martes, 29 de enero de 2008

No somos más que reflejos.








Y en el fondo no somos más que ciegos caminantes, conducidos sin fe por un espíritu al que no encontramos su raíz y nos buscamos, a bastonazos, en los reflejos, como si pudiéramos encontrarnos, desollados vivos en la borrosa imagen que nos venden de nosotros mismos, ya inexistentes, con la consistencia fría del vidrio, opaco.

19 comentarios:

São dijo...

Sim, a imagem que nos vendem de nós mesmos é composta de bocados e não nos vem nítida, de maneira alguma!
Abrazo.

Álvaro Fernández Magdaleno dijo...

Así es Pedro, así es.
Un abrazo.

maggi-paracontarlavida.blogspot.com dijo...

Hola Pedro! He tenido que leer esta entrada tres o cuatro veces para entenderla, o bien para entender tu intención. Y como siempre eres un maestro en cuanto a poner palabras a lo abstracto y lo de difícil acceso. Parece que la sociedad nos quiere conducir hacia un personaje parecido a un robot. Casi como hacen en la mili: se mete una mentalidad en la cabeza que no es de nuestra naturaleza. No sé si esa fue tu intención, pero es como lo he entendido yo. Me parecen muy interesante los mensajes políticos que pones en el formato de poema! Nos leemos
Un abrazo,
Maggi

Francisco O. Campillo dijo...

Bueno, bueno, bueno.

Paso por lo de ciegos caminantes, por lo de los bastonazos y lo de los reflejos, pero lo de la fe. Por ahí no paso.

Hay muchos tipos de fe. La fe en uno mismo y sus propias capacidades, por ejemplo. Y esa, no debemos perderla jamás.

Por ciero, entre las disoluciones y la nueva imagen del blog -cada día me gusta más- me cuesta un poco seguirte. Pero lo hago con gusto ;-)

mafaldia dijo...

si sólo somos reflejos, nuestra vida un espejismo, los sueños disoluciones, los anhelos alucinaciones...

Merche Pallarés dijo...

Querido Pedro, como dijo Machado: "Se hace camino al andar" y eso es lo que tenemos que hacer. No dejarnos vencer por lo que los medios y la sociedad en general quieren hacer de nosotros: unos robots. No, tenemos nuestra personalidad e individualidad que tenemos que preservar y defender con uñas y dientes. Si nos dejamos llevar por la corriente, malament... Besotes, M.

jg riobò dijo...

Estupendo texto, preciso; de donde debemos huir. Intentar ver, mirar y salvarnos de la ceguera.
Cómo rejuveneces en el reflejo.

Nacho Carreras dijo...

Espero que seamos muchos los que no seamos "ciegos caminantes" o, por lo menos, lo intentemos.
Saludos.

manzacosas dijo...

Hola. Terciando un poco, con respeto y con cariño, eres un tanto pesimista. No es malo eso, pero el problema radica en que si todos fuésemos pesimistas en alto grado, veríamos nuestro mundo descompuesto y eso nos conduciría a una autodestrucción masiva. Es una opinión. Un saludo. Manzacosas

Dargor dijo...

En el fondo no somos mas que sombras acostumbradas a la luz.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

SAO: y lo peor, querida amiga, es que ya ni nosotros nos acordamos bien de cuál era la imagen primera.

ÁLVARO: un abrazo, Álvaro, con ganas de volver por tu tierra.

MAGGI: ¡Hola! Hace tiempo que no sabía de ti y me alegro. Fue mi intención. Buena lectura. Un fuerte abrazo.

FRANCISCO: fe, esperanza y caridad, virtudes teologales. Recuerdo que de pequeño me enseñaron que la más importante de ellas era la caridad. De ella y de esperanza voy bien, querido Fran. De fe renqueo, lo reconozco. Pero tengo una gran esperanza en que gente como tú sabrá darnos aliento a los demás cuando flaqueamos. Y gracias por seguir, reconozco que he dado un giro un poco experimental a muchas entradas, sobre todo las más "artísticas" y que no os dejo descansar mucho a los lectores. A veces me riño a mí mismo por ello. Un fuerte abrazo.

MAFALDIA: ... espero conclusión. ¿Estoy tan negativo de verdad?

MERCHE: en efecto, estamos obligados a buscar nuestra identidad más allá de los reflejos.

JAVIER: ya ves, es lo que tiene que a uno le disuelvan. Gracias por tus palabras.

NACHO: y sumar el número de los que nos neguemos a esta ceguera. Saludos.

MANZACOSAS: ¿pesimista? Bueno, quizá. Es que ya estoy mayor. Sin embargo, no creo que mi pesimismo, de existir, sea autodestructivo y menos en masa, sino todo lo contrario. Aunque de vez en cuando hay que tirar las casas viejas para cosntruir en el solar.

DARGOR: a la luz artificial, en efecto. Busquemos el sol.

Gracias a todos por vuestros comentarios. A ver si me sale algo más optimista en unos días.

mafaldia dijo...

Conclusión: la vida es un don tan maravilloso que no se puede expresar en pocas palabras, la propia, la que se va creando dentro de tí, lo que vemos, el cielo (el de tus fotos), el agua, la naturaleza, el viento... todo tangible, palpable aunque provisto de alma y sustentado por un único espíritu.(pide que vuelva tu fe)

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

MAFALDIA: frente a la mercantilización de nuestra vida y nuestra imagen, que nos venden manipulada y fragementada (cuarto y mitad) como reflejos de lo que pretenden que seamos nos queda siempre la búsqueda permanente de nosotros y del otro. En eso siempre tendré fe. Y en la certeza de que muchos estamos en ese camino que merece la pena ser recorrido, MAFALDIA.

pancho dijo...

Nuestro paseante se siente débil y frágil al percibir que sus certezas le han abandonado. Intenta reencontrarse en su sombra invertida por la cual se siente atraído; a ella se aferra como si fuera su última y única vía de salvación.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

mala vía de solución, en efecto, PANCHO, a ver si me encuentro

RUBEN-ENFOKME dijo...

Interesante reflexion que no hace sino enfatizar en lo influenciables y maleables que somos.Saludos

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

En efecto, RUBÉN, demasiado maleables, más que la plastilina. Saludos.

BIPOLAR dijo...

Disfruto con tu existencialismo, que lejos de ser pesimista, es vivo, tiene fuerza y rebosa pasión.

Por favor, no tires a la alcantarilla estas palabras que serían capaces por sí mismas de mover montañas...
snif

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

BIPOLAR: Aquí quedan. Y gracias por leer y comentar. Saludos.