miércoles, 19 de diciembre de 2007

Los agujeros.


Los últimos días los he dedicado a tareas atrasadas ya en cuanto llegaban a mi poder: cada año se agrava por estas fechas. Todo el mundo desea que sus cosas se resuelvan antes de que puedan gestionarse o a la misma velocidad en la que se transmiten los datos informáticos y pocos son los que se ponen en el lugar del otro y comprenden sus circunstancias. Vivimos en una sociedad de la urgencia y la ansiedad, sin tiempo para el sosiego, la reflexión o la amistad pausada. Usamos a las personas como lo hacemos con las cosas y todo es frágil y perecedero. Aunque siempre haya podido ser así, en las últimas décadas la acelaración provocada por la comunicación instantánea ha multiplicado el problema. Cada vez son más los que ya no pueden seguir adelante a esta velocidad: es como si se fundiera una pequeña bombilla tras otra. Nadie las recambia, sino que se amplía el panel. Tendremos más luz, pero también más sombras.

13 comentarios:

Pilar dijo...

Yo no debo ser de este mundo, al menos últimamente. Intento tomármelo todo con pausa y con calma, y precisamente no soy tranquilona, tengo mucho nervio.
Pero las prisas y las ansias no van conmigo.
Aunque reconozco que seguimos viviendo con prisas, y sobre todo con demasiada antelación: cuando era Adviento ya estábamos en navidad, y ahora la gente ya se felicita el año nuevo porque lleva desde noviembre felicitándose la navidad.
Dentro de poco los escaparates dibujarán la primavera aunque nieve,sobre todo en Burgos.
Y además de la antelación está la previsión, todo ha de ser previsible y no dejamos nada a la improvisación. Y es una pena, amigo Pedro, pero sabes qué, que había un juego que no recuerdo cómo se llama que estaba lleno de agujeros y consistía en rellenarlo con fichas, pues nada rellenemos, rellenemos.

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

La gente va acelerada y así no disfruta nada. Da importancia a las cosas y, al final, se pasan volando. Relajación, pausa, tranquilidad.

un abrazo.

jg riobò dijo...

Todo es un movimiento uniformemente acelerado.
Yo intento una desaceleración.
La foto muy óptica, muy buena.

Pablo A. Fernández Magdaleno dijo...

Si paramos, quizá nos parezca estar, mejor o peor, en otro mundo.
Un abrazo

Jónathan Gil Guerrero dijo...

"Vivimos en una sociedad de la urgencia y la ansiedad, sin tiempo para el sosiego..." que me lo digan a mí que llevo una rachita...
Un saludo

gamonaero dijo...

El stress es la pandemia de este siglo.

Ya aprovecho para preguntarte si tu sanes algo de esa gran quedada convocada por los Señores Reunidos G&Per, los de LA VOZ DE GAMONAL, para la semana que viene. ¿Darán por fin la cara?

Un saludo, profe.

Bipolar dijo...

Soy un tornillo en una cadena de producción.
Me dejo hacer
Transportado a mi siguiente destino, dónde voy a ser manipulado.
No tengo culpa, porque no tengo conciencia de mí, ni de mi entorno.
Si tengo suerte, recibiré la calidez de unas manos que limarán mis asperezas,
Si no tengo tanta suerte, recibiré el frío de unas pinzas mecánicas que me insertarán en cualquier otro objeto como yo, inanimado.

Borramos. Busco colores. Naturaleza acelerada.

¿Brillo con luz propia?, sólo soy un mero espectador de mi ¿vida?
Los agujeros me han producido desasosiego

J.R.Justo dijo...

Pedro, que sabes de lo mio?.

Te he mandado un mail, un sms y un mensaje a tu buzón de voz hace 8 minutos y aun no me has contestado

J.R.Justo dijo...

Gamonaero se dedica a dejar comentarios en todas la blogs con el tema de la "quedada" de La Voz de Gamonal.
De que va esto?

Blogofago dijo...

En luminotecnia, a la hora de calcular las caracteristicas de una iluminacion de un local, existe un factor llamado - Km:Factor de mantenimiento -, que tiene en cuenta por decirlo de manera sencilla,cuanto hay que reforzar la instalacion para que las perdidas que va a sufrir esta con el paso del tiempo, por la suciedad acumulada y por la ausencia o retraso en el mantenimiento se vean compensadas.

Esta sociedad tambien asume ese porcentaje de elementos " fundidos" y/o "sucios" que va adejar tirados en el camino...asi de tecnico y asi de frio.

Antonio dijo...

Vamos tan deprisa que nos dejamos sin hacer hasta aquello que nos habíamos propuesto llevar a cabo para cumplir con esas personas que nos tienen encendida la luz de su amistad. Tenemos que confiar en que la otra persona se apiade de nosotros, o que comprenda perfectamente algo que también le ocurre. Quien no vaya loco de tiempo, que se atreva a decir "Esta boca es mía"...

Salud.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

PILAR: llegaremos a desayunar antes de acostarnos. Rellenemos, Pilar.

FERNANDO: sosiego y templanza. Todos ganaríamos, en efecto.

JAVIER: lo sé, y sé que es una buena opción. Pero cómo nos llevan por otro lado.

PABLO: y quizá sea el mundo que deberíamos construir.

JÓNATHAN: ánimo, son rachas. Pronto podrás volver a diario por tu Ateneo.

GAMONAERO: pandemia, en efecto. ¿Los de la Voz? Que la den, que la den. Pero que conste que me deben dejarse invitar a café. Permanezcamos atentos a la pantalla.

BIPOLAR: esa era la idea, el desasosiego de esta vida.

J.R.JUSTO: ¡querido amigo, te contesté antes de que me enviaras el mail con la pregunta!
De lo otro no sé, o no debo, pero promete.

BLOGÓFAGO: en el fondo, todo está estipulado en procesos técnicos. Con frialdad, en efecto. Nos han convertido en meras fórmulas matemáticas.

ANTONIO: Nos hemos dejado acelerar hasta el desconocimiento de nosotros mismos. Qué lastima.

Un abrazo a todos, Gracias por vuestros comentarios.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

NOTA: he rechazado un comentario a esta entrada porque no tenía nada que ver ni con lo que se dice en ella ni con La Acequia. He comentado varias veces que hay una buena regla no escrita en el mundo de los blogs por la que no es de recibo que se utilicen los comentarios de esta manera y con la intención tan sólo de publicitar el blog de origen. Me he dado un paseo por él y, sinceramente, no sé si va en serio o en broma. Te animo a comentar las entradas: lo contrario te convierte en un trol.