domingo, 16 de diciembre de 2007

La belleza del otro (y 2)

Y, como castigo, la exhibición impúdica de lo que no somos pero nos han convencido que debemos ser: ricos, guapos, famosos. Qué sociedad más rara nos hemos hecho.
Como hemos convertido nuestra cultura en mercado exclusivo de vanidades, la envidia del otro se nos hace evidente en la herramienta y tortura publicitaria. Ansiamos la docena de modelos de automóviles que nos fabrican en serie, las gamas de electrodomésticos que se diferencian en poco, móviles de última generación que se aviejan en unos días, los mismos cuerpos vestidos de la misma manera.

Al final, la belleza a la que tanto aspiramos sólo sería posible si fuéramos clónicos unos de otros. Una sociedad de fotocopiados. Quizá nos lo merezcamos.

15 comentarios:

luis felipe comendador dijo...

Hoy te dejé en mi blog un trabajo latinoplástico sobre la belleza... me lo inspiró tu entrada de ayer.

Un abrazote, colega

nerea dijo...

Pues sí, estoy de acuerdo contigo. Nos enseñan aquello que no somos y que, en realidad, no necesitamos ser hasta que nos enseñan que no somos. Que las niñas no deberían preocuparse si son o no más delgadas para ser felices es un hecho pero que se preocupan pq por la tele les enseñan que para ser más felices tienen que ser delgadas y famosos es el día a día... Nos preocupamos por vivir dentro de unos valores humanos que cada día son menos importantes para la sociedad... ¿Y como les enseñamos a aquellos que vienen detrás que es más importante el corazón y/o el alma que el aspecto físico y lo material?¿como nos lo enseñamos a nosotros mismos?. Doy clases de administrativo (como formadora, no profesora) a un grupo de chicas de unos 20 años (una vez por semana) ¿como les ayudo a que deben ser felices con aquello que tienen y no desear aquello que no tienen y que, en realidad, no es tan importante como ser ellas mismas?

Besicos y buen domingo!

Raúl Urbina dijo...

La belleza del clon. Es como la mímesis, pero en malo.
Recomiendo vivamente el último libro de Gilles Lipovetsky: La felicidad paradójica. Ensayo sobre la sociedad de hiperconsumo
Verba Volant

pancho dijo...

El ser humano en permanente estado de contradicción. Por un lado, en busca del contraste, lo diferente y diverso, para destacar; por otro uniformándose hasta la fotocopia, para ser aceptado en la tribu. Hecho que muy pocos te admitirán.

Pablo A. Fernández Magdaleno dijo...

Y que se te pase por la cabeza pretender ser diferente...
Un abrazo

Rubén10 dijo...

Nuestra vida es un camino interminable hacia lo que queremos ser y deseamos tener...Tienes razón Pedro,nos lo merecemos.

PILAR dijo...

La moda, es algo que me gusta, no lo niego, me gusta seguirla, pero a mi moda, como digo yo.
Me gusta la moda a mi moda, a mi manera. Ser creativo, si puedo también en la cuestión del vestir, y de la estética.
Con respecto a la tecnología y todas sus modernidades, me la trae al pairo. me gustan las cosas, en el momento que me sirven, pero básicamente sin grandes complicaciones.
si es que a veces creo que soy de este mundo, pero sin serlo, pero a la vez me encanta ser así, ir a mi bola, yo creo que no es tan difícil o a lo mejor creo que voy a mi bola, y no voy tanto.
No me considero esclava, seguidora relativa, diría yo.

jg riobò dijo...

Yo trabajo con fotocopias y puedo asegurar que ninguna es igual a otra.
Con los clones pasa igual.
Somos clones de cabeza por el bombardeo continuo que soportamos, algunos intentamos que la ligera diferencia sea mayor aunque tardemos toda nuestra vida.

ANA dijo...

El pensamiento ha de hacernos diferentes. Aquí estamos, sin conocernos, hablando, compartiendo diferentes opiniones o comunicando nuestro acuerdo. Pensando...
eso es lo que nos diferencia.
Un abrazo,
ana.

___________________ dijo...

Lo más peligroso es como esta sociedad nos inculca esas ideas, pero como a su vez se retroalimenta del efecto de esas ideas sobre nosotros. Es la pescadilla que se muerde la cola.
El destino que nos aguarda es peor que ser una fotocopia, es pretender serlo.

Un abrazo,

Pedro.

Bipolar dijo...

No quiero ser ningún otro.
Mostrar la piel auténtica me ha recluido al ostracismo durante años.
Mío Cid sin romances, ni héroes, ni conquistas, ni doncellas, ni prestigio
Compañeros del destierro.
Así que ahora, para sobrevivir, visto con los pellejos de la conveniencia colectiva, que son reflejos y espejo alienado de uno mismo, de todos.

Maggi dijo...

Estas entradas han sido muy interesantes (la belleza del otro 1 y 2) y seguro que muchos podemos identificarnos con lo que has puesto. No sé si este complejo sigue con el que te haces mayor, pero yo reconozco que con la edad estoy mas y mas satisfecha de cómo soy y no quiero cambiar mi vida por la de nadie. Sin embargo lo que mencionas sobre la materia que tanto ansiamos y que en un un mes parece que caduca (al menos los móviles y los ordenadores). Ahora lo que está de moda son los IPhones y uno que conozco encargó a un colega que se iba a Nueva York para que le comprara uno. Cómo podemos estar tan tontos como para gastarnos cantidad de dinero para un aparato que no necesitamos para nada? Además ya sabemos que no vale la pena comprarse lo más moderno y lo más caro porque enseguida vendrá un modelo que supera a Todos los modelos del mercado.. el material nos domina..que lamentable

Pedro Ojeda Escudero dijo...

LUIS FELIPE: Visto y admirado. Y honrado por haberte servido de inspiración. Un abrazo.

NEREA: En efecto, has puesto el debate en un punto que nos toca a todos: ¿cómo debemos actuar ante nuestros hijos, nuestros alumnos, los que vienen detrás de nosotros? Besicos.

RAÚL: Buena recomendación, me apunto a ella.

PANCHO: El sentido gregario del ser humano, en efecto, en permanente contradicción con sus valores individuales.

PABLO: si no encajas serás un marginado de la corriente común. No encajarás. ¿Es el precio de la felicidad?

RUBÉN: Es nuestra condena.

PILAR: Al final juegan con ese tanto por ciento en el que todos cedemos. Les redondea la caja. Te comprendo.

JAVIER: es un buen giro al argumento. ¿Y si en realidad ya somos clones y algunos son los que se dan cuenta e intentan zafarse aunque sólo sea un poco?

ANA: Por eso se establecen las redes cómplices e Internet es una buena forma de encontrarnos. Un abrazo.

PEDRO: pretender serlo..., comprendo que muchos no quieran otras cosas, pero qué ahogo. Un abrazo, tocayo.

BIPOLAR: Bienvenida de nuevo. Estoy seguro de que dentro del pelljo de la supervivencia estás tú. Nuestra tarea es desarrollar eso que está ahí debajo.

MAGGI: Somos mercado, querida Maggi. Así piensan de nosotros quien nos empuja a necesidades superfluas.

Gracias a todos por vuestros comentarios.

manuel-tuccitano dijo...

Que buena tu intención...pero como dijo Felipe II...."yo no mandé a luchar a mi flota contra los elementos"...quién puede vencer ese mosntruo que se llama publicidad-engañosa y televisión??

Ganas le ponemos los educadores...pero que enemigo más fuerte...

Saludos

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Como bien sabes, MANUEL, puesto que tú también lo haces, hay que combatir estas batallas perdidas de antemano. Aquí valen las victorias parciales.