sábado, 22 de marzo de 2008

Estratos



Si nos vaciaran por dentro con un descorazonador para dejar sólo la piel, quedarían en ella las huellas de nuestros estratos, como los anillos que en el tronco del árbol marcan su vida. Podrían estudiarnos como la paleontologia cuida de observar en qué capa halla los restos fósiles. Aquí se fijaría el rastro de aquel primer beso, allá la respuesta mímica de nuestro rostro a la sonrisa de la madre o el duro gesto con el que protestamos. Nuestras conmociones internas habrán desordenado la rigurosa acumulación del tiempo y junto a la huella de la rebeldía podría estudiarse nuestra aceptación de las cosas. Con la materia vaciada, quizá, se podrían abonar los jardines versallescos de los que escriben nuestra historia al servicio de los gobernantes.

19 comentarios:

Tareixa dijo...

Muchas presiones han afectado a mis estratos más viejos, y cuanto más vieja me hago menos me afectan esas presiones..Al final ya no veo tan malo el hacerme mayor, yo que sufro síndrome de Peter Pan crónico, je, je.

Caelio dijo...

Cuidado, D. Pedro, algunos no tenemos estratos, sino sedimentos que también forman capas y estas desaparecen con nosotros. (juas, al enemigo ni agua)

saludos cordiales desde la profunda Celtiberia.

Anónimo dijo...

...Tambien podría verse en la piel las caricias que hemos recibido, los golpes que nos han dado y los golpes que nos hemos dado nosotros mísmo una y otra vez contra el mísmo muro. Una vez descorazonados podrían rellenarnos de grandes dosis de alegria e ilusión y ponernos unas cuantas pilas ( de duracell, que duran más) y soltarnos otra vez por este mundo... y a ver que pasaba. Isabel

Serendipity dijo...

Me gusta el color de tus fotos y me intriga la naturaleza de la pared...

BIPOLAR dijo...

11 filas de letras como leche condensada. Estaríamos desnudos y seríamos más vulnerables.

Merche Pallarés dijo...

Precioso tu post, como siempre. Lo he entendido (lo de las capas) pero el último párrafo lo del abonar los jardines versallescos... me ha dejado perpleja. Te agradecería que me lo explicases. Gracias. Besotes, M.

XuanRata dijo...

Es cierto que se nos mezclan los estratos y a veces afloran los que no debieran.
Me gusta especialmente la segunda foto: es como un libro escrito en una lengua desconocida, o como un archivo fantástico en el colegio de Harry Potter.

Bea dijo...

Que texto mas poetico y bonito. Espero que no les ideas a los desarmados y empiezen a quitarnos la piel a trocitos solo para leer nuestra vida.

Mafaldia dijo...

Sería muy interesante ver la vida de uno estratificada porque así, desde una visión exterior el enfoque de ciertos asuntos sería diferente, más fácil de ver los errores y también igual algún mérito. Tienes deformación profesional, en el fondo somos estratificados como libros abiertos... :)

jg riobò dijo...

Qué bonitas fotos, qué tono naranja. Se ve bien el corazón por dentro. Ese vacío habrá que llenarlo de nuevos besos y sonrisas y ....

fernando dijo...

sería interesante ver lo que tengo por dentro, lo que está enterrado ne le fondo y lo que se ve en la superficie. Un abrazo.

Anónimo dijo...

¿Y dejar la piel como único abrigo del alma?.
Concha.

Francisco O. Campillo dijo...

"Si nos vaciaran por dentro con un descorazonador (...)" muy posiblemente, los primeros sorprendidos seríamos nosotros mismos.

DianNa_ dijo...

Esa "transparencia" acabaría con nuestra intimidad... miedo me da pensarlo... ;)

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

TAREIXA: quizá, querida amiga, porque cuando nos hacemos más viejos, notamos que los estratos que nos quedan encima son menos y nos dedicamos a mirarlo todo con más calma. A mí, por lo menos, me pasa.

CAELIO: eso, al enemigo ni agua, querido Celtíbero.

ISABEL: si nos dejaran elegir el relleno... lo malo es si proceden con nosotros con la habilidad del taxidermista...

SERENDIPITY: un solar vaciado deja, sobre los edificios en pie, las huellas de lo que hubo.

BIPOLAR: como leche condensada... me gusta la imagen. Mal vamos si lo que nos hace vulnerables es mostrar nuestras huellas, pero tienes razón.

MERCHE: los que escriben la historia -manipulándola: es su condición inevitable- abonan con la esencia de los seres humanos los huertos del poder. De una u otra manera, incluso cuando el historiador es heterodoxo, terminan llevándolo a su terreno. No existe, en realidad, la historia de los individuos.

XUANRATA: nos trastocamos y no sabemos leernos correctamente, tan ciegos estamos. Cuando vi el solar vaciado, pensé, inmediatamente, en la imagen de un libro abierto.

BEA: ¿no lo hacen ya? Saludos.

MAFALDIA: no estoy seguro de que aunque nos enseñasen el libro abierto de nuestra vida aprendiésemos de nuestros errores.

JAVIER: si nos dejan, si nos dejan.

FERNANDO: todos deberíamos hacerlo, nos sorprenderíamos.

CONCHA: ¿y si sólo está el hueco dentro?

FRANCISCO: tienes razón, querido Fran, no nos reconoceríamos. A veces nos avergonzaríamos de nosotros mismos.

Un abrazo a todos y gracias por vuestros comentarios.

Merche Pallarés dijo...

Ahí, ahí. No escriben la historia de los individuos. Te he entendido perfectamente. Gracias por tu explicación tan didáctica. Besotes, M.

Anónimo dijo...

Terrible.
Concha.

PILAR dijo...

En mi piel hallarían las huellas del amor.
Siento que en ella han quedado grabados besos, abrazos,caricias, besos y mucho cariño.
Así lo siento.
El paso del tiempo ha dejado mi piel con arrugas, más de las que me gustaría.
en mi piel hay vida.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

MERCHE: siempre se alejan de los que sufren la historia. Besos.

CONCHA: Terrible, en efecto.

PILAR: en tu piel hay vida. Aprovéchala. Besos.