miércoles, 3 de octubre de 2007

La difícil sencillez de los frutales.


Dice un amigo que me he puesto muy serio en mis últimas entradas. El árbol es de Rebeca, y a ella pertenece también la sonrisa que ahora mismo tengo en la cara recordándola cuando lo hizo.

6 comentarios:

Pablo A. Fernández Magdaleno dijo...

El árbol es precioso, aunque peca un poco de realista en el mundo del arte actual...
Un abrazo

nerea dijo...

Rebeca es una artista!
La verdad es que muy original. ¿Qué años tiene ahora?.

Besicos!

Álvaro Fernández Magdaleno dijo...

Es un árbol hermoso.
Un abrazo,
Álvaro

Pedro Ojeda Escudero dijo...

¡Qué bueno, Pablo!
Rebeca es un encanto. Tiene 7 años. Y sí, su árbol es hermoso, Álvaro.
Gracias a todos.

Anónimo dijo...

Estoy en Sasamón. Me ha gustado verte por internet y ver mi árbol. Me ha gustado mucho lo que has dicho. Adiós Pedro. Un beso muy grande de REBECA

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

¡Hola, REBECA! Me ha hecho mucha ilusión que hayas visto tu árbol y que te haya gustado. Yo tengo muchas ganas de verte. Disfruta y saluda a todos de mi parte. Besos.