viernes, 18 de enero de 2008

Los amigos te salvan del caos del espejo.


Los espejos siempre han sido sospechosos de contener un mundo propio, desde que Alicia pasó al otro lado hasta las formulaciones surrealistas y La sangre de un poeta de Cocteau. El juego de espejos se ha usado desde siempre, posiblemente desde que Narciso se besara en la superficie del agua. En el barroco fue todo un género para lo metaliterario o mirar el mundo desde su reflejo para denunciar la hipocresía o dotarlo de sutil retórica.
En el siglo XIX, los espejos se convirtieron en juego de barraca de ferias: trucos de espejos servían para crear las fantasmagorías y engañaban a los incautos en los laberintos de las ferias. Y en la diversión ruda de las variedades se utilizó mucho el engaño del espejo por el que un personaje imitaba en inversión a otro haciéndose pasar por su reflejo. Así llegó este recurso a Sopa de ganso de los hermanos Marx o las actuaciones de cómicos de andar por casa.
Pero el misterio del espejo sigue ahí. Basta con mirarse con calma en la mañana tras levantase, mojarse la cara con agua fría y verse cansado de la fatiga nocturna, el rostro sincero denunciándonos sin máscara.
De ahí la foto, en espejo, luz y disolución de movimiento. Y cuando el caos del vidrio me llamaba, encontré, en la mañana, la compañía de los amigos: con Nacho cerré el reto fotográfico que tanto nos ha divertido desde diciembre, haciendo trampa, en efecto, como me dijo luego Javier. Hemos cambiado las primeras normas y tras hacer las fotos del lugar previsto, nos hemos sentado ante un café para seleccionar cada uno cuatro fotografías del otro. Y hemos hablado de muchas cosas. El domingo publicaremos el resultado, aunque eso suponga hacer un paréntesis en mis disoluciones. Merece la pena. Luego, con Javier, visitas a dos exposicones de fotografía, palabras, emociones y muchos planes de futuro.
Mañana por la mañana, tras la incertidumbre de la noche, volveré a sentir la dura imagen reflejada.

10 comentarios:

jg riobò dijo...

Los espejos atraen, se quedan con luz, de ahí esas rayas, grafías que sueltan las manos.
Los espejos no reflejan fantasmas o vampiros, a los no encarnados; por ello la lucha en su superficie.

mafaldia dijo...

Mañana por la mañana, tras la incertidumbre de la noche, volveré a sentir la dura imagen reflejada.
Noche, confusión, amigos... suena bien, las copas bien disueltas... y el espejo te va a recordar que ayer te lo pasaste fenomenal, no es tan malo, ni cruel, pobre espejo.

Blogofago dijo...

Son amigos porque nos salvan.
Nos salvan porque son amigos.
Salvame

Nacho Carreras dijo...

Los espejos son necesarios.
Saludos.

PILAR dijo...

El mejor espejo,
tu mirada sincera,
la que me ayuda a definirme.

El mejor espejo,
tu escucha atenta,
la que me ayuda a seguir.

El mejor espejo,
tu compañía.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

JAVIER: se quedan con la luz, en efecto. Qué buena definición.

MAFALDIA: uno ya no está en edad...

BLOGÓFAGO: buena definición, buena música.

NACHO: en efecto, deberíamos estar obligados a mirar uno de ellos antes de cualquiera de nuestras acciones.

PILAR: ¡qué bien defines el espejo de la compañía de los que nos son queridos!

Gracias a todos por vuestros comentarios.

manuel-tuccitano dijo...

jo pedro...falto tres dias y me dejas todo esto lleno de lectura..eres un máquina del teclado y de pensamiento rádpio e inesperado...a lo que venía:

lso espejos...siempre me han parecido enigmáticos, me pregunto si el del otro lado soy yo o mi otro yo...peor cuando enfrentas dos espejos y te pones entre ambos..

Saludos...

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Gracias por tus palabras, MANUEL. Ahora que leo tu comentario, ¿se te ha ocurrido pensar quién es el yo y quién es el otro cuando nos miramos al teclado?
Vaya, creo que esta noche no voy a poder dormir...

manuel-tuccitano dijo...

la verdad es que no se realmente quien de los dos es l que se refleja...espero que hayas dormido...

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

dormí, MANUEL, pero soñé con espejos, otros y yoes...