ratifico lo que dice Merce más abajo.

PACO: ¡Qué forma más certera de encontrarse con la realidad: en la Alpujarra, recogiendo naranjas! Un fuerte abrazo.

MERCHE: Tienes razón. Puedes hacerlo, sin problemas.

AZUL: no, ya fui. Espero tu poema.

DARGOR: los asturianos sois seres fuertes, amigo. Qué sabio tu abuelo.

PILAR: venga, que suba. Un beso.

Gracias a todos por vuestros comentarios.