viernes, 28 de diciembre de 2007

Presentación en Valladolid de Viene la noche, de Óscar Esquivias


Esta tarde, a las ocho y media, presentamos la última novela de Óscar Esquivias, Viene la noche, en la librería Rayuela de Valladolid. Óscar me ha hecho el regalo navideño de ser su telonero.
Ayer se presentó, con éxito, en el Salón Rojo del Teatro Principal de Burgos. Sentí mucho no poder acudir.
Advertencia: no es una inocentada.

6 comentarios:

Lazarillo en América dijo...

Gracias por descubrirme al escritor... como sabras estoy bastante desconectado de la literatura espanola

Diego Fernández Magdaleno dijo...

Espero que haya ido muy bien.
Imposible nuestra asistencia por razones geográficas... (Pasamos la Navidad en Palma del Río)
Abrazos,
Diego

aburgal dijo...

Estoy deseando leerlo.
Un saludo, Pedro, que, aunque siempre muda, te visito casi a diario.

Pilar dijo...

¡Qué envidia!
Ayer iba a ir con unos amigos a la presentación del libro, pero el dolor de estómago me tuvo toda la tarde en el sofá. Me han dicho que estaba abarrotado.
Espero que hoy haya sido igual. Encima contigo de telonero. ¡Enhorabuena!
Por cierto, estoy un poco mejor, pero creo que debo de tomarme todo con más calma, es uno de mis propósitos para el 2008

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

Le deseo todo el éxito del mundo. En el campo de la literatura, resulta muy complicado hacerse un hueco. Por ello, es digno de elogio cualquier iniciativa de este tipo.

un abrazo.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

LAZARILLO: éste merece la pena. Basta con leer esta tercera parte de la trilogía para comprenderlo (puede tener una lectura autónoma de los dos anteriores) y su anterior novela "Jerjes conquista el mar".

DIEGO. Gracias por tus deseos. Qué envidia. Pasadlo bien y recuerdos a todos.

ABURGAL: Gracias por romper tu silencio. Me gustaría contar más con tus palabras. Anímate.

PILAR: Espero que se te haya pasado el dolor. ¡Y que el 2008 comience mejor de lo que te está terminando el 2007!

FERNANDO: En efecto, es extremadamente complicado hacerse un hueco. Por eso, hay que procurar apoyar a los que se lo merecen. Un abrazo.

Gracias a todos por vuestras palabras.