lunes, 3 de marzo de 2008

Disolución de chucherías para votantes inocentes


Cuando yo era niño no había estos escaparates de tiendas de chucherías como éste que aquí presento en disolución azucarada. Es más, no existía esta palabra o yo no la oí nunca aplicada a los dulces, quizá por ser de un barrio de las afueras de la ciudad, de tan afuera que lindaba con el campo y tenía acequia. Los caramelos eran sólo caramelos y se exhibían en los pequeños escaparates de los diminutos quioscos de entonces, que contenían, como por arte de magia, todos los misterios de la felicidad en su interior por una perra gorda. Pero siempre, en aquella infancia y en la de ahora, los caramelos han tenido colores llamativos y envoltorios chillones, como reclamo. Uno sabe que una chuchería le va a gustar o no, sobre todo, por los ojos. Así intentan ahora, que ya hemos crecido, vendernos las bondades los candidatos de los partidos políticos en época electoral: con escaparates de colores bien marcados y resultones. Para que se los compremos sin probarlos.

19 comentarios:

Azul dijo...

Hablando de la infancia !!
me has hecho recordar, aquellas maquinas de bolas de chicle, ponías 5 pesetas y te salían un montón de ellas!!

Buenos recuerdos

Besazules...golosos

jg riobò dijo...

Eres un verdadero maestro en ese género ya tuyo de las disoluciones.
Me apunto a un posible taller para realizar disoluciones.
Las chucherías de los políticos estan amargas.

Serendipity dijo...

Me gusta tu imagen visual y evocativa. Y si sirve de algo, los politicos se venden de igual manera a este lado del charco... Las elecciones hoy son casi como jugar a la loteria...

PILAR dijo...

He sido y sigo siendo golosa.
Recuerdo de niña, una pastelería que la gente de Burgos seguró se acordará, se llamaba Viena en la Calle Miranda, tenía una cafetería y al lado estaba la pastelería, allí además había una fábrica de caramelos y el olor era.....La pastelería era Pinedo, y era un local enorme tenía un mostrador que tenía forma de U al revés. Y tenía esos chupetes (asi los llamaba yo) que eran de colores y de diferentes tamaños, y los tenían en unos botes de cristal. Me encantaba chuparlos y dejarlos afiladitos, ¡qué ricos!
También recuerdo a dos señoras que se ponían en los Cuatro Reyes en el Espolón, "las cestas" creo que las llamábamos.
Hoy, sigo comprando chuches, cuando acompaño a mi hijo y pico.
Mi preferida los sobrecitos de soda, los introducía el regaliz y aquello estaba buenísimo.
Y no sigo que se me hace la boca agua. No sé si me he ido por los cerros de Úbeda, pero creo que lo he hecho adrede.

Anónimo dijo...

Casi todo en la vida se adquiere sin la posibilidad de probarlo antes.
Debe ser la vejez anticipada, pero hace años las épocas electorales me provocaban euforia y horas de reflexión. Ahora me desazonan y hastían.
Un saludo.
Concha B.

BIPOLAR dijo...

los niños no son tontos

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

AZUL: esas bolas de chicle, enormes, que no cabían en la boca...

JAVIER: y tan amargas

SERENDIPITY: pues habrá que acertar con el décimo de lotería correcto...

PILAR: se te ha visto el placer que te causa... ¿Y qué me dices entrar en una tienda de chucherías para comprar alguna a tu hijo, tantos años después de no comerlas, y descubrir que siguen fabricando aquella que era tu favorita...

CONCHA: Hay que intentar quitar el envoltorio primero, aunque no nos dejen.

Un abrazo a todos y gracias por vuestros comentarios.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

BIPOLAR: ...nada tontos.

noventera dijo...

Estupendo símil Pedro. Igual es por eso que el símbolo de nuestro presidente del gobierno ZP, me recuerda tanto a aquella chuchería, Petazetas...si es que está todo pensado!

Mafaldia dijo...

Pues yo me sigo poniendo pinfla a chuches, claro a las que me gustan,(ejem, así me va) y no me corto, a mis hijas las dejo que se compren lo que quieran que yo hago lo propio.
Y a los Políticos que les den... no precisamente chuches, ¡qué pandilla, no hay uno bueno!

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

NOVENTERA: todo pensado. Hay conspiración de los fabricantes de chuches para dominar el mundo...

MAFALDIA: eso está bien, libertad de chuches para padres e hijos.

Merche Pallarés dijo...

En mi época infantil, no había tiendas de "chuches" (ni se usaba esa palabra...). Simplemente había señoras y señores detrás de una mesa repleta de caramelos, chicles y regalices (¡Me encantaba el regaliz de Gallina Blanca!). Luego sí estaban las pastelerías con su repostería deliciosa. En Irún, la pastelería "Aguirre" sigue siendo una clásica. Por cierto, preciosa la foto. Besotes, M.

blogochentaburgos dijo...

uhmmmmmm tema interesante para Blogochenta, aquellas chucherias de aquellos maravillosdos tiempos. Un saludo

Anónimo dijo...

En las dulcerías de mi época no se vendían tantas chucherías como ahora. El surtido no era tan completo, pero seguramente que era igual de atractivo y tentador. Recuerdo los TBOs y los comics del Capitán Trueno metidos en un sobre, que nos introdujeron en la lectura a los niños de los 60s, como el producto de más éxito del señor dulcero.

La Acequia como representación de lo mucho que han trabajado los antepasados para tratar de hacer productivo el secarral castellano en el estío. pancho

manuel-tuccitano dijo...

bueno...yo la verdad que lo de las perras chichas y las gordas..me queda lejos..creo que las juntaba para unir 2 reales...me marchaba al kiosko y a comprar chile bazoka...a mi los políticos ni con envoltorio me engañanan..vengo de vuelta de la política...desengañado más bien. Todo en ellos es mentira...prefiero las chucherias...si las del Kiosko de mi parque...salud

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

MERCHE: No recuerdo el regaliz de Gallina Blanca. Sí otras chucherías. ¡Y esos chicles llenos de azúcar! Qué jóvenes, entonces. Besos.

BLOGOCHENTA: Te lo regalo, apúntalo. Seguro que en algún sitio hay fotos. Saludos.

PANCHO: esos tebeos, en efecto. Y Roberto Alcázar y Jabato y Hazañas Bélicas (entonces no teníamos conciencia ideológica).

MANUEL: en efecto, que no nos compren por dos reales.

Merche Pallarés dijo...

PEDRITO, no te acuerdas de ese regaliz porque aún no habías nacido... Besotes, M.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Pero por poco, querida Merche.

Myr dijo...

Demasiado caramelo en esta disolución.... y a propó esperemos que España haga más de lo que hizo Suecia como Presidente de la UE...
Reconozco que a veces soy muy naive...

Pero a hora le toca a ZP y le deseo mucha suerte.

Besos