sábado, 5 de enero de 2008

Árboles abrazados

En una danza lenta, los árboles han levantado sus ramas y se han abrazado. Sé que es falso: que es industria humana que busca la enramada, que, como en todo lo que tocamos, provoca la apariencia y juega con la falsedad demostrando su inútil dominio sobre la naturaleza. Queremos lo bonito sin la tentación del abismo, lo cómodo sin los estragos previos del caos: la escasa realidad de nuestra ignorancia sobre la profundidad amarga de la duda.

Sé que es falso, pero ahora, desnudos, estos árboles son un hilo telegráfico hacia la lección más honda que he aprendido estos días, al mirarlos. Ya percibo cómo se rehacen por dentro y proclaman un nuevo ciclo. Siento cierto temor, porque mañana se me terminan las imágenes tomadas para esta serie que el azar denominó árbol y cielo. Y pasado mañana se anuncia, de nuevo, la oscuridad y el vacío, como amenaza.

Mientras tanto, contemplo la serenidad de estos plátanos callados, abrazados y desnudos.


11 comentarios:

pancho dijo...

En esta noche mágica e ilusionante para los más pequeños en nuestra tradición, nuestro paseante nos muestra unas imágenes cargadas de simbolismo: los árboles unen sus ramas desnudas en una fusión lenta pero permanente. Puede que las juntas no sean naturales, pero no decepcionan. A veces, las versiones, covers o remakes mejoran el resultado de lo auténtico en su esfuerzo por salvarse del egoísmo individual al tender puentes de entendimiento con sus congéneres.

Perdona que me salga un poco del hilo argumental de tu entrada pero, es lo que me sugirieron tus platanos enlazados. Además, siempre recuerdo los plátanos del Paseo del Espolón (creo que se llama así) de Burgos, que fueron los primeros que vi así manipulados, hace ya casi una veintena de años.

mafaldia dijo...

Un árbol le dijo a otro, ¿por qué será que cuando los hombres tienen su cuerpo roto se agarran a otro para caminar?, ¿por qué cuando se aman se abrazan?, ¿ves los pequeñitos? también dan la mano a sus madres... poco podemos hacer tanto tiempo aquí quietos, inertes, no estamos muertos aunque lo parece.
Agarrémonos para siempre, nuestra salud dependerá de la de los demás, nuestro amor será único y fuerte y nuestra sombra fresca, húmeda y profundamente interminable.

jg riobò dijo...

Cómo penetra el cielo en las ramas.
Qué bonito que se toquen los dedos. Verdaderamente es una danza, con cielo azul de fondo.
Los humanos sólo imitan lo que observan en el estado salvaje.
Una serie extraordinaria.

Lazarillo en América dijo...

No Pedro los árboles sí están abrazados de verdad. Sólo hay que buscar la belleza y observarla. ¿Quién te ha dicho que le mente humana es caprichosa? Lo cierto es que nos hemos entrenado para ver cosas obvias y normales y hemos descuidado nuestra intuición e inspiración por cosas menos terrenas. Claro, los árboles se están abrazando

PILAR dijo...

No sé si serán los árboles de "mi" Espolón. Si no es así, haré como si lo fuesen.
Son entrañables.
Son, como el Arlanzón, un poco míos porque han sido fijados con mi mirada más de un día, más de una tarde.
Porque a lo largo del Espolón he crecido, he jugado, y he vivido.
Porque para observar su belleza (aunque no sea del todo natural) hay que mirar hacia arriba, como siempre que se mira un árbol...
Pedro, siempre hacia arriba...
Ha mejorado mi estado de ánimo, y cómo no ha sido gracias a la música..

Pedro Ojeda Escudero dijo...

PANCHO: puedes tener razón, aunque no sean naturales, no decepcionan por lo que significan estos puentes. A mí también me llamaron la atención la primera vez que los vi desnudos. Es casi mejor espectáculo que cuando están llenos de hojas.

MAFALDIA: buen texto. He mirado los blogs que enlaza tu perfil, pero no sé a cuál de ellos devolverte la visita. Dímelo, por favor, me encantaría.

JAVIER: los humanos copiamos todo: es nuestra definición, y nuestra carencia.

LAZARILLO: quizá sea una mejor forma de verlo, para huir de nuestra miseria.

PILAR: No son los del Espolón, pero son de Burgos, de la calle de la Estación, así que también los conoces y son tuyos. Gracias a la música.

Un abrazo a todos, y gracias por vuestros comentarios.

mafaldia dijo...

MAFALDIA: buen texto. He mirado los blogs que enlaza tu perfil, pero no sé a cuál de ellos devolverte la visita. Dímelo, por favor, me encantaría. Gracias, estamos en burgostecarios somos un montón de bibliotecarios de Burgos, ahora paradillos por las vacaciones, pero guerreros sobre todo guerreras, predominamos las bibliotecarias...

Matias H. Moro dijo...

... una de esas cosas que de joven notaba, pero todavía no sacaba fotografías. La verdad que muy buen motivo para capturar. Que picaros los árboles que se abrazan con las ramas. ¿lo harán con las raices? :)

Muy lindas las tomas, los ángulos y los colores muy definidos.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

MAFALDIA: ya.

MATIAS H. MORO: Bienvenido a La Acequia, Matías, y gracias por tu comentario en una entrada de hace unas semanas. Siempre es agradable que a se tomen la molestia de comentar cosas anteriores.

Saludos a ambos.

Anónimo dijo...

por favor - como se llama estes arboles???

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

ANÓNIMO: son unos humildes plátanos, el árbol preferido, en un tiempo, para adornar las calles en España.