lunes, 17 de marzo de 2008

El taller del artista

Un comentario de Bipolar a mi entrada de ayer, me ha hecho reflexionar sobre la importancia que damos al resultado último de las cosas. Ante un cuadro, una película, la interpretación magistral de una pieza al piano, nos emocionamos en exceso con el resultado final de la obra y debatimos a partir de ella. Es muy interesante constatar el camino que ha llevado a ese término: las horas delante del lienzo, la frustración de los fracasos, los dedos cansados de pulsar las teclas en búsqueda del ritmo adecuado, los tiempos muertos, la monotonía. El ejercicio. El esfuerzo: razón que hace a muchos abandonar estos caminos que pensaban fáciles.
El arte moderno, a partir de finales del siglo XIX, buscó en ese trabajo la propia obra. Hay autores en los que el proceso construye la clave de su poética, como Juan Ramón Jiménez, que la llamó obra en marcha y no la daba por terminada nunca, trabajando infatigable sobre todo lo escrito para ajustarlo nuevamente. Había precedentes, como los pintores barrocos que se retrataban en el proceso del trabajo (Velázquez, en Las Meninas) o el metateatro de muchas obras dramáticas, incluso Cervantes personaje dentro de El Quijote -en el prólogo al lector o en busca de la continuación del manuscrito en el mercado de Toledo- pero, a partir de las estéticas nuevas del siglo XX cada uno de los pasos en la construcción del arte se constituían en objetos artísticos: la improvisación, el fragmentarismo, la intertextualidad, la obra inacabada, todo el proceso (como en El sol del mebrillo de Víctor Erice). En muchas ocasiones, esta nueva mirada explicaba mejor la obra que el momento de poner el punto y final. Y era tan artística como ella. De eso saben mucho los mercaderes del arte, que ahora subastan a buen precio, los apuntes, los primeros manuscritos, la ropa sucia que el escultor usaba en su taller. En algunos casos se trata de arte, en otras es fetichismo puro. Perversiones, en ambos casos, diría un amigo mío.

Hoy sabemos que el proceso artístico es arte ya y cada una de sus fases importa. Por eso, cuando veo un cuadro en un caballete, también bajo la mirada para ver los trapos usados por el pintor.

33 comentarios:

fernando dijo...

el arte aparece desde el momento en que uno se pone a hacer un libro, un cuadro, una partitura, una casa, etc, incluso aunque no esté acabado. Un abrazo.

MMS BURGOS dijo...

En música soy un desastre, pero algo he pintado y un cuadro es algo que lo vas creando poco a poco y que cuando lo regalas das parte de ti, es como un "hijo" que se va gestando poco a poco y luego nace y que difícil regalar un algo que forma parte de ti.
El fetichismo o el mercadeo ya es otro tema.

jg riobò dijo...

Particularmente me fascinan los procesos art�sticos y entre mis obras preferidas est�n las que tratan o reflejan el tema.
Buen toque.

Azul dijo...

Solo con crear ya es todo un éxito!!
Sea un cuadro, una pieza de música o cerámica!!! la cuestión es expresar los sentimientos.
Y poderlos expresar de cualquier de sus formas es todo un logro

Besazules..querido Pedro

Mafaldia dijo...

A la hora de crear lo que sea cada "maestro" tiene su modus, el escritor que sólo escribe con olivetti, a mano, en ordenador... el pintor que nunca usaría como trapo, por ejemplo un calzoncillo viejo... (eso nos decía una profesora)paleta de madera tal, pinceles cual... parece ser que las musas sólo aparecen en determinadas condiciones y es así para cada creador, atisbar ese ambiente por supuesto que también es arte, es donde están revoloteando los duendes de la inspiración...

Alatriste dijo...

Y los trazos de una obra también pueden decirte mucho, si uno sabe fijarse puede averiguar si su autor quedó contento con el resultado inicial o si uso determinados trucos artístiscos para "disimular" errores.

PILAR dijo...

Me has hecho recordar mis años del conservatorio. Las muchas horas solfeando. La guitarra. Y sobre todo mi pobre violonchelo al que abandoné por infidelidad absoluta e inconstancia, después de tres años de relación. De lo cual me arrepiento.
La vida del artista, es la trastienda, son las horas de trabajo, las frustraciones, la soledad...Y encima si el artista es perfeccionista, que suele serlo, al resultado siempre le encuentra alguna pega.
Un abrazo, Pedro.

Anónimo dijo...

La obra de arte surge de la inspiración de un ser creativo dotado con algo especial de lo que carecemos la mayoría de los mortales. También es verdad que ese don tiene que estar acompañado de mucha capacidad de esfuerzo y de trabajo. Es decir, que cuando las musas se acuerden del creador que lo encuentren trabajando. Picasso era lo más adicto al trabajo que uno se pueda encontrar, a pesar de que las musas se mostraban entusiasmadas de su cercanía y convivencia.

Bueno, Pedro, vamos conociendo tu magnífica y fecunda obra finalizada. Yo creo que a todos nos gustaría que nos contaras algunos de los secretos del proceso creativo de las entradas de La Acequia.pancho

Lazarillo en América dijo...

Saludos californianos. Te leo a 10.000 km de distancia!!! Viva la bohemia!

Un pato-so dijo...

Magnifica referencia la de "El Sol del Membrillo" Ver cuatro veces esa pelicula documental debe ser pato-lógico...es decir propio de la logica y razonamiento de los ánades.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

FERNANDO: cada secuencia del proceso es ya arte, en efecto. Un abrazo.

MMS: yo no he pintado nunca, pero supongo que desprenderse de un cuadro debe ser como perder una parte de ti, sobre todo porque no sabes cómo lo considerará el nuevo dueño.

JAVIER: también entre las mías: el telar mostrado.

AZUL: la expresión artística es nuestro mejor producto.

MAFALDIA: en lo del calzoncillo, más que la musa lo que interviene es la ecoomía (u otras cosas). No creo mucho en las musas, pero comprendo lo que dices y tienes razón.

ALATRISTE: esos trucos de oficio también hablan del buen artista. Hay mucho de oficio en el asunto.

PILAR: Siempre pudes volver al violonchelo. Hazlo. El verdadero artista jamás estará satisfecho con el resultado final.

PANCHO: mirada y esfuerzo. En eso está la suma del arte. Los grandes artistas, en contra de su fama de bohemios, siempre han dedicado muchas horas a la creación, como Picasso. Buena sugerencia la que me haces. Me la pensaré.

LAZARILLO: ¡Eso sí son vacaciones! Qué envidia.

BLOGÓFAGO-PATO-SO: pues que vivan los ánades, querido amigo, ellos sí saben de arte. Un abrazo.

Gracias a todos por vuestras palabras.

São dijo...

Arte é algo inacabado , acho.
Deixa-me dizer que sou maravilhada por Las Meninas e que considero Velasquez um grandíssimo pintor.
Outro que admiro muito também é Goya. A propósito , viste o estupendo " Os Fantasmas de Goya"?
Abrazos y besos, amigo.

BIPOLAR dijo...

Qué honor abrir una entrada tuya y máxime con semejante contenido. El de los artistas.
La inspiración y la musa tienen que acompañar siempre al artista, pueden dormir una eternidad y despertar antes de morir.
Lo de los calzoncillos lo he visto muy poético. Ahora no me imagino a ningún pintor rebañando óleo con un tanga.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

SAO: Vi la película. Me gustó, aunque no tuvo demasiada suerte en taquilla. Velázquez y Goya. Qué dos genios.

BIPOLAR: no, con un tanga, no.

Anónimo dijo...

Bonita foto. Me recuerda un poco un cuadrillo que tiene Barceló con su caja de acuarelas abierta, dispuesta a darle todo.

Estoy de acuerdo con el encanto del proceso creativo, sobre todo si es el de Antonio López, claro.
Pero también se me pasa por la cabeza el impacto de ver, leer o escuchar una obra terminada, sin prejuicios, con la mente en blanco.

También admiro a esos artistas que guardan con tremendo pudor todo el proceso para mostrarnos su obra terminada, como una perfecta tarta de chocoolate.

Recomiendo "Cuadernos de Africa" de Barceló, sobre todo a los que les gustó "El sol del membrillo".

Un saludo. Concha

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

CONCHA: Barceló es otro magnífico ejemplo de lo que comentaba en mi entrada. Gracias por traerlo a La Acequia. Es uno de los artistas más radicalmente modernos que tenemos. Un abrazo.

noventera dijo...

Yo, en cambio, creo que la grandeza de un artista se mide por lo que desecha. El camino del arte no es siempre en línea recta y los artistas prueban, corigen, borran, rechazan. Hasta las obras que aparentemente son fruto de la improvisación tienen detrás todo un trabajo intelectual y empírico.
Lo que ocurre es que estas perlitas que los artistas dejan de lado, en ocasiones se convierten en obras de arte por derecho propio y otras veces, como decía Pedro en puro comercio de reliquias. Pero no nos engañemos, esto último solo sucede con los grandes, aún asi, yo guardo como tesoros los regalos de los artistas con los que a veces trabajo y con auténtica devoción los poemas que mi chico escribe en servilletas y sobres de Telefónica...por si algún día le piden sus obras completas...

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

NOVENTERA: Me parece muy oportuno lo que dices. El arte nunca tiene un camino recto, todo lo contrario. No dejes nunca a un chico que escribe poemas en servilletas y sobres, nunca. Un abrazo.

Isaac González Toribio dijo...

Yo creo que el proceso de creación comienza a considerarse ARTE con los Dadaístas y el Art Póvera. Un ejemplo maestro del proceso como fenómenos creador es Pollok (qué extremecedor su cuadro "Noche estrellada"), con su obsesión por trasladar al lienzo el ritmo de las pinceladas. después, con el Pop Art se comercializaron ambas cosas: el arte y el proceso creador y ahora estamos buscando nuevos caminos para sobrevivir a todo lo que destruyó Warhol con sus patrañas.

En Literatura uno de los ejemplos actuales de comunión de proceso creador y obra es Roberto Bolaños, un escritor que te introduce en su mundo con la fueria de un mar embravecido. Magnifico post Pedro, inteligente y oportuno. Un saludo

XuanRata dijo...

Gran parte de los esfuerzos invertidos en producir una obra de arte tienen por objeto precisamente ocultar dichos esfuerzos. No es solo porque el proceso creativo en sí pueda resultar antiestético (concepto este ya de sobra superado) sino sobre todo porque podría acercar peligrosamente el arte al plebeyo estatus de la artesanía. Ya es un tópico aquello de que la inspiración debe encontrar al artista trabajando, pero el artista prefiere ser considerado antes hijo de las musas que hijo de currantes. Calificar el proceso creador como arte en sí mismo solo tiene sentido si concebimos el arte como expresión máxima de la individualidad. Pero corremos entonces el serio riesgo de apreciar la obra no por lo que dice ni por cómo lo dice sino sobre todo por quién lo dice.
Otra cosa muy distinta es que conocer el proceso ayude a conocer mejor el resultado. O que el proceso pueda a su vez ser convertido en obra de arte, como ocurre precisamente en “El sol del membrillo”, una de mis películas fetiche.
Un saludo y gracias por invitarnos a pensar…y a escribir.

Bea dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con tus últimas palabras. Y para enredar más la cosa iría más lejos: el arte empieza en el momento en el que la idea germina en la cabeza.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

ISAAC: Qué gran comentario. Lo subscribo.

XUANRATA: tienes razón: muchos tienen un gran temor a lo que se ha llamado la democratización del arte (véase, como ejemplo, las críticas despreciativas que hace de los blogs). Doble causa: la desestructuración de gran parte de la falacia mercantil del arte; el miedo a no poder controlar el fenómeno.
El proceso artístico puede tener un final en sí mismo, pero sólo podremos apreciarlo plenamente, como receptores, desde su final, como sabiamente sugieres. Gracias por tus palabras.

Merche Pallarés dijo...

Querido Pedro, muy interesante tu post. Creo que ya sabes mi opinión sobre el arte actual que se ha banalizado al máximo. No he visto "El Sol del Membrillo" de lo cual me arrepiento porque me encanta la pintura de Antonio López. Acaba de morir una prima de mi madre, Menchu Gal, pintora costumbrista vasca de gran éxito desde hace años en el mundo artístico español. Otra gran pintora vasca muy amiga mia, es Ana Izura, tambien muy conocida en el ámbito vasco y nacional. Luego aprecio mucho la pintura de un gran pintor chileno, Patricio Court, que vivió en Ibiza en los años dorados de la isla. Besotes, M.

manzacosas dijo...

Hola. Dos cosas. Una, que posiblemente sea la pintura el arte que más me atrae. Otra, que esta BIPOLAR está en todo: no se la escapa un detalle.

Dargor dijo...

Los procesos artísticos: Ese intricado misterio del ser

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

BEA: (perdona, tu comentario ha llegado con posterioridad al mío anterior) Tienes razón, pero de eso no hay testimonio. A no ser que le hagamos una autopsia al artista...

MERCHE: como sé lo que opinas deberías ir a un videoclub y alquilar la película, te sorprenderá. ¡Familia de Menchu Gal! Cada vez me sorprendes más, querida Merche. Besos.

MANZACOSAS: de acuerdo contigo en las dos cosas. Un saludo.

DARGOR: caminos insondables, en efecto.

Merche Pallarés dijo...

¿Conocías a Menchu Gal? Tu sí que eres una caja de sorpresas... Besotes, M.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Menchu Gal tiene nombre en España. Recuerdo cuadros de ellas con un tratamiento del color. Creo recordar -quizá me equivoque, fue hace tiempo- varios con el motivo del mar en los que jugaba con la desnudez técnica.

Merche Pallarés dijo...

Pues sí Menchu Gal ha sido una referente en la pintura expresionista de este país. Sus paisajes, sus retratos, sus marinas en fin, una gran pintora. Tambien, a nivel personal, una avanzada de su época. Muy bohemia y nada atada a los códigos morales e hipócritas de su época. Besotes, M.

Francisco O. Campillo dijo...

Me ha impactado el dato de que Juan Ramón nunca daba una obra por terminada. Algo parecido le pasa al pintor Antonio López. Y para mi desgracia, a mi mismo en mis últimos trabajos ¡Son eternos!

Espero que disfrutes de unos días de descanso. Placidos como el agua que discurre por La Acequía ;-)

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

FRANCISCO: En efecto, en él era obsesión. En ambos. Espero que no te pase lo mismo en el trabajo. ¡Qué agobio llevamos todos! Lo mismo para ti, en ese camino que trascurre junto a estas aguas.

manuel-tuccitano dijo...

puede ser el orden del desorden??? o el escenario necesario para la eclosión de la obra del artísta??

Ocurrente post...no había caido
Saludos

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

MANUEL: el desorden es el caos necesario para el nacimiento del artista. Saludos.