miércoles, 9 de enero de 2008

Frío


Frío es tocar una baldosa blanca del cuarto de baño
con el pie desnudo:
darse cuenta, en ese justo momento,
de que has perdido todo, en vértigo circular,
por el sumidero
y de que la esponja ha despellejado tu alma
hasta dejarla ya inexistente
y te ha sellado la huella acero de lo que no volverás a ser
porque nunca fuiste.
Frío es secarte con morosa exactitud cada parte del cuerpo
y percibir que ya no te duele nada
porque todo ha quedado sin espacio ni tiempo.
Frío es vestirte con el traje negro,
anudarte la corbata
y sentarte a esperar que vengan a por ti.
Y te lleven.
Gracias, Piluca.

12 comentarios:

nerea dijo...

Hola. Perdoname Pedro, de verdad, yo también echaba en falta tus escritos. Pero, ya voy a tener un poquitin de tiempo libre porque hasta ahora trabajaba todos los días de la semana pero, por fin, he decidido liberarme un poco... Ya soy yo.

Cuantas cosas tengo que comentar!. Sobre el aspecto. Ya te dije la otra vez que lo importante es lo que escribes. No nos cambies eso pues ¿que haría yo sin La Acequia? El aspecto solo es el aspecto. Pero vamos, este nuevo me gusta ;-)

El poema precioso. Triste pero precioso. No se escribir un sentimiento o sensación en poema y me encanta cuando la gente sí sabe hacerlo.

Me he ido poniendo al día pero tengo que ponerme más. Tres artículos atrá he leido que escribías algo de teatro. Me encanta el teatro pero creo que en Zaragoza hay pocas iniciativas nuevas (como la que comentabas tú).

Muchos besicos!

Anónimo dijo...

¡Me has dejado muerta!
Isabel.

Bipolar dijo...

El grito
Nuestras pupilas aletargadas son involuntarios receptores de una proyección de 360º
Nuestra voz se emite pero no se percibe como un sonido inteligible, sino como una molesta cacofonía.
Esperamos a que nos rescaten, pero sólo viene la muerte y ni siquiera es por misericordia, sino por rutina.

jg riobò dijo...

"que por mi muerte el frío se alce y tome sentido"

Yves Bonnefoy

Piluca dijo...

Me gusta mucho Pedro, me gusta porque siento que me va faltando el aliento en la última línea, el nudo de la corbata y el sosiego de esperar.

Matricula de honor!!

Un abrazo.

Piluca.

Isabel Huete dijo...

Nueva presentación (me gusta), pero lo que más me interesa es lo que dices, o cuentas.
Gracias por estar ahí.

pancho dijo...

Impresionante descripción del tío de la guadaña, los cuatro últimos versos: sobrecogedores. Esperemos que el traje de madera no esté siquiera plantado. A mí me da yuyu colocarme más allá de la nube negra.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

NEREA: Lo comprendo. Sólo necesitaba tus besicos.

ISABEL: No era mi intención. Resucita.

BIPOLAR: por rutina. Qué gran definición de la muerte, tan cotidiana.

JAVIER: Gracias por Bonnefoy.

PILUCA: Gracias por la nota. A tu frase de ayer se debe el poema.

ISABEL: Gracias por tus palabras.

PANCHO: el tío de la guadaña, tan vigilante siempre...

Gracias por vuestros comentarios.

PILAR dijo...

Joder con la muerte...
No me gusta la muerte.
No quiero muerte.
Que no, que no quiero muerte.
Pero sobre todo no quiero vivir como un muerto.
Morir viviendo, sí.
Pero vivir muriendo, no.
Pero, mira, que no, que no, que no quiero ni la muerte, ni muerte.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Te comprendo, PILAR, pero qué cerca y qué constante la tenemos...

mafaldia dijo...

¿Por qué no esperar con esperanza? sin preocupación, aceptando lo inevitable, que algún día llegará. El pensarlo hace que un pequeño escalofrío recorra el cuerpo, para mí después de una vida llena de pruebas y exámenes, este será el final y espero aprobarlo. ;P

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Además, a esas alturas, MAFALDIA, ya no sirve repasar la última noche.